TRADUCTOR-TRANSLATE

"BABADOS EN SU PELÍCULA" (Relatos Cristocéntricos), por Juan Luis Molina



Se dirigía siempre hacia su casa lleno de ideas, con muchos discursos inflamados en sus pensamientos. Toda su energía misionera la llevaba a flor de piel. El programa que se debería completar se hallaba bien vivo en su cabeza. Sin embargo, cuando traspasaba el umbral de aquella casa, en un instante, en un abrir y cerrar de ojos,  se le quemaban las quimeras todas juntas, y se quedaba callado.


En esta casa residía su mentora espiritual, el instrumento que usó Dios para darle a conocer Sus cosas. Él consideraba la vida de ésta mujer un desperdicio. Había tantas cosas que esta gran mujer podría hacer, si quisiera. Pero el poder de Dios impregnaba toda aquella casa; por eso obligatoriamente enmudecía cuando en ella se adentraba. Era como una onda expansiva en el aire que le inundaba del todo el alma en el mismo instante que se adentraba por la puerta. Mismo antes de haber dado allí el primer paso. Ni una sola de las palabras preparadas que le hervían los pensamientos podía ahora pronunciar. Se quedaba mudo y ciego, como si una luz lo hubiese cegado y caído del caballo! 



Aquel instrumento de Dios, Bárbara, no salía casi nunca de aquella casa. Se hallaba en un pueblo distante y sin referencias siquiera en los mapas. Por qué, pensaba él, por qué este instrumento Suyo no se ponía en un candelero para que alumbrase más alto, y a más personas "convirtiese"? -  Sin duda alguna,  quien la viera en Shangai o en Pekín, se postraría a los pies del Santísimo, como me ocurre a mí cuando la veo. Pero aquí donde vive y sin hacer nada no pasa de un puro "desperdicio."!



Es increíble, si pensamos un poco en cómo deben vivir, y haber vivido los ministros del Padre por Él enviados. Jamás se nos pasa por la cabeza que sean personas "encerradas", sino que pintamos un cuadro, o nos aparece de repente una escena de grandes señales y enormes milagros sucediendo. Siempre es más fácil imaginarlos así! Vemos a los profetas del Padre, a Sus verdaderos ministros, de todas las épocas, en una película nuestra y adulterada. Es fácil imaginarse apóstoles y maestros rodeados de multitudes, creando un gran impacto en los lugares por donde andaban y se movían. 
Sin embargo, ahora que lo vemos mejor, porque se nos muestra de lo Alto, vemos que

Sus ministros siempre vivieron perseguidos y enfrentando vituperios y azotes, y a más de esto prisiones y cárceles. Fueron apedreados, aserrados, puestos a prueba, muertos a filo de espadas; anduvieron de acá para allá cubiertos de pieles de oveja; pobres, angustiados, maltratados...errantes por el desierto, por los montes, por las cuevas y por las cavernas de la tierra. 



No que no andasen como imaginábamos nosotros, sino que, además, este fue siempre el resultado que cosechaban con Sus señales y maravillas. No una "expansión" y una "mejoría" en la Iglesia o por donde el Padre los llevase, sino que lo que segaban era su propio "aislamiento cerrado con el Padre."



Hay muchos en la Iglesia que predican a viva voz que las señales y maravillas tienen por "obligación" que seguir a "los que creen," pero no les cuentan nunca a sus incautos oyentes "la segunda parte." Hay muchos en la Iglesia predicando que debemos "dar Testimonios" de lo que Dios ha hecho de bueno con nosotros, para inspirar también a otros, y que se vuelvan a Dios. Y dicen además  que así reconciliaremos al mundo con Dios: Mostrando al mundo Sus Señales.



Pero así, la única pregunta que nos surge es la siguiente: Cuál de las maravillas que hizo Dios en el paraiso sirvió, para reconciliar consigo al hombre? Cuantas maravillas y señales hizo Dios, que le hiciesen volver al mundo de su perversión antes del diluvio? De qué sirvió que Dios les abriese el Mar Rojo a Su Pueblo para que pasasen por lo seco, si querían volver a "mojarse", volviendo para Egipto? Y finalmente, pero no menos importante, Cuántas señales y maravillas, milagros y sanidades, le sirvieron a Cristo, para que no lo crucificasen, o a Pablo para que no todos le abandonasen? Cuantas fueron las sanidades que inspiraron a los gentiles y judíos o miembros del Cuerpo para a Dios volverse? 



Aquel que detiene "todavía" el registro del Guiness Book con su record de Portentos y Benditas Exposiciones de lo Alto, en la mayoría no inspiró nada,  sino solo odio, envidias, celos amargos, y ganas de asesinarle. Ni tan siquiera Sus discípulos se sintieron con ellas "inspirados". Así que no pueden ser tanto "para inspiración" de nadie los "testimonios" de sus ministros. Además, aquellos que verdaderamente en Cristo conocen al Abba Padre, ni les sirve para nada ni le valen un pimiento los testimonios, porque estan persuadidos y seguros de que Su Todopoderoso Padre es capaz de cualquiar cosa que desee y se proponga! 



