TRADUCTOR-TRANSLATE

APOCALIPSIS 10 – Parte 2: EL PEQUEÑO LIBRO (2) (Apocalipsis Nuevo Estudio), Dr. Stephen E. Jones


27 abril de 2016



Como ya hemos demostrado, hubo dos eventos importantes que ocurrieron al final del segundo ay. El primero fue la impresión de la Biblia de Gutenberg en 1452. El segundo fue la caída de Constantinopla en 1453, que inundó Europa con los refugiados y eclesiásticos de habla griega, que llevan consigo copias griegas de las Escrituras. Ambos factores abrirían el "librito" a la gente común y por lo tanto cambiaron el curso de la historia.


En tierra y mar
También hubo otros dos acontecimientos históricos que protegieron el Evangelio y permitieron que las Escrituras siguieran difundiéndose entre la gente común. En Apocalipsis 10: 2 leemos,

2 y él [el ángel] tenía en su mano un librito abierto. Y él puso su pie derecho sobre el mar y su pie izquierdo sobre la tierra.

Las 95 tesis de Martín Lutero (1517) y la Ley de Supremacía (1534) de Inglaterra fueron la evidencia del pie angélico pisando en la tierra, en primer lugar en el continente europeo y luego en Inglaterra. Estos hechos establecieron la reforma protestante en la que el pequeño libro fue abierto a la gente común.

Sin embargo, estos eventos no fueron incontestados por la Iglesia romana. A pesar de su dificultad, pasando por seis esposas, Enrique VIII de Inglaterra terminó con un solo hijo, Eduardo VI, que gobernó casi siete años (1547-1553). Él murió a la edad de 16 años y luego fue sucedido por María, su hermana mayor y su madre era Catalina de Aragón.

María era católica romana, y en 1554 se casó con Felipe de España, que también era católico. María intentó llevar a Inglaterra de nuevo bajo el yugo romano. La Enciclopedia de Historia Universal, página 285 dice:

"Alrededor de 300 se dice que han sido quemados durante esta persecución".

La reina Isabel I llegó al trono de Inglaterra en 1558, y aseguró Inglaterra como un país protestante mediante la derogación de todas las leyes católicas que María había promulgado. Este fue el pie del ángel que se colocó firmemente en la tierra.

Sin embargo, habría un intento más para traer de vuelta de Inglaterra bajo el yugo romano.

En 1587 Felipe II de España comenzó a construir una gran flota de buques con el fin de invadir Inglaterra y forzarla de nuevo bajo el yugo de Roma. Esta Armada Española de 130 barcos de vela zarparon para Inglaterra el 12 de julio de 1588. Sin embargo, más de la mitad de estas naves fueron destruidas por los ingleses y por las tormentas en el Mar del Norte. El ángel fuerte había puesto su pie sobre el mar. Esto cambió el curso de la historia y mantuvo la Biblia como un libro abierto, que bendijo la vida de millones de personas entre el pueblo que padecía hambre durante la hambruna de oír la Palabra.


Comer el Librito
En aras de la continuidad, vamos a pasar de largo los siete truenos y vamos a Apocalipsis 10: 8-11, donde Juan dice más sobre el librito:

La voz que oí del cielo habló otra vez conmigo, y dijo: Ve y toma el librito que está abierto en la mano del ángel que está en pie sobre el mar y sobre la tierra. 9 Y fui al ángel, diciéndole que me diera el librito. Y él me dijo: Toma, y cómelo; y te amargará el vientre, pero en tu boca será dulce como la miel. 10 Y tomó el librito de la mano del ángel, y lo comió, y era dulce en mi boca como la miel; y cuando lo comí, mi estómago se hizo amargo.

Esto describe a las personas en el momento de la Reforma que iban a "comer" (leer) la Biblia recientemente inaugurada. Era dulce en la boca, pero cuando eran perseguidos por la Iglesia romana por la lectura, amargaba en sus estómagos.

Esto es muy similar a la experiencia del profeta Ezequiel. Ezequiel 2 habla de la llamada del profeta a predicar a un pueblo rebelde de Israel. Dios dice en Ezequiel 2: 8-10,

8 Ahora, hijo de hombre, escucha lo que estoy hablando; no seas rebelde como la casa rebelde. Abre la boca y come lo que te estoy dando. 9 Y miré, he aquí, una mano me fue extendida; y he aquí un rollo estaba en ella. 10 Cuando Él lo extendió delante de mí, estaba escrito en el frente y la parte posterior; y escrito en él estaban lamentos, duelo y aflicción.

Por lo que al profeta se le dijo que abriera la boca para predicar del rollo, o libro. A continuación, el texto continúa en el siguiente capítulo. Ezequiel 3: 1-3 dice,

1 Entonces El me dijo: Hijo de hombre, come lo que encuentres; come este rollo. Y ve y habla a la casa de Israel 2 Y abrí mi boca, y él me dio que comiera este rollo. 3 Y me dijo: Hijo de hombre, alimenta tu estómago y llena tu cuerpo de este rollo que yo te doy. Luego me lo comí, y era dulce como la miel en la boca.

Así que aquí vemos que Ezequiel se le dijo que "comer" el rollo (libro) con el fin de que pudiera saber lo que predicar a la casa rebelde de Israel. Uno debe comer la palabra de Dios con el fin de conocer el mensaje, porque somos lo que comemos. Más que eso, somos lo que asimilamos. Muchos han leído la Biblia sin asimilar verdaderamente su significado. Por eso, cuando leemos la Escritura, hay que entenderla que con el fin de que se convierta en la palabra viva. Porque asimilar (o digerir) la palabra es entender e incorporarla en nuestro ser.

La palabra de Dios es dulce para comer, pero cuando abrimos la boca para enseñar a los rebeldes, la palabra se convierte en amarga en el estómago. Por lo tanto, cuando Ezequiel fue a predicar la palabra que había "comido", "fui en amargura, en la indignación de mi espíritu, mientras la mano de Jehová era fuerte sobre mí" (Ezequiel 3:14).

Ezequiel fue enviado al Israel rebelde. Juan fue enviado a la Iglesia rebelde del futuro que aún debía a surgir después de su muerte. Ezequiel descubrió hacía mucho tiempo lo mismo que la gente de la Reforma descubrieron después de que comenzaron a entender el pequeño libro que se había abierto para ellos. Era dulce en la boca, pero amargo en sus estómagos. ¿Por qué? ¿La palabra causa indigestión? No. Más bien, trajo la persecución de la iglesia romana rebelde que había prohibido la lectura de la Palabra, aparte de la explicación de un sacerdote que pudiera interpretarla de acuerdo a las tradiciones de la iglesia.

La iglesia rebelde que no quería que la gente supiera que se habían rebelado contra Dios mediante la sustitución de la verdadera Palabra de Dios por sus propias tradiciones. Ellos no querían que se supiera que eran culpables de lo mismo que los sacerdotes judíos habían hecho con el Antiguo Testamento durante el tiempo de Cristo. Marcos 7: 6-9 dice,

6 Y Él [Jesús] les dijo: Con razón profetizó Isaías de vosotros, hipócritas, como está escrito: "Este pueblo me honra con los labios, pero su corazón está lejos de mí. 7 Pues en vano me honran, enseñando como doctrinas, mandamientos de hombres".  8 Dejando el mandamiento de Dios, se mantienen fieles a las tradiciones de los hombres. 9 también les decía, bien invalidáis el mandamiento de Dios para guardar vuestra tradición.

Jesús estaba citando de Isaías 29:13, donde, 700 años antes, el profeta había señalado este problema. En tiempos de Jesús las enseñanzas del Talmud judío habían reinterpretado la Ley Divina a su antojo; y más tarde, la iglesia reinterpretó el Nuevo Testamento a su antojo. En ambos casos, era más que una reinterpretación -a menudo se trataba de hacer caso omiso descaradamente a la Palabra misma. Jesús dijo en Marcos 7:13, "invalidando así la palabra de Dios por vuestra tradición que habéis transmitido".

Este fue el problema que se comenzó a superar en la década de 1400, cuando se abrió la Palabra al pueblo.

El último versículo de Apocalipsis 10 nos dice que el propósito del libro abierto de Dios: predicar la PalabraApocalipsis 10:11 dice,

11 Y me dijeron: "Tienes que profetizar otra vez a muchos pueblos, naciones, lenguas y reyes".

Esto difiere de Ezequiel sólo en el ámbito de la predicación de la Palabra. Ezequiel fue enviado específicamente sólo a la casa de Israel que ya estaba en cautiverio en Asiria (Ezequiel 3: 4-7). Estas diez tribus de Israel se había rebelado contra Dios y negado Su Ley, sustituyendo de la Ley de Dios "con los estatutos de Omri" (Miqueas 6:16). Por esta razón, Dios les había enviado al cautiverio. Juan, por el contrario, representa a los vencedores que se envían a presentar la Palabra de Dios a "muchos pueblos, naciones, lenguas y reyes". Juan es el que tomó el libro y se lo comió, pero lo hizo en nombre de todos los vencedores -sobre todo en favor de generación viva tras que el pequeño libro fue abierto en 1452. De esta manera, él representaba principalmente a una generación futura a la que la profecía sería más aplicable.


Y, en efecto, una vez que el libro fue abierto, y el escenario estaba listo en la década de 1450, Colón abrió el camino al Nuevo Mundo en 1492. La exploración fue acompañada por los inicios de la actividad misionera de la iglesia romana, así como de las iglesias protestantes.

Categoría: enseñanzas

Dr. Stephen Jones

No hay comentarios:

Publicar un comentario