TRADUCTOR-TRANSLATE

¡CONSIDERAD LOS LIRIOS DEL CAMPO!



Por Claudia Juárez Garbalena.
Con anotaciones del maestro K.C. Pillai.

El Dios de amor y Padre de nuestro Señor Jesucristo siempre quiere suficiencia y bendición para aquellos que le buscan (3 Juan: 2). Su voluntad es siempre buena, agradable y perfecta. Toda buena dadiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las Luces, en el cual no hay mudanza, ni sombra de variación.

La Biblia dice que “bendito es aquel que confía en el Señor”, y que “maldito es aquel que confía en el hombre y se apoya en la carne” (en su propia carne o en la de alguien mas). Nuestro Señor Jesucristo nos dejó una de las mas preciosas enseñanzas acerca de la bendición de poner a Dios primero en nuestras vidas, y de no buscar con afán las cosas del mundo.

Nada trajimos a este mundo, y sin duda, nada nos podremos sacar. Entonces, ¿Por qué vivir como si nos fuéramos a llevar todo lo que almacenamos en esta tierra? La Palabra de Dios nos alienta a “hacer tesoros en el cielo”. Y nos dice que “donde esté nuestro tesoro (nuestros pensamientos), ahí estará también nuestro corazón”. Nos alienta a que sobre toda cosa guardada, guardemos el corazón, porque de él mana la vida. Nos dice en Proverbios 3 que bienaventurado es el que halla la sabiduría y que obtiene la inteligencia de Dios, porque su ganancia es mejor que la ganancia de la plata, sus frutos más que el oro fino, que es más preciosa es que las piedras preciosas, y que todo lo que podemos desear, no se puede comparar a esa sabiduría de lo alto. La sabiduría es saber cómo y cuándo aplicar el conocimiento de Dios a cada paso de la vida, y la sabiduría solo la da Dios a quien la busca. Aplicar la sabiduría nos permite que la Palabra de Dios sea viva en nosotros y que se refleje en nuestras vidas como un quieto estanque refleja el más bello paisaje.

“Muchas son las aflicciones del justo”, dice Salmos 34:19, “pero de todas ellas nos librará Jehová”. Esta es promesa de Dios.

Leamos estas preciosas palabras de nuestro Señor y Salvador Jesucristo y disfrutemos las anotaciones en cursivas del Obispo K.C. Pillai de este pasaje:

Mateo 6:22 La lámpara del cuerpo es el ojo; así que, si tu ojo es bueno, todo tu cuerpo estará lleno de luz;

“El ojo” en singular significa estar centrado en Cristo. Absorto en él. El hombre no puede poner un ojo en Cristo, y otro en las riquezas. Un creyente no camina por vista, sino por el espíritu.
“Si tu ojo es bueno”,  se refiere a la sencillez y lealtad de corazón, lo que significa estar centrado en una sola persona, Cristo Jesús.

6:23 pero si tu ojo es maligno, todo tu cuerpo estará en tinieblas. Así que, si la luz que en ti hay es tinieblas, ¿cuántas no serán las mismas tinieblas?

6:24 Ninguno puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o estimará al uno y menospreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas.

6:25 Por tanto os digo: No os afanéis por vuestra vida, qué habéis de comer o qué habéis de beber; ni por vuestro cuerpo, qué habéis de vestir. ¿No es la vida más que el alimento, y el cuerpo más que el vestido?

No deberíamos estar cargados y ser estorbados con las cosas de este mundo. Nuestra suficiencia es de Dios. No debemos preocuparnos y estar ansiosos por el mañana. “No os afanéis” es no tener pensamientos ansiosos. Esto no significa que no pensamos o planeamos, sino que no tenemos ansiedad en ello.

6:26 Mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros; y vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No valéis vosotros mucho más que ellas?

6:27 ¿Y quién de vosotros podrá, por mucho que se afane, añadir a su estatura un codo?

6:28 Y por el vestido, ¿por qué os afanáis? Considerad los lirios del campo, cómo crecen: no trabajan ni hilan;

6:29 pero os digo, que ni aun Salomón con toda su gloria se vistió así como uno de ellos.

“Considerad los lirios del campo”. Jesús dijo esto, pero no era un dicho nuevo a la gente del Este. Los lirios del campo se pueden ver creciendo en forma silvestre por todas partes. Crecen absorbiendo el sol, el aire y la humedad. Estas tres cosas son la herencia de los lirios. Los lirios no tienen que trabajar para ellos mismos. Nosotros como hijos de Dios, también tenemos una herencia que suple todas nuestras necesidades físicas y espirituales (versículo 33).

Los orientales piensan que el 98% de la naturaleza del hombre es espiritual, y el 2% corresponde al plano físico (comida, ropa, un techo sobre su cabeza). Nuestra prioridad debería ser alimentar nuestro lado espiritual por la mañana con oración, devoción, meditación y concentración.

6:30 Y si la hierba del campo que hoy es, y mañana se echa en el horno, Dios la viste así, ¿no hará mucho más a vosotros, hombres de poca fe?

6:31 No os afanéis, pues, diciendo: ¿Qué comeremos, o qué beberemos, o qué vestiremos?

6:32 Porque los gentiles buscan todas estas cosas; pero vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas.

6:33 MAS BUSCAD PRIMERAMENTE EL REINO DE DIOS Y SU JUSTICIA, Y TODAS ESTAS COSAS OS SERÁN AÑADIDAS.

Cuando un ministro servía a Dios, era tratado como un rey. Cuando él servía al hombre, tenía que soportar el trato de un tonto.

“Buscad primeramente”. En el Oriente los hombres se levantan a las 5:00am, se bañan, leen la Biblia y oran. Ningún hindú comería sin hacer estas cosas primero. Debemos buscar a Dios primero en todo lo que hacemos: mientras comemos, en las finanzas, el trabajo, en todas las cosas.

Las mujeres de Oriente van a dormir a las 6:00 pm para que puedan levantarse a las 4:00 am. Estas mujeres no están cegadas por el materialismo. El dios de este mundo nos ha cegado con las cosas que ciertamente perecerán. Si un hijo de Dios quiere florecer espiritualmente, le es necesario dar prioridad a las cosas del espíritu más que en las cosas materiales.

Ahora, referente al versículo 24“Ninguno puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o estimará al uno y menospreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas”, haré referencia a esta escritura:

Isaías 1:8 Y queda la hija de Sion como enramada en viña, y como cabaña en melonar [“pepinar”, dice la versión en inglés y algunas en español], como ciudad asolada.

 “Enramada” se refiere a una construcción sencilla e improvisada hecha de juncos y cañas de bambú con sus lados descubiertos. “Cabaña” también era una pequeña casa improvisada en el campo. La única diferencia entre una enramada y una cabaña es la altura. Una enramada puede medir 2mts. x 2mts. cuadrados, y casi 4 metros de altura, y una cabaña alrededor de 2mts de altura. Una enramada debe ser alta porque la gente permanece de pie en la parte superior de la misma, y cuando llueve se sientan debajo de ella. El techo es provisional y es fácilmente quitado. Ambas están hechas de juncos, heno, u hojas de coco. Pueden ser construidas con cualquiera de los cuatro materiales en 20 o 30 minutos, tienen un valor muy bajo. Un hombre que vigila pepinos, no tiene que estar tan alto porque los pepinos crecen en el suelo. Estas construcciones se levantan en medio de la siembra antes de la temporada de cosecha para vigilar día y noche cuando los frutos están ya casi maduros, y así protegerlos de los animales, desde ahí les arrojan piedras con hondas. Cuando la cosecha ha terminado las abandonan. “La hija de Sion es abandonada….”

“La hija de Sión” es Israel. Espiritualmente nosotros somos de la simiente de Abraham porque hemos creído en Jesucristo. Todas las bendiciones de Dios son nuestra como hijos de Dios. Tenemos la bendición de Abraham. La diferencia es que la bendición de Israel dependía de su observancia de los mandamientos y sacrificios. Nuestra bendición depende de nuestra fe en Jesucristo, en que él hizo el perfecto sacrificio por nosotros de una vez y para siempre, y en que nos ha dado una Vida Nueva.
Después de que la temporada de la uva y los pepinos se acaba, ya no hay ninguna necesidad de dicha construcción. Dado que es inútil, es abandonada. Cuando viene el viento del este, la lluvia y el invierno, la cabaña cae y sus partes son llevadas por el viento.

Esta es una imagen de la miseria y destrucción misma. El pueblo de Dios muchas veces es la misma imagen de miseria y crisis cuando se alejan de Dios y de su cuidado y protección. Los hijos de Israel en el desierto no murieron de enfermedad, murieron de quejas e incredulidad. En Cristo tenemos nuestras necesidades suplidas. Dios quiere satisfacer nuestra necesidad conforme a Sus riquezas en gloria.

Aplicación espiritual: el hombre que abandona a Dios se convierte en la miseria misma. Se desespera por cada pequeña cosa.

Cada vez que un creyente se aleja de Dios y se apoya en su propio entendimiento, él también llega a estar desolado, sin esperanza, pobre, afligido, etc. Dios no envía la destrucción, sino que el hombre la trae sobre sí mismo cuando él se aleja de la fuente de agua viva.

El creyente mismo es quien toma la elección de permanecer en el territorio del diablo, mientras que el creyente tiene más poder que el diablo. Siempre y cuando el creyente permanezca en la Palabra de Dios, nunca será como enramada en viña, y como cabaña en melonar [abandonado o dejado desierto]. Cada vez que un pensamiento entre en la mente que no sea consistente con la Palabra de Dios, el creyente debe aplastarlo y negarse a que permanezca en su mente. Cuando un creyente está constantemente consciente de su posición con Dios EN Cristo, nada puede derrotarlo.”

Isaías 26: 3 tiene una maravillosa promesa:

Tú [El Dios Todopoderoso Creador de los cielos y la tierra] guardarás en completa paz a aquel cuyo pensamiento en ti persevera; porque en ti ha confiado.

Miren la versión de la Nueva Traducción Viviente (NTV):

¡Tú guardarás en perfecta paz a todos los que confían en ti; a todos los que concentran en ti sus pensamientos!

Es decisión del hijo de Dios qué guarda en el tesoro de su corazón y que permite que permee y florezca de él. Si nuestro corazón y pensamientos están centrados en Dios, Él promete guardarnos en completa paz. Dios promete ser nuestra suficiencia en TODO conforme a Sus riquezas en gloria en Cristo Jesús. ¡TODA NECESIDAD (NO AVARICIA) física, mental, espiritual, será suplida con generosidad por el Dios vivo! Él y Su sabiduría son hallados de los que temprano le buscan. Recuerden que todas las veredas de la sabiduría nos llevan a la paz. Por supuesto que Dios quiere bendecir con abundancia nuestras vidas, y él quiere mostrarnos dónde habitan las verdaderas riquezas que nada tienen que ver con las riquezas que este mundo ofrece (Lucas 12:15). Las riquezas de un hijo de Dios habitan en Cristo, su Nueva Vida. En Cristo estamos completamente completos, tenemos la mente de Cristo para pensar sus pensamientos. Mientras permitimos que Cristo viva su vida a través de nosotros (Gálatas 2:20,21) manifestaremos la vida abundante prometida en Juan 10:10. Así manifestaremos cada día más que “somos como él es”.

La siguiente es una traducción de la versión en inglés “The Message” ( “El Mensaje”) del bello pasaje de Mateo 6:

Mateo 6:19-21 No acumules tesoros aquí abajo donde son comidos por las polillas y corroídos por el óxido ¡o peor! Robados por los ladrones. Acumula tesoros en el cielo, donde están a salvo de la polilla y el moho y los ladrones. ¿No es obvio? El lugar donde están tus tesoros, es el lugar donde más deseas estar, y donde terminas estando.

22-23 Tus ojos son ventanas en tu cuerpo. Si abres bien tus ojos con expectación y confianza, tu cuerpo se llenará de luz. Si vives bizco en medio de la codicia y la desconfianza, tu cuerpo será un sótano húmedo. Si cierras las persianas de tus ventanas, ¡que vida tan oscura tendrás!

24 No puedes adorar a dos dioses a la vez. Si amas a un dios, vas a terminar odiando al  otro. Adorar a uno, alimenta el desprecio por el otro. No se puede adorar a Dios y a las riquezas.

25-26 Si te decides por Dios, a vivir una vida de adoración, esto resultará en que no harás tanto alboroto por lo que está en la mesa durante las comidas o por si la ropa en tu armario está de moda. Hay mucho más para tu vida que la comida que pones en tu estómago, hay mucho más para vestir en tu apariencia exterior que la ropa que cuelgas en tu cuerpo. Mira las aves, libres y sin trabas, que no están atadas a la delimitación de un trabajo, andan despreocupadas ante el cuidado de Dios. Y tú cuentas mucho más para Él que las aves.

27-29 ¿Si alguien se queja frente al espejo conseguirá ser una pulgada más alto? Todo ese tiempo y dinero desperdiciados en la moda, ¿Crees que hace mucha diferencia? En lugar de ver la moda, sal al campo y ve las flores silvestres. Ellas nunca se acicalan o van de compras, pero ¿has visto alguna vez colores tan hermosos y diseños como los suyos? Los diez hombres y mujeres mejor vestidos en la tierra lucen andrajosos junto a ellas.

30-33 Si Dios le da tanta atención a la apariencia de las flores silvestres, muchas de las cuales ni siquiera se ven, ¿no crees que va a ocuparse de ti, a preocuparse, a tener deleite y satisfacción en ti, y a hacer Su mejor para ti? Lo que estoy tratando de hacer aquí es conseguir que te relajes, para que no estés tan preocupado por conseguir tus necesidades, y así puedas responder a lo que Dios te está brindando. Las personas que no conocen a Dios y su forma de trabajar, hacen un alboroto por estas cosas, pero tú conoces a Dios y cómo Él trabaja. Sumerge, empapa tu vida en la realidad de Dios, en la iniciativa de Dios, en la provisión de Dios. No te preocupes por lo que te hace falta, y así encontrarás que todos tus asuntos humanos cotidianos son resueltos.

34 Dale toda tu atención a lo que Dios está haciendo ahora mismo, y no te pongas nervioso acerca de lo que puede o no ocurrir mañana. Dios te ayudará a lidiar con cualquiera de las cosas difíciles que surjan cuando llegue el momento.

En el libro de Proverbios, Cristo representa “la sabiduría de Dios”, “la ley” “Las razones de Dios, “el consejo de Dios”. Guarda, mira atentamente, cree lo que eres en Cristo, y encontrarás tu vida “escondida” en Dios (Colosenses 3:1-3).

Proverbios 3:21-26 Hijo mío, no se aparten estas cosas de tus ojos; Guarda la ley y el consejo, Y serán vida a tu alma, Y gracia a tu cuello. Entonces andarás por tu camino confiadamente, Y tu pie no tropezará. Cuando te acuestes, no tendrás temor, Sino que te acostarás, y tu sueño será grato. No tendrás temor de pavor repentino, Ni de la ruina de los impíos cuando viniere, Porque Jehová será tu confianza, Y él preservará tu pie de quedar preso.

Proverbios 4:18-23 Mas la senda de los justos es como la luz de la aurora, Que va en aumento hasta que el día es perfecto. El camino de los impíos es como la oscuridad; No saben en qué tropiezan. Hijo mío, ESTÁ ATENTO A MIS PALABRAS; INCLINA TU OÍDO A MIS RAZONES. NO SE APARTEN DE TUS OJOS; GUÁRDALAS EN MEDIO DE TU CORAZÓN; PORQUE SON VIDA A LOS QUE LAS HALLAN, Y MEDICINA A TODO SU CUERPO. SOBRE TODA COSA GUARDADA, GUARDA TU CORAZÓN; PORQUE DE ÉL MANA LA VIDA.

¡Dios te bendiga muy amado de Dios!

No hay comentarios:

Publicar un comentario