TRADUCTOR-TRANSLATE

DEUTERONOMIO - DISCURSO 5 - Cap. 22: Testigos falsos, Dr. Stephen E. Jones



La importancia de la Ley de los Testigos también se aplica a situaciones en las que alguien tiene un testigo falso. El noveno mandamiento dice: "No darás falso testimonio contra tu prójimo". Cuando vemos cómo el testigo doble establece todas las cosas en la Tierra, incluyendo el conocimiento de la voluntad de Dios, este mandamiento es bastante grave. Va mucho más allá de contar algunas mentiras al prójimo.


16 Cuando se levante testigo falso contra alguno, para testificar contra él, 17 entonces los dos litigantes se presentarán delante de Yahweh, y delante de los sacerdotes y de los jueces que estén en funciones entonces. 18 Y los jueces inquirirán bien; y si aquel testigo resulta falso, y ha acusado falsamente a su hermano, 19 entonces haréis a él como él pensó hacer a su hermano; y quitarás el mal de en medio de ti. 20 Y los que queden oirán y temerán, y no volverán a hacer más una maldad semejante en medio de ti. 21 Y no le compadecerás; vida por vida, ojo por ojo, diente por diente, mano por mano, pie por pie.

Si un hombre falsamente acusa a su vecino de asesinato premeditado, la sentencia es que debe recibir el castigo que estaba destinado a su vecino. En tal caso, podría recibir la pena de muerte, "vida por vida," a menos que su víctima lo perdonase. Si acusaba falsamente a su vecino de robar 100 dólares, entonces debía pagar a su víctima doble restitución, 200 dólares.

Como siempre, el juicio de la Ley está en proporción directa con el crimen en sí mismo, y la víctima tiene el derecho de perdonar o cobrar la sanción que se deba.


Israel como testigo de Dios

Isaías aplica esta Ley de una manera profética, diciendo a Israel en Isaías 43:10-12,

10 "Ustedes son mis testigos", declara Yahweh, "y mi siervo a quien he escogido, para que me conozcáis y creáis, y entendáis que yo soy. Antes de mí, no se había formado Dios, ni lo será después de mí … 12 Es lo que yo declaré y salvé y he proclamado, y no hubo entre vosotros dios extraño; vosotros pues sois mis testigos", declara Yahweh de que yo soy Dios.

En otras palabras, como la esposa de Dios, Israel debía dar testimonio de que no hay otro dios delante de Él, como dice el Primer Mandamiento. Sin embargo, un matrimonio de Antiguo Pacto significa que una esposa es una sierva, que se espera que sea obediente. El tipo de mujer que Dios busca es una esposa de Nuevo Pacto, que esté de acuerdo con Él como una mujer libre.

Bajo el Antiguo Pacto Israel estaba cometiendo continuamente adulterio con dioses falsos, porque la nación no estaba de acuerdo con Dios ni tampoco con Su deseo de que cumplieran con Su carácter como se revela en Su Ley. Por esta razón, Yahweh los divorció y echó fuera de la Tierra (Jeremías 3:8).

Pero Isaías habla del Remanente de Gracia dentro de Israel (Rom. 11:7) que, efectivamente, cumplían el Primer Mandamiento. Más que esto, habla de un tiempo futuro cuando, como Isaías 45:25 dice,

25 En Yahweh será justificada y se gloriará toda la descendencia de Israel.

Por supuesto, Isaías no limita esta salvación a Israel como nación, pues escribió unos versículos antes,

22 Mirad a mí, y sed salvos, todos los confines de la tierra; porque yo soy Dios, y no hay otro. 23 He jurado por mí mismo, la palabra ha salido de mi boca en justicia y no volverá atrás, que a mí se doblará toda rodilla, y toda lengua jurará lealtad.

El apóstol Pablo comenta más adelante las enseñanzas de Isaías en Romanos 9-11, que muestra no sólo que "todo Israel será salvo" (11:26), sino que con ellos vendrá "la plenitud de las naciones" (11:25). En otras palabras, toda la humanidad en algún momento en el tiempo doblará sus rodillas ante Jesucristo y confesarán su lealtad a Él. Pablo cambia ligeramente la redacción en Filipenses 2:11, diciéndonos que "confesarán que Jesucristo es el Señor".

