TRADUCTOR-TRANSLATE

PRIMERA DE CORINTIOS – Cap. 1 (1): Saludos de Pablo y Sóstenes, Dr. Stephen E. Jones

14/02/2017



Pablo comienza su carta con su introducción en 1 Corintios 1:1-3,

1 Pablo, llamado a ser apóstol ["apóstol llamado"] de Jesucristo por la voluntad de Dios, y el hermano Sóstenes, 2 a la iglesia de Dios que está en Corinto, a los que han sido santificados en Cristo Jesús, a los llamados a ser santos con todos los que en cualquier lugar invocan el nombre de nuestro Señor Jesucristo, Señor de ellos y nuestro; 3 Gracia a vosotros y paz de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo.

Hoy en día cuando escribimos cartas, normalmente abordamos la persona a la que estamos escribiendo en el comienzo, y luego firmamos con nuestro nombre al final de la carta. Pero era costumbre en aquellos días para identificar al autor de la carta al comienzo de la carta, y, sobre todo en el caso de las cartas oficiales, para listar las credenciales de uno. Pablo hace esto mediante la identificación de sí mismo como uno "llamado a ser apóstol de Jesucristo".


Sóstenes
Pablo estaba escribiendo a la iglesia de Corinto, que él mismo había establecido anteriormente en un período de un año y seis meses (Hechos 18:11) desde el final del 51 hasta la primavera del 53 dC. Esta carta, sin embargo, no fue escrita solamente por el propio Pablo, sino también en nombre de "el hermano Sóstenes", o más literalmente, "Sóstenes, el hermano". Su inclusión en el saludo parece indicar que Sóstenes era bien conocido por los de Corinto, como si hubiera acompañado a Pablo a Éfeso.

Apenas es posible demostrarlo, pero este parece ser el mismo Sóstenes que fue golpeado por la multitud en la audiencia de Pablo ante Galión procónsul de Corinto. Después de descartarse el caso en contra de Pablo, Hechos 18:16,17 dice que Galión …

16 ... los echó del tribunal. 17 Y todos ellos se apoderaron de Sóstenes, el jefe de la sinagoga, y comenzaron a golpearlo delante del tribunal. Pero Galión nada se le daba en ello.

Parece que Sóstenes se le pidió que dirigiera la sinagoga después que Crispo (el líder anterior) creyera en Jesús. Sóstenes mismo se opuso a Pablo y sus enseñanzas, al igual que Pablo mismo se había opuesto a esas enseñanzas en su vida anterior, cuando persiguió a la Iglesia. Pero al igual que Jesucristo había derribado y reclutado a Pablo (es decir, Saulo) para el servicio divino como apóstol, así también Jesucristo tocó el corazón de Sóstenes.

Si nos ponemos en los zapatos de Pablo, no es ninguna exageración decir que Pablo podía identificarse con Sóstenes, pues había caminado en sus zapatos también. Cuando la multitud se volvió contra Sóstenes y lo golpearon delante del tribunal, ¿lo habría hecho Pablo? El libro de Hechos no dice nada, pero si estudiamos el corazón de Pablo, así como el corazón del médico Lucas, su compañero, podemos ver fácilmente a Pablo ir a defender Sóstenes. Lo puedo ver entre la multitud pidiendo que cesaran los golpes. Puedo ver Lucas agachándose hacia Sóstenes y tratarle las heridas con cuidado y amor divino.

Parece ser que en su amor como el de Cristo se ganó el respeto de Sóstenes y finalmente provocó su conversión. La paliza habría dado a Pablo y Lucas una oportunidad para mostrar a la sinagoga la verdad del amor de Cristo por Sus enemigos que lo persiguieron e incluso lo mataron. ¿Habrían Pablo y Lucas perdido una oportunidad así? Yo no lo creo, porque ¿quién más podría haber sido "el hermano Sóstenes", y por qué si no iba Pablo a incluirlo en el saludo inicial a la iglesia en Corinto? Es obvio que la iglesia de Corinto conocía muy bien a Sóstenes, y es poco probable que hubiera dos hombres con ese nombre en la misma historia.

