TRADUCTOR-TRANSLATE

LA MÁSCARA DE DIOS (El velo de carne),


La máscara de Dios

20 de octubre 2015

El objetivo del proceso salvación es restablecer la humanidad a la imagen y semejanza de Dios. Es para recuperar lo que se había perdido por el pecado de Adán. El método que Dios ha estado utilizando es diferente de lo que hizo al principio. En el principio Dios hizo al hombre a Su imagen; más tarde, después de que se terminó la obra de Cristo, Dios comenzó a engendrar al hombre con el fin de traerlo de nuevo a Su imagen.
El Plan Eterno de Dios
Técnicamente, esto ha sido una obra atemporal. Por esta razón, en realidad no es exacto decir que el engendramiento comenzó en la cruz, o en el momento de Su resurrección, o incluso en el día de Pentecostés. Históricamente hablando, comenzó en uno de esos días -o en todos ellos de diferentes maneras. Pero no debemos concluir que los santos antes de la época de Cristo quedaron fuera del Plan Divino. La gente ha nacido de Dios desde que Adán cayó, aunque pudieron no haber sido conscientes de ello en su comprensión.
Mientras nosotros miramos hacia atrás a la cruz, los santos del Antiguo Testamento miraban hacia adelante a la misma. La cruz marcó la encrucijada de la historia y el propio Tiempo, porque "las obras estaban acabadas desde la fundación del mundo" (Hebreos 4: 3), "el Cordero [fue] inmolado desde la fundación del mundo (Apocalipsis 13: 8).
De hecho, a pesar de que el Antiguo Pacto fue establecido en el Sinaí, esto no quiere decir que Moisés, Josué, David, y todos los profetas fueron salvos por sus obras. Pablo citó Habacuc 2: 4 en su enseñanza de que "el justo por la fe vivirá" (Romanos 1:17 KJV). Este principio de la fe ha sido el requisito desde el principio. El método de salvación del Antiguo Pacto por las obras de los hombres, la voluntad de los hombres, y la capacidad de los hombres para cumplir con su promesa a Dios, nunca ha salvado a un solo hombre o una mujer a lo largo de la historia.
De hecho, el Nuevo Pacto fue dado antes de la Antigua Alianza, pues era inherente a la promesa de Dios a Abraham, Isaac, Jacob, e incluso ya en el tiempo de Noé. Incluso es trazable hasta Adán, aunque no aclarado. Así que históricamente hablando, declaramos que el Nuevo Pacto se estableció por el ministerio de Cristo en la Tierra, pero desde la perspectiva eterna del Cielo, siempre estuvo con nosotros, y siempre hubo la intención de que fuera el camino divino de salvación.
Cuando hablamos de estas cosas, entonces, es evidente que hay dos perspectivas. Existe la perspectiva celestial eterna, así como la  perspectiva terrenal (histórica) de plazos determinados. Ambas perspectivas se encuentran en las Escrituras, y es importante para nosotros discernir desde qué plataforma está enseñando el orador.
Las Fiestas del Señor
Las fiestas se basan en hechos históricos ocurridos durante la jornada de Israel en el desiertoEn segundo lugar, la Pascua se cumplió por un acontecimiento histórico en la vida de Cristo cuando murió en la cruz. Pentecostés se cumplió por un acontecimiento histórico con 120 personas en un Aposento Alto en una casa en Jerusalén en el segundo capítulo de los Hechos.
Pero estas fiestas también son atemporales, porque uno no tiene que esperar hasta que un día particular del año que se llama la Pascua para ser justificado por la fe. Tampoco uno tiene que esperar a un día de Pentecostés para ser lleno del Espíritu. Incluso la Escritura nos da ejemplos de hombres siendo justificados y llenos del Espíritu en días que no eran los días de las fiestas. Por lo demás, hombres como Moisés y Sansón fueron llenos del Espíritu en la historia mucho antes de que los discípulos en el Aposento Alto lo experimentaran. El punto es que el cumplimiento histórico no niega la plenitud eterna, ni viceversa.
A medida que nos acercamos al momento de la Segunda Venida de Cristo, se cumplirá históricamente el conjunto final de los días de fiesta, como la Pascua y Pentecostés fueron cumplidas históricamente a través de la Primera Venida de Cristo. Algunos ven solamente un cumplimiento intemporal de los Tabernáculos, en su intento de apropiarse de las bendiciones de esta fiesta en sus propias vidas. Otros ven solamente un cumplimiento histórico de los Tabernáculos, mientras esperan a que suceda en el futuro.
Cada uno de estos puntos de vista representa una verdad a medias. El hecho es que ningun punto de vista niega el otroAmbas cosas son ciertas. Hay espacio para ambos puntos de vista sin que nadie se pisen los pies unos a otros. Si queremos disfrutar de una verdad más completa, debemos de entenderla, valorarla y apropiarla, si es posible, tanto a nivel de la verdad en nuestra experiencia como en la enseñanza.
El rostro descubierto
Un rostro velado es difícil de ver. Del mismo modo, es difícil ver a través de un velo. Pablo habla de esto en 1 Corintios 3 en su discusión de Moisés, que ponía un velo sobre su rostro mientras que la gloria de Dios estaba sobre él, porque así no asustaría a la gente. La historia es narrada en Éxodo 34:29, 30,
29 Y aconteció que cuando Moisés estaba bajando del monte Sinaí (y las dos tablas del testimonio en las manos de Moisés cuando bajaba de la montaña), que Moisés no sabía que la piel de su rostro [paniymbrillaba por su hablar con Él. 30 Así que cuando Aarón y todos los hijos de Israel miraron a Moisés, he aquí la piel de su rostro [paniymbrillaba, y tuvieron miedo de acercarse a él.
La palabra hebrea paniym, traducida como "cara", también significa "presencia". Porque estar ante la "cara" de alguien significa estar en su presencia, según la expresión hebrea.
La Septuaginta, que es la traducción griega del Antiguo Testamento, se traduce paniym por la palabra griega prosoponAsí también el apóstol Pablo usó el mismo término dos veces en 2 Corintios 3: 7, que dice, "los hijos de Israel no podían mirar fijamente a la cara [prosoponde Moisés, a causa de la gloria de su rostro [prosopon]".
La palabra prosopon fue tomada de el mundo del teatro griego, donde se hace referencia a una máscara que los actores utilizan en el escenario para representar a alguien que no sea ellos mismos. Los creyentes de Corinto, entonces, representan a Moisés con la máscara de Dios cuando Él descendió del monte. Luego, cuando Moisés puso un velo sobre su rostro, se puso la máscara de la carne humana.
El rostro de Dios viene sobre nosotros, dice Pablo, al contemplarlo, al estar en Su presencia, o al ver el rostro de Dios. Cuando Moisés bajó del monte (que representa el cielo) al teatro de la Tierra, donde, como dijo Shakespeare, todos somos actores en un escenario, él vino con la máscara de Dios en el rostro.
De esa manera, Moisés era un tipo de Cristo viniendo a la Tierra en gloria, profetizando de los acontecimientos por venir en el octavo día de los Tabernáculos. (Este fue el final de octavo viaje de Moisés arriba y abajo del monte, como mostré en mi libro, Las Leyes de la Segunda Venida, cap. 9; en castellano: http://josemariaarmesto.blogspot.com.es/2014/05/libro-las-leyes-de-la-segunda-venida-dr.html). Sin embargo, más que eso, Moisés también prefiguraba a Cristo en Su encarnación, donde Cristo enmascaraba la gloria que estaba en Él al asumir el velo de la carne humana. Él fue desenmascarado brevemente en el monte de la Transfiguración, pero esto fue presenciado solamente por tres discípulos.
En un nivel más amplio todavía, Moisés y Cristo revelan a todos los que tienen la gloria de Dios dentro de su carne-velo durante su tiempo de vida en la tierra, así como un tiempo futuro de gloria cuando se dio a conocer plenamente en la manifestación (revelación) de los hijos de Dios. En otras palabras, nuestra actual condición velada es como la de Cristo en Su Primera Aparición, mientras que todavía esperamos que se hará pública en el cumplimiento histórico de la fiesta de los Tabernáculos.
Mientras tanto, unos pocos (como Moisés) incluso han experimentado una revelación temporal en su propio tiempo vida. Sin embargo, estas experiencias nunca son permanentes, al igual que con la gloria en el rostro de Moisés, "la cual había de desvanecerse" (2 Corintios 3: 7). La experiencia de Moisés era personal, pero no pudo mantenerla de forma permanente, ya que su experiencia no fue más que un tipo de la fiesta de los Tabernáculos. No va a ser permanente hasta el tiempo señalado en la historia cuando la fiesta se cumplirá en un grupo mayor de personas.
El velo
Hebreos 10:19, 20 dice:
19 Dado que, por lo tanto, hermanos, tenemos libertad para entrar en el Lugar Santísimo por la sangre de Jesús, 20 por el camino nuevo y vivo que él nos abrió a través del velo, esto es, de su carne ...
Los velos están diseñados para ocultar parcialmente algo. La metáfora de un velo, sin embargo, es insuficiente para abarcar toda la verdad espiritual, por lo que Pablo usó el término prosopon, una máscara, para mejorar nuestra comprensión de la verdadNuestra carne de hecho oculta la gloria que está en nosotros, incluso ahora, pero la máscara de carne humana nos representa en un teatro, que tiene el potencial para cambiar las máscaras, dependiendo de la función que estamos llamados a jugar en la etapa de la vida.
Curiosamente, cuando Pablo expone sobre la historia de Moisés, hace el punto de que el velo fue diseñado para cegar a la gente. No para impedir a Moisés ver. Pablo dice en 2 Corintios 3:14, 15,
14 Pero el entendimiento de ellos se endureció; porque hasta el día de hoy en la lectura del antiguo pacto el mismo velo permanece sin alzarse, pues se elimina en Cristo. 15 Pero hasta el día de hoy cuando se lee a Moisés, el velo está puesto sobre el corazón.
En otras palabras, los que viven por la Antigua Alianza tienen un velo sobre su corazón, lo que les impide ver a Moisés (es decir, Cristo). La única manera de quitar el velo, entonces, es mirar al Mediador de la Nueva Alianza ", ya que se elimina en Cristo".
No hay duda de que Pablo tenía los judíos en mente cuando escribió esto, porque la base del judaísmo era (y es) la Antigua Alianza. Ese pacto es la promesa del hombre a Dios, la cual nadie ha sido capaz de cumplir, aunque se hizo con buenas intenciones. La voluntad del hombre se debilita por la mortalidad y no puede encontrar justificación por ese camino. Todos los que pisan ese camino tienen un velo sobre su rostro y corazón.
El velo es "retirado en Cristo"porque Él es el mediador de un Nuevo Pacto, por el que Dios ha prometido hacernos Su pueblo y salvarnos de la insuficiencia de nuestra propia voluntad. Hay muchas verdades que eliminan capas de velos sobre nuestros ojos. Entender que el Nuevo Pacto es la promesa de Dios al hombre quita un enorme velo, que nos permite ver el rostro de Cristo con mucha más claridad.
Del mismo modo, Pablo dice, esto nos trae "libertad" (2 Corintios 3:17), porque podemos cesar de nuestras labores y descansar en Su promesa a nosotrosCuando la bisagra de nuestra salvación gira sobre nuestra propia voluntad, nuestro propio voto bien intencionado, y nuestra propia capacidad carnal para mantener nuestro voto, permanecemos en esclavitud. Pero cuando usamos la ley en Levítico 6: 2-7 para ser liberados de los votos temerarios, podemos encontrar el perdón a través del sacrificio del cordero (es decir, Cristo).
Esto trae la libertad, porque entonces podemos poner nuestra fe plenamente en las promesas de Dios, y no en nuestra propia promesa temeraria a Dios. Es una libertad que sólo aquellos que la han alcanzado la pueden entender.
Categoría: Enseñanzas

Dr. Stephen Jones
- See more at: http://www.gods-kingdom-ministries.net/daily-weblogs/2015/10-2015/the-mask-of-god/#sthash.Vps1VByn.dpuf

No hay comentarios:

Publicar un comentario