En esencia, Isaías y Pablo habían captado la visión de toda la Tierra dando testimonio de Jesucristo, como esposa de Nueva Alianza. Del mismo modo, Juan vio esto en Apocalipsis 5:13,14,

13 Y a toda criatura que está en el cielo y en la tierra y debajo de la tierra y en el mar, y todas las cosas que en ellos hay, oí decir: "Al que está sentado en el trono, y al Cordero, sea la alabanza y el honor y la gloria y el poder por los siglos de los siglos". 14 Y los cuatro seres vivientes decían: "Amén" y los ancianos se postraron y adoraron.

Los cuatro seres vivientes representan a toda la humanidad, ya que se representan en total acuerdo con la mente de Cristo. Ellos no se limitan a dar su asentimiento como esclavos, sino que están de acuerdo, porque dicen "amén". Esta es la palabra, como ya he demostrado, lo que indica fe, o creer y estar de acuerdo con la verdad.

Este es el último cumplimiento de la Ley de los Testigos.

Para ser un verdadero testigo de Dios, no hay que tener otros dioses delante de Él. Ese es el enfoque principal de la profecía de Isaías. En la actualidad, sólo el Remanente de Gracia ha alcanzado esta promesa, como dice Pablo, pero la promesa será mucho mayor al final. Dios en Su sabiduría ha diseñado un plan por el cual se cumplirá Su propósito para la Tierra.

Mientras tanto, sin embargo, la gran pregunta de la historia es la siguiente: ¿Quién es el Cristo? ¿Quién es el elegido heredero del mundo? ¿Quién es el rey ungido de la Creación? Hay muchos aspirantes al trono, y cada uno tiene testigos. ¿Cuales de los testigos son verdaderos, y cuales están dando falso testimonio?


Los testigos maliciosos en el Salmo 35

El Salmo 35 es el Salmo 34, porque los Salmos 9 y 10 son dos mitades de un mismo salmo. (Véase la Septuaginta, donde los números de los salmos son correctos). Lo he explicado en mi libro, El libro Génesis de los Salmos (en castellano: http://josemariaarmesto.blogspot.com.es/2014/08/el-libro-genesis-de-los-salmos-por-dr.html), que también incluye mi libro sobre Significado Bíblico de los Números del Uno al Cuarenta (en castellano: http://josemariaarmesto.blogspot.com.es/2014/06/libro-significado-biblico-de-los.html).

El número 34 en la Escritura es el número de identificación. Por esta razón, el 34º Salmo habla de este conflicto en la identificación del Mesías que había de venir. En el Salmo 35 (es decir, el 34º), vemos a David identifica a Dios como yahid, "querido" (KJV), que es el equivalente hebreo de la palabra del Nuevo Testamento monogenes, "unigénito" (hijo). Es el título mesiánico del Hijo de Dios, aplicado por primera vez a Isaac (Génesis 22:2) más tarde a David (Sal. 35:17), y finalmente a Jesús mismo (Juan 1:18).

El punto es que el Salmo 35 es un salmo mesiánico con su tema de la identificación del Unigénito hijo, que es el ungido y el tipo temprano de Jesucristo. David habló de su propia experiencia, mientras que miraba hacia atrás a José, pero también miraba hacia el futuro profetizando de Cristo. En el curso de este salmo, leemos en los versículos 11-16,

11 testigos maliciosos se levantan; me preguntan cosas que no conozco. 12 Me devuelven mal por bien, para afligir mi alma … 15 ... Ellos me calumniaron sin cesar. 16 Como bufones impíos en una fiesta, que rechinaron contra mí sus dientes.

Este salmo es parte del libro Génesis (Salmos 1-41), y se correlaciona específicamente con el reconocimiento y la identificación de José como el ungido en Génesis 44-45. Tanto José como David eran tipos de Cristo de diferentes maneras, por lo que la experiencia de David fue similar a la de José. Por lo tanto, David escribió en el versículo 7,

7 Porque sin causa escondieron para mí su red; sin causa cavaron un hoyo para mi alma.

Los enemigos de David "cavaron una fosa" para su alma, así como los hermanos de José "lo echaron en el foso" en Génesis 37:24. Los hermanos de José no creían sus sueños proféticos de que que fue elegido para gobernar. Del mismo modo, muchos en los días de David se negaron a aceptarlo como rey ungido de Dios, prefiriendo a uno de los hijos de Saúl o, más importante aún, prefiriendo a Absalón. Y así, este salmo también profetizó de lo que sucedería con Jesús mil años más tarde, cuando fue falsamente acusado por testigos maliciosos que provocaron Su rechazo.


