TRADUCTOR-TRANSLATE

APOCALIPSIS 9 – Parte 3: SEGUNDO AY (2): La Iglesia se niega a arrepentirse


23 abr.  de 2016



Revelación 9:20, 21 concluye el segundo ay, diciendo:

20 Y el resto de la humanidad, que no fueron muertos con estas plagas, no se arrepintieron de las obras de sus manos, a fin de no adorar a los demonios, y las imágenes de oro, de plata, de bronce, de piedra y de madera, los cuales no pueden ver, ni oír, ni andar; 21 y no se arrepintieron de sus homicidios, ni de sus hechicerías ni de su inmoralidad ni de sus robos.

Al igual que con el antiguo Israel, la Iglesia dejó a un lado la Ley de Dios en favor de las "tradiciones de los hombres". Sin embargo, cuando estudiamos las Escrituras y aprendemos cómo creían y enseñaban los sacerdotes del templo en la época de Jesús, está claro que la mayoría de los líderes religiosos nunca entendieron que eran desagradables a Dios. Ellos siempre fueron tomados por sorpresa cuando el juicio divino los golpeó. La mayoría de las veces, se negaron a creer que Dios realmente estaba juzgando la nación, por lo que llegaron a la conclusión de que sus invasores eran simplemente demasiado poderoso para ellos, o bien culpaban a sus oponentes doctrinales de otras partes de incurrir en la desaprobación de Dios. Tal es la naturaleza humana. Tal es también la naturaleza de la ceguera espiritual. La iglesia no fue diferente en este aspecto de la antigua Israel. El remedio se encuentra siempre en la misma Escritura, pero uno debe tener un conocimiento adecuado de la misma, con el fin de ver lo que está pasando en el mundo. También hay que conocer la mente del autor con el fin de entender la Escritura correctamente.


El movimiento iconoclasta
Juan nos dice que la Iglesia fue juzgada por las "desgracias" a causa de su idolatría -culto a "las obras de sus manos". Si bien hubo algunas imágenes (o "iconos") utilizadas por algunas iglesias antes de Constantino, la mayoría de éstas fueron adoptadas después del 312 dC, cuando el cristianismo fue legalizado en Roma. Un segundo gran impulso en su popularidad llegó después de que el emperador Justiniano cambió las leyes del Imperio en el 534 dC. No se le ocurrió a la mayoría que el segundo mandamiento podría expresar la opinión de Dios acerca de este tipo de imágenes.

En el 717-18 los sarracenos sitiaron Constantinopla (por segunda vez). No tuvieron éxito, pero el emperador León III sintió la presión a medida que los islámicos ridiculizaron al Occidente cristiano por su veneración de estatuas e imágenes, que calificaron de idolatría. Al mismo tiempo que estaban disgustados con el comercio de las imágenes y las supersticiones que se estaban realizando para vender sus productos. Y así, desde el 726-730 dC León emitió una serie de decretos iconoclastas ("icono-ruptura") intentando erradicar la adoración de ídolos en la iglesia.

El patriarca de Constantinopla renunció a su cargo en el 730 en lugar de someterse al decreto. En Roma, los Papas Gregorio I y Gregorio II también se opusieron firmemente a estas leyes y se negaron a someterse a ellas. León envió una flota para someter las revueltas, pero su flota fue destruida por las tormentas.

El emperador envió un ejército para sofocar la revuelta, pero también fue derrotado en las batallas sangrientas de Rávena. Después que la guerra abierta amainó, el emperador seguía siendo el jefe nominal del Oeste, pero su poder real estaba roto. El papa Gregorio no tenía la intención de usurpar el poder político, pero sentó un precedente que más tarde los papas iban a seguir. En el 731, sólo cinco años después del edicto de León, un sínodo en Roma excomulgó a todos los que atacaran las imágenes de los santos. Aunque el emperador no se mencionó por su nombre, era claro para todos que él y sus teólogos en el Este habían sido excomulgados por el que se hacía llamar "Obispo Universal".

Esto puso fin a la controversia, y León murió en el 741 sin tener éxito en su empeño.

Los edictos iconoclastas de León fueron tan desagradables que la división entre Este y Oeste se amplió. La falla de León en Occidente a talón socavó en gran medida su poder sobre la parte occidental del imperio. El vacío de poder fue llenado por los papas romanos, que se convirtieron en los portavoces de las voces apasionadas de las personas religiosas, que deseaban conservar sus iconos.


