TRADUCTOR-TRANSLATE

EL HOLOCAUSTO DE CRISTO PARA SATISFACCIÓN DE DIOS (completo), E.V. Levítico, Witness Lee)

ESTUDIO-VIDA DE LEVÍTICO

MENSAJE CUATRO

EL HOLOCAUSTO DE CRISTO PARA SATISFACCIÓN DE DIOS

(2)

Lectura bíblica: Lv. 1: 2-6

El holocausto es el Cristo que es absolutamente la satisfacción de Dios. En este mensaje veremos a partir del texto de Levítico 1 cómo ofrecer a Cristo como el holocausto.

Los capítulos del uno al siete de Levítico no nos dan los detalles acerca de lo que Cristo es como las ofrendas; en cambio, estos capítulos nos muestran la manera de ofrecer a Cristo. Aunque Levítico 1-7 nos dice que Cristo es el holocausto, la ofrenda, la ofrenda de paz, la ofrenda por el pecado y la ofrenda por la culpa, en realidad estos capítulos no nos dicen cómo Cristo es estas ofrendas, pero nos dicen cómo ofrecer a Cristo como estas ofrendas. Levítico 7.1 no habla de lo que Cristo mismo es totalmente como las ofrendas. Por ejemplo, Levítico 1 no habla de lo que Cristo es totalmente como el holocausto, sino que habla de la manera de ofrecer a Cristo como el holocausto. Si estos capítulos sólo nos dijeran lo que Cristo es totalmente como las ofrendas, entonces estos capítulos serían meras enseñanzas objetivas de doctrinas. Sin embargo, estos capítulos no son meramente enseñanzas objetivas, sino que nos revelan las experiencias subjetivas que podamos tener de Cristo. El capítulo uno no nos enseña lo mucho que Cristo es como el holocausto, pero nos enseña a experimentar a Cristo y luego cómo llevar nuestra experiencia de Cristo a Dios. Es del todo una cuestión no de doctrina, sino de la experiencia.

Si no nos damos cuenta de esto, vamos a ser molestados por ciertas cosas en Levítico 1, por ejemplo, el lavado de la ofrenda quemada. ¿Qué significa Cristo como el holocausto a lavar? Un asunto como este se hace evidente cuando nos damos cuenta de que este capítulo no nos dice acerca de Cristo en su totalidad como el holocausto, pero nos muestra la manera de ofrecer a Cristo. Lo que ofrecemos no es Cristo mismo en su totalidad, sino el Cristo que hemos experimentado.

En Levítico 1 Cristo como el holocausto es visto por primera vez como un toro (v. 5), en segundo lugar, como una oveja o una cabra (v. 10), y finalmente, como una tórtola o una paloma (v. 14). Esto me molestaba cuando yo era joven, porque me preguntaba cómo podríamos tener un Cristo en diferentes tamaños. Por supuesto, en sí mismo y en su totalidad Cristo es una misma medida. El tamaño de Cristo es universal; Sus dimensiones son la anchura, la longitud, la altura y la profundidad (Ef 3:18). Ni siquiera un toro puede representar a Cristo en Su grandeza universal, en sus dimensiones.

Aunque en sí mismo Cristo es de un tamaño, en nuestras experiencias de Cristo es de diferentes tamaños. Por ejemplo, un nuevo creyente al que se ha ayudado a conocer a Cristo, hasta cierto punto puede ofrecer Cristo a Dios en la mesa del Señor. A los ojos de Dios lo que él ofrece de Cristo podría ser una pequeña paloma. Pero supongamos que el apóstol Pablo pudo estar presente en la reunión y también ofreciera Cristo a Dios como el holocausto; a los ojos de Dios la ofrenda de Pablo podría ser un gran toro. En la misma reunión a otro creyente, que ha estado en los Señor quince años y que ha tenido considerable experiencia del Señor, también puede ofrecer a Cristo como su holocausto; a los ojos de Dios su ofrenda podría ser un cordero. En esta reunión a Cristo como el holocausto es de tres tamaños. Esto no significa, sin embargo, que Cristo es en realidad de más de un tamaño. En el mismo Cristo es de un tamaño. La diferencia, entonces, no es en lo que Él es, sino en lo que experimentamos.

