TRADUCTOR-TRANSLATE

Primera de Corintios 8 (1) - CONOCIMIENTO Y AMOR, Dr. S. E. Jones

27/04/2017



Algunas cosas son universalmente reconocidas como verdad. Otras cosas son universalmente reconocidas como falsas. Pero muchas cosas caen en un terreno en disputa, en desacuerdo, donde la conciencia de un hombre difiere de la de otro. Pablo siempre se remite a la Ley donde se revela la mente de Dios, pero no todas las cosas en la Ley se especifican claramente, y no todos interpretan la Ley de la misma manera.

El hecho es que el conocimiento de nadie es completo, nadie tiene toda la revelación y comprensión de la Ley. Mientras los hombres sean mortales, el conocimiento será incompleto. Aquellos que son lo suficientemente humildes como para conocer sus limitaciones serán lo que más fácilmente estén motivados por el amor hacia los demás que sufren bajo las mismas limitaciones.

En 1 Corintios 8-10 Pablo dedica tres capítulos a la conciencia, que muestran cómo el propio conocimiento percibido de la verdad debe ser atemperado por el amor. Las lecciones de amor en estos capítulos son las siguientes:

Capítulo 8. La indulgencia en alimentos sacrificados a los ídolos puede perjudicar a los débiles, por lo que la libertad debe ser regulada por el amor.

Capítulo 9. La indulgencia puede dificultar el ministerio y testimonio cristiano, así que uno debe adaptarse a los demás y ser todo para todos los hombres.

Capítulo 10. La indulgencia puede poner en peligro el alma, por lo que hay que prestar atención, para que no caiga.

En cada caso, la propia conciencia, que funciona de acuerdo a su conocimiento (o conocimiento percibido), debe ser regulada por el amor, que trasciende el conocimiento. Si la iglesia habría entendido estos principios y habría desarrollado un amor genuino, los Concilios de la Iglesia a lo largo de la historia habrían tenido un sabor completamente diferente.

Por desgracia, el propósito de los Concilios de la Iglesia fue diseñado para resolver las cuestiones de doctrina y de conciencia que iban mucho más allá de lo “esencial” de la fe en Cristo, su muerte, resurrección y ascensión. Una vez que una disputa doctrinal particular era “resuelto” por un voto carnal de los obispos que asistían, se eliminó el derecho de conciencia a no estar de acuerdo, y el amor se dejó de lado en favor de la unidad forzada. Los que se atrevieron a ser diferentes fueron llamados “herejes”. Los funcionarios de la Iglesia no parecían entender que 1 Corintios 8:2 se aplicaba a ellos, y no sólo a los demás.


Dos tipos de conocimiento
En el octavo capítulo de Primera de Corintios, Pablo prologa su enseñanza con una declaración sobre el conocimiento y el amor. 1 Corintios 8:1-3 dice,

1 En cuanto a lo sacrificado a los ídolos, sabemos que todos tenemos conocimiento. El conocimiento envanece, pero el amor [ágape] edifica. 2 Si alguno se imagina que sabe algo, aún no ha conocido nada como debe saber; 3 pero si alguno ama [agapao] a Dios, es conocido por él.

Aquí el apóstol estaba hablando del conocimiento del alma, no de la revelación espiritual. La revelación conocida por el espíritu de uno es perfecta, y está completa en la medida que tiene acceso completo al Padre de los espíritus (Hebreos 12:9). El problema es que nuestra alma tiene una capacidad limitada para conocer o incluso a aceptar la revelación de la verdad que es inherente al espíritu. Sin embargo, en su orgullo, el alma exige la sumisión del espíritu, sometiendo así al conocimiento del alma la verdad espiritual.

Debido a que el alma es dominante en la vida de muchas personas, debemos permanecer lo suficientemente humildes para reconocer la posibilidad de que podamos entretener una comprensión errónea. En otras palabras, podemos fácilmente confundir el conocimiento con la verdad. Por esta razón, Pablo presenta una forma correcta de aplicar la verdad por el principio del amor.

Lo que percibimos como verdad puede, de hecho, ser sólo conocimiento del alma, pero el amor es de Dios y, por tanto, es espiritual. Aún así, hay amor carnal (eros), amor del alma (fileo), y amor espiritual (ágape). Eros (o atracción física) ni siquiera se menciona en el Nuevo Testamento, los apóstoles no consideraban que el eros (en sí mismo) tuviera cualquier valor como en absoluto. El amor Fileo es bueno, si no es anímico. Sólo el amor agape es espiritual, y por lo tanto es la meta más alta de cualquier creyente.

Todos tenemos conocimiento, algunos más que otros, pero el conocimiento envanece. Esto debe ser contrastado con la verdad, que conserva la humildad. Los que no pueden entender la diferencia entre el conocimiento y la verdad (realidad) tienden a rechazar la verdad espiritual junto con el conocimiento del alma; piensan que la verdad es parte del Árbol de la Ciencia del Bien y del Mal, y así se niegan a estudiar la Palabra de Dios. Ellos piensan que el estudio de la Palabra hace a una persona arrogante, cuando, de hecho, la arrogancia viene a través del aprendizaje anímico, separado de la revelación del Espíritu Santo.

