TRADUCTOR-TRANSLATE

DANIEL 12 (3): REVELACIÓN DE LA RESURRECCIÓN, Dr. Stephen E. Jones

4 de septiembre 2015


Hemos visto cómo el tiempo de angustia, o tribulación, ha ocurrido más de una vez en la historia pasada, cada uno con su propia manifestación del anticristo junto con un traidor.

Ha habido otros patrones que son incompletos, pero sin embargo añaden detalles proféticos a la profecía del anticristo. Adonías era un anticristo, el que intentó usurpar el trono de David a Salomón, el ungido. Recibió ayuda del sumo sacerdote Abiatar, que traicionó a David en esta materia (1 Reyes 1: 7).

Por supuesto, la Gran Tribulación ha tenido lugar en un período de "siete veces", o 7 x 360 = 2520 años. En esta manifestación, Dios llamó a Nabucodonosor (Jeremías 27: 6) para destruir Jerusalén y el templo que ya había sido profanado por los sacerdotes. Como Onías y Caifás en los últimos tiempos, los sacerdotes en los días de Jeremías habían convertido el templo en "cueva de ladrones" (Jeremías 7:11; Mateo 21:13).

¿Qué es peor, convertir el templo en un santuario de Júpiter, o en una cueva de ladrones? En cualquier caso, los sacerdotes usurparon el templo para su propio uso carnal. Ya que el templo era el lugar donde la gloria de Dios (Cristo) residía, estos sacerdotes se hicieron anticristos, y la gloria partió (Ezequiel 10:18; 11:23). Estos anticristos fueron asistidos por los falsos profetas, particularmente Ananías (Jeremías 28:15).

Sabemos por el libro de Daniel que el rey de Babilonia fue sólo el primero de los cuatro imperios bestia que iban a traer esta larga tribulación. El tiempo de tribulación terminó en 2014, como ya he explicado antes. En cierto sentido, entonces, la tribulación de Antíoco en Daniel 11 sirve como un patrón de corto plazo para el largo plazo de tribulación que comenzó en la época de Jeremías.

El hecho de que la tribulación de Antíoco fue un modelo para la tribulación a largo plazo de las naciones bestia, ofrece continuidad a la profecía del ángel. De lo contrario, hay una larga brecha entre Antíoco y la resurrección de los muertos. El ángel es, por tanto, capaz de saltar por encima de muchos siglos de historia, dejando las profecías de la cuarta bestia a Juan, el Revelador.

Tribulación de la Creación
Por supuesto, el cumplimiento más largo de esta tribulación comenzó como el resultado del pecado de Adán, el cual profanó la tierra, impidiendo que fuera llena de la gloria de Dios. Esto abrió una brecha entre el cielo y la tierra, aplazando su unidad hasta el tiempo del fin. La creación entera cayó en esclavitud a la corrupción (Romanos 8:19, 20, 21).

De acuerdo con la ley en Éxodo 21: 2, la Creación fue vendida como esclava durante seis años, o en este caso, 6.000 años. La Ley entonces proporciona una liberación durante el séptimo milenio. Ahora estamos en el final de la época de esclavitud, y por esta razón Dios está a punto de dar descanso a la tierra y liberar a las naciones de la tiranía de las naciones bestia.


Resurrección
Pablo dice que la Creación está esperando ansiosamente la Manifestación de los Hijos de Dios. Por otras Escrituras, sabemos que este evento es acompañado por la resurrección. Así también, Daniel habla de la resurrección al final de la tribulación. Daniel 12: 2, 3 dice:

2 Y muchos de los que duermen en el polvo de la tierra serán despertados, unos para  la vida eterna [olam], pero los otros para vergüenza [cherpah, "reproche, reprensión"] y eterno [olamdesprecio [deraown, "aversión, aborrecimiento"]. 3 Y los entendidos [sakal,"ver, comprender, ser sabio"] resplandecerán como el resplandor del firmamento, y los que enseñan la justicia a la multitud, como las estrellas por siempre y para siempre.

En primer lugar, los que están siendo resucitados están durmiendo en el polvo de la tierra. La metáfora vincula la muerte a la declaración en Génesis 2: 7, donde "el Señor Dios formó al hombre del polvo de la tierra". Cuando el hombre pecó, él murió (se convirtió en mortal) y, finalmente, regresó a su estado original, como Génesis 3:19 dice, "Porque tú eres polvo y al polvo volverás".

Pero el estado temporal de la muerte es visto por la metáfora del "sueño" que termina con un despertamiento, literalmente, "un despertar". Pero el ángel le dice a Daniel que algunos despertarán a la deshonra, mientras que otros regresarán al cuerpo glorificado.


Medidas ocultos o encubiertos del Tiempo
La condición de cada uno se dice que es olam, que la NASB traduce mal como "eterna". La palabra hebrea se refiere a un indefinido (oculto) período de tiempo, no a un infinito período de tiempo. La palabra olam viene de la palabra raíz alam, que significa "ocultar, esconder".

Olam, cuando se aplica a tiempo, se refiere a un período oculto, secreto, o de tiempo desconocido. Así nos encontramos con que la Escritura usa el término para describir los tres días que estuvo Jonás en el vientre del gran pez (Jonás 2: 6)"la tierra echó sus cerrojos a mi alrededor OLAM, pero sacaste mi vida del abismo, oh Jehová Dios mío". Si Jonás debía ser levantado de la fosa, entonces ¿cómo podría permanecer en el vientre de la ballena para siempre?

Del mismo modo, el Antiguo Pacto se decía que era "un pacto OLAM" (Levítico 24: 8). Pero ese pacto no duró para siempre, porque la gente no podía mantenerlo. Así Hebreos 8:13 dice que "se está convirtiendo en obsoleto y envejece, está próximo a desaparecer". En el tiempo de Moisés, no se sabía cuánto tiempo iba a durar ese pacto. El tiempo era desconocido y oculto para ellos.

De nuevo, cuando Finees, hijo de Eleazar, hijo de Aarón, fue destacado, se le prometió "un sacerdocio perpetuo" (Núm. 25:13, NASV). La KJV traduce "sacerdocio perpetuo". La palabra que se usa es olam, un período indefinido, indeterminado de tiempo. Unos 300 años más tarde, su sacerdocio llegó a su fin, debido a la corrupción de los hijos de Elí, que era un descendiente directo de Finees. Un hombre de Dios vino a Elí y le dijo en 1 Samuel 2:30,

30 Por tanto, el Señor Dios de Israel declara, "Yo en verdad digo que tu casa y la casa de tu padre [Finees] deben caminar delante de mí para siempre [olam]; pero ahora el Señor declara: "Nunca yo tal haga, porque yo honraré a los que me honran, y los que me desprecian serán menospreciados'."

Aquí encontramos que mientras Dios reconoció Su promesa a Finees, luego repudió a esa dinastía. Si olam realmente habría querido decir "eterno" o "perpetuo", entonces los hombres podrían apuntar a esto como un ejemplo de cómo Dios rompió Su promesa. La única manera de evitar llamar a Dios un incumplidor de promesas es entender la definición adecuada de olam.

En otras palabras, volviendo a Daniel 12: 2, el ángel no tenía la intención de especificar un período de tiempo mediante el uso de esta palabra, la atención se centró en la calidad de vida, no en la duración de la vida.

Juicio Legal
También hay que señalar que el juicio de los impíos es la deshonra y la aversión, no la tortura en fuego literal. Esto es consistente con la Ley de Dios, que no exige la tortura, sino la restitución con el fin de satisfacer el sentido divino de la justicia. Por supuesto, si un hombre pecó por torturar a otra persona, la Ley entonces decreta que si el pecador y su víctima no pueden ponerse de acuerdo sobre un pago de restitución, debe ser torturado en la misma medida (Éxodo 21: 23-25). Se trata de "ojo por ojo, diente por diente ... quemadura por quemadura". Pero ya que ningún hombre es capaz de torturar a los demás para siempre, es claro que el juicio divino nunca podría solicitar tormento de cualquier especie de nunca acabar.

La pena de muerte se pide en los casos en que la restitución no es posible, pero incluso esto no es más que una admisión de que los tribunales terrenales son incapaces de proporcionar la justicia. La pena de muerte es la forma bíblica de remitir los casos al Gran Trono Blanco, que es capaz de resolver estos casos.

Lo peor que un tribunal terrenal puede hacer es cremar los cuerpos de ellos a fin de impedir que los hombres los honren con un monumento. En otras palabras, estas personas estaban en desgracia y eran vistas con desprecio o repugnancia. Es por esto que el ángel utiliza estos términos para describir la forma de la resurrección a la que algunos se enfrentarán.

Los juicios de Dios en su Ley reflejan el carácter y la naturaleza de Dios, por lo que el juicio divino siempre deben estar en consonancia con Su carácter. Dios es amor, por lo que todo el juicio debe ser consistente con su amor por la Creación. Por esta razón, la justicia de Dios corrige y restaura. No descarta o pierde lo que Él ha creado.

Dios se reveló como fuego. Él es "fuego consumidor, un Dios celoso" (Deuteronomio 4:24). El fuego revela Su celo, no Su capacidad de destruir. Sus celos significan que Él se hará cargo de cualquier rival y es apasionado en esto. Él hará lo que sea para recuperar el amor de Su creación, hasta el punto de morir en la cruz. Sus celo es hijo de Su amor, no del odio. Incluso Su ira es nacida del amor, algo que también se observa en la buena crianza de los hijos.

La Ley fue dada por el fuego y se convirtió en símbolo del juicio divino. Por lo tanto, Deuteronomio 33: 2 KJV habla de "la ley de fuego". La justicia divina, entonces, se representa como fuego. Este es el mismo "río de fuego" que sale del Trono de Dios en Daniel 7:10. También es el "lago de fuego" en Apocalipsis 20:14. La Ley define el fuego sobre todo en términos de restitución, pero también como la pena de muerte. El propósito de la Ley es proporcionar justicia a todas las víctimas de la injusticia, y al mismo tiempo la rehabilitación del pecador. Este es el fuego de Dios.


Los cuerpos glorificados de los Justos
Por el contrario, "los entendidos resplandecerán" (Daniel 12: 3). Porque a los justos se les da un tipo diferente de fuego. El fuego de Dios es también Su gloria. Él creó al hombre a Su semejanza. Por lo tanto, otra palabra hebrea para el hombre es ish, que es esh ("fuego") con una yod en el medio (איש). La yod es una mano abierta, y significa las obras de los hombres. Así que la palabra ish representa a un hombre que hace todas sus obras dentro de la gloria de Dios. La palabra hebrea para la mujer es ishah, que significa "lo que viene del fuego". Los hombres y las mujeres fueron ambos creados para ser la expresión de Dios en la tierraEsto se puede lograr plenamente sólo con un cuerpo glorificado.

Así que el ángel le dice a Daniel que al final de la tribulación, o "Tiempo de Angustia", ocurrirá una resurrección de los muertos. Algunos se levantarán en gloria, como la expresión del carácter ardiente de Dios; mientras que otros se levantarán en la imagen vergonzosa del Adán caído. Esta es la última revelación dada a Daniel antes de la sesión de preguntas y respuestas.


El ángel no le dio a Daniel una revelación completa de la resurrección. Quedó para Juan distinguir entre la Primera Resurrección y la Resurrección General mil años más tarde, como vemos en Apocalipsis 20.

Category: Teachings

Dr. Stephen Jones
- See more at: http://www.gods-kingdom-ministries.net/daily-weblogs/2015/09-2015/daniel-12-resurrection-revelation/#sthash.F6nGrKOu.dpuf

No hay comentarios:

Publicar un comentario