TRADUCTOR-TRANSLATE

ATRAVESANDO LAS MONTAÑAS ATEMPORALES – Cap. 13: La Palabra de Fe, Dr. Stephen E. Jones


03/02/2017



A la conclusión del descanso, los jefes de las tribus aceptaron la realidad de la venida del cautiverio, pero querían saber cómo relacionarse con los filisteos durante ese tiempo.

"¿Cómo vamos a tratar a los filisteos", preguntó Ibzán. "Sabemos que son idólatras, y que, por tanto, los habíamos rechazado y los veíamos como enemigos de Dios. Moisés nos dijo que destruyéramos todos los habitantes de Canaán, y Moisés nos dice que los idólatras deben ser muertos. Pero ahora nos encontramos con Dios elevándolos por encima de Israel. Esto es difícil de entender para nosotros. ¿Puede explicarnos esto?"

"Esa es una pregunta compleja", le contesté. "La respuesta está ligada a la comprensión de una aparente contradicción entre el pacto con Abraham y el pacto con Israel en el Monte Horeb. Como saben, Dios escogió a Abraham por encima de todos los hombres y le prometió que su descendencia heredaría esta Tierra y, de hecho, toda la Tierra. Pero también le dijo a Abraham que iba a ser una bendición para todas las naciones. La cuestión es cómo Israel podría bendecir a todas las naciones y, sin embargo también destruir las naciones cananeas y a los filisteos".

"Eso no parece ser una contradicción inherente", observó Ibzán.

"La clave", continué, "está en la comprensión de lo que sucedió en el Horeb. Cuando el Señor habló los Mandamientos, sus padres todos oyeron la voz de Dios que les hablaba directamente desde el Monte. Entonces, ¿cuál fue su reacción?"

"Tenían miedo de su voz, y su deseo fue que Moisés oyera Su voz en su nombre, para que muriesen", respondió Ibzán.

"No instó Moisés a la gente a acercarse a Dios con el fin de escuchar el resto de la ley?", Pregunté.

"Eso es correcto", dijo Ibzán.

"Sin embargo", dije, "porque la gente tenía miedo de escuchar, sólo Moisés recibió la Ley y luego volvió a decirle a Israel las palabras de la Ley. La fe viene por el oír, y nuestra fe descansa en lo que oímos. Moisés tenía fe en el Señor, porque Él estaba dispuesto a escuchar Su voz. Las personas colocaron su fe en Moisés, porque no querían oírla. Este fue su primer problema importante, porque su fe en el Señor era una fe indirecta, que se diferenciaba de la fe directa en el Señor de Moisés".

Los jefes parecieron sorprendidos, ya que nunca contemplaron la calidad de su fe con esta luz. Hice una pausa para dejar que esta verdad del Nuevo Pacto se asentara en sus mentes antes de continuar.

"El Espíritu de Dios habría habitado a sus padres como templos de Dios, si hubieran sido capaces de acercarse a escuchar la voz de Dios. Pero a causa del miedo, el Espíritu de Su presencia se mantuvo externamente, en una tienda de campaña que rodeaba al Arca de Su Presencia. De esta manera, Dios vino a habitar en medio de Israel, como es el día de hoy, porque Él mora ahora en Silo con Israel".

"El día todavía vendrá en el futuro, cuando aparezca el Rey prometido, en que Sus hijos recibirán una nueva oportunidad de acercarse a Él y escuchar Su voz. Esta vez van a obedecer, pues ya no tendrán miedo. El Espíritu de Dios, entonces, morará en los que se acerquen, y ellos serán llamados templos de Dios. A lo que vuestros padres tuvieron miedo, sus hijos lo abrazarán por la fe".

"Eso es increíble", dijo Elí, porque él había estado escuchando con atención y estaba muy interesado en todo lo relacionado con el tabernáculo. "¿Está diciendo que la presencia de Yahweh en el Arca es una conveniencia temporal hasta que el pueblo de Dios venza su miedo a escuchar Su voz?"

"Sí, su interpretación es correcta. Sus padres tuvieron oportunidad de convertirse en templos de Dios, e incluso aquí y ahora pueden tener ese privilegio si tiene oídos para oír Su voz. Pero los oídos de Israel en los días de Moisés se apagaron, y sus ojos se cegaron cuando su temor demostró ser más fuerte que su fe en la base del Horeb".

"¿Estás diciendo que el pueblo de Dios es ciego y sordo?", preguntó Elí.

"La dureza de los ojos, los oídos y los corazones se puso de manifiesto en el monte cuando la gente huyó por miedo de la presencia de Dios. El problema es mucho mayor, pero fue en Horeb donde se mostró al completo. Tiene sus raíces en la opinión de que el Señor desea permanecer separado de hombres pecadores, y que el Cielo y la Tierra deben permanecer separados para siempre. Si bien es cierto que el pecado ha causado esta separación, esta no era la intención divina en el principio de la Creación. La Creación se supone que sea una extensión del Cielo que refleje Su voluntad en todas las cosas. Aunque el pecado abrió una brecha entre el Creador y la Creación, Dios tiene toda la intención de superar ese problema. La barrera más grande es el miedo (incredulidad) de los hombres de acercarse a Dios".

"¿No recuerda", continué, "cómo Moisés dijo a sus antepasados, después de que habían pasado cuarenta años en el desierto, que el Señor no les había dado corazón para entender, ni ojos para ver, ni oídos para oír? Israel fue probado cuarenta años falló todo el tiempo. Y sin embargo, Dios todavía llevó a Israel a la Tierra Prometida. ¿Cómo puede Dios esperar que Israel tenga éxito en la Tierra Prometida cuando habían fracasado en el desierto?"

"¿Qué quiere decir?", preguntó Elí.

"¿No es obvio", dije, "que si el Señor no les da oídos para oír, ojos para ver, y un corazón para entender, que Israel continuará teniendo el mismo problema que cuando Moisés? ¿No quiere hoy en día el pueblo todavía apedrear a Moisés siempre que experimentan adversidad, o cuando sienten el deseo de adorar ídolos?"

"Entonces", preguntó Elí, "¿cómo debemos orar para que el Señor nos dé este tipo de ojos, oídos y corazones? Si Él no les dio tales corazones en los días de Moisés, entonces ¿cómo podemos esperar que lo haga con nosotros hoy?"

"Ahora estamos apuntando al corazón real del asunto", dije. "Después de los discursos de Moisés en la tierra de Moab antes de morir, ¿no hizo Dios un segundo pacto con Israel para hacer frente a ese problema? ¿No juró Dios establecerles como Su pueblo y ser su Dios, no sólo a los que estaban allí, sino también a todos los que no estaban presentes?"

"Sí", dijo Elí, porque conocía bien las Escrituras.

"¿Fue este segundo pacto hecho con las personas solo después de que su ceguera fue sanada? ¿O fue hecho con ellos mientras eran todavía ciegos y sordos?"

"Eran todavía ciegos y sordos", respondió Elí.

"¿Entonces Yahweh hizo cumplir Su promesa a Israel, trayéndoles a esta Tierra, a causa de Yahweh para hacerles su pueblo?", pregunté.

"Está claro", dijo Elí, "que Josué nos condujo a esta Tierra por la promesa de Yahweh, y no como resultado de la capacidad de nuestros antepasados de ser obedientes".

"¿Cómo difiere este segundo pacto en la llanura de Moab del primer pacto en la base del Horeb?", pregunté.

"El primer pacto exigió a Israel tomar un juramento de fidelidad y obediencia al Señor", dijo Elí. "El segundo no puso ningún requisito sobre Israel, porque el Señor mismo tomó un juramento de hacerles Su pueblo".

"Eso es correcto", dije, agradecido por su conocimiento de la Palabra. "Sin embargo, con quienes se hizo este segundo pacto? ¿Fue sólo para los hijos de Israel, o también para los demás?"

"Todo Israel y todos los extranjeros con los que salió de Egipto, fueron incluidos en este convenio para que fueran Su pueblo y Él ser Su Dios", recordó Elí. "Más que eso, Moisés dijo: 'no solamente con vosotros estoy haciendo este pacto y este juramento, sino también con los que están aquí con nosotros hoy en presencia de Yahweh nuestro Dios y con los que no están aquí hoy con nosotros'. Obviamente, incluyó no sólo a los que estaban presentes, sino a los que no están presentes también".

"¿Este pacto, entonces, hizo incluir a los cananeos y filisteos?", pregunté. "¿No explicó Moisés este pacto después, diciendo que incluía a los idólatras de la Tierra? ¿No estaban los filisteos incluidos en la promesa de Dios?"

"Sí", respondió Elí, "porque Él dijo a nuestros padres, 'han visto sus abominaciones y sus ídolos de madera, piedra, plata y oro'. Pero luego habló de borrar su nombre de debajo del Cielo. ¿Cómo puede incluirlos en Su pacto, sólo para maldecirlos de nuevo?"

"Este es el gran misterio", le dije. "Dios se comprometió a hacerles parte de Su pueblo, y sin embargo, también se comprometió a destruirlos. ¿Cómo se puede resolver esta gran contradicción?"

Entonces habló Boaz. "Dios también se comprometió a destruir a Israel si llegaran a hacerse idólatras. ¿Cómo puede Dios destruir a Israel y, sin embargo, prometer hacer de ellos Su pueblo? Sabemos que los juicios de Dios están diseñados para corregir a Israel, incluso si Dios debe destruir a la nación para hacerlo. Ninguno de nosotros creemos que esto es una contradicción cuando lo aplicamos a Israel. ¿Por qué habría de ser diferente para el resto de las naciones?"

"Usted ha descubierto la gran llave que abre este misterio", dije con una sonrisa de aprobación. "Dios tiene la intención de volver el corazón de los hijos de Israel por la fuerza de Su propia voluntad. Después de haber demostrado Su poder en Israel, Él también hará volver el corazón de los filisteos al final. Si trata con Israel o los filisteos, lo hace sosteniendo a todos los hombres como responsables de sus malos caminos. Sus juicios deben darle muerte a naciones enteras, pero incluso la muerte no es la solución final. Hay una resurrección de los muertos, donde todos los hombres van a aparecer ante el gran Juez de la Creación, y donde la gloria de Dios será revelada a todos, y se doblará toda rodilla. Los filisteos también se inclinarán ante Él. Toda lengua confesará entonces lealtad a Él, y esto cumplirá la promesa que Dios hizo por segunda vez en los campos de Moab".

Hice una pausa de nuevo para permitir que los jefes ajustaran su pensamiento a esta nueva revelación de la Palabra.

"¿Cómo, entonces", pregunté, "debe afectar esto a su actitud hacia los filisteos, y hacia todas las naciones idólatras de la Tierra? ¿No van a ser todos hijos de Dios? Así como todos se han extraviado, ¿no actuaron los israelitas como ovejas díscolas también? ¿No juzgará el Juez Justo de toda la Tierra a todas las naciones con imparcialidad? ¿No es Su justicia hacia Israel lo mismo que Su justicia hacia las naciones?"

Los jefes se miraron con incertidumbre, ya que nunca habían oído tales cosas. Habían asumido que Dios trataba a Israel con diferencia de las otras naciones, que Sus leyes fueron dadas para Israel solamente, y que sólo Israel podría ser Su pueblo. Y sin embargo, todos eran conscientes de que los extranjeros se habían convertido en parte de Israel desde el principio y que muchos extranjeros se habían llegado -algunos de lejos- a adorar al Dios de Abraham, en Silo. Ninguno de ellos había sido rechazado.

"Es cierto", continué, "que Dios les dijo que destruyeran a los idólatras, no sólo los de otras naciones, sino también a los de Israel. La justicia es igual para todas las personas, pero si ustedes conocen que el amor de Dios sigue siendo fuerte para Israel, incluso en medio del juicio, entonces saben también que el amor de Dios sigue siendo fuerte para los filisteos idólatras. Él no quiere que ninguno perezca, sin embargo, muchos perecerán en el camino hasta el día en que el Juez convoque a todos los hombres ante Su Trono. Todos los idólatras serán juzgados por igual, y cuando Sus juicios son vistos en la Tierra, los moradores del mundo aprenden justicia. Ellos serán colocados bajo la autoridad de los justos, que les enseñarán los caminos de Dios, para que ellos también puedan llegar a ser verdaderamente Su pueblo".

"Si ustedes entienden este principio de la justicia divina", dije, "verán a los filisteos con nuevos ojos y sabrán que nunca fue la intención de Dios que les odiaran o despreciaran, sino que les amaran y fueran una bendición para todas las familias de la Tierra. Amar su idolatría, por supuesto, es una perversión de la verdad; pero amar a la gente como a sí mismos, para mostrarles bondad y misericordia, y buscar formas para que vuelvan a su Padre celestial, eso es reflejar el corazón de Dios hacia todos Sus hijos. Odiar a los filisteos es aborrecer al Dios que les ha sometido a ellos. No culpen a los filisteos durante su cautiverio, porque Dios es el que se encarga de juzgar a Israel".

Después de una pausa para permitir que esto se asentara en sus mentes, continué, "una de las principales palabras que mi esposa y yo somos llamados a dar, es tener fe en la promesa de Dios de que todas las naciones serán Su pueblo. Si su fe está basada en la alianza en Horeb, entonces su fe estará en Moisés y en su propio voto de obediencia. ¿Puede alguno de ustedes afirmar que han cumplido el voto de sus padres? Si no es así, ¿cómo podrán ser salvos? Su salvación no se basa en su capacidad para cumplir con los votos de sus padres, sino en la capacidad de Dios para cumplir Su promesa".

"La fe", continué, "siempre tiene un objeto. Si el hombre tiene fe en sí mismo, en vez de en Dios, ¿será eso verdadera fe?"

"No, por supuesto que no", dijo Elí.

"La fe, entonces, debe tener sus raíces en la verdad", continué. "Si nuestra fe está en nuestro propio voto, hecho por la voluntad del hombre, y en nuestra propia capacidad para cumplir un voto tal, entonces, ¿qué sucede cuando los hombres rompen sus votos?"

"El pacto, supongo, se invalida", dijo Elí.

"Entonces", dije, presionando el tema", es claro que el pacto en Horeb ya se invalidó, porque nadie es justo, ni aun uno. No es esta la razón que hizo necesario un segundo pacto? ¿No se dio Israel cuarenta años en los que demostró su incapacidad para mantener su voto? ¿No adoraron el becerro de oro? ¿No perdieron la fe cada vez que se acabó el agua? ¿No quisieron apedrear a Moisés muchas veces? ¿No es verdad que no tuvieron fe para entrar en la Tierra Prometida cuando estaban en Cades Barnea? ¿Cuántos fracasos son necesarios para invalidar el primer pacto?"

"Sólo una, supongo", admitió Elí a regañadientes.

"Entonces, tal vez el mensaje subyacente de Dios y Moisés es que la Tierra Prometida puede ser heredada solamente a través del segundo pacto. Nuestra fe debe estar en la promesa de Yahweh y en Su capacidad de mantener Su Palabra. Pero si las personas no entienden esto correctamente, es natural que vuelvan a tener fe en su propia fuerza de voluntad".

Elí se quedó en silencio, tal vez no comprendiendo del todo esto.

Continué, "Esto puede explicar por qué la Tierra no podía ser vencida totalmente en los días de Josué. Aunque Dios usó a Israel para juzgar a los cananeos, Dios también le dio a Israel la oportunidad de convertirse en una bendición para ellos. Sin embargo, Israel comenzó a adoptar sus formas idolátricas en lugar de mostrarles cómo adorar al verdadero Dios. Y porque la fe del pueblo se dividió entre los dos pactos, Dios permitió solamente un cumplimiento parcial de Su voto en ese momento".

"Pero si Dios verdaderamente ha prometido", respondió Elí, "entonces no debería haber estado basado en la fe del pueblo en absoluto. Si Dios no puede mentir, entonces ¿por qué no cumplió Su Palabra en su totalidad?

"Es evidente", respondí, "que Yahweh hablaba de un tiempo futuro. La entrada de Israel en la tierra de Canaán era solamente un patrón de un ingreso en un Reino mayor en el futuro con un mayor Joshua (Josué). Sin embargo, hay un tiempo por delante cuando este segundo pacto se llevará a efecto de una manera mayor. Pero la verdadera pregunta es qué hacer hoy".

"¿Cuál es su sugerencia?", preguntó Elí.

"En primer lugar, colocar su fe en el Señor y en Su voto. Saben que Él ciertamente cumplirá Su Palabra, incluso si el cumplimiento se retrasa, o si se cumple en porciones durante un largo período de tiempo. Siempre ha habido un remanente de gracia dentro de Israel, los que han tenido tal fe, y en cuyos corazones la Ley de Dios ha sido escrita. Ese remanente era demasiado pequeño para cambiar el curso de los cautiverios de Israel, pero su presencia ha demostrado que el juramento de Yahweh ha comenzado a cumplirse".

Pude ver que era difícil para la mayoría de ellos comprender lo que les estaba diciendo. Todavía no habían tenido tiempo para observar el lento desarrollo del plan divino en la Tierra. Ninguno de ellos habían visto al mayor profeta que era como Moisés. Ni si habían recibido la revelación de un mayor Josué, que estaba destinado a llevarnos a todos a un mayor Reino.

Tratar de explicar principios del Nuevo Pacto a un pueblo del Pacto Antiguo era difícil, aunque no imposible. Después de todo, Moisés hizo dos pactos con el pueblo, siendo el segundo basado en el mismo principio que el dado a Noé y a Abraham, Isaac y Jacob. El Antiguo Pacto, después de todo, era un pacto único en su clase, mientras que el Segundo Pacto se había dado antes y después de la Antiguo Pacto. El problema no era la falta de la revelación, sino una falta de comprensión de lo que fue revelado desde el principio.

"La solución real a su problema actual es caminar de acuerdo con el segundo pacto, en lugar de por el primer pacto", le expliqué. "O tal vez una mejor manera de decirlo es que ustedes deben tener fe en el Señor y Su juramento, en lugar de en su propio juramento de obediencia. El primer pacto fue dado para probar que su carne es incapaz de cumplir la Ley. Siempre va a fallar, por lo que todo el mundo queda bajo el juicio de Dios. Cuando los hombres dejan de esforzarse para cumplir sus propios juramentos, pero ponen su fe en el Señor para cumplir Su juramento, entonces, es fe basada en la verdad como Dios la ve. Una de las grandes verdades de la Creación es que la muerte reina en nuestra carne, y que esto nos hace pecar. Debemos perder la fe en la capacidad de nuestra carne mortal de lograr la plena satisfacción de sus mejores intenciones".

Esta palabra golpeó sus oídos como un garrote. Los jefes se volvieron el uno al otro, cuestionando esta extraña enseñanza. Algunos fueron perturbados. Algunos estaban enojados. Sólo Boaz y Abiud eran verdaderamente entendidos. Sus ojos estaban iluminados, lo sabía, porque vi, o más bien, sentí que dos Semillas de Elyon se escapan de mi bolsa, volando en las alas de la brisa, y se implantaron de forma invisible en los oídos de estos jefes.

"Que las semillas sean regadas por el agua de la vida", oré en silencio al Creador de todas las cosas. "Que ellos den frutos para las generaciones por venir, y pueda haber una gran cosecha".

Cuando hubo terminado la reunión del Consejo, di vuelta para buscar a Pegaso y me sorprendió al verlo acariciado por el hijo mayor de Rephah. El niño de cinco años de edad, estaba encantado acariciando la nariz Pegaso, y pude oír a Pegaso que le hablaba en voz baja.

Caminé hacia ellos y oí al niño preguntar a Pegaso, "Te gustan los niños?"

"Sí, mucho", le dijo Pegaso, "y también te amo, recuerda siempre eso".

Había interrumpido su conversación, y Pegaso mirando hacia arriba dijo, "ponme al niño en la espalda", instruyó.

"¿En serio?", pregunté.

"Los jefes tienen que ver un ejemplo de verdadera fe", respondió.

"Está bien, si tú lo dices", dije. Cogí al niño y lo puse en los lomos de Pegaso. "Aférrate a su melena", le instruí. Di un paso atrás, cuando Pegaso comenzó a caminar alrededor del círculo de piedras. Los jefes se detuvieron y miraron con asombro. Estaban aún más sorprendidos cuando Pegaso, con la cabeza en alto, echó a correr con el pequeño jinete que sin miedo se aferraba a su melena blanca. Ibzán se levantó sin habla con la boca abierta, sin saber qué hacer ni qué decir.

El niño, no teniendo más dificultad para montar a caballo que yo, gritaba de alegría. De alguna manera Pegaso sabía cómo mantener a sus jinetes equilibrados.

"¡Natán!" Gritó una mujer. Rebeca llegó corriendo al círculo con Rephah a un paso detrás de ella. "¡Ten cuidado! ¡Agárrate fuerte!" Mirándome a mí con la mirada frenética de una madre preocupada, ella dijo: "¿Es seguro? ¿Va a estar bien? ¿Cómo pasó esto?"

"No se preocupe", le dije. "Estese calmada. Pegaso es un caballo con experiencia, y nadie se cae de espaldas sin su permiso. Su hijo ha hecho un nuevo amigo. Tiene fe en Pegaso. Él estará bien".

Pegaso pronto volvió y se detuvo frente a Rebeca. Alargó la mano hacia el niño feliz y lo bajó del caballo. Cuando ella lo abrazó con fuerza, Rephah le dio una palmada en la espalda para asegurarse a sí mismo de que el niño estaba ileso.

"Madre", dijo Natán con entusiasmo, "¡yo he estado montando a Pegaso! ¡Él es mi amigo! ¡Dice que Dios ama a los niños como yo!"

"¡Sí, por supuesto!", dijo su madre, empezando a calmarse finalmente.

"¡Me habló!" persistió Natán. "¡Es un caballo mágico!"

"Eso es bueno", dijo Rephah. Volviéndose a mí, dijo Rephah, "parece que el caballo ha causado una gran impresión en Natán. ¡Mi hijo cree que puede hablar! ¡Tiene una gran imaginación!"

"Bueno, usted se sorprenderá de la forma en que los niños pueden conectar con los animales", le contesté. "Ellos no están muy lejos del Cielo. El Edén aún es su patio de recreo familiar. A algunos niños, amados por los querubines, se les permite de nuevo atravesar la puerta prohibida de vez en cuando. El espíritu de un niño no ha tenido tiempo de ser sometido totalmente a su alma, por lo que no sufre de algunas de nuestras limitaciones de adultos. No hay que ser tan rápidos en descartar las percepciones de un niño como meras imaginaciones, porque mucho de lo que ven es más real de lo que podemos suponer".

"Tal vez", dijo Rephah, contemplando mis palabras. "No hay duda de que Natán ha hecho lo que Ibzán fue incapaz de hacer".


"Él está dotado", dije. "Entrénelo bien, y él también le dará ideas celestes".

http://www.gods-kingdom-ministries.net/daily-weblogs/2017/02-2017/through-timeless-mountains-chapter-13-the-word-of-faith/

No hay comentarios:

Publicar un comentario