TRADUCTOR-TRANSLATE

LOS PACTOS RATIFICADOS POR SANGRE (Hebreos 9), Dr. Stephen E. Jones


Capítulo 9
Hebreos 9:
Los pactos ratificados por sangre


Ya hemos discutido la diferencia más básica entre el Antiguo y el Nuevo Pacto. El Antiguo Pacto gira en torno a la obediencia del hombre, mientras que el Nuevo Pacto depende únicamente de la capacidad de Dios para cambiar el corazón del hombre. Por esta razón, se dice que la Antigua Alianza es condicional, ya que contiene la frase crucial "si obedecéis" en Éxodo 19: 5. No hay tal condición en el Nuevo Pacto como se dice en Jeremías 31 o en Hebreos 8.

Por esta razón, el Nuevo Pacto se puede ver claramente en la declaración de Dios a Moisés en Num.14:21, después de que Moisés recordó a Dios que las naciones pondrían en duda su capacidad para llevar a Israel a la Tierra Prometida:

21 pero ciertamente, vivo yo, que toda la tierra será llena de la gloria del Señor.

En esa situación, Israel todavía estaba intentando recibir las promesas de Dios en virtud de su obediencia. Por esa razón, no pudieron recibir las promesas. Sin embargo, Dios habló de un día en el que no sólo Israel, sino toda la Tierra se llenaría de Su gloria. Una promesa semejante sólo podría cumplirse si se basara en la capacidad de Dios del Nuevo Pacto para que eso ocurriese.

Hebreos 9 y 10 representan otros detalles distintivos en relación con la diferencia entre los dos pactos en relación con la forma de adoración que Dios requiere.

1 Ahora bien, aun el primer pacto tenía ordenanzas de culto y un santuario terrenal. 2Porque había un tabernáculo preparado, el exterior [externo, físico] uno, en el cual estaban el candelabro, la mesa y los panes consagrados; esto se llamaba el lugar santo. 3 Tras el segundo velo estaba la parte del tabernáculo llamada el Lugar Santísimo, 4 que tiene el altar de oro del incienso y el arca del pacto cubierta de oro por todas partes, en la que había una urna de oro que contenía el maná, la vara de Aarón que reverdeció, y las tablas del pacto. 5 Y sobre ella los querubines de gloria que cubrían el propiciatorio; de las cuales cosas no se puede ahora hablar en detalle.

El Arca de la Alianza se considera que es el Trono de Dios. Se dice en Num. 7:89 que Dios habló a Moisés "desde arriba de la cubierta que estaba sobre el arca del testimonio, de entre los dos querubines". El Arca en sí contenía las tablas de la Ley, identificando al Trono con la Ley. Cuando un monarca se sentaba sobre un trono, significaba que él juzgaba a las personas de acuerdo a la ley de la tierra. Para lo que también Dios estaba sentado en el Arca de la Alianza.

Gobernar y juzgar a la gente desde esa posición estaba destinado a representar el hecho de que Dios juzga por Su Ley, y sin embargo, gobernando desde el propiciatorio, "para siempre es su misericordia" (Salmo 136). Esta es una de las características más importantes de la Arca de la Alianza, y sin embargo la menos entendida. Dios no quitó la Ley por la misericordia, pero Él sabe cómo aplicar la Ley con misericordia. Nadie puede comprender verdaderamente el carácter y la mente de Dios aparte de saber cómo aplicar la Ley divina con misericordia. En otras palabras, hay que entender la Ley a través de los ojos de Jesucristo con una comprensión de Nueva Alianza.

De la misma manera debemos entender todos los muebles en el antiguo tabernáculo. Aunque se trataba de estructuras físicas, deben ser entendidas como tipos de algo más grande que manifiesta una revelación del carácter divino. Pero Hebreos 9: 5 corta la discusión bruscamente, a fin de no hacer el libro demasiado largo.

6 Cuando estas cosas se han preparado de este modo, los sacerdotes entran continuamente al primer tabernáculo, realizando el culto divino, 7 Mas en el segundo, sólo el sumo sacerdote entra una vez al año, no sin la extracción de sangre, la cual ofrece por sí mismo y por los pecados del pueblo cometidos en ignorancia. 8 El Espíritu Santo da a entender con esto: que el camino al lugar Santísimo aún no había sido revelado, mientras que el primer tabernáculo permaneciera en pie, 9 que es un símbolo para el tiempo presente.

Sólo se les permitía a los levitas entrar en el tabernáculo físico (o templo), y no a la ciudadanía de Israel en general. Por otra parte, sólo el sumo sacerdote podía entrar en el Lugar Santísimo, y sólo una vez al año. Tales eran las limitaciones de la Antigua Alianza. Antes de la ratificación de la Nueva Alianza en la cruz, "el camino al Lugar Santísimo aún no había sido revelado".

El punto es que el Antiguo Pacto sólo permitía a los ciudadanos del Reino tener un acceso a distancia a Dios desde el Atrio Exterior. Permitía a los sacerdotes de Leví que tuvieran un poco de acceso más cercano a Dios en el Lugar Santo. Incluso el sumo sacerdote de Leví podía entrar en el Lugar Santísimo una vez al año, como si Dios permitía a regañadientes que se acercaran a Él. Por el contrario, por supuesto, el Nuevo Pacto rasga los velos y da a todos los hombres el acceso directo a Dios.

9 .. .  Lo cual es un símbolo para el tiempo presente, según el cual se presentan ofrendas y sacrificios que no pueden hacer perfecto, en cuanto a la conciencia, al que practica ese culto, 10 ya que consiste sólo en comidas y bebidas, en diversas abluciones [baptismos, "bautismos"], y en prescripciones carnales, impuestas hasta el tiempo de reformar las cosas.

Esas ceremonias de purificación que caracterizaban la Antigua Alianza eran sólo formas externas y rituales físicos que no podían hacer nada para cambiar el corazón. Sin embargo, esas cosas simbolizaban asuntos del corazón y de las cosas espirituales, y por esta razón cada ritual profetizaba de otro aspecto de la Nueva Alianza que estaba aún por llegar. Lo "exterior" profetizaba de la limpieza "interna" que, efectivamente, podría tener lugar por la sangre del Sumo Sacerdote según el orden de Melquisedec y por el lavamiento de la Palabra misma.

11 Pero cuando Cristo apareció como sumo sacerdote de los bienes futuros, a través del Tabernáculo mayor y más perfecto, no hecho de manos, es decir, no de esta creación, 12 y no por sangre de machos cabríos y becerros, sino por su propia sangre, entró al lugar Santísimo una vez para siempre, habiendo obtenido eterna redención.

Como Sumo Sacerdote, Jesús dio Su propia vida y derramó Su propia sangre como el Cordero perfecto y sin mancha de Dios. A continuación, entró en el tabernáculo celeste "no hecho de manos, es decir, no de esta creación", para terminar la obra de una vez por todas. Tome en cuenta que Él no entró en el Lugar Santísimo en el templo exterior en Jerusalén. Ese templo ni siquiera contenía el Arca de la Alianza, porque esta había desaparecido en el momento de la cautividad de Babilonia 600 años antes. El Santo de los Santos en el tiempo del Nuevo Testamento era simplemente una habitación vacía con una piedra colocada en el lugar donde el arca debería haber estado.

Sólo se puede especular sobre lo que los sacerdotes hacían con la sangre del macho cabrío cada año en el Día de la Expiación, cuando entraban en esa habitación oscurecida. Si estaban dependiendo de la estructura física para su salvación, no había manera posible de que pudieran ser salvados de esa manera.

Tome en cuenta que Jesús entró en el Santo de los Santos en el santuario en el Cielo "de una vez por todas". No hay necesidad de reconstruir un templo físico en Jerusalén, ya sea ahora o en el futuro. Si por ejemplo un lugar debiera ser reconstruido (y si es autorizado por Dios), una estructura de este tipo sería solo para los sacerdotes levitas. Jesús no se le permitiría entrar en el recinto hoy más de lo que le hubiera sido autorizado entrar en él hace 2.000 años. Por esta razón, después de haber resucitado de entre los muertos, Él no entró en el templo hecho con manos para rociar su sangre en el Santo de los Santos. En cambio, ascendió al Cielo, donde se encuentra el verdadero templo, y se hizo la obra que sería efectiva una vez por todas.

13 Porque si la sangre de machos cabríos y de toros, y las cenizas de la becerra rociadas a los inmundos, santifican para la purificación de la carne, 14 ¿cuánto más la sangre de Cristo, el cual mediante el Espíritu eterno se ofreció a sí mismo sin mancha a Dios, purificará nuestra conciencia de las obras muertas para servir al Dios vivo?

Las cenizas de la vaca roja se guardaban en la cima del Monte de los Olivos para que la gente pudiera purificarse con ellas, ya que llegaban a Jerusalén del Este. Estas cenizas debían mantenerse "fuera del campamento" (Num. 19: 9), que se definía como a 2.000 codos fuera de los muros de la ciudad. Este también pasó a ser el lugar en el que David hizo el sacrificio cuando salió de Jerusalén en la revuelta de Absalón (2 Sam. 15:30).

Jesús, por supuesto, cumplió tanto con Moisés como David cuando fue crucificado en ese preciso lugar "fuera del campamento" (Hebreos 13:13). Él fue crucificado junto a las cenizas de la vaca roja a lo largo del camino de Betania a Jerusalén. Fue, por tanto, la verdadera "vaca roja", y Su muerte, se aplica a nosotros como las cenizas espirituales, limpiando nuestra conciencia de pecado. Del mismo modo, cumplió las obras de David cuando experimentó el dolor del rechazo como Rey. El trono de David fue usurpado a Él, aunque Él era el heredero legítimo. Fue traicionado por Judas, como David había sido traicionado por Ahitofel. Judas se ahorcó después, como Ahitofel hizo anteriormente. Judas era de la ciudad de Hebrón, el lugar donde comenzó la revuelta de Absalón. (Iscariote es la forma griega de Is-Queriot, "hombre de Keriot". Queriot-arba era el nombre antiguo de Hebrón).

Las cenizas físicas de la vaca roja se aplicaban a las personas bajo el Antiguo Pacto para purificar la carne de ellos de una manera externa. Pero este tipo de cenizas, junto con la sangre de los becerros y cabras, en realidad no podían nunca purificar el corazón de la manera que Dios requiere. Por esta razón, las ceremonias tenían que ser repetidas continuamente, para demostrar su ineficacia.

Por otro lado, la sangre de Cristo, el Cordero perfecto, el macho cabrío ideal, el Becerro perfecto, y la perfecta vaquilla, es el único medio por el cual el corazón y la conciencia, pueden ser purificados a los ojos de Dios. Él fue el sacrificio perfecto, y todos los animales antes de Él eran meros tipos y sombras imperfectos y carnales, que profetizaban de un mayor sacrificio aún por venir.

15 Y por eso es mediador de un nuevo pacto, para que interviniendo muerte para redención de las transgresiones que había durante el primer pacto, los llamados reciban la promesa de la herencia eterna.

Así como Moisés fue el mediador de la Antigua Alianza (Gal. 3:19), así también Jesús es el mediador de la Nueva Alianza. Jesucristo, por lo tanto, es Aquel de quien Moisés habló cuando profetizó en Deut. 18:15, diciendo:

15 El Señor tu Dios levantará un profeta como yo de entre vosotros, de tus hermanos; a él oiréis.

Por otra parte, Pablo dice en y 6, 1 Tim. 2: 5

5 Porque hay un solo Dios y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre, 6 quien se entregó en rescate por todos, de lo cual se dio testimonio a su debido tiempo.

