TRADUCTOR-TRANSLATE

LAS BENDICIONES DEL REINO: PROSPERIDAD MATERIAL TRAS LA ESPIRITUAL, Stephen E. Jones

Las Siete Especies


Capítulo 18

Libro: "Deuteronomio, Segunda Ley"
Las Bendiciones del Reino



7 Porque el Señor tu Dios te introduce en la buena tierra, tierra de arroyos, de aguas, de fuentes y manantiales, que brotan en vegas y montes; 8 tierra de trigo y cebada, de viñas, higueras y granados, un tierra de aceite de oliva y miel; 9 una tierra donde comerás comida sin escasez, en el que no faltará nada; tierra cuyas piedras son hierro, y de cuyos montes sacarás cobre.

El tipo del Antiguo Pacto era la tierra física de Canaán, en contraste con el desierto del que habían venido. Considerando que el desierto fue un tiempo de prueba de Israel a través del hambre, la privación (8: 3) y la disciplina (8: 5), la tierra prometida iba a ser la recompensa de la fe, la humildad y la obediencia que habían aprendido a través de las dificultades y las privaciones.

Así es también con las promesas de Dios bajo el Nuevo Pacto en relación con la ciudad "mejor, esto es, celestial" ( Heb 11:16 ) que Abraham buscó. Esta es la verdadera base de la prosperidad en las Escrituras. Los del llamado "Teología de la Prosperidad" a menudo se esfuerzan por evitar la formación en el desierto que precede a la abundancia de la tierra prometida, porque su hombre de carne espera saltarse la disciplina e ir directamente a la herencia. Ellos parecen pensar que si tienen suficiente fe, Dios les permitirá saltarse el desierto, e ir directamente a la Tierra Prometida. Pero si Dios así lo permitiera, su inmadurez espiritual, sin duda sería un problema.

Aun así, en efecto, hay una promesa de prosperidad y abundancia. Los que son amados de Dios son los hijos que son disciplinados antes de recibir esa abundancia ( Heb. 12: 6 ). Estos son los que aprenden la paciencia y la obediencia y, por lo tanto, son capaces de disfrutar de las bendiciones sin olvidar a Dios y dilapidar Su herencia sólo para satisfacer la carne. Este es el tema de Moisés cuando él concluye su segundo discurso.

10 Cuando hayas comido y estés satisfecho, deberás bendecir al Señor tu Dios por la buena tierra que te habrá dado. 11 Guárdate que no te olvides del Señor tu Dios, para cumplir sus mandamientos, sus ordenanzas y sus estatutos que yo ordeno hoy, 12 no sea que, cuando hayas comido y estés satisfecho, y hayas construido buenas casas y vivas en ellas, 13 y tus vacas y tus ovejas se aumenten, y la plata y el oro se multipliquen, y todo lo que tú tienes se multiplique, 14 entonces tu corazón se vuelva orgulloso, y te olvides del Señor, tu Dios, que te sacó de la tierra de Egipto, de casa de servidumbre.

Las instrucciones de Moisés son una advertencia de que las bendiciones de Dios no vienen sin condiciones.


El ejemplo de Israel

Durante sus años en el desierto, la mayoría de los israelitas todavía no aprendieron las lecciones necesarias para llegar a la madurez espiritual. Por esta razón, Moisés sabía que iban a degenerar en la desobediencia y la violación del pacto. Moisés sabía que Dios iría entonces a juzgarlos y finalmente a llevarlos a la cautividad ( Deut. 31: 15-18 ). De hecho, Moisés escribió una canción relatando esta revelación ( Dt. 31:2230 ).

El libro de los Jueces nos dice que la próxima generación de israelitas adoptó la cultura de los cananeos en lugar de adherirse a la Cultura (y Leyes) del Reino. Entonces Dios los llevó al cautiverio.

La misma advertencia se aplica a nosotros bajo el Nuevo Pacto, salvo que tenemos la ventaja de saber que los vencedores -por definición, no adoptan las prácticas ilegales de los modernos "cananeos". Dios ha obrado en su corazón desde hace mucho tiempo, enseñándoles obediencia y cómo seguir la guía del Espíritu, para que la Ley pueda ser escrita en sus corazones por la experiencia de una relación de vida y práctica con Cristo.

Debido a que estamos en el final de la experiencia en el desierto de la iglesia del Nuevo Testamento, podemos decir con confianza que a pesar de que no todos los creyentes son vencedores, Dios ciertamente ha levantado vencedores, que en este momento van a cumplir con las promesas de Dios y también estarán atentos a las instrucciones de Moisés. Estas bendiciones, creo, incluirán las bendiciones espirituales con las materiales, por que de lo contrario, las bendiciones materiales sólo harían que los hombres se olvidaran de Dios.


Las dificultades nos preparan para las Bendiciones


15 que te hizo caminar por un desierto grande y espantoso, lleno de serpientes ardientes, y de escorpiones, y de sed, donde no había agua, y él te sacó agua de la roca del pedernal; 16 que te sustentó con maná en el desierto, comida que tus padres no habían conocido, afligiéndote y probándote, para a la postre hacerte bien. 17 No digas, pues, en tu corazón: Mi poder y la fuerza de mi mano me han traído esta riqueza,

Dios guió deliberadamente Israel a través de penurias y privaciones para prepararlos para la abundancia de la tierra prometida y "para a la postre hacerte bien". Que nadie diga que la pobreza es el resultado de una falta de fe. Ninguno tenga en poco las serpientes ardientes y los escorpiones que nos enseñan a estar atentos a Su dirección. Su camino no es evitar las dificultades, sino guiarnos a través de ellas. Mientras sigamos la columna de fuego de noche, y la columna de nube de día, seremos guiados de forma segura a través de todas las dificultades. Mientras recojamos Su maná seis días a la semana, en lugar de esperar a que sea servido el maná una vez a la semana en la iglesia, nos mantendremos incluso en los lugares secos.

Cuando nuestro tiempo de prueba esté completado, nunca vamos a pensar que "mi poder y la fuerza de mi mano me dieron esta riqueza". Tales pensamientos orgullosos son expulsados ​​por nuestros fracasos. Rara vez pasamos pruebas de Dios con una A+ y la mayoría de las pruebas terminan humillándonos. Sin embargo, hacemos progreso espiritual, así, nuestros fracasos sirven para enseñarnos a no depender de la carne o del razonamiento humano. Sólo la carne falla. La formación en el desierto de Dios está diseñada para romper nuestra confianza en la carne. Sólo entonces podremos realmente saber lo que es ser guiados por el Espíritu.


Confirmando el Pacto

Moisés dice en Deuteronomio 8:18,

18 Sino acuérdate de Jehová tu Dios, porque él es el que te da poder para hacer riquezas, a fin de confirmar el pacto que juró a tus padres, como en este día.

La confirmación se realiza por medio de un doble testigo. En este caso, las bendiciones espirituales proporcionan el primer testigo, mientras que las bendiciones físicas proporcionan el testimonio doble o segundo. La prosperidad que Dios da, después de nuestro entrenamiento bajo Pentecostés, confirma el pacto. Dicha prosperidad es parte del Derecho de Nacimiento, la "doble porción" dada al titular del Derecho de Nacimiento como su herencia.

Bajo el Nuevo Pacto, la herencia no es un pedazo de tierra, sino el cuerpo glorificado, la herencia que Adán perdió por el pecado. La Nueva Creación del hombre es a la vez celestial y terrenal, como en Jesús, que es a la vez hijo del hombre e hijo de Dios, y tiene autoridad en ambos reinos. Las confirmaciones terrenales establecen el pacto por el doble testigo.

Advertencia y Promesa final de Moisés

Moisés termina su segundo discurso con una advertencia final a los israelitas, una advertencia que es también aplicable a la Iglesia de hoy:

19 Y sucederá que si alguna vez olvidas al Señor tu Dios, y vas en pos de otros dioses y los sirves y los adoras, yo testifico contra vosotros hoy que de cierto pereceréis. 20 Como las naciones que el Señor destruye delante de vosotros, así pereceréis; porque no habrás escuchado la voz del Señor tu Dios.

Dios no hace acepción de personas. Se comprometió a juzgar a los hijos de Israel de la misma manera como Él juzgó a los cananeos. Las promesas de Dios están condicionadas a la obediencia. Sólo son incondicionales en el sentido de que Dios ha prometido trabajar por Su Espíritu en nuestros corazones a través de la disciplina y el entrenamiento, por lo que no vamos a olvidar al Señor nuestro Dios.

De esa manera, tenemos una gran ventaja sobre los israelitas que estaban tratando de heredar las promesas a través de la Antigua Alianza. Ese plan nunca podría realmente funcionar, porque las bendiciones del pacto de Dios fueron condicionadas a su obediencia. El problema es que "todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios" ( Rom 3:23 ). Pero bajo el Nuevo Pacto, Dios toma la responsabilidad de trabajar dentro de nuestros corazones para hacernos compatibles con la Ley ( Hebreos 8:10 ). Moisés sabía que esta era la única esperanza de Israel, porque en Deuteronomio 30: 5 y 6 Profetizó,

5 Y el Señor tu Dios te llevará a la tierra que heredaron tus padres, y será tuya; y te hará bien, y te multiplicará más que a tus padres. 6 Además, el Señor tu Dios circuncidará tu corazón y el corazón de tus descendientes, para amar al Señor tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma, con el fin de que puedas vivir.


Esta es la promesa de la Nueva Alianza que Él todavía haría con ellos, por la que las promesas de Dios se podrían establecer.

http://www.gods-kingdom-ministries.net/teachings/books/deuteronomy-the-second-law-speech-2/chapter-18-blessings-of-the-kingdom/


ARTÍCULO RELACIONADO:


“Porque Jehová tu Dios te introduce en la buena tierra, tierra de arroyos, de aguas, de fuentes y de manantiales, que brotan en vegas y montes; tierra de trigo y cebada, de vides, higueras y granados; tierra de olivos, e aceite y de miel; tierra en la cual no comerás el pan con escasez, ni te faltará nada en ella...” (Deut. 8:7-9). 


Durante largo tiempo, los productos agrícolas descritos por Moisés como típicos de la tierra de Canaán han sido símbolo de toda la abundancia que Dios le prometió al pueblo israelita en su Tierra Prometida. Los siete productos mencionados llegaron a conocerse dentro del judaísmo como las Siete Especies y se convirtieron en frecuentes motivos para la decoración artística, la arquitectura y otros fines desde los tiempos antiguos hasta nuestros días. 


A menudo el fruto de la tierra se resume en la Biblia simplemente como “tu grano, tu mosto, tu  aceite...” (Deut. 7:13, 11:14, 12:17), pero las Siete Especies representaban literalmente la dieta básica en toda sociedad agrícola. El pan de trigo y cebada era el sustento básico; el aceite proveía la sensación de saciedad, y también era utilizado para alumbrar las lámparas y aplicar como ungüento medicinal; el vino producía alegría. La granada producía un jugo refrescante. El higo y la miel de dátil eran utilizadas para endulzar la dieta, siendo un deleite especial en tierra cuyos condimentos principales eran lo salado, agrio y picante. (Se interpreta que la “miel” de las Siete Especies venía del dátil, según mencionado en el Talmud de Jerusalén [Bikkurim 1:3], porque coincide con la secuencia de maduración con relación a las otras seis especies). 


Las Siete Especies se adaptan muy bien a la topografía y el clima de Israel, y todavía hoy día abundan por todas partes. Los turistas que visitan la tierra pueden fácilmente identificar estas plantas bíblicas, las que añaden color y variedad al paisaje: la gran palma del dátil, las anchas y lobuladas hojas del higo, y también las pequeñas hojas verdes y flores rojas del granado. En terraplenes, por las laderas de los montes, se observan a los olivos de color verde-grisáceo, los cuales producen alimento, aceite y sombra para hombres y animales, además de madera para tallar recordatorios de la Tierra Santa. Todavía se cultivan los granos de trigo y cebada, y se observan viñedos tanto en hogares como en los campos. Hemos sembrado en el jardín de nuestra oficina de Puentes para la Paz en Jerusalén cada una de las siete especies proveyendo un oasis de descanso y belleza en acorde con Deuteronomio 8:7-9. 


Aunque las Siete Especies son bellas, útiles y nutritivas, existen en Israel otras plantas típicas, tales como el almendro y el algarrobo. También nos deleitan las rojas anémonas de primavera y los ciclaminos de invierno, que se asoman entre las piedras del campo. ¿Por qué Dios mencionó específicamente las Siete Especies para representar la abundancia de la tierra? 


La respuesta se encuentra, no en una selección arbitraria de plantas interesantes, sino en un patrón climatológico complejo, el que conocía muy bien la antigua comunidad agrícola. Esta relación entre el viento y el clima se puede hallar a través de todas las Sagradas Escrituras. 


EL HUERTO DE LA AMADA 


En el capítulo 4 del libro de Cantar de los Cantares, Salomón describe detalladamente la belleza de su amada: sus atributos personales, sus encantos físicos, y sus palabras dulces y consideradas. La compara con un huerto cerrado, sembrado de todo tipo de fruta deleitosa y fragante. Aún en la actualidad, Jerusalén posee muchos jardines que están encerrados por altos muros, y es siempre un deleite lograr el vistazo de un sombreado jardín lleno de flores a través de una puerta entreabierta. La esposa de Salomón no desanimaba los profusos cumplidos ni la afectuosa admiración de su amado. Al contrario, con modestia y ardiente amor le respondió: “Levántate, Aquilón [viento del norte], y ven, Austro [viento del sur]; soplad en mi huerto, despréndanse sus aromas. Venga mi amado a su huerto, y coma de su dulce fruta”(Cantares 4:16). 



Estos versos implican una clara comprensión acerca de la importancia de los vientos. Se requieren ambos tipos de vientos para producir fruto abundante en un huerto. El viento del norte trae lluvia y rocío, mientras que el viento del sur trae consigo el calor que madura el fruto. Podría poseer todos los otros elementos necesarios para un buen huerto, como una tierra fértil, plantas saludables, altos muros para evitar que entre algún predador, pero si no recibía los variados vientos, el huerto sería un fracaso. 


“LEVÁNTATE, AQUILÓN” 


Israel es una tierra “en la parte central [literalmente, el “ombligo”] de la tierra” (Ezequiel 38:12). Su sistema climatológico es influenciado por el clima en Europa, África y Asia. Estos complejos sistemas crean un ciclo anual que incluye la estación fría y lluviosa, desde noviembre hasta abril, y la estación seca y cálida, entre mayo y octubre. 


A medida que cambian las estaciones, cambian también los vientos. Los vientos se relacionan directamente con la lluvia, o la ausencia de ella. Proverbios 25:23 dice: “El viento del norte ahuyenta la lluvia...” (Otros significados del verbo “ahuyenta" en hebreo describen mejor el concepto por medio de las palabras “genera”, “crea” o “trae consigo”.) 


Los vientos del norte y noroeste, cargados de humedad, cruzan sobre el estrecho territorio de Israel y traen consigo valiosas lluvias. Suplen agua para los acuíferos montañosos, los pozos, los riachuelos y el Mar de Galilea, proveyendo así su sustento vital tanto a hombres como a animales y aves. Las primeras lluvias de promesa caen en el otoño, y los últimos aguaceros de bendición pueden llegar a finales de la primavera (la lluvia “temprana y tardía”, según Jer. 5:24). Estas lluvias forman parte integral del ciclo agrícola en Israel. Luego de un largo y seco verano, las lluvias otoñales ocasionan que las semillas de la hierba comiencen a germinar. La tierra entonces se cubre de un fresco manto verde, el cual crece lentamente durante los fríos meses del invierno. La lluvia tardía, que puede traer tormentas y fuertes vientos norteños, es propicia para un largo período de crecimiento, particularmente de la cebada y el trigo. Se requiere que estos aguaceros lleguen durante ciertos meses críticos, luego de que el grano se haya comenzado a formar. Si llueve cuando el grano está demasiado maduro, el peso de la lluvia hará que las espigas se doblen y se pierda la cosecha. 


Vemos ejemplo de ésto en 1 Samuel 12:17.Israel exigió que Dios le diera un rey, al igual que las demás naciones. Ésto desagradó a Dios, por lo que Samuel le dijo al pueblo lo siguiente: “¿No es ahora la siega del trigo? Yo clamaré a Jehová, y él dará truenos y lluvias, para que conozcáis y veáis que es grande vuestra maldad que habéis hecho ante los ojos de Jehová, pidiendo para vosotros rey.” Samuel y el pueblo sabían que la fuerte lluvia y el viento dañarían la cosecha de trigo y cebada, dado que ya estaban listos para la siega. El grano caería al suelo y se pudriría por exceso de humedad y calor. 


“VEN, AUSTRO” 


La primavera pasa rápidamente en Israel. En cuestión de pocos días, las lluvias de invierno se detienen, los cielos se aclaran, y comienza a soplar una cálida brisa desde el sur. Lucas 12:55 dice: “Y cuando sopla el viento del sur, decís: Hará calor; y lo hace.” 


En el Medio Oriente se puede ver soplar el viento de manera literal por medio de un polvo característico en el aire. El viento cálido del sur trae unas nubes de denso polvo, opacando los aires con un tinte amarillento y misterioso. A veces esas nubes amarillas pasan bastante elevadas, pero en otras ocasiones, bajan a tierra, y ocasionan una tormenta de polvo que dejan todo cubierto con una molesta capa de sucio. Fuertes vientos hacen que las partículas de tierra penetren estrechas rendijas, incluyendo los ojos y la boca de toda persona y animal. Tales tormentas son muy peligrosas para el que conduce en la carretera, y causan gran sufrimiento a las amas de casa. 


En hebreo, los vientos cálidos se llaman “sharav”, y en árabe, “jamsín”. Éstos queman rápidamente las plantas y la hierba verde, dejando todo el paisaje de color marrón durante los próximos meses de verano. Sin embargo, los vientos del sur son necesarios para que los árboles frutales y viñedos tengan una adecuada polinización. El olivo, como también el granado, el dátil y la uva, requieren un período extenso de calor para completar su proceso de polinización y así producir abundante fruto durante la cosecha de otoño. 


Los israelitas en tiempos bíblicos entendían muy bien el delicado balance que se requería entre la humedad creada por los vientos del norte, y el calor que traen los vientos del sur. Si llega el viento del sur demasiado temprano, no se forman adecuadamente los granos de cebada y trigo, provocando un fracaso en la cosecha. Por otro lado, unos vientos norteños muy tardíos podrían hacer que el polen de las flores se pierda, lo cual reduciría drásticamente la producción del fruto. 


SIETE OPORTUNIDADES PARA CONFIAR EN DIOS 


Los efectos climatológicos sobre el patrón de la siembra y la cosecha en Israel tienen un evidente impacto sobre las Siete Especies. Durante las cinco semanas entre Pésaj y Shavuot (Pentecostés), cada una de las Siete Especies atraviesan cambios críticos en su desarrollo. Se asoman los primeros higos, se comienzan a formar los granos de trigo y cebada, y son polinizadas las flores del dátil, granado, olivo y la uva. Todos estos cambios ocurren durante el momento más turbulento e impredecible del clima en Israel, lo cual podría ocasionar una cosecha desastrosa o una abundante.


En Egipto, los israelitas no tenían que depender de la lluvia, ya que el Río Nilo producía suficiente agua para irrigar las cosechas. Pero en su nueva tierra de Canaán, los vientos eran cruciales para la producción agrícola, porque éstos traían la lluvia. “La tierra a la cual entras para tomarla no es como la tierra de Egipto de donde habéis salido, donde sembrabas tu semilla, y regabas con tu pie, como huerto de hortaliza. La tierra a la cual pasáis para tomarla es tierra de montes y de vegas, que bebe las aguas de la lluvia del cielo...yo daré la lluvia de vuestra tierra a su tiempo, la temprana y la tardía; y recogerás tu grano, tu vino y tu aceite. Daré también hierba en tu campo para tus ganados; y comerás, y te saciarás” (Deut. 11:10-11, 14-15). La referencia a “regar el huerto con los pies” tiene que ver con el método antiguo de irrigar los sembrados a orillas del Río Nilo, lo cual se acostumbra hacer aún al día de hoy. 


Cuando los israelitas escucharon a Moisés, comprendieron que los métodos agrícolas serían diferentes en la Tierra Prometida.¿Estarían anhelando en su corazón regresar a la vida anterior, donde no tendrían que preocuparse por si cayera suficiente lluvia para cosechar su alimento?¿Estarían deseando poder cultivar frutas y vegetales que no dependieran de la lluvia? Después de todo, Dios dijo que era una tierra de leche y miel (Éx.15:5; Ezeq. 20:6). Pero esa abundancia no les llegaría de manera tan fácil. 


Cuando Dios le enseñó la tierra por primera vez al pueblo de Israel, le dijo algo que modernamente hemos interpretado de manera equivocada por no entender sus patrones climatológicos. Interpretamos el pasaje de Deuteronomio 11 de la siguiente manera: “Yo les doy esta maravillosa tierra llena de una variedad de frutas para todas sus necesidades. Entren y disfrútenlas.” 


Sin embargo, lo que Dios realmente dijo fue: “Yo les doy una tierra que producirá granos, árboles y plantas, pero éstas requieren de lluvia a su tiempo y en la cantidad precisa. Es una tierra irrigada, no por canales de irrigación como las que conocían en Egipto, sino por las lluvias del cielo que Yo les enviaré. Su sobre vivencia en esta tierra depende totalmente de Mí.” 


Es probable que esas palabras hayan infundido temor en los corazones de los israelitas. El Dios del universo retaba a Su pueblo para que entrara a un mayor grado de dependencia como nunca antes había experimentado. Las Siete Especies no eran una simple lista de comestibles que Dios les prometía dar, sino que representaban un reto para que dependieran totalmente de Él. Año tras año, les ofrecería siete oportunidades para confiar en Él a través de la cosecha de las Siete Especies. ¿Obedecerían a Dios, confiando en Él para que les envíe los vientos del norte y del sur en su tiempo apropiado?¿O se apartarían tras el dios cananeo de la tormenta, Ba'al, y la diosa de la fertilidad, Astarte? Tristemente, algunas veces los israelitas dejaron de confiar en Dios. Pero siempre hubo un remanente que permaneció fiel a Dios, quienes aceptaron el reto de las Siete Especies. Obedecieron a Dios, y confiaron que Dios les iba a proveer.

LO MEJOR DEL HOMBRE NO ES LO MEJOR DE DIOS

Es interesante notar que cuando Jacob, 400 años antes, seleccionó “lo mejor de la tierra” para enviar un regalo al faraón de Egipto (Gén. 43:11), sólo uno de los regalos era de las Siete Especies. Esas especies dependen de la lluvia, y la tierra de Canaán atravesaba en esos momentos por una severa sequía. Todas las cosechas habían fracasado. Sin embargo, los regalos que envió Jacob al faraón incluían almendras y nueces, las cuales florecen temprano en la primavera y requieren poca lluvia, además de resinas de árboles y arbustos. Esos regalos eran evidencia de una tierra privada de toda cosecha doméstica, y obligada a producir sólo lo que pudiera sobrevivir la sequía.

Lo único que envió Jacob que pertenecía a las Siete Especies fue la miel. Algunos eruditos bíblicos opinan que esa miel era realmente miel de abejas, la cual podría ser elaborada utilizando polen de flores silvestres que aún florecen en medio de sequías extremas, o quizás de dátiles que habían conservado, a duras penas, de las cosechas anteriores. 


Jacob ciertamente envió lo mejor que tenía. Pero Dios tenía otro concepto de “lo mejor”. Su definición de “lo mejor” es algo que se obtiene, no por la seguridad y confianza en uno mismo, sino por la obediencia y confianza en Él. 


PRODUCIENDO FRUTO EN TIEMPOS DIFÍCILES

A menudo pensamos que si las circunstancias fueran más fáciles, podríamos ser más fructíferos para el Señor. Decimos: “Si tuviera más tiempo, o más dinero, o si las tormentas bajaran, o si este desierto terminara, sería más productivo para Dios.” Pero producir fruto para Dios no se logra cuando la vida es fácil, cuando le podemos servir con nuestra propia fuerza y nuestros propios recursos. Así como las Siete Especies el fruto más dulce se produce durante los tiempos más tormentosos de la vida.



Los distintos vientos son necesarios para producir diferentes frutos. Necesitamos vientos cálidos, y largos días de aparente sequía, mientras nos preparamos para una buena cosecha. También necesitamos las heladas tormentas de invierno que traen consigo fuertes lluvias, para que nuestras raíces crezcan de manera profunda, y nuestras vidas sean enriquecidas y llenas del fruto del Espíritu Santo. Gálatas 5:22 dice: “Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza...”



Pablo oró para que los colosenses pudieran andar “como es digno del Señor, agradándole en todo, llevando fruto en toda buena obra, y creciendo en el conocimiento de Dios” (Col.1:10). Santiago dijo: “...Mirad cómo el labrador espera el precioso fruto de la tierra, aguardando con paciencia hasta que reciba la lluvia temprana y la tardía. Tened también vosotros paciencia, y afirmad vuestros corazones; porque la venida del Señor se acerca” (Sant.5:7-8).



No existimos simplemente para resolver los problemas del diario vivir, aplazando nuestro servicio al Señor sólo para cuando tengamos el tiempo, la energía o las finanzas. Cada reto, problema o prueba nos ofrece una oportunidad para confiar en Dios dentro de ese preciso momento. Así como los israelitas dependían de Dios para que pudieran cosechar las Siete Especies debemos poner nuestra confianza en Él para que podamos producir fruto.



El Dios de Abraham, Isaac y Jacob siempre fue fiel para suplir las necesidades de los israelitas cuando los introdujo a la Tierra Prometida. Las Siete Especies proveyeron anualmente siete oportunidades para que pusieran su confianza en Dios, y Él no les falló. [Nuevamente hoy día, Dios provee a Su pueblo judío en la tierra de sus antepasados. Los ha traído de regreso, está restaurando Su Pueblo en la tierra, y restaura la tierra en servicio a Su pueblo]. (Nota del administrador: Este párrafo lo hemos entrecorchetado para comentar que en este blog, no creemos que el estado actual de Israel es el cumplimiento de las promesas de Dios, sino el rebrotamiento de la "Higuera Maldita" que nunca dará fruto y el cumplimiento de profecías de Edom, que fue absorvido por la judería en el siglo primero antes de Cristo. Para más información acudan a las etiquetas del blog referidas a Stephen E. Jones, Edom, etc.)



Durante estos tiempos tormentosos, a medida que confiemos en Él, también veremos Su fidelidad hacia nosotros. Dios es Señor de los vientos del norte y del sur, de las tormentas y de los días  soleados. Permitamos que Dios envíe el soplo de Sus vientos en nuestras vidas, para que podamos producir todo el fruto del Espíritu para Él.




(Traducido por Teri S. Riddering, Coordinadora Puentes para la Paz - Centro de Recursos Hispanos)


No hay comentarios:

Publicar un comentario