TRADUCTOR-TRANSLATE

CEGUERA EN PARTE, Cap. 2, Dr. Stephen E. Jones


Capítulo 2



  • Oseas, Gomer y Familia
  • Dios se divorcia de Israel
  • La redención de Gomer-Israel
  • La restauración Profetizada
  • Los dos Gomers
  • Algunos judíos han encontrado la casa de Israel
  • La ley de divorcio y segundas nupcias
  • El nuevo matrimonio de Oseas


En el capítulo uno nos hemos centrado en ciertas claves bíblicas que son necesarias para desbloquear el misterio de la cuestión de Israel. La gran mayoría de los evangélicos y fundamentalistas enseñan que los judíos son Israel y que la nación que se llama "Israel" en la actualidad es el cumplimiento de la profecía bíblica sobre la reunificación de la Casa de Israel. Esa enseñanza es totalmente ignorante de la diferencia básica entre Israel y Judá. Prácticamente ninguno de ellos siquiera sabe que la primogenitura pasó a José, en lugar de a Judá. Y, por supuesto, al no entender incluso la lectura de la Ley Divina, no son conscientes de las dos obras de Cristo que corresponden a su obra de Judá (la Cruz) y la obra de José (la Corona).

También mostramos a partir de Isaías 44: 5 que Dios nos dijo de antemano que "otro suscribirá con su mano al Señor y se apellidará con el nombre de Israel", en el intento de ser testigos de Dios en la Tierra. Sin embargo, la verdadera nación testigo de Dios (el verdadero Israel- Isaías 43:10) sería ciega y sorda, cumpliendo la Palabra de Dios sin su conocimiento, casi totalmente ignorante de lo que estaban haciendo. Dios le dijo al Israel verdadero "yo derramaré mi Espíritu sobre tu generación, y mi bendición sobre tus renuevos", diciéndonos que iban a ser conocidos en gran parte como un pueblo cristiano, pero al mismo tiempo serían conocidos "por otro nombre" (Isaías 65:15).
Al poner estas cosas juntas, es evidente que Pablo tenía razón en su afirmación de que "ceguera en parte ha acontecido a Israel, hasta que la plenitud de las naciones haya entrado" (Romanos 11:25). La ceguera se centra en torno a su conocimiento del plan de Dios para Israel. Esto no quiere decir que estén ciegos en cuanto a quién es el Mesías. Ellos recibirían Su Espíritu en la Era Pentecostal (33 a 1993 dC), pero no recordarían quiénes eran o por qué el Evangelio vino a ellos primero y arraigó en ellos antes que en los demás pueblos de la Tierra.

Los famosos capítulos de Romanos 9-11 sobre "Israel" casi siempre se aplican a los judíos (o a Judá en los días de Pablo), pero esto es un malentendido basado en la ignorancia de la historia simple. Pablo estaba hablando de la parte de Israel rechazada por Dios que se había llevado a su dispersión en Asiria muchos años antes, en 745 a 721 antes de Cristo. Él no estaba hablando (principalmente) sobre el rechazo de Cristo por Judá 30-33 dC, ni sobre la dispersión judía en el año 70 dC, un evento que aún no se había producido cuando escribió su carta.

Pero antes de que nos ocupemos de Romanos 9-11, tenemos que volver al Antiguo Testamento para establecer el fundamento de las enseñanzas de Pablo. Tendremos que limitar nuestra discusión, por supuesto, ya que esto es sólo un breve boletín. Me parece que el mejor pasaje corto, pero completo, es el libro de Oseas.


Oseas, Gomer y Familia

Oseas 1: 1 comienza identificando las dos naciones de Israel y Judá. Su profecía se produjo durante los días de Uzías, Jotam, Acaz y Ezequías -reyes de Judá -y en los días de Jeroboam, rey de Israel. Es evidente que Oseas conocía bien el simple hecho histórico de que la nación se había dividido en dos naciones y que las profecías eran diferentes para cada nación. Las profecías sobre Judá se ocuparían del llamado de esa tribu en relación con la primera obra de Cristo, cuando Jesús vino de la línea de Judá para ser elegible como el Rey. Las profecías sobre Israel se ocuparían de la segunda obra de Cristo, que tiene que ver en gran medida con el derecho de nacimiento de José y el tema de la filiación.

La historia de Oseas comienza con el mandamiento de Dios para casarse con una prostituta llamada Gomer, porque era un tipo de Israel. Dios se había casado con Israel, pero se había prostituido con otros dioses (esposos). Oseas estaba jugando así la parte de Dios en esta parábola o alegoría de los problemas matrimoniales de Dios. Oseas y Gomer tenían unos pocos hijos, cada uno de los cuales fueron llamados para representar temas proféticos. El primer hijo fue nombrado Jezreel, " Dios dispersa", porque Dios iba a traer juicio sobre Israel y esparcirlos, "y hará cesar el reino de la casa de Israel".

Después tuvieron una hija que llamaron Lo-ruhama, o "no digna de lástima". En Romanos 9:25 se traduce "no amada". En 1 Pedro 2:10 se traduce "no han alcanzado misericordia". En Oseas 1: 6 se nos dice que la razón de su nombre es: "porque yo no tendré más misericordia de la casa de Israel; sino que voy a quitarlos del todo".

Luego, para asegurarnos de que entendemos que esto no era una profecía aplicable a Judá, Oseas inmediatamente nos dice en el siguiente versículo: "Pero tendré misericordia de la casa de Judá". Por lo tanto, vemos que en los días de Ezequías, rey de Judá, cuando los asirios deportaron a Israel, no pudieron conquistar Jerusalén. Dios tuvo misericordia de rey Ezequías y de la nación de Judá, pero no tuvo misericordia de la casa de Israel. Lo-ruhama significa que Dios iba a "quitarlos" (Oseas 1: 6). Esto es confirmado por la historia de su deportación en 2 Reyes 17: 18-20,

18 Por eso el Señor estaba muy enojado con Israel, y los quitó de delante de él; y no quedó sino sólo la tribu de Judá. . .
20 Y el Señor rechazó toda la descendencia de Israel, y los afligió, y los entregó en manos de saqueadores, hasta echarlos de su presencia.

Hubo, por supuesto, muchos israelitas individuales que lograron escapar de las deportaciones asirias, por lo que algunos maestros de la Biblia han utilizado esto como una excusa para insistir en que los judíos representan a toda la casa de Israel, así como a Judá. Pero a los ojos de Dios, las tribus habían sido completamente quitadas. El Derecho de Nacimiento mismo residía en los jefes, o príncipes, de cada unidad tribal. Esos príncipes fueron deportados, y por lo tanto las "tribus" se habían ido. Los individuos no constituyen las tribus. Cuando seguimos estudiando la profecía de Oseas (y todos los demás profetas), vemos que los profetas siempre tratan a Israel y Judá como entidades separadas en necesidad de la reunificación para reparar la brecha entre ellos. Todos los profetas tratan a Israel como una entidad independiente con su propio y distinto conjunto de profecías a cumplir.

El tercer hijo de Oseas fue otro hijo llamado Lo-ammi, "no mi pueblo, porque vosotros no sois mi pueblo, ni yo seré vuestro Dios" (Oseas 1: 9). En otras palabras, ellos fueron separados de la antigua alianza, la alianza matrimonial que Dios había hecho con ellos en el monte Sinaí. Sin este pacto, la casa de Israel ya no era "elegido" en el sentido legal de ser la esposa de Dios. Ellos ya no tenían el derecho al nombre primogenitura de Israel, y es por eso que Dios les despojó de ese nombre.


Dios se Divorcia de Israel

En este punto el juicio desastroso de Dios fue completado. Israel fue cortada como nación (Jezreel), completamente quitada o eliminada (Lo-ruhama), y ya no era el pueblo de Dios, o de la esposa de Dios (Lo-ammi). Esto se confirma en Oseas 2: 2, donde Dios dice a los hijos de Gomer-Israel, "contended con vuestra madre, contended; porque ella no es mi mujer, ni yo su marido".

Del mismo modo, Jeremías 3: 8 nos dice que Dios le dio a Israel "un acta de divorcio". La Ley del Divorcio en Deuteronomio 24: 1-4 nos dice que a un hombre no se le permite separarse ("repudiar") de su esposa sin antes darle un acta de divorcio por escrito. Si lo hace en la forma legalmente prescrita, este acta de divorcio es una prueba de que ella ya no está casada con su ex esposo y puede luego "ir y casarse con otro hombre" (Deuteronomio 24: 2). La Ley también nos dice que una vez que ella se ha convertido en la esposa de otro hombre, es ilegal que ella volviera a casarse con su ex marido, "porque es abominación delante de Jehová" (Deuteronomio 24: 4).

Así nos encontramos con que Israel se divorció de Dios. Él le dio una carta de divorcio antes de echarla de la casa (la deportación a Asiria). Dios lo hizo todo legalmente. Dios es un divorciado, e Israel es su ex esposa. La Iglesia, por supuesto, no conoce la Ley, por lo que piensa que el divorcio en sí es un pecado, poniendo así a Dios como un pecador por divorciarse de la casa de Israel. Pero entonces, la Iglesia también cree que Dios se volvió a casar con una "novia gentil", aunque insiste en que el nuevo matrimonio, también, es un pecado. ¿Cuando dejará la Iglesia la blasfemia contra el carácter de Dios? Para un estudio más completo sobre esta Ley en particular y lo que Jesús y Pablo dijeron al respecto, consulte nuestro folleto, La Biblia dice: Divorcio y nuevo matrimonio NO es adulterio (en castellano: http://josemariaarmesto.blogspot.com.es/2014/09/folleto-la-biblia-dice-divorcio-y-nuevo.html).


La redención de Gomer-Israel

Uno podría pensar que en este momento la situación sería absolutamente inútil para Israel. Uno podría pensar que Israel se perdería para siempre. Una vez divorciada, con Israel en el mundo casándose con falsos dioses, la Ley Divina se presentaba como una fuerte barrera entre Dios y estos ex israelitas, que al parecer les impedía jamás casarse de nuevo. Pero Oseas dice que no hay tal cosa.

Dios, por supuesto, permitió que ella experimentara la opresión de los otros dioses (religiones de los hombres), hasta que ella dijo: "Iré y volveré a mi primer marido; porque entonces era mejor conmigo que ahora" (Oseas 2: 7). Aun así, Dios dijo que no iba a traerla de vuelta a la antigua tierra de Palestina. En cambio, "yo la atraeré" a un nuevo lugar llamado "el desierto" (2:14), donde Él la cortejaría de nuevo. En ese nuevo lugar, Dios dice:
19 Yo te desposaré conmigo para siempre; en rectitud, justicia, amabilidad, y compasión.
20 Y te desposaré conmigo en fidelidad; y has de conocer a Jehová.