La Donación de Pipino
El declive del poder bizantino en Italia fue igualado por el creciente poder de los lombardos en el norte de Italia, que tomaron muchas ciudades en Italia y pronto se vió amenazada la propia Roma. En el 755 la amenaza lombarda llevó al Papa Esteban a buscar la ayuda de Pipino, rey de los francos en el norte. Su disposición era que Pipino ayudara al Papa a retomar esas ciudades, pero en lugar de devolverlas al gobierno nominal del emperador en el Este, se darían como Estados Pontificios al obispo romano. Esta operación, que entró en el punto medio de los "siete tiempos" de juicio divino, llegó a ser conocida como la Donación de Pipino. (Para más información véase mi libro, Daniel: Profeta de las Edades, libro 3, capítulo 22; http://josemariaarmesto.blogspot.com.es/2015/10/libro-daniel-compilacion-provisional-dr.html).

Por lo tanto, el papa Esteban obtuvo el poder político DE aproximadamente 20 ciudades, incluyendo Ravenna, Ancona, Bolonia, Ferrara, Iesi, y Gubbio, dándosele una cuña de buen tamaño del territorio a lo largo de la costa adriática de Italia. Esto hizo del Papa un señor feudal y dio al papado el derecho a cobrar impuestos a esas ciudades. Más importante aún fue que los estados papales dieron los papas mayor autonomía de los emperadores de Constantinopla.

A partir de este momento, el papado se convirtió en un premio, no sólo para los espiritualmente ambiciosos, sino también para los que deseaban el poder político y la riqueza que se podría hacer con él. Como escribió E. R. Chamberlin en su libro de 1969, Los Malos Papas, página 17,

"Pero ahora que el obispo de Roma tenía no sólo las llaves del cielo, sino también las teclas de más de una veintena de ciudades, cada una con sus ingresos, la atracción por el oficio fue magnificado considerablemente.

"El primero de los disturbios papales derivados de la donación tiene lugar en el 767, cuando, a la muerte del papa reinante, uno de los numerosos señores menores locales reconociendo la oportunidad y apresurándose a Roma, propuso su propio hermano como sucesor. El hecho de que el hermano fue descalificado porque era un laico fue fácil de superar, porque él fue ordenado como clérigo, subdiácono, diácono y sacerdote y luego consagrado como obispo y Papa en el mismo día. Las facciones rivales se levantaron inmediatamente y aparecieron dos papas más. El primer concursante tenía los ojos excavados hacia afuera y fue dado por muerto. El segundo fue simplemente asesinado y fue sólo cuando el tercero apeló a los odiados lombardos por protección que restaurara algún tipo de orden".

Los que no han estudiado la historia del papado pueden estar sorprendidos de que tales cosas podrían suceder. Pero esto es sólo la punta más pequeña del iceberg. El carácter moral de los papas era tan carnal, e incluso francamente criminal, que las personas en Italia pronto se hicieron inmunes a ello. Llegaron a esperar tal comportamiento. La mayoría no cuestionó el derecho divino de los papas para gobernar los hombres, sino que se arrepentían de que Dios les hubiera dado tal derecho. En los siglos que siguieron, casi todos los papas tuvieron varias amantes, que les dieron a luz a muchos niños ilegítimos, muchos de los cuales se convirtieron en cardenales y papas después de ellos.


Las condiciones en el Decimoctavo Jubileo
El Jubileo XVIII de la Iglesia se extendía desde 866-915 dC. La importancia de este año está en el hecho de que el rey Saúl era un tipo de la Iglesia bajo Pentecostés, y que fue descalificado de tener una dinastía perpetua en el año dieciocho de su reinado. Cada año en la vida del rey Saúl profetizó de un ciclo de Jubileo en la historia de la iglesia. Aquí está la larga lista de los papas, junto con la fecha en que cada uno se convirtió en papa durante ese tiempo:

Nicolás I (858-866)
Adrián II (867)
Juan VIII (872)
Martín II (882)
Adrián III (884)
Esteban VI (885)
Formoso I (891)
Bonifacio VI (896)
Esteban VII (897)
Romanus (897)
Teodoro II (898)
Juan IX (898)
Benedicto IV (901)
León V (903)
Cristofer I (904)
Sergio III (905)
Anastasio III (910)
Lando (912)
Juan X (912)

El Jubileo XVIII se inició en el último año del Papa Nicolás I en Roma. Reinó desde el 858-866 dC. De él dice Cormenin,

"Él fue el primero que ordenó que la adhesión de los papas debía ser celebrada por una entronización brillante, y para dejar a la posteridad un ejemplo de su propia audacia y el espíritu malo del emperador, que exigió que [el Rey] Louis debía venir a pie para encontrarse con él, para que sostuviera la brida de su caballo, y así lo condujera desde la iglesia de San Pedro al palacio de Letrán". (La historia completa de los Papas de Roma, Vol. 1, página 234).

Nicolás escribió una carta a los obispos de Lorena, diciendo:

"Ustedes afirman que son sumisos a su soberano, con el fin de obedecer a las palabras del apóstol Pedro, que dijo: 'Sed sumisos al príncipe, porque él está por encima de todos los mortales en este mundo'. Pero ustedes parecen olvidar que, como el vicario de Cristo, tenemos el derecho de juzgar a todos los hombres; por lo tanto, antes de obedecer a reyes, deben obediencia a nosotros; y si declaramos un monarca culpable, deben rechazarlo de su comunión hasta que lo perdonemos.

"Sólo nosotros tenemos el poder de atar y desatar, para absolver a Nero, y para condenarlo; y los cristianos no pueden, bajo pena de excomunión, ejecutar otra sentencia que el nuestra, que es la única infalible". (Cormenin, p. 242)

Escribió otra carta en la que,

"Sabe, príncipe, que los vicarios de Cristo están por encima del juicio de los mortales; y que los soberanos más poderosos no tienen derecho a castigar los crímenes de papas, cuan enorme creáis que sean. Sus pensamientos deben ser ocupados por los esfuerzos que logren la corrección de la iglesia, sin inquietarse a sí mismo acerca de sus acciones; Porque no importa cuán escandalosos o penales puedan ser los excesos de los pontífices, se debe obedecerlos, porque ellos están sentados en la silla de San Pedro. Y el propio Jesucristo, incluso cuando condenaba los excesos de los escribas y fariseos, mandó obediencia a ellos, porque eran los intérpretes de la Ley de Moisés?" (Cormenin, p. 243)

Cormenin continúa en la página 248 sobre el Papa Nicolás,

"Es evidente", escribió Nicolás, "que los papas no pueden ni estar vinculados por ningún poder terreno, ni siquiera por el de los apóstoles si ellos regresaran sobre la Tierra; desde Constantino el Grande se ha reconocido que los pontífices llevan a cabo el lugar de Dios en la Tierra, la divinidad no puede ser ser juzgada por cualquier hombre vivo. Somos entonces infalibles, y cualesquiera que sean nuestros actos, no somos responsables de ellos, sino ante nosotros mismos".

Tal fue el pontífice que llevó a la iglesia comienzo de su Jubileo XVIII. En esto, vemos la conexión profética a los dieciocho años del rey Saúl, en que en aquel tiempo se le llamó para traer juicio sobre los amalecitas. Los amalecitas habían atacado a Israel cuando salieron de Egipto, y como resultado, Dios había puesto una maldición sobre esa nación en Éxodo 17: 14-16. Esto puso a Amalec en Tiempo Maldito, lo que significa que Amalec tenía 414 años en los que debía arrepentirse antes de que se ejecutara la sentencia.

No se arrepintieron, y puesto que Saúl reinaba al momento de cumplirse los 414 años, él fue el divinamente llamado a traer juicio contra Amalec. La historia se cuenta en 1 Samuel 15. Saúl, sin embargo, salvó al impenitente rey Agag, y por lo tanto Saúl tomó la maldición de Agag sobre sí mismo. Esto le inhabilitó para gobernar a Israel, y aunque todavía gobernó otros 22 años, su dinastía estaba destinado a terminar. Samuel le dijo más adelante en 1 Samuel 15:23,

23 Porque la rebelión es como pecado de adivinación, y la obstinación como ídolos e idolatría. Porque has rechazado la palabra del Señor, él también te ha rechazado como rey.

El versículo 35 concluye: "Y el Señor se arrepintió de haber puesto a Saúl por rey sobre Israel".

Lo qué pasó con el rey Saúl sucedió también, inevitablemente, a la iglesia romana. El Jubileo XVIII de la iglesia vio tanta corrupción que esto marcó el punto en el que Dios rechazó a la iglesia. A partir de ese momento, se decidió en la Corte Divina que la iglesia, ungida en Pentecostés, en última instancia, debería dar paso a una iglesia con una mayor unción en Tabernáculos. Tal iglesia fue presagiada por el rey David, tipo del vencedor.


La Casa de Teofilacto
El cardenal Baronio, conocido como el padre de la historia católica, escribió sobre el siglo X:

"Un siglo que por su violencia y su falta de toda bondad debería ser llamado el siglo de hierro; por la monstruosidad de su mal el siglo plomizo; por la ausencia de su literatura, de siglo oscuro". (Una Historia de los Papas, Joseph McCabe, p. 213)

McCabe, un sacerdote desilusionado que se convirtió en un ateo, comentó sobre la afirmación de Baronio, diciendo:

"Si él continúa hablando del siglo X como el Siglo de Hierro o la Edad Oscura, se refiere sólo en cuanto a Roma y la mayor parte de la Europa papal". (McCabe, p. 213)

Sergio III, que se convirtió en Papa en el 905 dC, tenía una amante llamada Teodora, la esposa de un duque y senador llamado Teofilacto. Sergio también tuvo un hijo con una de las hijas de Teodora llamada Marozia. ER Chamberlin nos dice,

"El verdadero maestro de Roma era el Papa Sergio y Teodora debía su influencia al hecho de que su hija Marozia era la amante de Sergio ...
"De cualquier manera Teodora explotaba su posición, que en el momento de la muerte el Papa Sergio en el 911 se había trasladado desde indirecta al control directo. Roma podría, razonablemente, haber esperado otro preludio asesino a la próxima elección. En su lugar, dos de los nominados de Teodora ascendieron al trono con el mínimo de esfuerzo, reinando durante poco más de un año cada uno, y en silencio descendieron a la tumba. Sólo entonces se volvió la atención al más audaz, el acto más cínico de toda su carrera: La transferencia de un amante del obispado de Rávena al obispado de Roma" (Chamberlin, p. 28).

Chamberlin continúa citando a Liudprand, el obispo de Cremona, en su relato de la época:

"Según él, Teodora se enamoró de un tal Juan, un clérigo joven y ambicioso en Rávena que con frecuencia llegaba a Roma en comisión de servicio. Bajo la protección de Teodora, el joven avanzó de manera constante en su carrera y por fin se hizo obispo, un puesto que terminó sus frecuentes viajes a Roma". Con eso Teodora, como una ramera, temiendo que tendría pocas oportunidades de ropa de cama con su novio, lo obligó a abandonar su obispado y tomar para sí -¡O monstruoso crimen! -el Papado de Roma. En 914 el obispo Juan de Rávena se convirtió en el Papa Juan X" (Chamberlin, pp. 28, 29)

De acuerdo con Cormenin, el mismo Juan era "hijo de una monja y un sacerdote" (La Historia Completa de los Papas, Vol. 1, p. 285). En su relato, leemos acerca de Juan,

"Su belleza le llevó a ser comentado por Teodora, la amante del papa Sergio, que se convirtió en violentamente enamorada de él. El joven ambicioso cedió a la pasión de Teodora, y así preparó el camino para llegar al soberano pontificado.

"Su amante, que era todopoderosa en Roma, le hizo primero ser llamado al obispado de Bolonia; pero antes de que se consagrara, el prelado de Rávena había muerto, y fue elegido arzobispo de esa ciudad. Por fin Teodora, temerosa de la infidelidad de su amante, si permanecía en un mando a distancia arzobispado de Roma, hizo que se le ordenara Papa con la muerte del [Papa] Lando.

"Platinus, un historiador siempre correcto en sus afirmaciones, dice, que antes de esta última elección, Juan había sido expulsado ignominiosamente de su sede por el pueblo de Rávena, por sus escándalos y sus crímenes". (Cormenin, p. 285)

Los registros históricos no nos dicen el destino final de Teodora o de su marido, Teofilacto. Sin embargo, su hija Marozia continuó siendo muy influyente en Roma y en el papado. Mientras estaba todavía en su adolescencia, se le dio en matrimonio a un alemán llamado Alberic, que había venido a Roma con el título de marqués de Camerino. El título indicaba que era propietario de tierra, que en ese momento sólo se obtemnía por medio de la espada.

Alberic era un soldado capaz, y se alió con el Papa Juan y el juez Teofilacto en un triunvirato de poder que quizá salvó a Roma de la invasión de los sarracenos. Los sarracenos se había estado moviendo hasta la península italiana de manera constante y por sí mismos en el 924 se habían establecido a sólo 30 millas de Roma. El triunvirato de Roma entonces levantó un enorme ejército en el 926 y destruyó a los sarracenos que habían amenazado Italia durante dos generaciones.

Los registros históricos luego se apagan, y no sabemos el destino de Teodora y Teofilacto. Incluso el propio Alberic desaparece de los registros. Marozia, sin embargo, siguió los pasos de su madre. Benedicto, el cronista monacal, se lamenta de que ella era "señor de la ciudad". Su ambición era fusionar el papado con su propia familia y promover el principio de un Papa hereditario. Se casó con un señor feudal de la Toscana llamado Guy, quien trajo a sus propios soldados a Roma. Primero se llevaron sobre el Castillo de San Angelo. Luego, con sus 928 soldados tomaron al Papa Juan cautivo y lo encarcelaron en el Castillo. Chamberlin nos habla de la ironía:

"Allí, un año después, murió ya sea por asfixia o por inanición, el primero de los papas en ser creado por una mujer [Teodora], y ahora destruido por su hija [Marozia]". (P. 35)

Cormenin dice que el Papa Juan murió en el año 936 después de pasar algunos años en la cárcel.

Dos pontificados cortos llegaron a pasar antes de que el hijo de Marozia, Octavio, se convirtiera en Papa en el 931 a la edad de dieciséis años. Era hijo del Papa Sergio y de Marozia y tomó el nombre de Juan XI. Sin embargo, él era débil de carácter, por lo que Marozia buscó una alianza con el más poderoso medio hermano de su difunto marido, Hugh. Cormenin nos dice,

"Ella envenenó a su marido, Guy, y le ofreció su mano, y el principado de Roma al rey Hugo, su medio hermano". (P. 288).

Hugh era el tercer marido de Marozia. Su primer marido, Alberic, viendo cómo Marozia había matado a su segundo marido, sabía que su vida estaría en peligro también, tan pronto como un pretexto se pudiera encontrar.

Durante una de las muchas fiestas después de su boda, Marozia humilló deliberadamente a Alberic haciéndole el mozo del agua para lavar las manos de Hugh. Alberic derramó el agua, y Hugh le dio una palmada en la cara. Alberic huyó del castillo y condujo a una revuelta. Los romanos respondieron inmediatamente y tomaron por asalto el castillo, mientras que el ejército de Hugh estaba estacionado fuera de la ciudad. Hugh abandonó el castillo, junto con su nueva esposa, hizo descender con una cuerda donde el castillo cruzaba las paredes de la ciudad, y se escapó con su ejército. La turba capturó a Marozia, la entregó a Alberic, y luego desapareció de la historia.

Tal era la condición de liderazgo de la iglesia en el ciclo de Jubileo XVIII de la historia de la Iglesia, que corresponde proféticamente a los dieciocho años del rey Saúl. El obispo Liudprand la llamó la edad de la "pornocracia", es decir, del gobierno por medio de la inmoralidad y posteriores historiadores de la iglesia siguieron su ejemplo.

Mientras que la iglesia romana ha enseñado por mucho tiempo que conserva el derecho divino a gobernar, y que la iglesia (es decir, la iglesia romana) nunca será derribada, esto simplemente no es cierto. No fue cierto para el rey Saúl, ni es cierto para la iglesia romana. Ambos fueron descalificados en su décimo octavo año, o en este caso, el XVIII Jubileo y por la misma razón: la rebelión contra Dios.

Por lo tanto, Apocalipsis 9:20 y 21 indican que la iglesia se negó a arrepentirse de su idolatría e inmoralidad, incluso después de estar bajo presión divina del Islam. Sin embargo, Dios no consideró oportuno derribar la iglesia romana inmediatamente. Fue lo mismo con el rey Saúl, que reinó otros 22 años después de su descalificación.


Y así llegamos al décimo capítulo de Apocalipsis, donde el relato histórico continúa con los acontecimientos que dieron origen a la Reforma protestante.

Categoría: enseñanzas

El Dr. Stephen Jones

No hay comentarios:

Publicar un comentario