TODO lo conoce Dios desde Su Principio, y sabe perfectamente cómo y de qué manera  acabará TODA SU PELÍCULA. El que tú y yo asistamos en primera o última fila en Su Sala de Espectaculos, no mudará ni una jota ni una tilde de Su Película. Ni el principio ni el medio ni el final podremos modificar, aunque quisiéramos! Jamás un mero "espectador", por mucho que quisiera y lo desease, por mucho que llorase al aire, podría jamás alterar La Trama a una película acabada. 



Así, pues, Cómo entonces querrán mudarle los Ministros Su Pelicula a Dios, o de qué modo quieren "mejorarla"? No está hecha ya toda la película? Falta "algo" que nosotros podamos "hacer"? En ninguna manera, a nosotros espectadores y ministros todos de Dios, solo nos corresponde creer la Película, y aguardar sentaditos por el Final que le dio Dios. Nadie en su sano juicio podrá jamás querer alterarle nada a Dios, o "mejorarle"  Su Final. Somos demasiado inútiles, como vimos al principio de Su Película (En Romanos 1 y 2),  cómo para "mejorar", o "expandir" nada!  

Sabrá Dios quien se salva y quien no desde Su Principio? No es eso mismo lo que nos ha dejado por escrito?  Y si tú o yo hemos servido de instrumento en las manos de Dios, o si no lo hemos sido: Alterararía algunos de Sus Propósitos al Padre?     



No! hermano mío! No! y mil veces no! Si queremos procurar los verdaderos ministros de Dios, tiene que ser Dios Quien nos los envíe. Si no te los manda Él, es porque Dios quiere y desea hablar contigo a solas! Jamás podremos procurar a los ministros de Dios para que nos "expliquen" al Padre, porque sabe el Todopoderoso Dios darse a conocer, personalmente, y a TODAS SUS COSAS en Cristo!!!!!



Si te manda un ministro será para eso, y si no te lo envía es porque te lo quiere enseñar Él Propio a través de Su Espíritu. Pero en los dos casos te conectarás con Él a solas, mediando solo la Cabeza. Un instrumento no sirve para otra cosa, sino solo para eso mismo, para que te conectes con Dios y Él te explique Su película. 



Así que no debemos procurar y clavar nuestros ojos en programas ni agendas donde nos intenten explicar al Padre, aunque se hagan para la "edificación de la Iglesia," para aprender a escuchar la voz del Pastor.  Esto suena a blasfemia al principio, pero es más cierto que el mar y la tierra juntos. Es más real de lo que parece. Para que alguien pueda explicarnos al Padre, debe por obligación ser más alto que Dios. Nadie puede ni podrá explicarnos al "Inexplicable".



Cuando en Cristo por fin se ve un poquito del "borde del manto" de Dios, ya no puedes "hacer otra cosa", ciertamente te has caído del caballo que te llevaba a tu Damasco, y ahora sabes que tienes que ser conducido de la mano hasta la casa de Su Ananías. Y cuando te abre tus ojos, cuando comienzas digo a ver Su Presencia, Su Película y el mero borde de Su Grandeza, verás que lo único que podemos hacer es "quedarnos mudos", "satisfechos" y "gozosos;" y mil benditas alabanzas salen entonces espontáneamente de nuestros labios, como el balbuceo del niño de pecho, regalándose en los Pechos de Su Madre. 



Así que por eso aquel instrumento Suyo no salía de su pueblo. Siempre estaba encerradita en casa y con su puerta abierta. Bien sabía ella que, todo lo que quisiese enviarle Su Padre, allí se lo llevaría, para el fin que Dios le agendase! Lo que dentro de la casa de Bárbara se expandía, era el olor grato de Quien expande TODAS LAS COSAS EN TODOS. Por eso no precisaba ella de salir de su casa ni de "pastorear" al ganado de Dios, y ni tan siquiera se atrevía.  



Cuando un miembro se derrite DEL TODO en Cristo, se acabaron sus propias agendas y seminarios, porque ahora todas las agendas y programas que haya, las agenda y programa Cristo en nosotros.  



No decís vosotros que faltan cuatro meses para la siega.....alzad los ojos, y mirad los campos, PORQUE YA ESTÁN BLANCOS PARA ...LA SIEGA.
Así que bendito el siervo que, cuando Su Señor venga, se encuentre así al siervo velando.

La verdad es que no comprenderemos la película de Dios hasta que llegue Su final programado y le veamos cara a cara.




En Cristo y solo



Juan Luis Molina 

No hay comentarios:

Publicar un comentario