Los testigos falsos contra Jesús

Cuando Jesús vino la primera vez, vino a cumplir la Ley de Sacrificios. También vino a cumplir Los Profetas, incluyendo las profecías de David en el Salmo 35. Al igual que David, cuyo trono fue usurpado por Absalón con la ayuda de Ahitofel (Jueces 15), el trono de Jesús fue usurpado por los jefes de los sacerdotes con la ayuda de Judas. Incluso como los testigos maliciosos se levantaron contra David, así también le pasó esto a Jesús mil años más tarde. Leemos la historia en Mateo 26:59 y60,

59 Y los principales sacerdotes y todo el Consejo acordaron buscar falso testimonio contra Jesús, con el fin de entregarle a la muerte; 60 y no se encontró ninguno, a pesar de que muchos falsos testigos se dieron a conocer.


Esos falsos testigos estaban tratando de complacer al Consejo que ya se había negado a dar testimonio del derecho de Jesús al trono de David. El problema más profundo, por supuesto, era que no estaban actuando como auténticos testigos de la soberanía de Dios, porque ya habían violado el Primer Mandamiento en sus corazones. Habían usurpado el trono para sí mismos y no querían renunciar a poder por Jesús. Consideraron que Jesús era su competencia, en lugar de Su Rey.

Y así, los jefes de los sacerdotes llamaron como testigos falsos a todos los que pudieron, pero incluso entonces no fueron capaces de encontrar testigos creíbles contra Jesús. Jesús permaneció en silencio hasta que el sumo sacerdote le conjuró a hablar (Mat. 26:63), momento en el que Jesús dio testimonio de la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad. Entonces ellos le condenaron como blasfemo, suponiendo que su testimonio no era cierto.

Los jefes de los sacerdotes no tenían el derecho de condenar a Jesús como un blasfemo. Por que lo conjuraron a decir la verdad, lo que le obligaba a decir la verdad delante de Dios. Puesto que los sacerdotes no tenían evidencia de lo contrario, ni tampoco tenían testigos creíbles que contradijeran el testimonio de Jesús, estaban obligados a traspasar el juicio a las manos de Dios. Pero en cambio, presumieron que Jesús había mentido delante de Dios y luego lo crucificaron por una acusación de blasfemia, es decir, por dar falso testimonio bajo juramento ante Dios.

¿Qué deberían haber hecho? Deberían haber dado testimonio de Él después de ver todas Sus obras y escuchar Sus enseñanzas. El Evangelio debería haberse alojado en sus corazones, haciendo que fueran testigos de Él en todo el mundo. Los jefes de los sacerdotes no hicieron esto, pero hubo quienes lo hicieron. Estos fueron encargados de la Gran Comisión como testigos de Dios (Lucas 24:48).


Dar testimonio de Jesucristo

Como hemos visto antes, Isaías dijo que Israel sería testigo de Dios de que Yahweh-Jesús era el único Dios. Pablo dice, sin embargo, que un remanente hizo lo que Dios esperaba de sus testigos, mientras que la nación en su conjunto no cumplió con su llamado. "Aquellos que fueron escogidos lo alcanzaron y los demás fueron endurecidos" (Rom. 11:7).

Incluso hoy en día, si alguien considera que es uno de los testigos de Dios, da testimonio de que Jesucristo es Rey de las naciones y que es el legítimo heredero de todas las cosas. Todos los verdaderos testigos de Dios vamos a trabajar hacia el establecimiento de Su Reino y a rechazar cualquier opinión que elimine a Cristo del gobierno, la educación, o la vida pública en general.

Cualquier persona que da testimonio de una América secular (o de cualquier otro país), y trabaja para apartar a Cristo del lugar que le corresponde, no es un verdadero testigo, sino un testigo falso, porque ha rechazado a Jesucristo de la misma manera que lo hicieron en Mateo 26. No es justo aceptar a Cristo a nivel personal al tiempo que se le rechaza en otras áreas de la vida.

Esto nos lleva a otra aplicación importante de esta Ley en contra de dar falso testimonio.


Teniendo testimonio con nuestra vida

Si decimos ser cristianos y, sin embargo, no manifestamos el carácter de Cristo, somos falsos testigos de Cristo. El mundo se habría convertido a Cristo hace siglos si auténticos "testigos" de Cristo hubieran manifestado el carácter de Cristo en sus vidas. Sin embargo, prácticamente todos los cristianos, incluido yo mismo, nos hemos quedado cortos en nuestro testimonio. La Gran Comisión nos mandó dar testimonio de Cristo. Lucas 24: 46-49 dice,

46 y les dijo: "Así está escrito, que el Cristo padeciese, y resucitase de los muertos al tercer día; 47 y que el arrepentimiento para perdón de los pecados se predicase en su nombre a todas las naciones, comenzando desde Jerusalén. 48 Vosotros sois testigos de estas cosas. 49 Y he aquí, yo enviaré la promesa de mi Padre sobre vosotros; pero vosotros, permaneced en la ciudad hasta que seáis revestidos de poder de lo alto".

Jesús dijo que los discípulos eran Sus testigos, pero también dijo que esperaran hasta que recibieron el "poder de lo alto" prometido en Isaías 32:15. Aparte del Espíritu Santo, no sería posible ser testigos de Dios. Tal vez esos pocos discípulos serían capaces de dar testimonio, "vi esto", u "oí decir que Jesús", pero en el largo plazo, todos los testigos deben estar llenos del Espíritu Santo para ser un verdadero testigo. Esto es especialmente cierto para las generaciones posteriores, ya que estos necesitarían una verdadera experiencia con el Espíritu de Cristo con el fin de tener un verdadero testimonio de lo que hizo y dijo.

Creo que la razón principal por la que la Iglesia no ha traído justicia a la Tierra es porque no ha comprendido el propósito del Espíritu Santo en la vida diaria. Pablo vio este problema desarrollando incluso en su tiempo de vida, porque él profetizó de "tiempos difíciles" por delante en 2 Timoteo 3. En el versículo 5, escribe de los "teniendo apariencia de piedad, pero niegan la eficacia de ella".

En otras palabras, muchos surgieron en la Iglesia, que cumplieron con formas religiosas de culto, pero que negaron el poder del Espíritu, que en realidad hace el cristianismo real en nuestras vidas. A medida que la Iglesia perdió el poder del Espíritu, sustituyó a la espada del Espíritu por la espada física. El resultado fue que la Gran Comisión se convirtió en una cruzada de conquista y coacción, que creó miembros de iglesia, pero hizo poco o nada para cambiar la vida o dar a la gente un conocimiento de Cristo. Las personas fueron forzadas a tener una relación con la Iglesia, pero no tenían relación directa con Cristo mismo.

La Gran Comisión está diseñada para transformar a gente común en testigos de lo que Cristo había hecho en sus propias vidas. Pero cuando la experiencia personal de los hombres con el Espíritu Santo se desvaneció, los hombres comenzaron a dar testimonio de la Iglesia. Sin embargo, por hacerse llamar cristianos, sin saberlo, dieron falso testimonio de Jesús, porque sus vidas no eran testimonio del carácter de Cristo.

No conozco a nadie que plenamente de testimonio del carácter y la obra de Cristo en este momento, pero todos deberíamos estar en el centro de entrenamiento del Espíritu Santo para aprender y crecer hasta la madurez espiritual completa. Puede que no seamos testigos fieles y verdaderos en el sentido último hasta que recibamos la plenitud del Espíritu en la Fiesta de los Tabernáculos, pero eso no debe impedir que nos movamos hacia ese objetivo aún hoy en día.


A medida que crecemos en Cristo, llegamos a ser mejores testigos y somos capaces de cumplir el Noveno Mandamiento de maneras mayores.

http://www.gods-kingdom-ministries.net/teachings/books/deuteronomy-the-second-law-speech-5/chapter-22-false-witnesses/

No hay comentarios:

Publicar un comentario