De hecho, como líder de la sinagoga, Sóstenes habría sido útil en el testimonio de Pablo a los judíos en otras sinagogas, un ejemplo (como Crispo) de un prominente, docto judío que había sido ganado para Cristo por el poder del amor y el perdón. Por lo tanto, puede haber una historia más grande aquí, aunque no contada, acechando en las sombras. Y la inclusión por Pablo de Sóstenes al comienzo de su Epístola de Santificación también muestra cómo el Espíritu Santo puede cambiar el corazón y la vida.


El Cuerno Pequeño y los santos perseguidos
Así que Pablo y Sóstenes escriben, por así decirlo, una carta conjunta "a los que han sido santificados en Cristo Jesús, llamados a ser santos" (1 Corintios 1:2). Pablo y Sóstenes, ambos perseguidores de la Iglesia, han sido llamados y santificados o apartados para el servicio divino. Ambos han sido cambiados por el poder del Espíritu Santo y son "santos" del Altísimo, llamados a recibir la autoridad en el Reino cuando el poder del Cuerno Pequeño de Daniel 7 haya terminado.


21 Y veía yo también que el cuerno pequeño hacía la guerra contra los santos y los vencía, 22 hasta que el Anciano de días vino, y el juicio fue pasado a favor de los santos del Altísimo, y llegó el tiempo, y los santos tomaron posesión del Reino.

Cuando Pablo habla de "santos", hace referencia a aquellos que, al final, son llamados a poseer y gobernar el Reino. Sin duda alguna, Pablo entendía que el Imperio Romano era la cuarta bestia de Daniel 7, y la "guerra contra los santos" ya era una realidad, a pesar de que el Cuerno Pequeño aún no había hecho su aparición. Poniéndonos en la piel de Pablo, es probable que Pablo creyera que había sido parte de la Compañía del Cuerno Pequeño mientras "hacía la guerra contra los santos". Sóstenes, también, habían seguido el mismo camino, junto con la mayoría de las sinagogas que rechazaron el evangelio de Jesucristo.

Parece que a Pablo no se le dio la revelación de que la Iglesia misma iba a degenerar en la carnalidad hasta el punto que, al igual que los judíos en tiempos anteriores, comenzaría a perseguir a los santos. Sin tal revelación directa, Pablo no podía saber cómo la Iglesia Romana subiría al poder como una extensión de la Bestia de Hierro del Imperio Romano. Desde la limitada perspectiva del primer siglo de Pablo, la guerra contra los santos ya había comenzado con la crucifixión de Jesús y con su propia persecución, comenzando con la lapidación de Esteban.

Pablo mismo dio testimonio de su vida temprana, diciendo en Gálatas 1:13-16,

13 Porque ya habéis oído acerca de mi antigua manera de vivir en el judaísmo, como solía perseguir a la iglesia de Dios sin medida, y la asolaba; 14 y yo aventajaba en el judaísmo a muchos de mis contemporáneos en mi nación, siendo mucho más celoso de las tradiciones de mis padres. 15 Pero cuando al que me había apartado [me había santificado], desde el vientre de mi madre, y me llamó por su gracia, le agradó 16 revelar a su Hijo en mí, para que yo le predicase entre los gentiles [ethnos, "naciones"]

Así fue como Pablo fue llamado a ser apóstol, no por su propia voluntad, sino "por la voluntad de Dios", o, como les dice a los Gálatas, “fui apartado 'desde el vientre de mi madre'". Aunque en un primer momento había hecho la voluntad del Cuerno Pequeño en la persecución de la Iglesia, Dios le había llamado a ser uno de los santos del Altísimo. Al hacerse este cambio, él mismo se convirtió en uno de los perseguidos, y Sóstenes levantó la guerra contra Pablo y la Iglesia de Corinto hasta que él también fue llamado por Cristo para ser uno de los santos perseguidos.

Por lo tanto, cuando Pablo identifica a los creyentes de Corinto como "llamados a ser santos", hay un enorme peso detrás de sus palabras. El peso se ve sólo mediante el contraste de la vocación de los santos con la vocación de los perseguidores del Cuerno Pequeño. Por lo tanto, podemos ver que el Cuerno Pequeño de Daniel 7:21 no se limita a la Iglesia Romana en los últimos años, sino también al espíritu del judaísmo celoso con el que Pablo estuvo tan familiarizado en el primer siglo.

Pablo define a los santos como "todos los que en cualquier lugar invocan el nombre de nuestro Señor Jesucristo". Algunos han intentado definir a los santos en términos raciales o biológicos. He oído a los hombres enseñan que los santos en los escritos de Daniel son los judíos o tal vez los hijos de Israel. Sin embargo, Pablo deja claro que el término se aplica a los que creen en Jesucristo. Por lo tanto, si un judío o un israelita no cree en Jesucristo, no es un santo, ni tampoco está llamado a gobernar el Reino de Dios después de la caída del Cuerno Pequeño.


Cristo Jesús y Jesucristo
En 1 Corintios 1:1 Pablo dice que fue llamado por "Jesucristo", y en el siguiente versículo dice que los santos fueron santificados "en Cristo Jesús". El patrón inverso cambia el énfasis, como el Dr. Bullinger nos dice en el Apéndice 98 (IX) en la parte posterior de la Companion Bible. Del término, Jesucristo, dice,

"En la combinación de estos dos nombres, el primero es enfático por su posición, siendo el segundo subsidiario y explicativo. En los Evangelios significa Jesús el Mesías. 'En las epístolas que significa Jesús, que se humilló a Sí mismo, pero ahora está exaltado y glorificado como Cristo".

En otras palabras, Jesucristo muestra a Jesús como el Cristo, o Mesías con todo lo que ello conlleva de llamado y unción. El Mesías iba a humillarse a Sí mismo hasta el punto de morir en la Cruz, para que Él fuera exaltado y glorificado como el Rey de toda la Creación.

Del término, Cristo Jesús, el Dr. Bullinger continúa diciendo:

"Esto es lo contrario de 'Jesucristo' (XI) y denota el Uno ahora exaltado, que una vez se humilló a sí mismo". (XII)

Así, según el Dr. Bullinger, Cristo es el hincapié aquí, y Jesús es la palabra explicativa. Cristo no es el apellido de Jesús, sino que es su llamado (oficio) como el Ungido, el Rey de la Creación. De hecho, todos los cristianos, aunque subordinados a Jesucristo, son "pequeños Cristos", como su nombre lo indica, ya que, como 1 Juan 2:20 dice, "vosotros tenéis la unción [Chrisma] del Santo". En otras palabras, todos estamos ungidos por el mismo Espíritu Santo, aunque Jesús siempre tendrá el más alto llamado como "el primogénito de entre los muertos" (Colosenses 1:18).

Pablo dice en Romanos 8:11,

11 Y si el Espíritu de aquel que levantó a Jesús de entre los muertos habita en vosotros, el que levantó a Cristo de entre los muertos también dará vida a vuestros cuerpos mortales por su Espíritu que mora en vosotros.


Tenemos morando en nosotros el mismo Espíritu que levantó a Cristo de entre los muertos. La calidad de ese Espíritu que mora en nosotros es igual a la que es en Cristo Jesús mismo. Es la misma unción del Cristo, y la única diferencia es la cantidad dada a Jesús, el Principal, el cual tiene el llamado más alto dentro del Cuerpo de Cristo.

Etiquetas: Serie Enseñanza
Categoría: Enseñanzas

Dr. Stephen Jones

2 comentarios: