TRADUCTOR-TRANSLATE

LAS 70 SEMANAS DE DANIEL TERMINARON EN EL AÑO 33, NO HAY NINGUNA MEDIA SEMANA QUE ESPERAR (Secretos del Tiempo, Dr. Stephen E. Jones)


Las 70 semanas de Daniel terminaron en el año 33 dC

Me crié como buen dispensacionalista, como muchos otros lo fueron. He leído muchas teorías que tratan de explicar el calendario de las 70 semanas de Daniel. Cuando finalmente leí el libro de Adam Rutherford, Cronología de la Biblia, como parte de mi estudio de los tiempos, empecé a ver cómo mis creencias no se basaban en datos históricos viables. Empecé a ver que las fechas clave habían sido manipuladas para hacerlas girar de acuerdo a una comprensión sesgada. Comencé a darme cuenta de que teníamos que ajustar nuestro entendimiento para acomodarlo a los hechos, no ajustar los hechos para acomodar nuestro entendimiento de la Biblia. En otras palabras, las profecías deben entenderse a la luz de la forma en que realmente se cumplieron en la historia. La historia cumplió la profecía.
El hecho cierto de la historia es que las 70 semanas de Daniel (490 años) comenzaron en el 458 aC, con el decreto de Artajerjes I, y terminaron 490 años más tarde en el año 33 dC, con la crucifixión de Jesús. En otras palabras, la crucifixión tuvo lugar al final de las 70 semanas, no en el medio de la última "semana", como se me había enseñado. Así que echemos un vistazo más de cerca a Daniel 9:24-27 ahora a la luz de la historia ya presentada.
24 Setenta semanas [es decir, 70 ciclos de años de descanso, o 490 años] están determinadas sobre tu pueblo y sobre tu santa ciudad, para terminar la prevaricación, y poner fin al pecado, y expiar la iniquidad, para traer la la justicia perdurable, y sellar la visión y la profecía, y para ungir el lugar santísimo. 25 Sabe, pues, y entiende que desde la salida de la orden para restaurar y edificar a Jerusalén hasta el Mesías Príncipe, habrá siete semanas [es decir, 7 ciclos de años de descanso, o 49 años] y sesenta y dos semanas [62 x 7 = 434 años]. 26 Y después de las sesenta y dos semanas se quitará la vida al Mesías. 27 Y él confirmará el pacto con muchos por una semana, y en medio de la semana hará cesar el sacrificio y la ofrenda. . .
No es nuestra intención hacer un estudio completo sobre este tema, ya que ocuparía un libro entero en sí mismo. La pregunta que debemos resolver aquí es el significado de los versículos 26 y 27. El Mesías iba a ser "cortado" en algún momento después de que el periodo de 62 semanas. Los tres períodos de tiempo de Daniel son los siguientes:
(1) Siete Semanas 458 aC -409 aC
(2) sesenta y dos semanas 409 aC -26 dC
(3) Una semana 26 dC -33 dC
La profecía de Daniel nos dice que "el sacrificio y la ofrenda" cesarían en medio de la última semana del año (26-33 dC). Esto resulta ser el otoño del 29 dC, en concreto, el día de la expiación de ese año, cuando Jesús se presentó a Juan para ser bautizado.
Por lo general, suponemos que la crucifixión acabó el sistema de sacrificios del Antiguo Testamento, y con toda seguridad, que marcó el final completo de sacrificios en la medida en que al cristiano se refiere. Los sacerdotes continuaron sacrificando en el templo durante otros 40 años, hasta que el Templo fue destruido por los romanos. Por lo tanto, es obvio que la profecía de Daniel habló sólo desde la perspectiva de Dios acerca de la eficacia de esos sacrificios y oblaciones. Ningún sacrificio después de la presentación de Jesús tuvo alguna relevancia para la cuestión del pecado. El medio de la semana 70 de Daniel marca el momento del bautismo de Jesús, cuando Él se presentó como el verdadero macho cabrío. Jesús más tarde se le presentó como el verdadero Cordero en la Pascua del año 33 dC, que marca el final de las 70 semanas de Daniel.
Estos son los dos grandes días en los que Jesús se presentó ante el Padre como el sacrificio por el pecado. El primero fue una muerte legal, cuando "murió" por medio del bautismo. El segundo fue su muerte real en la cruz.
Hay dos grandes obras de Cristo para ser consideradas aquí, no sólo una. Los que entienden la ley de los dos machos cabríos (Levítico 16) al compararla con la ley de los dos palomas necesarias para limpiar a los leprosos (Lev. 14) comprenderán cómo funciona esto. Tanto el primer macho cabrío como la primera paloma eran sacrificados, mientras que el segundo macho cabrío y la segunda paloma eran liberados con vida. El primero fue una obra de muerte, y el segundo una obra de vida. Estos forman la base fundamental de las dos obras de Cristo en sus dos "venidas".
Jesús vino la primera vez a morir, y que se espera que hay que "morir con él" todos los días. Cuando Él venga por segunda vez será con vida, para que los que hemos muerto con Él también vivamos con Él.
Pero si bien todas estas cosas son muy importantes para nuestra comprensión general, debemos limitarnos a la discusión de las 70 semanas de Daniel. Jesús fue "cortado" después de el periodo de 62 semanas, según Daniel 9:26 indica. Esta amputación fue efectivamente realizada en dos etapas: Su bautismo y Su crucifixión. Creo que esta es la razón para que la profecía de Daniel esté redactada de la manera que lo está. Daniel no nos dice que Él sería cortado en medio de la semana 70. Se limita a decir que sería "cortado" después del periodo de 62 semanas, es decir, después del 26 dC. Por lo tanto, debe ser "cortado", durante la última semana, de los años 26 a 33 dC
Así que el Mesías fue cortado, pero se llevó a cabo en dos etapas: la primera al inicio de su ministerio en el otoño del año 29 DC, y la segunda en la Pascua del año 33 dC.
Sin embargo, Daniel 9:27 habla de esta última semana y señala el medio de esta semana como el tiempo en que el sacrificio y la ofrenda cesarían. La historia nos muestra que Dios estaba hablando de Su bautismo, no de la crucifixión. A los ojos de Dios, los sacrificios y las oblaciones (al menos las que se realizan en el Día de la Expiación) se convirtieron en irrelevantes en ese momento, porque ahora el verdadero macho cabrío se había presentado a Dios.
El hecho de que los sacerdotes del Templo siguieron ofreciendo sacrificios y oblaciones mucho después de esta fecha no tiene ninguna consecuencia para nosotros. No es importante lo que los hombres hacen, sino lo que Dios dice que es importante. Los sacrificios no habrían de cesar en realidad durante muchos años, pero a los ojos de Dios,  habían terminado en el 29 dC Hebreos 9:12-14 dice:
12 Y no por sangre de machos cabríos ni de becerros, sino por su propia sangre, entró una vez para siempre en el Lugar Santísimo, habiendo obtenido eterna redención. 13 Porque si la sangre de los toros y de los machos cabríos, y las cenizas de la becerra rociadas a los inmundos, santifican para la purificación de la carne, 14 ¿cuánto más la sangre de Cristo, el cual mediante el Espíritu eterno se ofreció sin mancha a Dios, limpiará vuestras conciencias de obras muertas para servir al Dios vivo?
La teoría habitual es que "el reloj se detuvo," ya sea al principio de la semana 70 o en el medio de ella, y se reanudará en algún momento en el futuro. Estas opiniones se vuelven irrelevantes, una vez que vemos que Jesús fue crucificado en efecto al final del período de 490 años. El bautismo de Jesús en medio de la semana no detuvo ningún reloj. Por otra parte, Daniel 9:27 no está hablando de un "anticristo" que pondrá fin a modernos sacrificios del Templo de Jerusalén en algún momento futuro. Se está hablando de lo que sucedió en el bautismo de Jesús. Jesús es el que puso fin al sistema de sacrificios. Y Jesús es el que confirmó el nuevo pacto con muchos durante esa semana 26-33 dC.
Casi todo el concepto del Dispensacionalismo moderno se basa en un conocimiento deficiente de la historia. Los puntos de inicio de las 70 semanas de Daniel son manipulados sin tener en cuenta la historia persa real que se estableció de manera concluyente por la astronomía. Las fechas son manipuladas con el fin de hacer que la fecha de la crucifixión de Jesús encaje en su visión de la profecía. Fijan la cricifixión en medio de la semana 70, con el fin de "parar el reloj" y empujar la última semana o media semana en el futuro. Para empeorar las cosas, luego ordenan el restablecimiento de los sacrificios de animales en el sitio del antiguo templo, como si Dios no sintiera ningún rechazo de esos sacrificios. Este punto de vista pisotea la sangre de Cristo y hace anular su sacrificio. Los cristianos no tienen escape de este asunto, bajo mi punto de vista. Mi tolerancia hacia otros puntos de vista es más grande que el promedio, pero no cuando empiezan a socavar la sangre de Jesús y su eficacia para el pecado. Esto es fundamental para el cristianismo mismo.


El Dispensacionalismo moderno tampoco entiende el concepto del Tiempo Santísimo. Rara vez se refieren a la declaración de Jesús a Pedro en Mateo 18:21-22 sobre perdonar "setenta veces siete" veces. Difícilmente podemos culparlos por no saber cómo funciona el principio del Tiempo Santísimo, porque esto parece ser un nuevo entendimiento no revelado en el pasado. Sin embargo, es claro ahora que el Tiempo Bendito, así como el Tiempo Juzgado y el Tiempo Maldito, son todos ciclos de períodos de perdón de gracia, durante el cual Dios "perdona" reteniendo el juicio por el pecado. Una vez que entendemos esto, podemos ver que el propósito de las 70 semanas de Daniel era para llevarnos a la cruz, cuando Dios llama al mundo a la Sala de lo Divino y calcula la cuenta para el mundo entero. El mundo entero fue descubierto en posesión de una deuda insuperable por el pecado, pero toda esa deuda fue puesta sobre Jesucristo, que pagó en su totalidad por medio de Su muerte en la Cruz. Si hubiera hecho esto antes del final de las setenta semanas (por ejemplo, en medio de la última semana), habría violado su propio principio del Tiempo Bendito, cuando el juicio se aplaza por gracia 490 veces. Por lo tanto, la afirmación de Jesús a Pedro establece un importante principio de que no es sólo un mandamiento moral para nosotros, sino también una ley profética que Dios mismo nos revela con su ejemplo personal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario