TRADUCTOR-TRANSLATE

DEUTERONOMIO-DISCURSO 6-Leyes Domésticas - Cap. 13: LEYES DE INCESTO (Proféticas de la Segunda Venida), Dr. S. E. Jones


En Deuteronomio 22:30, Moisés dice:

30 Un hombre no tomará la mujer de su padre para que no se descubra el regazo de su padre.

Este es un breve recordatorio para observar las leyes que prohíben el incesto que se dan con mayor detalle en Levítico 18. La primera parte de este versículo prohíbe a un hijo que se case con la mujer de su padre, no necesariamente su propia madre, sino también una madrastra.

A menudo sucedía en aquellos días que un hombre mayor tomaría una esposa joven, cuando su primera esposa moría o era incapacitada en su vejez. Él también era mayor, por lo que cuando se casaba con una mujer joven, a menudo tenía hijos que eran de su edad o incluso más. Por lo tanto, podía ocurrir fácilmente que la joven esposa pudiera caer en amor con su hijastro. Por esta razón, esta ley fue muy pertinente para la cultura de ese tiempo, a pesar de que esta situación no es común hoy en día.


Rubén y Bilha

Rubén perdió la primogenitura porque violó el lecho de su padre (1 Crón. 5:1) con Bilha. El relato se da en Génesis 35:22,

22 Y aconteció que mientras Israel moraba en aquella tierra, que fue Rubén y durmió con Bilha la concubina de su padre; e Israel lo supo.

Por supuesto, esto ocurrió mientras que Jacob-Israel todavía estaba vivo, y entonces fue no sólo incesto, sino también adulterio. Como víctima, Israel optó por perdonar a su hijo en parte, porque él no hizo ningún intento de darle muerte; sin embargo, se negó a dar a Rubén la primogenitura a causa de este pecado, porque había demostrado ser indigno.


Adonías y Abisag

Otro caso ocurrió muchos años después. Cuando el rey David era viejo y tenía mala circulación, se le dio una joven llamada Abisag para mantenerlo caliente por la noche. El relato se encuentra en 1 Reyes 1:1-4,

1 El rey David era viejo, de edad avanzada; y lo cubrían de ropas, pero no podía mantener el calor. 2 Le dijeron, por tanto, sus siervos: Busquen para mi señor el rey una joven virgen, para que esté delante del rey y lo abrigue, y duerma a su lado, y entrará en calor mi señor el rey. 3 Así que se buscó una hermosa joven a lo largo de todo el territorio de Israel, y hallaron a Abisag sunamita, y la trajeron al rey. 4 Y la joven era muy hermosa; y se convirtió en la enfermera del rey y le servía, pero el rey no cohabitó [yada, “conoció”] con ella.

Abisag se convirtió esencialmente en la concubina de David, a pesar de que era demasiado viejo para tener relaciones sexuales con ella. Tenía sólo setenta años de edad cuando murió, pero los años de penurias en el desierto había hecho mella en él.

Abisag pronto fue atrapada en la rivalidad política entre Adonías y Salomón. Esto hace su parte de la historia profética del anticristo al final de la era presente.

Recordemos que David tuvo dos hijos “anticristo”: Absalón y Adonías. Ambos hijos intentaron usurpar el trono del ungido. En el primer caso, Absalón tuvo éxito temporalmente en usurpar el trono de David. En el segundo caso, Adonías intentó y no pudo usurpar el trono de Salomón.

Adonías sabía que la voluntad de David era colocar a Salomón en el trono. Adonías era medio hermano mayor de Salomón, porque cada uno tenía una madre diferente. Cuando parecía que David estaba a punto de morir, Adonías reunió a sus seguidores para hacerse rey. 1 Reyes 1:5 dice,

5 Entonces Adonías hijo de Haguit se rebeló, diciendo: “Voy a ser rey”. Así que se preparó para sí carros y jinetes y cincuenta hombres que corriesen delante de él.

Adonías, sin embargo, perdió su envite al trono, porque David se le adelantó, dando el trono de Salomón justo antes de morir. 1 Reyes 1:4 dice,

49 Entonces estaban aterrorizados todos los invitados de Adonías; y se levantaron y cada uno siguió su camino. 50 Adonías tuvo miedo de Salomón, y se levantó, fue y se agarró de los cuernos del altar.

Salomón acordó no poner a su hermano a la muerte, sino que dijo: “Si se encuentra maldad en él, morirá” (1 Reyes 1:52). David, murió poco después, y Salomón aseguró su trono.

Adonías, sin embargo, no se conformó con ser el hermano mayor del rey. Decidió probar una táctica más sutil al pedir la mano de Abisag en matrimonio. Aquí es donde la Ley de Moisés se convierte profética, porque era ilegal que Adonías se casase con la concubina de su padre, según Deut. 22:30. Había, por supuesto, algunas dudas sobre la interpretación de la Ley, ya que David no había participado efectivamente en relaciones sexuales con ella (1 Reyes 1:4). Moisés no había especificado qué hacer en un caso así. ¿Fue o no fue ella, una concubina legal? Aquí es donde el modismo hebreo de “descubrir la desnudez” se vuelve importante, pues era obvio que había estado desnuda cuando ella mantuvo a David caliente.

Salomón tomó esta ley, literalmente, cuando Adonías hizo su solicitud para casarse con Abisag, y por lo tanto vio el deseo de Adonías casarse con Abisag como una violación de la ley. Adonías había solicitado a Betsabé que hablara por él para pedir la mano de Abisag. Betsabé, por supuesto, siendo la esposa de David, probablemente tenía poco interés en mantener a Abisag alrededor de la casa. No hay duda de que se sintió menospreciada cuando no fue llamada por David para mantenerle caliente. Así que ella estuvo dispuesta a hacer la petición, pero Salomón lo entendió como el segundo intento de Adonías de usurpar el trono.

Leemos en 1 Reyes 2:21-25,

21 Así que ella [Betsabé] dijo: “Que den a Abisag sunamita a tu hermano Adonías como esposa”. 22 Y el rey Salomón respondió y dijo a su madre: “¿Y por qué pides a Abisag sunamita para Adonías? Pide para él también el reino -porque él es mi hermano mayor, y ya tiene para él, al sacerdote Abiatar, y a Joab hijo de Sarvia!” 23 Entonces el rey Salomón juró por Yahweh, diciendo: “Que Dios me haga aun más, si Adonías no ha hablado esta palabra contra su propia vida. 24 Ahora, pues, vive Yahweh, que me ha confirmado y me ha puesto sobre el trono de David mi padre, y quien me ha hecho casa como me había dicho, que Adonías será puesto a muerte hoy”. 25 Entonces el rey Salomón envió a Benaía hijo de Joiada; y cayó sobre él de modo que murió.

Esta petición provocó el juicio final, no sólo contra Adonías, sino también contra sus seguidores, Joab y Abiatar.


Abisag como un tipo profético

Hablando proféticamente, Abisag representa a la Iglesia de los Últimos Días. Su nombre significa “mi padre es un vagabundo” o “mi padre está equivocado”.

El nombre de la madre de Absalón era Haguit (Hag-uit), que significa “festivo”. La palabra hebrea hag significa una fiesta, o día de fiesta. (Por eso, el profeta Hageo es el profeta de la Fiesta de los Tabernáculos). El padre de Abisag y la madre de Absalón fueron nombrados proféticamente sin saberlo, por lo que también se convierten en parte de la historia. Proféticamente hablando, entonces, Adonías era el hijo de los días de fiesta, pero él trató de casarse con Abisag, la hija de equivocación. El resultado de tal unión podría ser visto como una interpretación errónea de los días de fiesta. Es decir, como los hombres no entienden los días de fiesta, no entienden que las Fiestas de Otoño profetizan de la Segunda Venida de Cristo. Por lo tanto, ven un rapto en lugar de los Tabernáculos. Creen en “La Gran Tribulación” sin conocer las Leyes de la Tribulación. Creen en “El Anticristo” sin saber cómo Absalón y Adonías eran tipos proféticos del anticristo.

A menudo he dicho que nadie debería escribir un libro sobre la Segunda Venida de Cristo sin un conocimiento profundo de las Fiestas de Otoño. El anticristo (Adonías) utilizó esta debilidad para tratar de usurpar el Derecho de Nacimiento del heredero, el Príncipe de Paz. Sin embargo, el intento falló al final. Al igual que Absalón antes que él, Adonías el anticristo fue matado.


Y así, cuando Moisés dio un breve resumen de las Leyes de Incesto en Deut. 22:30, expuso un principio moral que tendría implicaciones proféticas en el tiempo de Salomón, así como al final de la Edad. Esta ley revela cómo el anticristo de hoy está tratando de robar el Derecho de Nacimiento a través de incesto espiritual y por la ignorancia de la Iglesia de los días de fiesta (es decir, el anticristo como sionismo-judío unido incestuosamente al cristianismo sionista, que es la novia de Su Padre Cristo, equivocada e ignorante).

http://www.gods-kingdom-ministries.net/teachings/books/deuteronomy-the-second-law-speech-6/chapter-13-laws-of-incest/

No hay comentarios:

Publicar un comentario