TRADUCTOR-TRANSLATE

LA MUJER SORPRENDIDA EN ADULTERIO Y LO QUE ESCRIBÍA EN EL SUELO JESÚS, Dr. Stephen E. Jones

Nota administrador:
Para nosotros la mejor interpretación, que honra la Ley y no es solo especulación, sobre lo escrito por el Señor Jesús en el suelo, cuando le trajeron a una mujer supuestamente sorprendida en adulterio.


La mujer sorprendida en adulterio

En el octavo capítulo de Juan, vemos un ejemplo muy concreto de cómo Jesús manejó un caso de una mujer acusada de adulterio. Números 5 se aplica a esta situación, porque a los ojos de la Ley de Dios, ella era sólo una sospechosa de adulterio hasta que se demostrara su culpabilidad. Los escribas y los fariseos le trajeron a la mujer a Jesús, que afirmaban haberla capturado en el acto mismo de adulterio. Ellos fueron los testigos, y ellos querían que Jesús fuera el juez. También informaron a Jesús de la ley de Deuteronomio 22:22, que ordenaba que los capturados en el adulterio debían ser lapidados. Este versículo dice:

22 Si un hombre se encuentra acostado con una mujer casada, a continuación, ambos morirán, el hombre que se acostó con la mujer, y la mujer; así quitarás el mal de Israel.

Se supone aquí que la mujer sorprendida en adulterio era casada. Puesto que Jesús no negó este punto, también vamos a estar de acuerdo. Debemos preguntarnos, sin embargo, ¿por qué el hombre no fue llevado ante Jesús también? Esta ley especifica que ambos debían morir.

Jesús no se negó a escuchar el caso, pero hizo algo extraño en ese momento. Juan 8: 6 dice,

6 .. . Pero Jesús se inclinó y con el dedo escribía en la tierra.

Pocas personas entienden por qué Jesús hizo esto. He oído muchas teorías diferentes. Algunos dicen que él simplemente estaba haciendo caso omiso de ellos. Quizás la teoría más popular es que Jesús comenzó a escribir los nombres de todos aquellos que habían cometido adulterio con esta mujer. Pero una vez que entendemos el principio de la Ley presente aquí, queda claro lo que estaba escribiendo Jesús. La respuesta se encuentra en Números 5:23,

23 El sacerdote entonces escribirá estas maldiciones en un libro, y las borrará con las aguas amargas.

En la ley de los celos, el sacerdote (quien actuaba como juez) debía escribir las maldiciones (o sentencias) de la Ley sobre un pergamino. Jesús no tenía un rollo con él en el momento, por lo que comenzó a escribir las sentencias de la Ley sobre la tierra. Los acusadores de la mujer no se dieron cuenta en un primer momento de lo que estaba haciendo, porque normalmente, éstas se hubieran escrito en un pergamino. En segundo lugar, estaban apelando a la ley de Deuteronomio 22:22, ya que suponían que la mujer era culpable incluso antes del juicio. Jesús, sin embargo, juzgaba por una ley diferente que se encuentra en Números 5 -porque Él estaba apelando el caso a la Corte Suprema de Dios.

Jesús reconoció que los testigos en su contra eran apenas creíbles, no por otra razón, si no por no llevar al hombre al juicio también. Jesús sabía que sería imposible que la mujer recibiera un juicio justo, y que los escribas y fariseos tenían segundas intenciones en esto. Estaban usando a esta mujer para atrapar a Jesús mismo, y estaban dispuestos a sacrificar su propia vida para lograr este fin.

Además de esto, era ilegal en ese momento que cualquiera puediera ser condenado a muerte sin el consentimiento de las autoridades romanas. Por lo tanto, Jesús no pudo haber sentenciado a muerte, incluso si ese hubiera sido el juicio correcto. Así que hizo un llamamiento al único principio de la Ley aplicable en el momento. Él apeló su caso a la Corte Suprema y su juicio de acuerdo a Números 5, en lugar de con acuerdo a Deuteronomio 22:22.

Al principio, los escribas no entendían lo que estaba haciendo, y lo presionaron para un juicio. Él los hizo callar en Juan 8: 78,

7 Pero como insistían en preguntarle, se enderezó y les dijo: "El que esté sin pecado, sea el primero en arrojar la piedra contra ella".  8 Y volviéndose á inclinar hacia abajo, escribía en el suelo.

En otras palabras, Él les dijo que Él estaba apelando al único que era lo suficientemente perfecto para juzgar este caso. Si alguien en la multitud sentía que él era tan perfecto como Dios, entonces que tirara la primera piedra. Después de todo, la Ley dice que se suponía que los testigos debían ser los primeros en apedrear al culpable de un crimen capital ( Deut. 17: 7 ). Por supuesto, todos sabían que si lo hacían, no sería porque Jesús lo hubiera autorizado. Tampoco podían ejecutar a nadie sin estar en peligro de sanción de las autoridades romanas.

Eso llamó su atención, y pronto entendieron la ley por la cual Él estaba juzgando a la mujer, o más bien, la ley por la cual Él estaba apelando a la Corte Suprema. Cuando Jesús había escrito lo suficiente para que lo leyeran, reconocieron lo que estaba haciendo, y ellos sabían que Él no podía emitir un juicio sobre ella una vez que Él había apelado el caso ante Dios. Ya que todo su propósito era entramparlo, sabían que habían fallado. Uno por uno, ellos se fueron. Tal vez ellos sabían que cuando un hombre hace un llamamiento a la Corte Suprema, Dios siempre juzga a los acusadores antes de juzgar al acusado. Toma toda la situación y juzga todos los lados de manera imparcial y completamente. Los escribas y fariseos sabían que habían estado utilizando a esta mujer injustamente en su intento de atrapar a Jesús. Por lo tanto, la mujer también tenía un caso legal en contra de ellos. Tal vez ellos sabían que les era mejor levantar todos los cargos de forma rápida, o bien Dios les juzgaría a ellos primero.

Sea cual fuera su entendimiento, no pasó mucho tiempo antes de que todos los que habían llevado a la mujer ante Jesús habían salido de la sala del tribunal. Jesús y sus discípulos se quedaron a solas con la mujer. Él preguntó que dónde estaban sus acusadores. No había ninguno. Esto puso fin a la causa judicial, porque no hubo testigos en su contra. Habría sido ilegal continuar el caso, como se lee en Deuteronomio 19:15,

15 Un solo testigo no se levantará en contra de un hombre a causa de cualquier iniquidad o cualquier pecado que ha cometido; en el testimonio de dos o tres testigos se confirmará una cuestión.

Si no hay testigos, no hay ningún caso. Ni Jesús ni sus discípulos habían sido testigos de su adulterio, incluso si creían que ella sea culpable. Los testigos se habían ido, y no se les dijo dónde estaba su marido. Si su marido no presenció su pecado, pero sentía que podía ser culpable, él era libre de ir a la Corte Suprema y hacerla beber del agua de amargura como se prescribe en la ley de los celos. Pero sólo él tenía el derecho legal de hacerlo, porque era la potencial víctima de adulterio.


¡Qué obra maestra de la sabiduría y la experiencia en el manejo de la Ley! Los escribas y fariseos no eran rivales para Él, sobre todo porque la propia Ley hace todas las disposiciones para asegurar que se haga justicia, -si los hombres lo harían, tendrían cuidado de conocer la Ley. Y así, una vez más, Jesús les derrotó en su propio juego.

Tomado del folleto: "Leyes Bíblicas sobre el Juicio Justo", que publicaremos íntegro en breve.

http://www.gods-kingdom-ministries.net/

No hay comentarios:

Publicar un comentario