El conocimiento del alma es de hecho el fruto del Árbol de la Ciencia del Bien y del Mal; pero la verdad es el fruto del Árbol de la Vida. Podemos reconocer cada uno por la medida de arrogancia o de humildad en la vida de una persona. Cuando las diferencias de opinión evocan la ira y las acusaciones de “herejía” y “falsa doctrina”, es probable que alguien se haya dedicado, tal vez sin darse cuenta, a alimentarse en el Árbol del Conocimiento del Bien y del Mal.

La imagen de la palabra de Pablo nos muestra dos formas de crecer. La arrogancia es de la palabra griega physioo, que significa “hacer estallar, provocar a hincharse, inflarse, enorgullecerse”. También es de donde obtenemos la palabra física. Esta es una manera física o carnal de ser construido. Contrasta con el amor, que “edifica” o nos construye espiritualmente.

En 1 Corintios 8:2, Pablo muestra que el conocimiento puede ser anímico o espiritual. Cuando dice: si alguno se imagina que sabe algo, él está hablando negativamente del conocimiento del alma, que se supone (incorrectamente) como espiritual. Es arrogante presunción, en lugar de verdadero conocimiento. Sin embargo, la segunda parte de la frase de Pablo muestra el potencial del conocimiento espiritual: “...que aún no ha conocido nada como debe saber.

¿Que debería saber? Su conocimiento debe ser conocido a través del espíritu del hombre, pasando al alma por el Espíritu Santo. Cuando el alma acepta y sabe lo que el espíritu sabe, entonces el conocimiento que posee el alma es la verdad genuina. Sin embargo, las transferencias de la verdad son graduales; debemos comer maná diario durante un período de tiempo para crecer espiritualmente. La Escritura muestra que a los hombres no se les permitió recoger incluso un suministro de dos días de maná, excepto el día antes del día de reposo. Tampoco puede ningún niño puede acelerar su crecimiento mediante el consumo de los alimentos de un año en un solo día.

Por esta razón, Pablo dice, no hay que suponer que sabemos todo lo que necesitamos saber. La revelación es un proceso diario y una forma de vida, porque la verdad es interminable.


La supremacía del amor
El amor es más grande que el conocimiento. De hecho, como veremos más adelante en 1 Corintios 13, el amor es mayor que la fe y la esperanza. El amor es la esencia de la naturaleza de Dios. Leemos en 1 Juan 4:7,8,

7 Amados, armémonos unos a otros, porque el amor es de Dios; todo aquel que ama es nacido [gennao, “engendrado”] de Dios y conoce a Dios. 8 El que no ama no conoce a Dios, porque Dios es amor.

Aunque la fe y la esperanza son esenciales en nuestras vidas, la Escritura nunca dice que “Dios es fe” o que “Dios es esperanza”. La fe y la esperanza vienen de Dios, pero Dios es amor. Todo lo que Dios hace es resultado del amor. Cualquier cosa que los hombres pueden atribuir a Dios sólo es cierta si se trata de una manifestación del amor. Muchos dioses son tiranos, pero no el verdadero Dios. Muchos dioses buscan ser servidos, pero el verdadero Dios llegó en forma de Jesucristo como sirviente, incluso hasta el punto de estar dispuesto a morir para salvar a Su Creación.

Declaración de Pablo en 1 Corintios 8:3 es más intrigante:

3 pero si alguno ama [agapao] a Dios, es conocido por él.

En primer lugar, Pablo estaba dando a entender que el amor es la principal evidencia de la conexión de uno con Dios. Pero en lugar de decir, “el que ama a Dios conoce a Dios”, Pablo nos dice lo contrario: “que es conocido por él”. Pablo menciona esta relación inversa de nuevo en Gálatas 4:9, diciendo:

9 Pero ahora que han llegado a conocer a Dios, o más bien, siendo conocidos por Dios

Por lo tanto, ¡no es que conozcamos a Dios, sino que Él nos conozca! Nuestro conocimiento de Él es importante, pero aún más importante es Su conocimiento de nosotros. Conocer tiene muchas connotaciones, incluyendo el concepto de reconocimiento. Dios nos reconoce cuando Él ve el amor en nosotros, porque el amor es Su descendencia. Si estamos carentes de amor, no hay nada en nosotros que sea de valor duradero para Dios, ni hay nada en nosotros que Él reconozca.

Cuando somos engendrados de Dios por el Espíritu Santo, el hijo espiritual dentro de nosotros es el amor-hijo de Dios. Él es engendrado por el amor, y por lo tanto, su naturaleza es amor. El viejo hombre, es decir, el hombre anímico que fue engendrado por la carne, fue engendrado por el eros, y tal vez por el fileo, pero no por el agape. Por esta razón, el hombre anímico tiene una naturaleza que es diferente del hombre espiritual.


Es la naturaleza del amor la que Dios conoce o reconoce en Sus hijos.

tiquetas: Serie Enseñanza
Categoría: Enseñanza

Dr. Stephen Jones

No hay comentarios:

Publicar un comentario