TRADUCTOR-TRANSLATE

EL REINO DE DIOS - Capítulo 4: Las Leyes del Reino, Dr. Stephen E. Jones


Capítulo 4
Las Leyes del Reino


Las Leyes del Reino se definen simplemente como cualquier cosa que Dios dice que el hombre debe hacer. Ser obediente al Rey es obedecer Sus Leyes. Las Leyes del Reino no son más que la expresión del carácter justo del Rey. Ellas son el estándar por el cual se mide la justicia. Violar el carácter del Rey se llama pecado.

El término hebreo para pecado es khataw, que significa "errar el blanco, o no lograr el objetivo". Por ejemplo, Rom. 3:23 dice,

23 Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios.

Es decir, ninguno ha estado a la altura de la meta o el objetivo. Ninguno ha estado a la altura del carácter justo de Dios. Todos han fracasado.

El propósito de la Ley es para hacer frente a los pecadores. Mientras hay pecadores, tiene que haber leyes para restringir a los hombres de dañar a sus vecinos. Para que pueda haber tranquilidad en la Tierra, estas Leyes deben tener sanciones por desobediencia, por las que el orden legal pueda ser restaurado cuando los hombres violen los derechos de los demás.

Pablo nos dice el propósito de la Ley en 1 Tim. 1: 8-11, diciendo:

8 Pero nosotros sabemos que la ley es buena, si uno la usa legítimamente, 9 dándose cuenta del hecho de que la ley no fue dada para el justo, sino para los transgresores y rebeldes, para los impíos y pecadores, para los irreverentes y profanos, para los que matan a sus padres o madres, para los asesinos, 10 y los sodomitas, para los secuestradores, para los mentirosos y perjuros, y para cuanto se oponga a la sana doctrina, 11 según el glorioso evangelio del Dios bendito,que me ha sido ha confiado.

En el principio, antes de la introducción del pecado en el mundo, no había necesidad de leyes impuestas a los hombres por las potencias más altas. Pero cuando comenzaron los hombres a pecar, la Ley se hizo necesaria para hacer frente a esa nueva realidad. Y al final, cuando Dios sea "todo en todos", de nuevo no existirá necesidad de leyes como tales, porque la Ley de Dios será escrita en los corazones de todos los hombres. Los hombres harán lo que es justo por naturaleza y no se necesitará ningún organismo policial coercitivo para refrenar a los hombres de hacer cosas malas.

Las Leyes de Dios se han revelado progresivamente a medida que el hombre ha degenerado moralmente. La primera ley se dio en Génesis 2:16,17,

16 Y mandó Yahweh Dios al hombre, diciendo: "De todo árbol del huerto podrás comer; 17 pero del árbol del conocimiento del bien y del mal no comerás, porque el día que de él comas, ciertamente morirás".

Ninguna otra ley era necesaria en ese momento. Sin embargo, ésta ley era suficiente para proporcionar oportunidades para que Adán y Eva fallasen. Una vez que pecaron, la humanidad comenzó una larga degeneración, y fue necesario que más leyes fuesen reveladas para que los hombres conocieran la mente de Dios en estos asuntos.

Después del Diluvio, Dios reveló a Noé otras leyes por las que pudiera gobernar la Tierra. Noé fue el legítimo rey de la Tierra, porque la primogenitura de Adán le había sido traspasada a él. Noé ya conocía la diferencia entre los animales puros e impuros, porque este conocimiento le fue necesario para poner a los animales en el arca antes del diluvio (Génesis 7: 2).

Después del diluvio, Dios reveló más leyes en Génesis 9:1-7. No debían comer la sangre con la carne (9: 4), ya que la sangre no fue creada para ser alimento para el hombre. Y si un hombre mataba a su vecino, iba a perder su vida, también (9: 6). Sin duda, hubo muchos otros atributos del carácter justo de Dios revelados por inspiración durante los siglos siguientes, porque leemos en Génesis 26:5 que Dios bendijo a Abraham:

5 porque Abraham me obedeció, y guardó mi precepto, mis mandamientos, mis estatutos y mis leyes.

Por lo tanto, es evidente, que mucho antes de la época de Moisés, había leyes divinas por las que vivió Abraham. La fe de Abraham fue demostrada por el hecho de que él obedeció cuando Dios le dijo que saliera de Ur de los Caldeos y viajar a la tierra de Canaán. Abraham era un hombre de gran fe, pero su fe se evidenció por su obediencia.

Cuatro siglos después de Abraham, Moisés condujo a Israel de la tierra de Egipto y los llevó al Monte Sinaí, donde Dios les dio un conjunto más completo de leyes para el Reino. Esas leyes eran para gobernar las relaciones entre Dios y los hombres y entre los hombres y sus vecinos. Esas leyes definieron la justicia absoluta en la cual los juicios debían encajar siempre con el crimen. Los pagos de restitución debían ser directamente proporcionales al delito. Cuando ello no era posible, el delito constituía pena de muerte.

Estas leyes, al igual que todas las anteriores Leyes del Reino, fueron diseñadas para frenar la tendencia carnal del hombre a abusar uno sobre el otro. Las leyes, como las sentencias, las cuales definen las penas exactas debidas por el que viola los derechos de los demás. Estos juicios no sólo protegen los derechos de las víctimas, sino que también protegen los derechos de los transgresores de la Ley, porque la historia ha demostrado que los hombres tienden a dictar sentencias que superan con creces el crimen.

El apóstol Pablo dice de la ley de Dios en Romanos 7:12,

12 Así pues, la ley es santa, y el mandamiento santo, justo y bueno.

Él va a decirnos en el versículo 14 que "la ley es espiritual". Muchos han enseñado que la Ley Divina es carnal, como si viniera de la mente carnal del hombre. Pero esto no es cierto. "Dios es espíritu" (Juan 4:24), y cualquier Ley que viene de Él es espiritual. La administración de la Ley, sin embargo, es fácilmente contaminada por los jueces de ánimo carnal, si no conocen la mente del Autor de la Ley. Esto se convirtió en un problema en los últimos años de Israel, y Jesús se vio en la necesidad de corregir sus interpretaciones de la Ley en su conocido "Sermón de la Montaña".

Las interpretaciones de la Ley por los hombres eran conocidas como "las tradiciones de los hombres". Estas corresponden a los precedentes legales modernos, o jurisprudencia, por los cuales los hombres han interpretado la Constitución. Sin embargo, cuando los hombres no están de acuerdo con las intenciones de los legisladores anteriores, es una tendencia natural desviarse de la intención original de la Ley. Esto puede ser deseable cuando se trate de leyes de hombres imperfectos, pero no se debe hacer con las Leyes de Dios.

Sin embargo, los rabinos re-interpretaron la Ley bíblica de manera que anularon la Ley. Jesús vino a mostrarnos el verdadero significado de la Ley, según lo previsto por Dios. Pero en los últimos años, la Iglesia cayó en el mismo error cuando desarrolló sus propias tradiciones según la mente de los hombres. Cuanto más los hombres no estaban de acuerdo con la mente de Dios, más reinterpretaban las Ley ajustándose a sus propias ideas de lo que era correcto e incorrecto.

Las "tradiciones" rabínicas fueron recopiladas por escrito en los últimos años y se conocen hoy en día como el Talmud judío. El Talmud no es la Biblia; es una recopilación de las tradiciones de los hombres. En Marcos 7, leemos,

5 Y los fariseos y los escribas le preguntaron: "¿Por qué tus discípulos no andan conforme a la tradición de los ancianos, sino que comen pan con manos impuras?" 6 Y él les dijo: "Con razón profetizó Isaías de vosotros, hipócritas, como está escrito: 'Este pueblo me honra con los labios, pero su corazón está lejos de mí. 7 Pues en vano me honran, enseñando como doctrinas, mandamientos de hombres'. 8 Dejando el mandamiento de Dios, os mantenéis fieles fieles a las tradiciones de los hombres". 9 También les decía, "Bien invalidáis el mandamiento de Dios para guardar vuestra tradición".

Nótese la diferencia entre el mandamiento de Dios y las tradiciones de los hombres. Jesús sólo tenía cosas buenas que decir acerca de la Ley y los Mandamientos de Dios. Tenía poco bueno que decir de las tradiciones de los ancianos. Uno debe saber la distinción con el fin de conocer la verdad detrás de este desacuerdo.

El apóstol Pablo dejó claro que Dios no había dejado de lado Su Ley. Jesús pagó la pena de la Ley por nuestro pecado y por el pecado de todo el mundo. Esto "cumplió" la Ley, es decir, que satisfizo la demanda de justicia de la Ley.

Jesús podría haber evitado la Cruz menospreciando la Ley, pero en su lugar, Él confirmó las demandas de justicia de la Ley al morir en la Cruz por nuestros pecados. Al ir a la Cruz, Él mostró que estaba de acuerdo con los requerimientos de justicia de la Ley. Pagando la multa, Él salvó al mundo de la muerte. Y así, Pablo nos dice en Romanos 6:14,

14 Porque el pecado no tendrá dominio sobre vosotros, pues no estáis bajo la ley, sino bajo la gracia.

Porque estar "bajo la Ley" significa que uno es culpable ante la Ley y es responsable de su castigo como un pecador. Cada vez que una persona peca, cae bajo la Ley debido al pecado, y la Ley no liberará al pecador hasta que se pague la multa. Cuando Jesús pagó el precio exigido por la Ley, el pecador fue puesto en libertad, porque la Ley había sido satisfecha. La Ley ya no era una amenaza para el pecador, porque hora estaba "bajo la gracia", no porque el pecado fuera legalizado, sino porque se pagó la pena (o la multa) por el pecado.

Sin embargo, de ninguna manera, esto hizo al pecado menos pecaminoso. El robo es todavía pecado, el asesinato es todavía pecado, el adulterio sigue siendo pecado. El pecado no fue legalizado en modo alguno por la muerte de Jesús en la Cruz. No se derogó la Ley contra estas injusticias. El robo no se convirtió en un acto justo después de que Jesús murió en la Cruz.

La Ley sigue siendo una expresión del carácter de Dios. La diferencia principal es que cuando Jesús pagó el castigo por nuestro pecado que era exigido por la Ley, la Ley no podía exigir más penas y más allá de su mandato. Por lo tanto, estamos "bajo la gracia".

Sin embargo, Pablo deja claro que no debemos "seguir en el pecado para que la gracia abunde" (Rom. 6:1). Él dice en Rom. 6:15,

15 ¿Qué, pues? ¿Pecar porque no estamos bajo la ley sino bajo la gracia? ¡De ninguna manera!

En otras palabras, si yo fuera a violar una ley de velocidad en la carretera, el oficial de policía podría ponerme una denuncia, y puede que tenga que pagar una multa (sanción). Si la multa es demasiado grande para que pueda pagarla, estaría "bajo la ley" hasta que la Ley pudiera ser satisfecha. Tal vez podría ir a la cárcel durante 30 días. Pero si mi tío viniera y pagara mi multa, yo quedaría "bajo la gracia", y la Ley me liberaría.

¿Cómo pensaría de mí mi tío si a continuación yo siguiera violando las leyes de velocidad, sabiendo que mi tío siempre tendría que pagar mis multas por mí? ¿Le honraría esto? ¡Por supuesto que no! Y sin embargo, muchos cristianos se les ha dicho que ahora tienen el derecho a pecar (violar la Ley) como si Jesús hubiera legalizado el pecado mediante el pago de la sanción.

Los cristianos no tienen derecho a continuar en el pecado. Juan nos dice que "el pecado es infracción" (1 Juan 3: 4). Jesús dijo que muchos subsistirán delante de él en el día del juicio y afirman haber hecho muchos milagros maravillosos en su nombre; pero Jesús dirá: "Apartaos de mí, hacedores de maldad" (Mateo 7:23).

Las Leyes del Reino se ofrecen con el fin de frenar la tendencia anárquica del hombre. Hay dos formas en las que Dios ha tratado este problema de la ilegalidad. El método Antiguo Pacto instituido bajo Moisés fue para frenar la anarquía por la fuerza externa de la Ley. El método del Nuevo Pacto instituido bajo Cristo es cambiar la naturaleza de uno por una fuerza interna por el poder del Espíritu Santo que mora en el creyente.

El método Antiguo Pacto tiene sólo un éxito parcial, pero la historia ha demostrado que las restricciones externas a través del miedo por la aplicación de la Ley siempre producirá un error al final. La naturaleza humana es tal que los hombres siempre van a encontrar maneras de circunvalar la Ley o de buscar maneras de practicar la injusticia sin ser descubierto.

Por esta razón, las naciones tienden a pasar más y más leyes que son cada vez más restrictivas. Las penas aumentan gradualmente en el intento de frenar la ilegalidad y disuadir la delincuencia. Con el tiempo, las sanciones son muy superiores a la verdadera justicia y sin embargo, el crimen es incontrolable.

El Nuevo Pacto no se limita a frenar la anarquía. El Espíritu Santo mora en nuestros corazones y trabaja desde el interior. En lugar de gobernar por el miedo, el Espíritu Santo obra por el amor al escribir la Ley en nuestros corazones. El resultado de esta obra interior es que empezamos a conformarnos al carácter justo de Dios, no por fuerza, sino porque llegamos a un acuerdo con Dios. Esto se logra mediante la lectura de la Palabra (la Ley), siendo guiados por el Espíritu, conociendo la intención del autor, y viendo la Ley a través de los ojos de Cristo. De esta manera, la Ley de Dios se convierte en la expresión no sólo del carácter de Dios, sino también del carácter del creyente. Él no robará, matará o adulterará incluso si las leyes del país le permitieran hacer estas cosas sin penalización. Las leyes externas no son su motivación, su motivación es interna.



Este es el método del Nuevo Pacto por el cual Dios está trayendo la justicia a la Tierra. Las Leyes del Reino se escriben en los corazones de sus ciudadanos. Dios está entrenando a la gente para ser buenos ciudadanos del Reino y para dar testimonio a otros de Su carácter justo.

http://www.gods-kingdom-ministries.net/teachings/books/the-kingdom-of-god/chapter-4-the-laws-of-the-kingdom/

No hay comentarios:

Publicar un comentario