Según leemos Levítico 1, tenemos que tener en cuenta que este capítulo no nos enseña en relación con el tamaño real de Cristo en su totalidad. Por el contrario, este capítulo nos enseña acerca del Cristo que experimentamos. Cristo es eternamente grande, pero en mi experiencia puede que sea del tamaño de una paloma. Después de algunos años, que puede ser capaz de ofrecer a Cristo como un cordero. Si continúo creciendo, con el tiempo el Cristo que yo ofrezco en holocausto será el mismo que el ofrecido por Pablo, un gran toro. Esta es una cuestión de experiencia, no de doctrina. El hecho de que en Levítico 1 el holocausto es de diferentes tamaños indica que lo que se enseña en este capítulo no es doctrinal, sino experiencial.

Pasemos ahora al texto de Levítico 1 y consideraremos una serie de cuestiones importantes relacionadas con la experiencia.

LABORAR EN CRISTO PARA PODER TENER ALGO DE CRISTO

PARA TRAER A DIOS

Al llegar a la tienda de reunión, no hay que venir con las manos vacías, sino que debemos venir con algo de Cristo. Levítico 1: 2 dice: "Cuando alguno de ustedes trae una ofrenda a Jehová, traerá su ofrenda del ganado, de la manada o del rebaño". Observe las palabras "trae" y "traerá". La palabra hebrea para traer aquí significa acercar, llevar algo a la presencia de alguien. Además, la palabra implica presentar, ofrecer.

Supongamos que un israelita que había heredado una parte de la buena tierra era una persona floja y perezosa, no labraba la tierra o sembraba semillas y regaba. En el momento de la cosecha, tal persona no tendría nada que cosechar. Como resultado, él no tendría nada que aportar a la fiesta; y vendría con las manos vacías. Al igual que las vírgenes insensatas en Mateo 25, que querían pedir prestado el aceite a las vírgenes prudentes, un israelita perezoso podría haber tratado de pedir prestado o comprar a los demás algo que ofrecer a Dios.

Hoy en día muchos de los santos son así. Ellos son flojos y perezosos y no trabajan por Cristo, en Cristo, con Cristo y para Cristo. Pablo, sin embargo, era diferente. Dijo que él se esforzó, luchó (Colosenses 1: 28-29), trabajó (1 Corintios 15:10), e incluso luchó para Cristo. Pablo era una persona ocupada; trabajó más que todos los otros apóstoles, pero no fue él sino la gracia de Dios que estaba con él. Al igual que Pablo, necesitamos el trabajo de Cristo para que podamos tener algo de Cristo para presentar a Dios.

Por supuesto, en nosotros y por nosotros mismos no somos nada y no podemos hacer nada. Seguramente debemos depender de la lluvia de los cielos. Supongamos que los cielos envían lluvia, sin embargo, no hacemos el trabajo. ¿Qué pasaría entonces? No cosecharíamos nada de Cristo, y por lo tanto no tendríamos nada de Cristo para llevar a Dios. Necesitamos mano de obra en Cristo para que podamos ser capaces de aportar algo de Cristo a Dios. Esto no es una cuestión de doctrina acerca de Cristo como el holocausto, sino una cuestión de experiencia relacionada con ofrecer a Cristo a Dios.

La palabra hebrea que se traduce como "ofrenda" en Levítico 1: 2, la palabra Corbán, significa un regalo o un presente. Lo que nosotros traemos a la presencia de Dios se convierte en un regalo, un presente. Si queremos tener un regalo para Dios, necesitamos el trabajo de Cristo y luchar, luchar, y luchar por Cristo. Porque el trabajo de Cristo como la buena tierra es cultivar la tierra, sembrar la semilla, regar la semilla, y cuidar de la cosecha. Esto es trabajar, esforzarse, con diligencia como agricultor. Segunda de Timoteo 2: 6 indica que somos agricultores, las más diligentes y laboriosas personas. Como agricultores, necesitamos el trabajo de Cristo. Si trabajamos en Cristo, hemos de tener algo de Cristo como el holocausto para ser un regalo para Dios.

MATANZA DEL HOLOCAUSTO

La forma de ofrecer el holocausto es una demostración de nuestra experiencia de Cristo; es una demostración de cómo hemos vivido la experiencia de Cristo. La forma de la ofrenda es también una demostración de nuestra experiencia de Cristo y de la forma en que hemos vivido la experiencia de Cristo.

