TRADUCTOR-TRANSLATE

JUAN, A LAS SIETE IGLESIAS (Apocalipsis, Nuevo Estudio), Dr. Stephen E. Jones


Juan, a las siete iglesias

23 de noviembre 2015


Mientras que los tres primeros versos son la introducción de Juan en el libro de Apocalipsis, el versículo 4 comienza el mensaje de Juan con una introducción saludatoria. Apocalipsis 1: 4, 5 dice:

4 Juan, a las siete iglesias que están en Asia:
Gracia a vosotros y paz, de aquel que es y que era y que ha de venir; y de los siete Espíritus que están delante de su trono; 5 y de Jesucristo, el testigo fiel, el primogénito de los muertos, y el soberano de los reyes de la tierra.

El libro de Juan fue abordado como una carta a las siete iglesias. No era solo de Juan, sino también de Jesucristo. La pluma era Juan, pero el mensaje era de Jesús.


Gracia y Paz
Él envía dos cosas a las iglesias: gracia y paz. Este fue el saludo de Pedro en sus dos epístolas. Fue el saludo estándar de Pablo también (Tito 1: 4; Romanos 1: 7; 1 Corintios 1: 3, 2 Corintios 1: 2, etc.).

Gracia parece ser una adición del Nuevo Pacto que añadió Jesús (Juan 1:17) a la bendición estándar. La paz debe ser entendida como el saludo hebreo estándar: shalom, que es una bendición de integridad en la salud, seguridad, integridad, bienestar y armonía.

Hay otras implicaciones de shalom cuando se utiliza en formas conexas. Las notas de la Wikipedia,

El verbo conjugado tiene otros giros que vale la pena destacar, por ejemplo: "Hishtalem" significa "valió la pena" o "Shulam" ya que "fue pagado" o "Meshulam" como en "pagado por adelantado". Por lo tanto uno puede decir en broma que, "cuando llega el pago entonces hay paz".

Juan aparentemente tenía esto en mente cuando escribió en Apocalipsis 1: 5, "Al que nos ama, y nos libera de los pecados por su sangre". Su llamado fue para hacer la paz y restaurarnos a una relación plena y completa con Dios mediante el pago de la pena por el pecado de todo el mundo (1 Juan 2: 2). Sin la cruz, que extendió la gracia, shalom sólo podía seguir siendo una esperanza y un anhelo por uno calificado para hacerlo realidad. Pero cuando el problema legal de la deuda del pecado fue resuelto en la Corte Divina, poniendo fin a la controversia que la Ley tenía en contra de nosotros, el Juez fue capaz de extender la gracia (un fallo favorable) para nosotros.

Aún más, la gracia nos describe como estando en un estado de honor en la Corte Divina, lo que permite al Tribunal escuchar las peticiones y casos presentados por los intercesores.


Yahwéh, el Dios eterno
Juan describe a Dios en una paradoja típica hebrea: "de Aquel que es y que era y que ha de venir". Esto es esencialmente la definición de Yahwéh, el Viviente, el siempre existente, el atemporal, que abarca el presente, pasado y futuro. En Génesis 21:33 Abraham "invocó el nombre de Jehová, el Dios eterno"Yahwéh se dice que es olam ("oculto, desconocido, oscuro"), aquí traducido "eterno". La palabra se entiende más específicamente como un tiempo de existencia que es desconocido para nosotros, en este caso porque nuestras mentes son finitas y limitadas, incapaces de comprender la eternidad. El salmista contempla esto cuando escribió en el Salmo 90: 1, 2,

1 Jehová, tú has sido nuestro refugio de generación en generación. 2 Antes de que nacieran las montañas, Tú diste a luz la tierra [eretz, "tierra, territorio"] y el mundo [tebel, "planeta habitable"], incluso desde el siglo [Olam] y hasta el siglo [Olam], tú eres Dios.
Saludos de los Siete Espíritus...

Juan también trajo a las iglesias saludos "de los siete espíritus que están delante de su trono". El apóstol evidentemente, se había comunicado con estos siete espíritus después de ser atrapado por la puerta abierta al Trono (Apocalipsis 4: 1, 2). Su presencia es reconocida en Apocalipsis 4: 5: "Y había siete lámparas de fuego que estaban ardiendo delante del trono, las cuales son los siete espíritus de Dios".

Juan había regresado con un mensaje, no sólo de Dios mismo, sino también de los siete espíritus de Dios. Según Isaías 11: 2, estos espíritus son:

1. El Espíritu del Señor (Yahwéh)
2. El Espíritu de Sabiduría (Chokmah)
3. El Espíritu de Entendimiento (Biynah)
4. El Espíritu de Consejo (Etsah)
5. El Espíritu de Fuerza (Gevurah)
6. El Espíritu de Conocimiento (Da'ath)
7. El Espíritu de Temor (Yira) del Señor (Yahwéh)

Estos espíritus no son fuerzas impersonales, sino ángeles-arcángeles, o tal vez ángeles que sobresalen por encima de los propios arcángeles. Como ángeles con personalidad y llamamientos, podían hablar con Juan y podían dar un saludo a las siete iglesias. Hay multitud de ángeles de menor rango, cada uno apoyando a uno de estos siete espíritus.
Hebreos 1:14 dice de los ángeles en general,

14 ¿No son todos espíritus ministradores, enviados para servicio a favor de [dia, "a través de"] los que heredarán la salvación?

Colectivamente, los Siete Espíritus forman el Espíritu Santo, que fue dado a la Iglesia en Pentecostés. El Espíritu Santo nos habita y ministra a los demás a través de nosotros, al igual que todos los otros ángeles que están asignados a nosotros. Nuestros ángeles determinan nuestros llamamientos y nos capacitan para cumplir con esos llamamientos.

Así leemos en Hechos 8:26 que "un ángel del Señor habló a Felipe", diciéndole que fuera a Gaza, donde se encontró con el eunuco etíope. Pero Hechos 8:29 dice,

29 Y el Espíritu dijo a Felipe: "Acércate y júntate a ese carro".

En este caso, el "ángel" de Felipe era "el Espíritu" que estaba ministrando a través de Felipe.

Nota, no del autor: Es la primera vez que oímos que el Espíritu Santo sea una colectividad de 7 ángeles-arcángeles. ¿Si éstos ángeles-arcángeles no son Dios, entonces implicaría que el espíritu Santo no es Dios? El ejemplo del autor en el pasaje de Felipe y el eunuco, a priori pareciera apoyar esta tesis, pero podría también haber acontecido perfectamente que a Felipe primero le hablara un ángel y después el Espíritu.

Como veremos más adelante, los siete espíritus fueron distribuidos a las siete iglesias con el fin de traer el Cielo a la Tierra en la manifestación completa del Reino de Dios. Cada iglesia, sin embargo, era imperfecta, pero los siete espíritus trabajarían a través de los vencedores en cada edad de la iglesia, por lo que el Reino podría llegar al final.


El Testigo Fiel
Apocalipsis 1: 5 dice que este libro es también un mensaje “de Jesucristo, el testigo fiel”. Más tarde, en el mensaje a la iglesia de Laodicea, se refirió a Jesús de nuevo como "El Amén, el Testigo fiel y verdadero" (Apocalipsis 3:14). Esto da una imagen más completa, que nos ayuda a definir un "testigo fiel".

Un testigo es alguien que informa lo que ha visto o escuchado. Los testigos son llamados a decir toda la verdad y nada más que la verdad. El problema es que muchos testigos terrenales ven las cosas diferentes. Pero Jesús es "el Amén" de Dios, dando testimonio sólo de lo que ha visto y oído. El hecho de que Él es un testigo "fiel" significa que Él fue fiel al testimonio de toda la verdad. El hecho de que él es un "verdadero" testigo significa que su testimonio era exacto en cada detalle, es decir, Él habló "nada más que la verdad".


El primogénito de los muertos
Apocalipsis 1: 5 nos dice que Jesucristo no era sólo "el testigo fiel", sino también "el Primogénito de los muertos". Otros se habían levantado de los muertos en los días de Elías y Eliseo. Jesús también resucitó a Lázaro de entre los muertos antes de que Él mismo fuera levantado. Sin embargo, todos ellos se levantaron de nuevo a un estado mortal, y todos ellos murieron de nuevo. Jesús fue el primogénito de entre los muertos en ser levantado a la inmoralidad.

La Emphátic Diaglott traduce esto, "el jefe nacido de los muertos". El término es prototokos, donde proto lleva el significado de ser el primero en el tiempo y en rango. Parece ser un sinónimo de monogenes, el "unigénito" HijoPablo usa el término prototokos en Colosenses 1:18, donde vincula esto a la preeminencia de Cristo sobre la Creación.

Esta idea se deriva de la Ley del Primogénito en Deuteronomio 21:15, 16, 17. La Ley establece los derechos del hijo primogénito con el fin de proteger esos derechos en caso de que se le "odiara" (o "no se le amara"). En este caso, Jesús Cristo es el primogénito, pero sin embargo, la mayor parte de la humanidad no lo ama, y varias religiones quieren reemplazarlo con sus propios dioses o profetas. La Ley, sin embargo, no permite esto y al final va a hacer cumplir los derechos del Hijo Primogénito.


El Soberano de los reyes de la Tierra
Apocalipsis 1: 5 también llama a Jesús el Gobernante, o príncipe, que está sobre los reyes de la tierra. El libro de Apocalipsis es el drama de la historia, que muestra cómo la oposición a Cristo se supera constantemente hasta que es coronado Rey de reyes y Señor de señores. Apocalipsis 17:14 muestra esta oposición y su final, diciendo:

14 Ellos pelearán contra el Cordero, y el Cordero los vencerá, porque él es Señor de señores y Rey de reyes, y los que están con él son llamados y elegidos y fieles.

Juan dice que el Cordero gana su posición, porque él es Señor de señores. La implicación subyacente es que la Ley Divina reconoce a Jesús como el Señor de señores y Rey de reyes, porque Él es el Hijo Primogénito. La Ley establece la voluntad de Dios (Romanos 2:18), y es profética porque Dios siempre se sale con la suya. La oposición histórica puede ser sólo temporal, porque la voluntad de los hombres y de los reyes no es capaz de vencer la voluntad de Dios.

Él que nos amó

Jesucristo fue el Primogénito de (ek) los muertos, porque Él fue el primero que estuvo dispuesto a morir. Fue Su amor el que lo motivó a morir por el pecado del mundo. Su muerte pagó la pena y "nos liberó de nuestros pecados con su sangre" (Apocalipsis 1: 5), extendiendo la gracia a todos.

Categoría: enseñanzas

El Dr. Stephen Jones
- See more at: http://www.gods-kingdom-ministries.net/daily-weblogs/2015/11-2015/john-to-the-seven-churches/#sthash.5G82hrAF.dpuf

No hay comentarios:

Publicar un comentario