Luego, en el versículo 23 nos encontramos con el clímax de la profecía. Vamos a citar el verso usando algunas de las palabras hebreas y nombres originales en el texto, para que la fuerza del verso no se pierda en la traducción. Tenga en cuenta que Dios estaba usando los nombres de sus hijos como declaraciones proféticas. Lo-ruhama significa "misericordia" y Lo-ammi significa "no mi pueblo". La palabra lo en hebreo significa "No".

23 Y la sembraré [zara, la palabra raíz de Jezreel, "sembrar, dispersar, o puerca"] para mí en la tierra; y tendré misericordia de Lo-ruhama; y diré a Lo-ammi, Tú eres Ammi; y ellos dirán, Elohim.

En otras palabras, en cuanto a Jezreel, el nombre significa "esparcir" como a la semilla en el campo, y este es el significado del nombre en Oseas 1: 3. Pero tiene un doble significado. También significa "sembrar". Uno debe esparcir la semilla para sembrar y traer un aumento del grano. Por lo tanto, el juicio de Dios sobre Israel fue para esparcirlos como semilla en el campo. Esta es la razón por la que Oseas 1:10 dice de Israel,

10 Sin embargo, el número de los hijos de Israel será como la arena del mar, que no se puede medir ni contar; y acontecerá que en el lugar donde se les dijo: Vosotros no sois mi pueblo [Lo-ammi], allí se les dirá: Vosotros sois los hijos del Dios viviente.

Uno no puede dejar escapar el simple hecho de que Dios no desechó a Israel para que pudiera tropezar y caer para siempre, sino para que pudiera ser transferida a una nueva tierra llamada "el desierto". Israel estaba siendo sembrada en un campo más amplio, donde podrían crecer y multiplicarse como semilla sembrada en el campo (el mundo). ¿Por qué? Así que ella podría cumplir con las promesas hechas a Abraham, Isaac y Jacob. Génesis 32:12.

12 Y tú has dicho: Yo te haré bien, y tu descendencia será como la arena del mar, que no se puede contar por la multitud.

Esta fue la promesa de la primogenitura, dada a José ("Dios añadirá") y su hijo, Efraín ("fecundidad"). Era la promesa de la filiación -muchos hijos para la gloria. Tal promesa podría cumplirse solo parcialmente, mientras Israel se mantuviera en el limitado espacio de la antigua tierra. Así que Dios usó el pecado de Israel como una ocasión para divorciarse de ella y despedirla de su casa, no para que ella cayera, sino para sembrarla en el campo y que se multiplicara como el grano en un campo. Pablo dice en Romanos 11:11.

11 Digo, pues: ¿Han tropezado para que cayesen? Dios no lo quiera; pero por su transgresión vino la salvación a los gentiles, para provocarles a celos.

Así que si bien es cierto que Dios hizo traer juicio sobre la casa de Israel y los dispersó, como el nombre Jezreel implica, lo hizo con el propósito de sembrarles en el campo (el mundo) para multiplicarles y cumplir la promesa de Abraham. Pablo entendió por la profecía de Oseas que Dios volvería a restaurarlos. Él entendió el propósito subyacente de la dispersión de Israel. Sería así que todas las naciones se salvarían.

¿Cómo? La respuesta más simple se encuentra en la parábola de Mateo 13:44, donde Jesús nos dice que Dios encontró un tesoro (Israel- Éxodo 19: 6) en el campo (el mundo). Luego lo escondió en el campo (Israel estaba "perdido" como José en Egipto) hasta que Él tuviera tiempo para vender todo lo que tenía (incluyendo renunciar a Su vida en la cruz) para reunir el dinero para comprar el campo (el mundo).

Su foco principal era obtener el tesoro (Israel); pero a fin de obtener el tesoro legalmente, tenía que comprar el terreno en el que se ocultaba o estaba enterrado. Por lo tanto, Dios compró el mundo entero cu son Sangre. Así que Pablo nos dice que la expulsión de Israel fue con el propósito de salvar a todo el mundo. Dios lo quería desde el principio para comprar el mundo entero. Por lo tanto, Él utilizó el juicio a Israel para cumplir con dos propósitos principales: para sembrarles en el campo y multiplicarles para cumplir el pacto de Abraham con Israel; y en segundo lugar, para comprar todo el mundo.

Esto es, por lo tanto, una buena noticia para todos los hombres, ya sean de Israel o no. Dios estaba siendo exclusivo cuando Él escogió a Israel como Su esposa; pero Su propósito general estaba incluido. Él no sólo es el Dios de Abraham, sino también el Dios de toda la Tierra (Isaías 54: 5). Toda la creación tiene un lugar en el plan de Dios y debe estar bajo Su gobierno.


La Restauración Profetizada

A continuación vemos en Oseas 2:23 que el juicio de Lo-ruhama ("sin piedad") también debe invertirse. "Tendré misericordia de ella que no había alcanzado misericordia". Aquí Oseas simplemente reitera lo que ya había sido profetizado en 1:10. Pero lo más importante de todo, Dios va a cambiar a Lo-ammi en Ammi, de "no mi pueblo" a "mi pueblo". Esto significa que vendrá de nuevo a una relación de pacto matrimonial con Él. Oseas 1:10 dice que ellos serán llamados "hijos del Dios viviente" en el mismo lugar en el que se consideraron "no mi pueblo". Y así vemos en la historia que los ex-israelitas se trasladaron a Europa, ya no conocidos como Israel, con todo el mundo diciendo que son "no mi pueblo", y sin embargo, se convirtieron en las naciones cristianas del mundo y fueron llamados "hijos del Dios viviente".

La historia profética es asombrosa. Han cumplido con precisión la historia de José, que se perdió en Egipto y pensó que estaba muerto, pero Dios lo llevó y le enseñó Sus caminos. A través de las dificultades de la esclavitud y la angustia de ser un descalificado, José se transformó en un verdadero Hijo del Dios vivo. Dios también le multiplicó en esa tierra con dos hijos. Manasés ("me hizo olvidar") indicó que había olvidado toda la casa de su padre (es decir, su identidad como un israelita); y Efraín ("fructífero") era profético de la promesa de Abraham de multiplicar sus hijos como la arena del mar y como las estrellas del cielo.


Los Dos Gomers

Hay dos Gomers bíblicos: el primero es el hijo mayor de Jafet (Génesis 10: 2); el segundo es la esposa de Oseas. El primero es un hombre; el segundo una mujer con el mismo nombre. En La Biblia Companion, que incluye las notas del Dr. Bullinger, la notación para Génesis 10: 2 dice lo siguiente:

Gomer. En asirio, Gimirri (los Kimmerians de Herodoto). Progenitor de los celtas.

Esta nota hubiera sido precisa si se hubiera colocado en las notas de Bullinger en relación con la esposa de Oseas, Gomer en lugar de en Génesis 10. Es cierto que Gomer es identificable con los Gimirri, es decir, los pueblos celtas, que emigraron desde Asiria a Europa desde 600 aC en adelante. Sin embargo, no eran los descendientes de Gomer, hijo de Jafet, sino de Gomer, o Ghomri, el nombre oficial asirio de la casa de Israel.

Los asirios llamaban la casa de Israel "Bet-Ghomri", o "Bit-Khumri" en todos sus monumentos de piedra y registros oficiales. Todos los arqueólogos traducen este nombre como "la casa de Omri". Omri fue el padre del rey Acab y fue uno de los reyes más importantes de Israel (1 Reyes 16:23). En el idioma hebreo antiguo el nombre de Omri se escribía Ghomri; pero en años posteriores el lenguaje evolucionó y llegó a ser escrito, ya sea Omri o Khumri. (Para más documentación, vea Secretos del Tiempo, capítulo 15, p. 168, en castellano: http://josemariaarmesto.blogspot.com.es/2015/10/libro-secretos-del-tiempo-traduccion.html).

Cuando los asirios conquistaron la casa de Israel en el 721 aC, el rey gobernante de Israel durante el asedio fue nombrado Hosheas (2 Reyes 17: 6). Un rey se dice que está casado con la nación. El rey Hosheas fue así casado con Gomer, o Ghomri, como los asirios llamaban a Israel.

Hosheas es realmente el mismo nombre que Oseas. Por lo tanto, nos encontramos con que el matrimonio de Oseas con Gomer, y sus hijos, cuyos nombres profetizaban la destrucción de Israel, eron no sólo los acontecimientos por venir, sino también los mismos nombres del último rey de Israel y el nombre oficial asirio de la casa de Israel -Gomer o Ghomri.

Como hemos dicho antes, Isaías 62: 2 profetizaba que la casa de Israel sería "llamado por un nombre nuevo, que la boca de Jehová nombrará". Esto se confirma en Isaías 65:15, donde Dios dice que Sus "siervos" (definidos en Isaías 44: 1 como Israel) se llamarían "por otro nombre". El propósito de Dios al dar a Israel un nuevo nombre era ocultar su identidad durante su peregrinación por el desierto, para que ella se quedara perdida para los pastores que se negaron a buscarla y encontrarla (Ezequiel 34:4-6).

Por otra parte, Isaías 44: 5 profetizó que "otro se llamará del nombre de Jacob, y otro escribirá con su mano a Jehová, y se apellidará con el nombre de Israel". Por lo tanto, la verdadera casa de Israel iba ciertamente a permanecer perdida durante el tiempo que Dios se propuso.

Así como Dios llamó a Israel con un nombre nuevo, también lo hizo Faraón llamando a José con un nombre nuevo. Génesis 41:45 dice: "Entonces Faraón llamó el nombre de José Zaphnath-paaneah". Este nombre significa "Abundancia de Vida". El nuevo nombre de José le permitió permanecer no reconocido cuando sus hermanos vinieron a comprar grano. Sus descendientes de la casa de Israel hoy en día tampoco son reconocidos por la misma razón. Todo estaba en el plan de Dios.

Una palabra más sobre Gomer: el hijo de Jafet, Gomer, tenía hijos que se asentaron desde Grecia a Asia Menor (hoy Turquía) y hacia el oeste hasta llegar a la tierra de los medos. Génesis 10: 2 nos da sus nombres. Javan es el nombre antiguo de Grecia; Madai es el padre de los medos; Tiras es el padre de la ciudad de Tiro, en Fenicia. Es interesante, pero quizás un poco confuso que la casa de Israel fue colocada en las ciudades de los medos (2 Reyes 17: 6) y en otras áreas entre los Gomerites de Jafet.

Por lo tanto, el Ghomri de Israel llegó a ser asociado con el pueblo de Gomer, hijo de Jafet. Esto, también, fue según la profecía bíblica. En Génesis 9:27, Noé bendijo a su hijo, Jafet, diciendo: "agrande Dios a Jafet, y habite en las tiendas de Sem".

Esta profecía se cumplió cuando Israel fue echado de la tierra de Palestina y se colocó en el territorio donde los Gomerites de Jafet vivían. Esto amplía la población de Jafet, mientras que al mismo tiempo, la gente de Jafet entró en las tiendas de Sem (Israel). Era el propósito de Dios para tomar a los jafetitas y fusionarlos con Israel, para que pudieran todos ser bendecidos juntos en "las tiendas de Sem"Gomer-Jafet y Gomer-Israel se convirtieron en un pueblo esencialmente en toda Europa. De hecho, sirvió para multiplicar la casa de Israel, y prefiguró el plan de Dios para la compra de todo el campo con el fin de obtener el tesoro escondido en él. Dios escondió a Gomer-Israel en el campo de Gomer-Jafet, dándoles esencialmente el mismo nombre, para que los hombres perdieran a la casa de Israel como fue profetizado.

¡Qué plan! ¿Podría alguno escribir una novela tan emocionante como el único Dios escribió?


Algunos judíos han encontrado la casa de Israel

En los últimos años una serie de eruditos judíos, incluyendo judíos cristianos, han comenzado a reconocer la historia llana del Israel perdido. Por ejemplo, Yair Davidy, un residente de Kiryat-Arba (Hebrón), ha escrito varios libros sobre el tema, mostrando que muchos caucásicos son, de hecho, descendientes de la casa de Israel.

Su primer libro, Las Tribus, en realidad identificó varias naciones europeas con tribus israelitas específicas. Su último es un libro de 400 páginas titulado  Identidad Israelita Perdida, con un subtítulo: "El linaje hebreo de las razas celtas". En las páginas 7 y 8 de este libro, dice,

"En otras palabras, las "diez tribus perdidas" existen, y deben estar en algún lugar, y, lógicamente, muy probablemente tendrían que ser una entidad política importante con el fin de cumplir con la tarea puesta sobre ellosLa Identidad Israelita Perdida aporta la prueba de que emigraron en varias oleadas (y por caminos variados) principalmente a Europa noroeste y las islas británicas donde sus descendientes finalmente colonizaron América del Norte, Australia, Nueva Zelanda y Sudáfrica.

"La Identidad Israelita Perdida no puede ser el libro mejor escrito que alguna vez haya leído, pero la información contenida en este documento es más valiosa que cualquier cosa que es probable encontrar en la mayoría de otras obras. La verdad particular que se deleita en Identidad Israelita Perdida es probablemente la más importante que esta generación actual ha recibido. Al leer  Identidad Israelita Perdida se han vuelto involucrados con la revelación de la historia.

"La Identidad Israelita Perdida se concentra en traer evidencia clara identificando muchos de los pueblos del noroeste de Europa y sus vástagos en el extranjero como de origen israelita de las diez tribus perdidas de Israel. Ellos mismos se encuentran en todo el conocimiento de su identidad israelita perdida".

Los libros de Davidy son caros ($ 30 cada uno) y también pueden ser algo engorrosos y desorganizados, pero sí establecen la mayor parte del mismo material histórico que he estudiado personalmente desde que encontré el concepto en 1971. La mayor parte del material no es nuevo, pero estos libros son más valiosos porque proceden de una fuente judía. Por lo tanto, ya no es fácil descartar la abundante evidencia calificándola de "propaganda antisemita". Todos sus libros son altamente recomendados por el rabino Abraham Feld del muy prestigioso Instituto Ma Cabee en Jerusalén. Impresionante. Ellos, obviamente, no entienden que esto socava la legitimidad de su pretensión de ser Israel y de mantener el derecho de nacimiento de José.

En Estados Unidos una organización judía-cristiana ha surgido llamada "Reino de Israel", cuyo objetivo es emitir la llamada a los verdaderos israelitas a unirse con los verdaderos hijos de Judá. Esto, en su opinión, es necesario para el cumplimiento de las profecías de la verdadera reunificación de un Israel unido y de Judá. En otras palabras, ellos no creen que el actual Estado de Israel puede cumplir estas profecías, no sólo porque rechaza a Jesucristo, sino también porque no han tenido en cuenta la casa "perdida" de Israel.

Estoy de acuerdo con mucho de lo que está enseñando esta gente, pero tengo unos desacuerdos, así, que los he mencionado en Secretos del Tiempo, pp. 175 y 176 (en castellano: http://josemariaarmesto.blogspot.com.es/2015/10/libro-secretos-del-tiempo-traduccion.html). Desde su perspectiva judía, sienten que los israelitas deben unirse con los judíos, que ellos identifican como verdadero Judá. Creo que el derecho de nacimiento de Judá reside en el jefe de esa tribu. Es en Jesucristo, el Rey de Judá y todo Israel. Por lo tanto, aquellos israelitas que están en Cristo ya están unidos a Judá (Romanos 2:29), al igual que todos los hombres en todas partes, ya sea que desciendan de Israel o no. No es necesario convertirse en un judío como muchos cristianos de hoy han hecho.

En otras palabras, convertirse en un judío como Pat Boone y muchos otros han hecho es colocarse uno mismo de nuevo bajo el Antiguo Pacto, porque ese es el pacto en virtud del cual los judíos de hoy dicen estar. La solución es que los judíos se conviertan en cristianos, no que los cristianos se conviertan en judíos. Sin embargo, yo aprecio el hecho de que un número de judíos de hoy hayan examinado los registros históricos y encontrado a las ovejas perdidas de la casa de Israel. Nuestra diferencia es cómo hacer frente a este hecho histórico.

Es mi creencia de que los israelíes ya han entrado en un momento muy peligroso. La amenaza de la guerra no es nueva para ellos, por supuesto. Pero sus 49 años dependiendo de nuestro punto de partida de composición, terminaron el 29 de noviembre de 1996 o el 14 de mayo de 1997. Por otra parte, el Jubileo debía ser declarado en el Día de la Expiación, el 23 de septiembre de 1996, y el año jubilar en sí terminó el 1 de octubre de 1997. (Ver Secretos del Tiempo, en castellano: http://josemariaarmesto.blogspot.com.es/2015/10/libro-secretos-del-tiempo-traduccion.html). En otras palabras, el gran jubileo de Adán coincidió con el ciclo de Jubileo israelí. Ahora estamos más allá del año de jubileo, cuando las herencias deben ser devueltas a sus propietarios originales. Los judíos reclamaron el nombre y la herencia de Israel en 1947-1948, cuando Dios les permitió recibir el Derecho de Nacimiento al Nombre de José por una temporada. Pero ellos no lo han devuelto a las tribus de José antes de la fecha límite del 1 de octubre de 1997.

Hasta ese momento Dios los protegió, porque Jacob (representada por Gran Bretaña) les dio el Derecho de Nacimiento en 1948, por lo tanto, los judíos podrían utilizar legalmente la "propiedad". Dios no sólo reconoció su derecho, sino que incluso los protegió contra los que venían contra ellos. Sin embargo, parte de la protección de Dios se está levantando, y ellos no se dan cuenta. Ellos se verán severamente juzgados, porque se les dio la responsabilidad de la Primogenitura para traer el Reino de Dios, pero no lo hicieron. En su ciega confianza de que Dios siempre estará de su lado, produzcan o no los frutos del Reino, continuarán su marcha hacia el desastre total, como Jesús profetizó tan a menudo.

Este es su mejor interés, reconocer la verdad y cumplir con la Ley de Dios. Esta advertencia no se da en malicia, sino con la esperanza de que los verdaderos cristianos entre ellos prestarán atención y huirán de Jerusalén como los cristianos lo hicieron hace muchos años antes de que la ciudad fue destruida en el año 70 dC. En aquellos días los cristianos recordaron las palabras de Jesús en Lucas 19: 41-44,

41 Y cuando llegó cerca, viendo la ciudad [Jerusalén], lloró sobre ella,
42 Diciendo: ¡Si hubieras conocido, tú también, al menos en este tu día, lo que es para tu paz! Mas ahora está encubierto de tus ojos.
43 Porque vendrán días sobre ti, cuando tus enemigos echarán una zanja sobre ti, y te rodearán, y te estrecharán por todos lados.
44 Y te derribarán a tierra, y a tus hijos dentro de ti; Y no dejarán en ti piedra sobre piedra, por cuanto no conociste el tiempo de tu visitación.

Cuando los cristianos vieron los ejércitos romanos rodear Jerusalén en la fiesta de los Tabernáculos, en octubre del año 66 dC, sabían que el día del juicio final había llegado. En los primeros días de la guerra, Cestio Galo, el general romano, atacó Jerusalén y podría haberla tomado con relativamente pocas bajas. Sin embargo, por alguna razón desconocida, se retiró justo antes de que la ciudad se habría rendido a él. Josefo escribe en sus Guerras de los Judíos, II, IX, 4-7,

". . . Si hubiera [Cestio] en este preciso momento tratado de conseguir entrar dentro de las paredes por la fuerza, habría ganado la ciudad y la guerra se habría acabado a la vez; pero Tyrannius Prisco, el Muster-amo del ejército, y un gran número de los oficiales del caballo, habían sido corrompidos por Floro, y lo desviaron de que su intento; y ese fue el motivo de que esta guerra durara tanto tiempo, y por lo tanto los judíos estuvieron involucrados en tales calamidades incurables. . . 

". . . Era, supongo, debido a la aversión que Dios ya tenía por la ciudad y el santuario, que fue impedido de poner fin a la guerra de ese mismo día. Entonces sucedió que Cestio no era consciente, ya sea de cómo los sitiados habían perdido la esperanza de éxito, ni lo valiente que el pueblo era para él; y así recordó a sus soldados desde el lugar y por la desesperación de cualquier expectativa de tomarlo, sin haber recibido ninguna desgracia, se retiró de la ciudad, sin ninguna razón en el mundo".

Uno puede ver la mano de Dios en esto muy claramente. El propósito de Dios era traer juicio a Jerusalén y al templo, a causa de su pecado al rechazar a Jesús como el Cristo y por no conocer el tiempo de su visitación. Así que Dios cegó los ojos de Cestio con el fin de convertir la guerra en el mal absoluto para Jerusalén. Luego, en el año 68 dC Dios hizo a Nerón suicidarse con el fin de retrasar la conquista de Jerusalén hasta 70 dC -40 años después de que Herodes ejecutó a Juan Bautista. La batalla final fue en Masada en la Pascua del 73 dC, exactamente 40 años después de que los sacerdotes habían crucificado a Jesús. Esto es confirmado por Eusebio, el historiador de la Iglesia del siglo IV, quien escribe en su Historia de la Iglesia, ch. 7,

"Después de la Pasión del Salvador, y los gritos con que la multitud judía clamaba por la liberación del bandido y asesino y le rogaba que el autor de la vida debía ser removido de ellos, el desastre afectó a toda la nación. No hay necesidad de añadir nada a los registros históricos. Pero sería justo mencionar, también, ciertos hechos que llevaron a casa la beneficencia de la toda amable Providencia, que durante cuarenta años después de su crimen contra Cristo retrasó su destrucción".

Los eventos terrenales siempre tienen lugar de acuerdo con el calendario de Dios, y los juicios se ejecutan sólo después de expirar los períodos de gracia de Dios. Esto fue muy evidente para Eusebio y para todos los que tomó nota del período de gracia de 40 años de Judá establecido por el profeta en Ezequiel 4: 6.

Mientras tanto, la historia nos dice que los cristianos escaparon de Jerusalén a finales de 66 dC, después que Cestio se retiró de su sitio de Jerusalén. Josefo dice en Guerras de los Judíos, II, xx, 1,

"Después de que esta calamidad había caído sobre Cestio, muchos de los más eminentes de los judíos nadaron lejos de la ciudad, como de un barco cuando se va a hundir".

Josefo no menciona la huida de los cristianos de Jerusalén. Sin embargo, encontramos este mencionado por Eusebio en Historia de la Iglesia, en el capítulo 4:

"Por otra parte, los miembros de la iglesia de Jerusalén, por medio de un oráculo dado por revelación a personas aceptables allí, recibieron la orden de salir de la ciudad antes de que comenzara la guerra y establecerse en una ciudad en Perea llamada Pella. Los que creen en Cristo emigraron para Pella desde Jerusalén; y como los hombres santos habían abandonado totalmente la metrópoli real de los judíos y toda la tierra judía, el juicio de Dios, por fin les sorprendió por sus crímenes abominables contra Cristo y sus apóstoles, borrando completamente esa generación mala de entre los hombres".

Ahora estamos en el momento del segundo ciclo del juicio sobre Jerusalén. Oro para que el pueblo de Dios de nuevo, tenga cuidado y salga del peligro. La situación en Jerusalén no ha cambiado desde el año 70 dC. Tanto los los líderes civiles como religiosos en esa ciudad siguen todavía sin arrepentimiento, siguen rechazando a Jesús como el Cristo. Ellos todavía se aferran a la alianza mosaica, sin saber que este mismo pacto y las palabras de Moisés los juzgarán por su pecado. Su única salvación es dejar atrás el Antiguo Pacto bajo Moisés y entrar en el Nuevo Pacto en virtud de Jesús el Cristo, para que pueden recibir la gracia y el perdón de los pecados.

Hay un proyecto de ley pendiente en el parlamento israelí que probablemente se convertirá en ley pronto, que esencialmente prohíbe toda actividad cristiana en la nación. Otro proyecto de ley pendiente obligaría a todos los judíos a ser ortodoxos con el fin de ser judíos "reales". Este proyecto de ley no sólo afecta a los judíos conservadores y reformistas, sino también aquellos que están tratando de ser judíos cristianos. Veo esto como la manera de Dios de obligar a los judíos cristianos a elegir entre el judaísmo y el cristianismo. Los verdaderos cristianos no negarán a Cristo, mientras que el resto va a convertirse de nuevo al judaísmo. En esto vamos a ver las palabras de Juan cumplirse cuando escribió en 1 Juan 2: 18-23,

18 Hijitos, ya es el último tiempo; y según vosotros oísteis el anticristo viene, así ahora han surgido muchos anticristos; por esto conocemos que es el último tiempo.
19 Salieron de nosotros, pero no eran de nosotros; porque si hubiesen sido de nosotros, hubieran ciertamente permanecido con nosotros; pero salieron, para que fuese manifestadoque no todos son de nosotros. . .
22 ¿Quién es mentiroso, sino el que niega que Jesús es el Cristo? Este es el anticristo que niega al Padre y al Hijo.
23 Todo aquel que niega al Hijo, tampoco tiene al Padre. . .

Juan estaba hablando sobre todo de aquellos que se habían convertido del judaísmo al cristianismo por un tiempo, pero luego habían vuelto de nuevo al judaísmo. No podían romper los lazos con el antiguo templo o sinagoga. Tal vez ellos no pudieron sobrellevar las presiones familiares. Para ellos, era mejor ser un simpatizante cristiano pero permanecer en el judaísmo bajo el Antiguo Pacto.

Hoy, Dios está hablando a través del parlamento israelí con el fin de obligar a los cristianos judíos a elegir bajo que pacto quieren estar. Juan dice que el propósito de Dios es "que pudiera manifestase que no todos son con nosotros [o, de nosotros]".


La ley de divorcio y segundas nupcias

Escribimos anteriormente que la Ley en Deuteronomio 24 prohibía a un hombre volverse a casar con su ex cónyuge una vez que ella se había convertido en la esposa de otro hombre. Cuando Dios se divorció de la casa de Israel (Jeremías 3: 8), parecería imposible que Dios se volviera a casar alguna vez legalmente. Y sin embargo, Oseas y los otros profetas dejan claro que lo haría. Isaías también habla consuelo a Israel diciendo en Isaías 50: 1 y 2,

1 ¿Dónde está la carta de repudio de vuestra madre, con la cual yo la repudié?
2 … se ha acortado mi mano para o redimir redimir? ¿O no tengo poder para librar?

La respuesta se encuentra en el versículo 6, donde Dios dice,

6 Di mi cuerpo a los heridores, y mis mejillas a los que me mesaban la barba; No escondí mi rostro de injurias y de esputos.

En otras palabras, la muerte de Jesús en la cruz fue el medio por el cual Dios redimiría a Israel. Era la forma en que Dios sería capaz de zafarse de la carta de divorcio que se había dado a Israel. Jesús vino a la Tierra como Dios encarnado para morir en la cruz. Luego, cuando Él resucitó en novedad de vida en la resurrección, Jesús era LEGALMENTE una nueva criatura, una persona diferente. Él era la misma persona por el espíritu, pero a los ojos de la Ley, era un hombre nuevo. Por lo tanto, se convirtió en elegible para casarse de nuevo con Israel. Pablo abrió el secreto en 1 Corintios 7:39 dice:

39 La mujer casada está ligada por la ley mientras su marido vive; pero si su marido muriere, libre es para casarse con quien quiera; con tal que sea en el Señor.

Mientras Esposo de Israel estuviera vivo en el Cielo, Él era su ex marido, y la Ley se oponía a que Él volviera a casarse con ella. Pero fue el plan de Dios hacer el acto más inconcebible en la historia -MORIR. Por lo tanto, Jesucristo nació en la tierra con el propósito de morir para redimir a su pueblo Israel. Después de su muerte en la cruz, Él fue levantado de nuevo como una nueva criatura (2 Cor. 5:17).

A los ojos de la Ley, Jesucristo ya no era el mismo hombre que antes de su muerte. Legalmente, Él era un hombre nuevo, diferente al anterior, y por lo tanto elegible para casarse con Israel. Su muerte marcó la diferencia. Su muerte resolvió la dificultad y satisfizo la Ley. Este fue uno de los principales temas de Isaías. Después de predecir la muerte de Jesús en la cruz en Isaías 53, el profeta de inmediato nos dijo en el capítulo 54 las implicaciones de la muerte y resurrección de Jesús. A partir de 54: 4 Él le dice a Israel,
No temas, pues no serás confundida; y no te avergüences, porque no serás afrentada, sino que te olvidarás de la vergüenza de tu juventud, y de la afrenta de tu viudez no volverás a acordarte. 5 Porque tu marido es tu Hacedor; Jehová de los ejércitos es su nombre; y tu Redentor, el Santo de Israel; Dios de toda la tierra será llamado. 6 Porque como a mujer abandonada y triste de espíritu te llamó Jehová; y la esposa de la juventud, ¿puede ser repudiada?, dice tu Dios. 7 Por un breve momento te abandoné, pero te recogeré con gran compasión. 8 En un arranque de ira escondí mi rostro de ti por un momento; pero con misericordia eterna tendré compasión de ti, dice Jehová tu Redentor.

Isaías nos dice aquí que Israel debía ser una viuda. Luego dice que su marido es su Creador, el Dios de toda la Tierra. En otras palabras, Dios tendría que morir y hacer de Israel una viuda con el fin de redimirla a ella y al mundo entero. Esto fue sin duda logrado a través de la persona de Jesucristo. ¡Qué increíble historia de amor es esta! Dios lo hizo otra vez lo imposible y lo hizo sin violar Su Ley! La ley en contra de Su re-casamiento con Israel podría resolverse únicamente por Su muerte y resurrección como una nueva creación.

Sin embargo, todavía había una obra que se haría en el corazón de Israel delante de Él para casarse con ella en realidad, porque Él no tiene ninguna intención de entrar en otro mal matrimonio. Israel como nación corporativa debe primero arrepentirse de su iniquidad (pecado) delante de Dios para volver a casarse con ella. De hecho, Israel debe divorciarse de todos los otros dioses que ha adorado (maridos). Hasta que eso ocurra, Israel aún no será elegible para casarse con Jesucristo. Por lo tanto, la cena de las bodas del Cordero no ha tenido lugar en el nivel corporativo, ni va a tener lugar hasta que el cuerpo se haya completado.

Mientras tanto, sin embargo, a nivel individual, usted y yo podemos entrar en este nuevo pacto y disfrutar de la relación matrimonial con Él. Y no sólo a Israel, sino a todos los que le buscan puede venir a Él. Como Isaías nos dice, nuestro Redentor no es sólo el Dios de Israel, sino que es el Dios de toda la tierra. Fue en el propósito de Dios para Israel tropiece, no es que Dios deseaba que cayera, sino más bien que en la redención de ella, Él también redimiría al mundo entero.


El nuevo matrimonio de Oseas


En Oseas 3 Dios le dijo a Oseas que se casase de nuevo (ya sea con Gomer o quien la representa en los últimos días). Oseas la rescató de la esclavitud (3: 3), pero parece que en realidad no se casó con ella por algún tiempo. Él le dijo: "Por muchos días harás alquitrán para mí. . . Por otra parte también yo voy a permanecer para ti" (Biblia Enfatizada de Rotherham). Esto profetiza de un largo período de demora entre la redención de Gomer y su nuevo matrimonio real. En resumen, Jesús redimió a Israel en la Cruz; pero el nuevo matrimonio no iba a ser inmediato.


No hay comentarios:

Publicar un comentario