"Él degollará el novillo delante de Jehová" (Levítico 1: 5a). Esto indica que Cristo como el holocausto era sacrificado. Su sacrificio fue Su experiencia personal cuando estuvo en la Tierra. Como amantes de Cristo, que llevamos a Cristo como nuestro holocausto, necesitamos experimentar Su ser sacrificado. ¿Alguna vez te has sacrificado? ¿Alguna vez has experimentado a Cristo siendo sacrificado? ¿Alguna vez has hecho de la experiencia de Cristo siendo sacrificado tu experiencia de Cristo? Tenemos que hacer de la experiencia de Cristo siendo sacrificado nuestra experiencia.

Debemos tener esta experiencia en nuestra vida matrimonial. Supongamos que la esposa de un hermano es muy fuerte e insistente con él. ¿Qué debería hacer? En lugar de discutir con ella, el debe experimentar la experiencia de Cristo siendo sacrificado.

Considere el panorama de la talla Señor Jesús ante Pilato que se presenta en los Evangelios, quien estaba a punto de tomar la decisión final acerca de Su crucifixión. El Señor fue entregado a hombres malvados que luego lo llevaron al lugar de la masacre. En esta situación, el Señor Jesús no se resistió. Si tenemos la experiencia real de Cristo siendo masacrado, no vamos a resistirnos a ser llevados a la masacre por nuestro esposo o esposaEn vez de resistir, vamos a permitir que nuestro esposo o esposa nos ponga a nosotros en la cruz.

Si experimentamos el ser sacrificados como Cristo, llegaremos a la mesa del Señor y alabaremos al Señor, tal vez con lágrimas, diciendo: "Señor, gracias por darme la oportunidad de experimentar Tú ser sacrificado. ¡Qué dulce fue ser uno contigo en ser llevado a la masacre!" Esto es ofrecer a Cristo a Dios como nuestro holocausto. Esta es también una demostración de cómo hemos experimentado a Cristo en Su experiencia de ser sacrificado.

Si tenemos esta experiencia en las iglesias, no habrá peleas o enfrentamientos, sino sólo la experiencia de ser llevados a la masacre. En la mesa del Señor habrá muchas alabanzas al Señor, quizá ofrecidas con las lágrimas, por habernos dado la oportunidad de experimentar el ser sacrificado de Cristo.

A veces razonamos con los hermanos o con nuestra pareja. Cada vez que hacemos esto nos apartamos de la cruz. El razonamiento es nada más que un alejamiento de Su sacrificio. Si esta es nuestra situación, a continuación, en la mesa del Señor no habrá alabanzas al Señor. Lo que decimos en nuestra oración o alabanza no significará nada porque no hemos tenido la experiencia real de Cristo en Sus sufrimientos y, por lo tanto, no tenemos holocausto. En tal caso, no somos absolutamente para Dios; nosotros tampoco tomamos a Cristo como nuestro holocausto, experimentando lo que experimentó en Su ser sacrificado. Esta es la razón de que en la mesa del Señor hayamos repetido, común, y consuetudinariamente canciones, oraciones y alabanzas, sin la experiencia real de la apreciación y presentación del Cristo que hemos experimentado.

Si experimentamos lo que Cristo experimentó en Su sacrificio, habrá mucha alabanza ofrecida al Señor en la mesa del Señor, pero no habrá pleitos en la vida de la iglesia o en nuestra vida matrimonial. Ciertos queridos pueden oponerse a nosotros o criticarnos, pero no podrán luchar con nosotrosSin decir nada, vamos a simplemente a permitir que otros nos lleven a la cruz y nos maten. Si esta es nuestra experiencia, tendremos un gran holocausto para llevar a Dios, y tendremos muchos elogios (para Él) en el tabernáculo de reunión. Lo que presentamos a Dios será una demostración de cómo hemos vivido la experiencia del ser sacrificado de Cristo.

EL DESPELLEJAMIENTO DE LA OFRENDA QUEMADA

La primera parte de Lev. 1: 6 dice: "El desollará el holocausto". La aplicación de este aspecto del holocausto significa la voluntad de Cristo de ser despojado de la expresión externa de Sus virtudes. En los cuatro Evangelios vemos que Cristo fue difamado, despojado de la belleza de sus virtudes. Por ejemplo, algunos dijeron: "¿No tenemos razón al decir que eres un samaritano y que tienes un demonio?" (Juan 8:48). Otros dijeron de él: "Tiene un demonio y está loco; ¿por qué escucharle?" (Juan 10:20). Esto indica que como ofrenda del holocausto el Señor Jesús fue la "piel".

Pablo también experimentó este desollado. Él fue desollado por los corintios que lo acusaron de enviar a Tito a ellos con el propósito de tomar su dinero. Pablo se refirió a esta acusación en 2 Corintios 12: 16-18. Pero admitiendo esto, que yo no os he sido carga; no obstante, como soy astuto, (según algunos de vosotros dicen) os prendí por engaño. ¿Acaso os he explotado por medio de alguno de los que he enviado a vosotros? Rogué a Tito, y envié con él al hermano. ¿Os explotó acaso Tito? ¿No hemos procedido con el mismo espíritu y en las mismas pisadas? Algunos de los corintios habían acusado a Pablo de ser hábil en la toma de ganancia, indemnizándose a sí mismo mediante el envío de Tito para recibir la ofrenda para los santos pobres. La verdadera actitud de Pablo se expresa en el versículo 15. "Y yo con el mayor placer gastaré lo mío, y aun yo mismo me desgastaré del todo por amor de vuestras almas, aunque amándoos más, sea amado menos". Él estaba dispuesto a ser totalmente desgastado por su bien. Sin embargo, se le acusó de seducirles a ellos y de la utilización de Tito para robar dinero de ellos. ¿No era una cuestión de desollamiento?

En 2 Corintios 6: 3-13 Pablo enumera muchas de las evidencias de que él es un siervo, un ministro, de Dios. El versículo 8 dice: "Por medio de la gloria y deshonra, por infamia y por buena fama". Es posible que le resulte difícil de creer que la divulgación de los informes malos relativos a Pablo era una evidencia de que él era un apóstol. Estos informes malos eran una evidencia de que Pablo era un siervo de Dios. Un informe de maldad trata de pelar, de ser despojados de nuestra belleza exterior.

A nadie le gusta ser despellejado. Durante mis años en la vida de la iglesia, muchos han venido a mí pidiéndome que me vuelva a poner la piel que me había sido pelada. Si es pelado por su esposo o esposa, ¿no hará todo lo posible para volverse a colocar la piel? ¿No tratará de restaurar el buen informe (la buena fama) acerca de usted, para recuperar la expresión externa de sus virtudes?

Supongamos que usted solo está tratando de volverse a colocar la piel pelada. ¿Cuando se llega a la mesa del Señor, va a ser capaz de alabar al Señor por ayudar a que la piel de la espalda le sea repuesta? No creo que así alguien pueda ofrecer una alabanza al Señor.
Sin embargo, supongamos que en la vida familiar y en la vida de la iglesia experimenta un montón de desollado (y lo acepta en silencio). Entonces usted será capaz de decir: "Señor, he experimentado el desollar que Tú experimentaste. Te sigo y acepto el desollado, el despojamiento, la difamación, los malos informes, tal como Tú lo hiciste. Señor, lo que he experimentado es en realidad Tu experiencia de ser desollado". Si usted es una persona con este tipo de experiencia, la alabanza que usted ofrece, en la mesa del Señor, incluso si es corta, tocará profundamente la reunión. Esta es la ofrenda verdadera, sincera y honesta de Cristo como el holocausto.

Esto no es una ofrenda del total de Cristo como el holocausto. Nadie, ni siquiera Pablo, puede ofrecer a Cristo totalmente tal como Él es. Más bien, podemos ofrecer sólo la parte de Cristo que hemos experimentado.

CORTE DEL HOLOCAUSTO (OFRENDA QUEMADA) EN PEDAZOS

Levítico 1: 6 también nos dice que el que presentaba el holocausto debía "Cortarlo en pedazos". A nadie le gusta ser cortado en pedazos; a todos nos gusta permanecer enteros, completos, perfectos. Nos resistimos a ser cortados al insistir en que tenemos razón y que los demás están equivocados. Porque ser acusados de hacer algo mal es cortarnos en pedazos. La mayor parte de las disputas entre marido y mujer implican a la primera parte diciendo que la segunda parte está mal y la segunda parte argumentando que la primera parte está errada.

La situación es la misma en la vida de iglesia. Una hermana puede quejarse de que otros en la vida de la iglesia no son justos. Cuando viene a la reunión, puede mirar a un determinado santo, pensando que este santo no ha sido justo con ella. Este santo puede tener el mismo pensamiento hacia esta hermana. El resultado es una lucha interior. ¿Quién, entonces, es justo, y quién no es justo? El único justo es el que está dispuesto a ser puesto en la cruz y crucificado.