No hay otros mediadores y ciertamente no hay "mediadora" (es decir, María). Sólo un hombre se dio a Sí mismo en rescate por todos. Por más que honremos a María por dar a luz a Jesús, y ella debe recibir este honor, ella no murió por nuestros pecados.

Se requiere la muerte del Mediador para pagar por los delitos cometidos bajo el Primer Pacto. Sólo Su sangre era pago suficiente para el rescate de la deuda, que exigía la Ley para el pecado del mundo. Por lo tanto, sólo Su sangre podría comprar nuestra herencia aionianEsa herencia aionian no es la tierra física de Canaán, sino nuestros cuerpos, hechos del polvo de la tierra, redimido, santificado y glorificado por el cumplimiento de las fiestas de Israel.

16 Porque donde hay testamento, es necesario es que intervenga muerte del testador. 17 Porque el testamento es válido sólo cuando los hombres están muertos, porque nunca está en vigor entre tanto que el testador vive.

Aquí es donde es útil entender que un pacto también lleva el significado de un testamento. Un testamento es un testamento legal cuando es redactado en vida con la idea de que sus disposiciones entrarán en vigor en el momento de la muerte. Por esta razón, tanto el Antiguo como el Nuevo Testamento se hicieron efectivos y ratificados por la sangre. Moisés hizo la Antigua Alianza efectiva mediante el uso de la sangre de los becerros y cabras. Jesús hizo el Nuevo Pacto efectivo por medio de Su propia sangre y muerte.


Los ejecutores del testamento y última voluntad de Dios

Con el fin de entender lo que el autor de Hebreos está diciendo en lo que se refiere a la voluntad de Dios, y cómo se relaciona con los dos testamentos, hay que hacer una pausa en nuestro estudio para explicar cómo funciona la Ley en este sentido. Cuando un hombre muere, su "testamento" se lee a los herederos. Un testamento no está en vigor (activado) hasta que el testador muere. Sólo entonces los fideicomisarios se lo leen a ellos y comienzan a dispensar sus disposiciones.

Los fideicomisarios del primer testamento eran los sacerdotes de Aarón. Ellos fueron los ejecutores del Primer (o Antiguo) Testamento. Como ejecutores de la voluntad, no pudieron dispensar adecuadamente las bendiciones y las disposiciones de la primera voluntad. Su trabajo consistía en dispensar las bendiciones de Dios a todas las familias de la Tierra, como fue revelado a Abraham en Génesis 12: 3. Pero en cambio, estos abogados-ejecutores de la voluntad, estos dispensadores de la voluntad, decidieron robar esas bendiciones para ellos y para sus propios amigos y parientes, como si fueran los únicos herederos.

Aarón, como sumo sacerdote, fue nombrado como el ejecutor original de la voluntad de Dios. Sus poderes y responsabilidades están registrados en los libros de la Ley. Hubo una disposición para la sucesión, porque los hijos de Aarón debían sucederle a su muerte como ejecutores. Era su deber sagrado identificar correctamente a los herederos y dispensar la herencia en consecuencia. Sin embargo, se encontraron con algunos problemas casi desde el principio. En primer lugar, Aarón hizo un becerro de oro para el pueblo (Ex. 32: 2-4). Más tarde, dos de sus hijos, Nadab y Abiú, ofrecieron negligentemente "fuego extraño" quemando incienso (Lev. 10: 1) y fueron muertos por esto.

Unos siglos más tarde, durante los días del sumo sacerdote Elí, sus hijos habían llegado a ser tan corruptos que la presencia de Dios dejó ese lugar en Silo. Elí tenía 98 años en el momento, y la gloria de Dios no regresó hasta pasados 98 años, cuando el templo de Salomón fue construido y glorificado por Su presencia.

Sin embargo, después de dos siglos, el sacerdocio en Jerusalén se había vuelto de nuevo corrompido, y la presencia de Dios abandonó ese templo, también (Ezequiel 10, 11). Incluso cuando el segundo templo fue construido después de la cautividad de Babilonia, la gloria de Dios no volvió a Jerusalén, porque Jeremías había profetizado que Dios dejaría ese lugar como había dejado Silo (Jer. 7:14). Nunca regresó a Silo, por tanto tampoco regresaría a Jerusalén, es decir, la antigua Jerusalén.

En tiempos de Jesús, los sacerdotes de Jerusalén no dieron a Jesús Su herencia, a pesar de que sabían que Él era el heredero. En la parábola de Jesús de la viña, dijeron (Mateo 21:38), "Este es el heredero; venid, matémosle, y tomemos su heredad".

Al apropiarse de la herencia para sí mismos, en lugar de actuar como ejecutores de la herencia, usurparon la autoridad, así como un bufete de abogados corruptos podría hacer hoy con la herencia de alguien. Eso rompió la confianza con Dios y los inhabilitó a sí mismos como ejecutores de la voluntad.

Por esta razón, Dios los despidió y los reemplazó con un nuevo conjunto de ejecutores, llamada la Orden de Melquisedec. Estos son los vencedores, y se caracterizan por tener la mente de Cristo en la dispensación de la herencia a los herederos.


Las provisiones dispositivas

Los beneficiarios de la voluntad de Dios debían heredar la Tierra, cada uno en su propia porción de la herencia de Dios. Ellos debían ser responsables de cuidarla con respeto. Las cuestiones ambientales, entonces, son una parte muy importante de la responsabilidad que debe preocupar a los herederos. Pero va más allá de eso, porque la Tierra debe ser utilizada de acuerdo con las provisiones dispositivas establecidas en la Escritura.

Provisiones dispositivas son las condiciones o términos en los que las bendiciones de la herencia pueden ser dispensadas a los herederos. Bajo el Antiguo Testamento, la propia Ley enumera las provisiones-dispositivas, las condiciones que deben cumplirse para que se puedan dar las bendiciones de Dios a la gente. Por ejemplo, la Tierra debía disfrutar de un descanso cada siete años (Lev. 25: 4). Muchos agricultores hoy lo hacen a través del principio de la rotación de cultivos y permitiendo que la tierra esté en barbecho; pero para que funcione mejor, la práctica debe ser uniforme en todo el país.

Algunos no están de acuerdo con esto, pensando que no es práctico no producir nada durante todo un año. Dios se anticipó a esta misma pregunta y respondió en Lev. 25:20 y 21,

20 Pero si usted dice, "¿Qué vamos a comer el séptimo año si no sembramos ni recogemos en nuestros cultivos?" 21 Entonces tendréis mi bendición en el sexto año y hará fruto por tres años.

Esto requiere fe, por supuesto, sin la cual es imposible agradar a Dios (Heb. 11: 6). Sin embargo, aun así, no había ninguna razón para que el grano no se pudiera almacenar poco a poco durante todo el período de seis años, tal como lo hizo José.

Otra disposición de la Ley era que debía haber un Jubileo declarado después de siete días de reposo de la tierra, en el 50º año, para permitir que cada hombre volviera a su herencia (Lev. 25:13), si la había perdido o vendido por cualquier razón durante los 49 años anteriores.

En la distribución de las herencias a los beneficiarios, se debe entender que los sacerdotes sólo recibían la herencia en confianza y no estaban totalmente libres de utilizarla o disponer de ella a su antojo. Del mismo modo, las personas sólo poseían la tierra con la condición de que siguieran siendo obedientes a las condiciones legales establecidas en la Ley, porque Dios es el creador de toda la Tierra. Lev. 25:23 y 24 dice:

23 La tierra, por otra parte, no se venderá a perpetuidad, porque la tierra mía es; porque vosotros forasteros y extranjeros sois para conmigo. 24 Por tanto, en toda la tierra de vuestra posesión otorgaréis rescate a la tierra.

La propiedad de la tierra en la Biblia está condicionada a la obediencia. Al escribir un testamento, el testador tiene derecho no sólo a identificar sus beneficiarios, sino también a especificar ciertas condiciones que deben cumplirse para que el beneficiario pueda recibir la herencia en realidad. Por lo tanto, para la voluntad del Primer Pacto, Dios expone las condiciones en Éxodo 19: 5,

5 Ahora pues, si diereis oído a mi voz, y guardareis mi pacto, vosotros seréis mi especial tesoro [propiedad especial] entre todos los pueblos, porque toda la tierra mía es.

Nadie hereda a menos que cumpla las condiciones especiales de prestación, determinadas por la voluntad. Por desgracia, Israel violó la Ley y no cumplió dichas disposiciones. En teoría, podrían haber tenido éxito, si no hubieran sido tan temerosos. Pero cuando se negaron a acercarse a escuchar el resto de la Ley (Ex. 20: 19-21) y que fuera escrita en sus corazones por la Palabra hablada directamente por Dios, entonces se les dio la Ley en tablas exteriores de piedra e impuesta sobre ellos desde el exterior.

Pero todos sabemos que ninguna ley impuesta desde fuera puede cambiar un corazón rebelde que está motivado por el miedo y la falta de amor o fe. Tales leyes pueden regular el comportamiento y restringir el pecado, pero nunca pueden alterar la naturaleza humana o infundir en nosotros la mente de Cristo.

Y así Israel no cumplió con la prestación determinante de aquel Primer Pacto, y en última instancia, fueron desheredados. Israel fue enviado al cautiverio asirio, y más tarde Judá fue enviado al cautiverio en Babilonia.

A Judá se le permitió regresar por una temporada, sin embargo, con el fin de cumplir la profecía de Miqueas 5: 2 de que el Mesías, que era el Heredero principal, nacería en Belén de Judá. Pero cuando vino, los ejecutores de la voluntad de Dios lo rechazaron y lo mataron con el fin de usurpar Su herencia para sí mismos. El que cumplió perfectamente toda la Ley fue acusado de pecado, blasfemia, y de violar el día de reposo.

Y así, al final, también Judá fue desheredado en virtud de las provisiones dispositivas de la Ley. Por lo tanto, la nación-entera, todas las tribus, han sido desheredadas bajo el Primer Pacto, allanando el camino para un Nuevo Pacto, un nuevo testamento, y un nuevo camino por el cual los hombres pueden heredar el Reino.


El Nuevo Pacto

Un Nuevo Pacto era necesario, porque, como He. 8: 9 dice, "porque ellos no permanecieron en mi pacto, y yo me desentendí de ellos" (NASB). En otras palabras, ellos violaron las condiciones del Primer Pacto. El Nuevo Pacto hizo lo que el Primer Pacto no podía hacer, porque Dios se hizo a Sí mismo responsable de cumplir las condiciones del testamento. He. 8:10 dice,

10 Porque este es el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días, dice el Señor; Pondré mis leyes en la mente de ellos y las escribiré en sus corazones, y yo seré su Dios y ellos serán mi pueblo.

Considerando que las personas habían huido bajo Moisés, lo harían para acercarse a Jesucristo. Bajo Moisés fue dada la Ley en tablas de piedra; en virtud de Él la Ley está siendo escrita en nuestros corazones por el Espíritu Santo. El propósito de Pentecostés era hacer posible que la Ley fuera escrita en nuestros corazones, para que pudiéramos ser capaces de recibir la herencia.

Pero, usted dice, es por fe y no por obras, no no tengo que calificar por la obediencia a fin de recibir mi herencia de Dios. La tengo ahora, a pesar de que no estoy siguiendo la Ley.

Esa es una verdad parcial. Debido a que se basa en la justicia de Jesucristo, y no en nuestra propia justicia, el hecho de la reconciliación universal se ha establecido en la cruz. Es un hecho de que "así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados" (1 Cor. 15:22). Dios es ahora responsable de velar para que todos los hombres tengan la Ley escrita en sus corazones. Por lo tanto, todos serán herederos de Dios porque "todas las familias de la tierra" se nombran en Su testamento como beneficiarios.

Sin embargo, la pregunta CUANDO está siendo actualmente resuelta- "cada uno en su debido orden" (1 Cor. 15:23). Esto significa que no todo el mundo tiene la herencia al mismo tiempoTodavía tienen que ajustarse a las condiciones dispositivas originales del testamentoLa diferencia es que bajo el Nuevo Pacto, Dios hará que sea posible para todos los hombres trabajando internamente en sus corazones, en lugar de simplemente por la imposición de la Ley sobre ellos contra su voluntad y contra su naturaleza carnal.


Las fiestas

La plena verdad es que se nos han dado tres pasos a la herencia. Estas son las tres fiestas que hay que experimentar antes de que podamos heredar. Las tres fiestas son un resumen de los tres principales provisiones dispositivas que toda la humanidad debe cumplir antes de que puedan heredar las bendiciones del testamento de Dios.

Con Israel bajo Moisés, la gente tenía que hacer la Pascua y salir de Egipto. La justificación era un requisito previo para heredar. En segundo lugar, tenían que recibir el Espíritu Santo en Pentecostés en el Monte Sinaí, sin la cual no tendrían la fe necesaria para entrar en la Tierra Prometida.

Como sabemos, Israel tuvo problemas en el Monte Sinaí cuando se negaron a acercarse a Dios en Pentecostés. Por lo tanto, ellos murieron en el desierto, sin haber recibido la herencia prometida. Todavía eran "salvos", pero su herencia se pospuso por las condiciones dispositivas que determinan cuándo se dará la herencia.

Bajo el Nuevo Pacto, Dios ha tomado sobre sí la responsabilidad de inculcar la fe en todos los hombres, para que puedan creer que Jesucristo murió por sus pecados. De este modo, tendrán fe en la sangre del Cordero y por lo tanto la experiencia de la PascuaAlgunos experimentarán esto durante su tiempo de vida, y otros en el Gran Trono Blanco, cuando se levantarán todos los no creyentes. En ese momento, "cada rodilla se doblará, y toda lengua confesará (o jurará lealtad -NASB) que Jesucristo es Señor, para gloria de Dios Padre" (Isaías 45:23; Fil. 2:10,11). No habrá incrédulos en ese día, porque cada uno tendrá una revelación personal de Jesucristo que estará de pie delante de ellos. Todos será justificados en aquel día.

Aquellos de nosotros que tienen fe en Él en este tiempo de vida tienen la oportunidad de comenzar a tratar con la levadura, Pentecostés, que es la segunda fiesta y el segundo paso hacia el cumplimiento de las disposiciones de la herencia. Esto implica ser guiados por el Espíritu diariamente, sometiéndonos al fuego de Dios que nos purifica y escribe Su Ley en nuestros corazones.

Los incrédulos, sin embargo, tendrán que someterse a la disciplina del "Lago de Fuego" después del juicio del Gran Trono Blanco. En efecto, el Lago de Fuego es el bautismo de fuego de Pentecostés por el cual los hombres serán puestos bajo la autoridad de los vencedores para aprender justicia.

Como creyentes, sabemos que somos "herederos de Dios y coherederos con Cristo" (Rom. 8:17).Pero esto no quiere decir que recibimos la herencia todavía. No hemos recibido nuestra herencia más que lo hizo Israel en el Sinaí. No, la herencia fue la Tierra Prometida, no pudieron recibir su herencia, para la Fiesta de los Tabernáculos.

Así es también con nosotros. Aunque somos herederos, existen provisiones dispositivas que se deben cumplir antes de que realmente recibamos la herencia especificada en Su testamento-voluntad. Esto establece la pregunta de CUANDO ¿Cuándo podrán todos ser salvos? ¿CUANDO serán benditas todas las familias de la Tierra? Cuando todos recibirán su herencia de Dios?

Por esta razón, leemos en 2 Juan 1: 8,

Mirad por vosotros mismos, para que no perdáis el fruto de vuestro trabajo, sino que recibáis plena recompensa.

Las provisiones dispositivas han cambiado la forma, pero todavía están allí. Ya no tenemos que matar un cordero para la Pascua, ni tenemos que poner la sangre en los dinteles y los postes de la puerta de nuestras casas. Hoy en día podemos aplicar la sangre de Jesús a nuestra mente y oídos y a nuestros corazones (altares) rociados con Su sangre.

Ya no tenemos que ir al Sinaí para el Pentecostés, porque hemos llegado a un nuevo monte de Sion en una Jerusalén celestial (Heb. 12:22). Ya no tenemos que hornear dos panes con levadura (Lev. 23:17), sino que ofrecemos nuestros corazones a Él como las dos tablas en las que escribir la Ley.

Ya no hay que montar las cabañas y acampar durante la Fiesta de los Tabernáculos, como tuvieron que hacer bajo el Primer Pacto. Podríamos hacerlo como herramienta de aprendizaje, pero para verdaderamente "celebrar" esta fiesta, tenemos que estar revestidos de ese tabernáculo de arriba, el cuerpo glorificado, para que lo mortal sea absorbido por la vida (2 Cor. 5: 4).

Con el fin de recibir la herencia, uno debe experimentar todas las tres fiestas, porque las provisiones dispositivas de la Nueva Alianza son: la justificación, la santificación, y la glorificación. Todas las condiciones de la herencia son resumidas por estas tres cosas.

Tenga en cuenta que antes de ser revestido con ese tabernáculo celestial desde arriba, no estamos perfeccionados aún. Ni la Pascua ni Pentecostés, requieren la perfección real. Estas sólo requieren la fe que justifica y la voluntad de estar bajo la disciplina del Espíritu para aprender la obediencia, respectivamente.

Tampoco se necesita ser perfecto para tener derecho a los Tabernáculos, Tabernáculos es el consumador de los santos. Tan sólo hay que preocuparse de proseguir al llamamiento de Dios, no suponiendo que ya hemos alcanzado la perfección de la obediencia absoluta y total (Fil. 3: 12-14).

No obstante, Dios conoce nuestros corazones. Él sabe que está realmente justificado por la fe. Él sabe que es un verdadero pentecostal y que es un imitador inicuo (sin Ley). El que escudriña los corazones conoce a todos los vencedores por sus nombres. Él ha inculcado dentro de ellos la visión de la tierra prometida, y no está satisfecho solo con Pascua o Pentecostés. Su objetivo es Tabernáculos, y su único "miedo" es que no alcancen la promesa de entrar en su Reposo (Heb. 4: 1).


¿Cuáles son los herederos?

Hebreos 8: 8 nos dice con quien se hizo el Nuevo Pacto:

8 He aquí que vienen días, dice el Señor, en que estableceré un nuevo pacto con la casa de Israel y con la casa de Judá.

Esto ha causado cierta confusión, ya que algunos han enseñado que la Antigua Alianza es para los judíos, mientras que el Nuevo Pacto es para los "gentiles". Este malentendido ha dado lugar a una teología de la "Doble Alianza", una para judíos y una para "gentiles", como diciendo que los judíos son salvados por la antigua Alianza, y los "gentiles" por la Nueva Alianza.

Pero de He. 8: 8 arriba se deduce que el Nuevo Pacto es con Israel y Judá. ¿Qué significa esto? En mis libros, ¿Quién es un Judío? (http://josemariaarmesto.blogspot.com.es/2015/05/folleto-quien-es-un-judio-dr-stephen-e.html) y ¿Quién es un Israelita? (http://josemariaarmesto.blogspot.com.es/2015/06/libro-quien-es-un-israelita-dr-stephen.html) muestro la definición legal de ambos términos, en lugar de la definición genealógica que la mayoría de la gente supone. Para ser un "judío" (es decir, de la casa de Judá), uno debe ser justificado por la fe por una circuncisión interna del corazón (Rom. 2:28, 29). En otras palabras, uno debe experimentar la Pascua por la fe en la sangre del Cordero de Dios. Pero para ser un israelita, uno debe ser parte de la casa de José, a quien se le dio el nombre de Israel. La herencia de José iba a ser "un fructífero hijo" (Heb. Ben), como se dice en Gen. 49:22.

Una persona es de la tribu de Judá, si está siguiendo al rey de la tribu que es Cristo-Jesús. Tiene que ser un creyente. Pero una persona es de Israel sólo cuando él o ella entra de lleno en la herencia de los hijos. Este es un israelita, como se definió originalmente.

El primer israelita fue Jacob, que no nació como Israel, sino que lo logró como herencia a la edad de 98, cuando luchó con el ángel en Génesis 32:28. (El era joven para su edad).

Ninguno de nosotros nacemos israelitas tampoco. Los israelitas genealógicos han sido desheredados y sólo pueden entrar en su herencia de la misma manera que los demás. Entonces Oseas 1:10 se cumple,

10 Y sucederá que en el lugar donde se les dijo: "Ustedes no son mi pueblo", se les dirá, "vosotros sois los hijos del Dios viviente".

¿Todos los israelitas genealógicos son "hijos" sobre la base de su genealogía? ¿O todos los Hijos de Israel lo son sobre la base de su carácter y fe? Creo que esto último es cierto, porque sólo éstos cumplen las provisiones dispositivas y condiciones del testamento de Dios.


Un testamento es válido cuando el testador muere

Volviendo a Hebreos 9:16, 17, leemos (de nuevo),

16 Porque donde hay testamento, es necesario que intervenga la muerte del testador. 17 Porque el testamento es válido sólo cuando los hombres están muertos, porque nunca está en vigor entre tanto que el testador vive.

Jesucristo fue el Yahweh del Antiguo Testamento, y el Legislador. Cuando Él nació de una virgen en Belén, Él tenía un Padre celestial y una madre terrenal. Por lo tanto, cuando murió en la cruz, fue la muerte del testador, y este evento hizo posible que las disposiciones de la voluntad fueran dispensadas entre los herederos. Todos los hombres eran herederos, pero no todos los hombres cumplen con las provisiones dispositivas al mismo tiempo. Por lo tanto, hay más de una resurrección, y "todos serán vivificados, pero cada uno en su debido orden" (1 Cor. 15:22, 23).

En última instancia, las provisiones dispositivas se describen por los tres días de fiesta de Israel. Uno debe estar justificado por medio de la Pascua, santificados por Pentecostés, y finalmente glorificado a través de la fiesta de los Tabernáculos. Todos los hombres, de hecho, experimentarán estas tres fiestas, pero sólo unos pocos lo harán en su tiempo de vida. La mayoría se levantarán en el Gran Trono Blanco, donde van a inclinar sus rodillas ante Jesucristo y a confesarlo como Señor. Allí serán justificados por la fe en Él, y luego van a vivir en una Tierra Nueva sin experimentar la muerte (Apocalipsis 20:14), para que puedan aprender Sus caminos, ya que se rigen por Su "Ley de Fuego" en el modo denominado "Lago de Fuego". Isaías 26: 9 dice, "porque cuando hay juicios tuyos en la tierra, los moradores del mundo aprenden justicia".

Como ya he dicho, todo esto fue posible sólo por la sangre derramada de Jesucristo, el testador. Por esta razón, aun el Primer Pacto mediado por Moisés no era sin sangre, como He. 9: 18-20 nos dice,

18 Por lo tanto, aun el primer pacto se inauguró sin sangre. 19 Porque cuando todo mandamiento había sido hablado por Moisés a toda la gente de acuerdo con la ley, tomando la sangre de los becerros y de los machos cabríos, con agua, lana escarlata e hisopo, y roció el mismo libro y también a todo el pueblo, 20 diciendo: "Esta es la sangre del pacto que Dios os ha mandado". 21 y de la misma manera roció al tabernáculo y todos los vasos del ministerio con la sangre.

Tanto el libro de la alianza como los vasos del tabernáculo, e incluso la gente, se rociaron con la sangre. La referencia anterior es Éxodo 24: 6-8, diciendo:

6 Y Moisés tomó la mitad de la sangre y la puso en tazones, y la otra mitad de la sangre sobre el altar. 7 Y tomó el libro del pacto y lo leyó a oídos del pueblo; y dijeron: "¡Todo lo que Yahweh ha dicho haremos y obedeceremos!" 8 Entonces Moisés tomó la sangre y roció sobre el pueblo, y dijo: "He aquí la sangre del pacto que el Señor ha hecho con vosotros, según todas estas palabras".

Observe cómo las personas accedieron a cumplir con las provisiones dispositivas con el fin de recibir las bendiciones de su herencia. Obviamente, estaban condenados al fracaso, porque la Ley aún no se había escrito en sus corazones. No importa cuan bien intencionados eran, era sólo cuestión de tiempo antes de que las tendencias carnales de sus corazones entraron en conflicto con su voto de obediencia a la voluntad de Dios.

Es lo mismo hoy en día. Los hombres pueden ir al altar, entregar sus corazones a Cristo, y jurar obediencia a Su voluntad, y esto es un buen comienzo, pero la Ley aún no ha sido escrita en sus corazones. Cuando están justificados por la fe en la sangre del Cordero, se conviertan en ciudadanos del Reino, pero luego tienen que ir al segundo paso llamado Pentecostés, donde la Ley sea escrita en sus corazones, cuando son guiados por el Espíritu. Si uno es fiel en Pentecostés, entonces uno se vuelve elegible para recibir la herencia de la fiesta de los Tabernáculos, que es la herencia completa de la voluntad y el testamento de Dios.

Los que son fieles, como Caleb y Josué, son los vencedores que recibirán su herencia en la Primera Resurrección. Si no es así, tendrán que esperar a la Resurrección General, donde, después de un breve juicio por "fuego", se les dará su recompensa. El resto, los incrédulos, por supuesto, tendrán que esperar al Jubileo de Creación al final de los tiempos.

La sangre que roció Moisés al pueblo validó el Primer Testamento. La sangre que Jesús rocía sobre nuestros corazones (He. 9:22) ha validado el Segundo Testamento, que nosotros llamamos la Nueva Alianza.

22 Y de acuerdo con la Ley, se puede casi decir, casi todo es purificado con sangre, y sin derramamiento de sangre no se hace remisión.

Este es el principio básico de la Ley bíblica sobre la que descansa la totalidad del plan de Dios. Hay muchas religiones que hacen honor a Jesús como un gran maestro, un gran profeta, o un gran ejemplo de buenas obras. Pero se pierden todo el sentido de Su vida y Su propósito si no reconocen que "sin derramamiento de sangre no se hace remisión". Este principio es el núcleo del verdadero cristianismo y determinará la relación de una persona con Dios. Jesús hizo muchas cosas virtuosas durante Su ministerio, pero esas cosas no nos salvaron u obtuvieron el perdón de los pecados en nuestro nombre. Sus enseñanzas y Sus profecías no cubrieron nuestro pecado. Fue Su muerte en la cruz como sacrificio por el pecado, el cumplimiento de todos los sacrificios de animales establecido de antemano, lo que obtuvo el perdón mediante el cumplimiento de las sentencias de la Ley sobre pecado.

Por lo tanto, cualquier persona que viene en el nombre de Jesús, honrándolo en todos los sentidos, pero negando que Él pagó el castigo por el pecado del mundo, es el anticristo, una falsificación que no es el verdadero cristianismo en absoluto. Otras religiones odian el cristianismo verdadero, porque ninguno de sus fundadores murió por el pecado del mundo. Sus fundadores pueden haber sido grandes hombres, y decían ser profetas que vivían vidas virtuosas, pero ninguno estaba dispuesto o era capaz de dar su vida para pagar por el pecado de otros. Esto es lo que distingue a Jesús de todos los demás.

Por otra parte, cualquiera que niegue la sangre de Cristo de esta manera no es un verdadero creyente en Cristo. Pueden creer en Él como un gran maestro o profeta, pero si ellos no creen en Él como el sacrificio por el pecado que obtiene el perdón, entonces su fe es vana y no están justificados por la fe en la sangre del Cordero. Este es el núcleo de nuestra fe que define un verdadero cristiano y lo separa de todas las falsificaciones.

23 Fue, pues, necesario que las figuras de las cosas en los cielos fueran purificadas de esta manera, pero las cosas celestiales mismas, con mejores sacrificios que éstos. 24 Porque Cristo no entró en un santuario hecho de mano, figura del verdadero, sino en el cielo mismo, para presentarse ahora en la presencia de Dios por nosotros.

Moisés usó la sangre para validar la Antigua Alianza en su día. Pero ese tabernáculo con sus vasos era sólo una copia del verdadero Tabernáculo en el Cielo, no hecho de manos. Este punto se hizo anteriormente en He. 8: 5, donde leemos,

5 que sirven figura y sombra de las cosas celestiales, tal como Moisés fue advertido por Dios cuando estaba a punto de erigir el tabernáculo; para "ver", dice, "que haga todas las cosas conforme al modelo que te ha sido mostrado en el monte".

En la montaña, Dios reveló a Moisés el verdadero Tabernáculo del Cielo, la estructura espiritual, y luego Moisés fue instruido para copiar lo espiritual en formas terrenales. El tabernáculo terrenal, entonces, fue la traducción terrenal de las cosas espirituales. Se expresaron verdades espirituales en el lenguaje de los hombres. Pero a fin de cuentas, lo que Moisés construyó fue sólo una copia, no el verdadero original.

Sin embargo, para que la copia fuera realmente una copia, tenía que ser rociada con la sangre. La sangre de terneros y cabras era una copia de la sangre de Cristo, que debía ser rociada sobre la gente a la hora señalada. Por esta razón no entró Cristo en el Santo de los Santos hecho con las manos en la Tierra, sino que entró en el verdadero santuario en el Cielo.

25 Ni tampoco para ofrecerse muchas veces, como entra el sumo sacerdote en el santuario cada año con sangre ajena. 26 De otra manera le hubiera sido necesario padecer muchas veces desde el principio del mundo; pero ahora, en la consumación de los siglos, se ha manifestado para destruir el pecado por el sacrificio de sí mismo.

El sacrificio de Jesús en la cruz fue efectivo "de una vez por todas", y porque fue un sacrificio perfecto, no es necesario repetirlo cada año, como fue el caso con la orden levítica bajo el Antiguo Pacto.

27 Y de la manera que está establecido para los hombres que mueran una sola vez y después de esto el juicio, 28 así también Cristo fue ofrecido una sola vez para llevar los pecados de muchos; y aparecerá por segunda vez sin relación con el pecado, a los que le esperan ansiosamente para salvación.

La primera cosa que podría decirse sobre el verso 27 es que se trata de una refutación absoluta de la idea de la reencarnación. Los hombres no viven varias vidas, viviendo y muriendo en los cuerpos de varios hombres y animales, en su intento de alcanzar la perfección por la evolución espiritual. La perfección no se puede alcanzar de esta manera. Es sólo por la sangre de Jesucristo que cualquier hombre puede alcanzar el perdón por el pecado.

Todas las demás religiones basan su salvación en la propia capacidad para dejar de pecar. Esto es lo que quieren decir con la perfección. Pero incluso si un hombre fuera a dejar de pecar hoy, su perfección actual no anula los pecados que cometió en el pasado. ¡Si la auto-mejora es la base de la salvación y de alcanzar perfección, simplemente no sucede! Es por esta razón que Dios bajó e intervino en la historia de la humanidad para hacer el camino. No sólo hizo que sea posible llegar a ser buenos servidores en sumisión a Dios, sino que Él también fue mucho más allá de esto, en que es posible llegar a ser hijos de Dios (Juan 1:12).

Sin embargo, el hecho de que el juicio viene después de la muerte de uno no quiere decir que una persona no se pueda salvar después de que él ha muerto. La muerte no es la muerte para la salvación. Si así fuera, entonces no sería posible que toda rodilla se doblará y toda lengua confiese que Él es Señor, para gloria de Dios Padre (Fil. 3:1011). Tampoco sería posible que Dios fuera el salvador de todos los hombres, especialmente de los que creen (1 Tim. 4:10). Tampoco sería cierto, como se lee en Heb.2: 8, que toda la Creación estará en sujeción a Cristo.

De hecho, la imposición de la muerte al principio era la manera de mostrar misericordia a la humanidad de Dios. Él no nos permitiría permanecer en un estado de pecado y sin embargo, ser inmortales, porque en sí mismo sería una maldición eterna. Dios en Su misericordia limita el tiempo en el que trabajamos bajo el capataz del pecado. Él expresó esta gracia en la Ley de Jubileo, donde toda la servidumbre por deudas se limita a un máximo de cincuenta años.

Cuando todos se levantan en pie delante del Gran Trono Blanco, entonces, todos los hombres sabrán la verdad. Algunos de ellos lamentarán porque verán que ellos rechazaron a Jesucristo durante su vida anterior. Otros, sin embargo, se alegrarán de ver a Aquel del que nunca supieron o incluso habían oído hablar. Todos serán juzgados según sus obras (Rev. 20:13) y de acuerdo a su nivel de conocimiento y responsabilidad.

Pero este juicio no se llevará a cabo mediante tortura, porque no hay tortura en la Ley Divina. Se requerirá a los hombres que paguen una indemnización por su pecado. Sin embargo, puesto que no habrá manera de que ningún hombre pudiera pagar la pena por su propio pecado, será "vendido" (Ex. 22: 3) y se colocará bajo la autoridad de los vencedores. Los vencedores le enseñarán los caminos de Dios, no a través de la opresión o la tortura, sino al manifestarles el amor de Cristo como benévolos maestros-sacerdotes. Por último, en el Gran Jubileo de la Creación, toda la Creación será liberada a la libertad gloriosa de los hijos de Dios (Rom. 8:21). Su libertad no se basará en su capacidad para trabajar por su deuda con el pecado. Se basará en la pura misericordia y la gracia de Dios, que es la base del Jubileo.


He. 9:28 nos dice que todo este proceso de juicio comienza con la Segunda Venida de Cristo, cuando "los que le esperan" (los vencedores) serán los primeros frutos de la creación para recibir el cuerpo glorificado. Debido a que los primeros frutos santifican el resto de la cosecha, toda la Creación está esperando ansiosamente el momento en que los primeros frutos se ofrezcan a Dios. La Creación tiene una participación en esta Manifestación de los Hijos de Dios, porque sabe que esta es la señal principal que confirma su propia redención al final de los tiempos.

http://www.gods-kingdom-ministries.net/teachings/books/hebrews-immigrating-from-the-old-covenant-to-the-new/chapter-9-hebrews-9-the-covenants-ratified-by-blood/

No hay comentarios:

Publicar un comentario