Los problemas entre marido y mujer y entre los santos sólo pueden resolverse a través del perdón. ¿Sabes lo que significa perdonar? Perdonar es olvidar. Si haces mal a algunos santos en la iglesia, no lo pueden perdonar durante toda su vida. Esta falta de voluntad para perdonar afecta a las alabanzas en la mesa del Señor. Si los santos tienen quejas contra otros, será difícil tener vida elevada de la reunión de la mesa del Señor.

En lugar de estar dispuesto a ser cortado en pedazos, nos gusta protegernos. Durante su vida en la tierra, Cristo fue cortado en pedazos continuamente, y tenemos que experimentar Su ser cortado. En nuestra vida de casados y en nuestra vida de iglesia, tenemos que seguir los pasos del Señor por Su vida dentro de nosotros. Su vida no es una vida de peleas. Su vida es una vida que está dispuesta a sufrir el corte. Si experimentamos esto, hemos de ser capaces de llevar a Dios el Cristo que hemos experimentado.

Muchas veces hemos hablado de trabajar en Cristo para tener algo de Cristo para exponer en las reuniones. Trabajar en Cristo incluye nuestro estar dispuestos a ser cortados en pedazos como Él lo fue. Si obramos en Cristo de esta manera, entonces tendremos el Cristo que fue cortado en pedazos como el producto que se ofrece a Dios.

LAVAR EL HOLOCAUSTO

El holocausto debía lavarse con agua por el oferente. "Sus intestinos y sus piernas se lavarán con agua" (v 9; Cf. 13a). Esto seguramente no quiere decir que Cristo, nuestro holocausto, estaba sucio. Cuando el Señor Jesús estaba viviendo y caminando en la Tierra, el Espíritu dentro de Él continuamente Le mantuvo, Le conservó, Le protegió de ensuciarse. En nuestro caminar diario tenemos que tener el mismo tipo de experiencia. Tenemos que experimentar el ser limpiados de Cristo, Su ser lavado por el Espíritu Santo. Somos capaces de experimentar esta limpieza porque su Espíritu está dentro de nosotros para limpiarnos día a día, para guardarnos de ser afectados por el polvo terrenal.

UNA FRAGANCIA SATISFACTORIA A JEHOVÁ (Quema del Holocausto)

Después de que se había sacrificado el holocausto, pelado, cortado en trozos, y lavado, se quemaba en el altar. "El sacerdote hará arder todo sobre el altar (ofrecerá en humo hacia arriba) en holocausto, en ofrenda encendida de fragancia agradable a Jehová" (v. 9). Las palabras hebreas traducidas "fragancia satisfactoria" significan, literalmente, en sabor de reposo o de satisfacción, es decir, un sabor que da satisfacción a la Deidad, a la que se ofrece, y, por lo tanto, recibida con agrado por Ella. La frase es un término técnico para el vapor fragante que surge de un sacrificio ardiente (S.R. Driver). La palabra "humo" en este versículo indica que la ofrenda no se quemaba rápidamente, sino lentamente. Como resultado de esta lenta quema había una fragancia satisfactoria, un sabor que traía la satisfacción, la paz y el descanso. Esta fragancia satisfactoria es un disfrute para Dios.

Cuando ofrecemos el holocausto en humo a Dios, una fragancia agradable a Dios ascenderá a Él para Su satisfacción y descanso. Puesto que Dios es satisfecho, Él dará Su dulce aceptación a nosotros. Este es el significado de la ofrenda quemada.


El holocausto denota a Cristo siendo absolutamente para la satisfacción de Dios. La manera de satisfacer a Dios con la dulzura, la paz y el descanso es vivir una vida que es absolutamente para Dios. Ya que no podemos vivir una vida así, debemos tener a Cristo como nuestro holocausto. Tenemos que poner nuestras manos sobre Él para indicar que deseamos ser identificados con Él, ser uno con Él, y vivir la clase de vida que Él vivió en la Tierra. Tal vida incluye ser sacrificados, deshollados, cortados en trozos, lavados (y quemados). Al pasar a través de todos estos procesos, vamos a tener algo que ofrecer a Dios como nuestra ofrenda quemada: el mismo Cristo que hayamos experimentado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario