TRADUCTOR-TRANSLATE

DIEZMOS Y OFRENDAS EN ISRAEL (Deuteronomio, Segunda Ley), Dr. Stephen E. Jones


Estos son algunos de los interesantes asuntos que se estudian aquí:
  • ¿Para quienes eran los diezmos y ofrendas?
  • Impuestos de Babilonia versus impuestos del Reino.
  • Derecho para todos a tierra y vivienda.
  • Apoyar al gobierno del Reino.
  • Diezmos para las vacaciones familiares.
  • El vino y las bebidas fuertes no se prohiben.
  • Pobres, viudas, huérfanos y extranjeros cubiertos.
  • ¿Cobertura de Dios o de la denominación?


Capítulo 3


Ley del Diezmo de Israel


Deut. 14: 22-29 habla del diezmo que los israelitas se suponía que pagaran con el fin de apoyar a su gobierno. Esto también es parte de la forma de vida de los hijos de Dios. Los hijos de Dios apoyan al gobierno del Reino y aprenden a dar a los pobres también. Moisés había hablado de esta ley brevemente en su tercer discurso (Deut. 12: 17-19), lo que limita su intervención a la ubicación donde el diezmo debía ser traído. Pero ahora, en su cuarto discurso, trata este tema con más detalle.

22 Indefectiblemente diezmaréis todo el producto de lo que se siembra, que sale del campo cada año.

El diezmo es el impuesto del diez por ciento de todo lo que el hombre produce de la naturaleza. Dios requiere un retorno de diez por ciento de su trabajo, para utilizarlo en apoyo de Gobierno Divino.


El Fruto del Trabajo

No todas las fuentes de ingresos están sujetas a impuestos, por supuesto, sino sólo lo que se deriva del trabajo de Dios. Leemos en Lev. 27:30,

30 Por lo tanto todo el diezmo de la tierrade la simiente de la tierra como del fruto del árbol, es del Señor; es santo para el Señor.

Cuando Dios trabajó durante seis días para crear los cielos y la tierra, él era el dueño de lo que Él creó. Como propietario ha pactado con el hombre para dar fruto. Dios creó; el hombre somete la tierra y organiza la producción en viñedos, campos y huertos.

El fruto es debido al trabajo de cada uno. El hombre recibe el 90 por ciento de lo que se produce a causa de su trabajo, y Dios recibe una décima parte por su trabajo en la creación de los materiales. Darle un diezmo, entonces, es un acto de reconocimiento de que Dios es en verdad el Creador y Dueño de la tierra de la que deriva nuestra subsistencia.


Los diezmos a Melquisedec

Hebreos 7 habla de los diezmos que Abraham dio a Melquisedec en Génesis 14:20. Su punto era demostrar que Melquisedec era "mayor" que Abraham, porque leemos en Hebreos 7: 6 y 7,

6 Pero aquel cuya genealogía no viene de ellos, [es decir, de Leví] recibió el diezmo de Abraham y bendijo al que tenía las promesas. 7 Y sin discusión alguna, el menor es bendecido por el mayor.

En otras palabras, Abraham pagó el diezmo a Melquisedec porque reconoció la autoridad de Melquisedec sobre él. Melquisedec era en realidad Sem, el constructor de Jerusalén, la "Ciudad de Salem", y ocupaba el Derecho de Nacimiento que había sido transmitido de Adán. Sem fue así el verdadero Rey-Sacerdote de la Tierra, el que sostenía el Mandato de Dominio de Génesis 1:26. En ese momento Nimrod ya había usurpado la mayor parte del dominio de Sem mediante el establecimiento de su reino en Babilonia. Pero Abraham reconoció a Sem como el gobernante legítimo de la Tierra.

El punto es que el diezmo da el reconocimiento de que esta persona (o institución) es un heredero de la Orden y las funciones de Melquisedec como el Gobierno Divino legítimo en la Tierra. Hebreos 7 muestra que el sacerdocio alternativo de Leví fue una orden gubernamental temporal que estaba funcionando hasta que la Orden de Melquisedec fuera devuelta a su legítimo derecho bajo el Nuevo Pacto.

Bajo el Antiguo Pacto, los diezmos fueron dados a la orden levítica de sacerdotes. Bajo el Nuevo Pacto, los diezmos se dan a la Orden de Melquisedec. Muchos dicen ser de esa nueva orden, pero la mayoría no hacen las obras de Melquisedec o de Cristo, y muchos ni tienen ninguna comprensión real de cómo funciona esto hoy.

Tal vez un poco de historia sería útil.

Sem era el original Melquisedec, el constructor de Jerusalén. Después de su muerte, el Derecho de Nacimiento, incluido el derecho a gobernar la tierra, pasó a Isaac, hijo de Abraham (Sem sobrevivió a Abraham). Isaac tenía 110 años de edad cuando murió Sem. Jacob tenía cincuenta. Así que Isaac fue el heredero del título, Melquisedec, pero por una razón desconocida, nunca tomó el trono en Jerusalén.

El gobierno de la Orden de Melquisedec de Jerusalén fue reemplazado por usurpadores en los años entre Abraham y Josué. La Biblia no nos da esta historia. Sólo sabemos que cuando Josué llegó a Canaán, Jerusalén estaba siendo gobernada por Adonisedec (Josué 10: 1). La historia demuestra que esto es sólo un título alternativo que tiene el mismo significado que Melquisedec. Adonisedec significa Señor de la Justicia, mientras que el otro significa Rey de Justicia. La historia equipara ambos títulos.

¡Qué diferente es Adonisedec de Melquisedec! Si este es un tipo de Cristo, aquel es un tipo de anticristo. Por extensión, esto implica necesariamente a Jerusalén, y aquí vemos cómo Adonisedec gobierna la ciudad terrenal, mientras que Melquisedec gobierna la ciudad celestial.

Del mismo modo, se trata del sacerdocio, porque Melquisedec fue un rey-sacerdote, y Adonisedec era también un rey-sacerdote que usurpó el lugar de Cristo. Algunos siglos más tarde el sumo sacerdote de Baal en Tiro derrocó al Rey Pheles y se convirtió en un rey-sacerdote sobre esa ciudad. Su nombre era Ethbaal, y él era el padre de Jezabel, esposa de Acab.

En el Nuevo Testamento, cuando los príncipes de los sacerdotes usurparon el cetro de Jesucristo, establecieron en Jerusalén el mismo tipo de sistema del anticristo que Adonisedec y Ethbaal tuvieron siglos antes. Deseaban no sólo el sacerdocio, sino también el cetro. Hoy, el mismo grupo de personas desean el Derecho de Nacimiento también.

Los diezmos, por lo tanto, se deben dar a los que son parte de la Orden de Melquisedec, que los hombres consideren oportuno. No se deben dar a la orden levítica, que fue reemplazado por Melquisedec a causa de la corrupción y su rechazo del Mesías. Tampoco se deben dar diezmos a los usurpadores de la Orden Adonisedec.

Para conocer la diferencia, hay que conocer las Escrituras y ser guiados por el Espíritu de acuerdo a la conciencia de cada uno.


Pagar el diezmo a Babilonia

En los días de Jeremías y Daniel, Dios levantó a Babilonia para llevar juicio divino sobre Judá. Después de Babilonia vinieron una serie de imperios "bestia", a quienes Dios les dio autoridad en la tierra. Ninguno de ellos reconoció a Jesucristo como el heredero de todas las naciones, excepto en breves momentos cuando Dios intervino en sus historias.

Los gobiernos de estas "bestias" han reclamado el diezmo (y más) para la creación de sus propios reinos, sin reconocer el derecho de Jesucristo a gobernar como el sumo sacerdote de la Orden de Melquisedec. Pero, al mismo tiempo, debemos reconocer que Dios entregó a Su pueblo en manos de los gobiernos rebeldes, a causa del pecado de Israel y de Judá.

Mientras tanto, es nuestro deber ante Dios recordar Su Ley y estudiar los mecanismos del Gobierno Divino, de modo que cuando los gobiernos de Babilonia sean llevados a juicio, haya gente en la tierra que sepa cómo reemplazar a esos usurpadores con el verdadero gobierno bajo Jesucristo.


El Dominio Eminente de Dios

Es irónico que tantas iglesias eliminaran la Ley, pero retengan el diezmo. Su hipocresía sólo es superada por su propio interés, no sólo para hacer que se exija el diezmo, sino que exigen que todos los ingresos se diezmen. De esta manera se convierten las ofrendas voluntarias en diezmos obligatorios. La Escritura limita el diezmo a un retorno sobre el trabajo de Dios en la Creación.

Al hombre se le da la tierra en herencia, pero Dios reclama el dominio eminente sobre toda tierra, diciendo en Levítico 25:23,

23 La tierra, por otra parte, no se venderá a perpetuidad, porque la tierra es mía; porque vosotros forasteros y extranjeros sois para conmigo.

Muchos años después, Dios quitó a Judá de la tierra porque rompieron su pacto con ellos y utilizaron sus tierras para fines ilícitos. En Jeremías 27: 5 Dios dice:

Yo hice la tierra ... y voy a darla a la persona que sea agradable delante de mis ojos. Y ahora yo he dado todas estas tierras en mano de Nabucodonosor rey de Babilonia, mi siervo …

Debido a que el pueblo de Judá, como Israel, se había negado a ser siervo de Dios en la forma en que utilizaban la tierra de Dios, Dios los sacó y le dio la tierra a Babilonia. Después de Babilonia, la tierra fue dada a Medo-Persia, a continuación a Grecia, Roma, y ​​sus extensiones proféticas. Ahora estamos viviendo en el final de la última prórroga, y esperamos ver el Reino de Piedra establecido en breve.

Debido a que Dios es dueño de la tierra y toda la tierra, somos responsables de utilizarla de manera legal. Las reglas están escritas en la Escritura, comenzando por Moisés. Mientras vivimos bajo la autoridad de los imperios "bestia", como Misterio Babilonia de hoy, tenemos la obligación de someternos a leyes fiscales injustas. Es importante estudiar el sistema tributario según Dios, para que cuando termine nuestro cautiverio, sepamos cómo hacerlo la manera de Dios.


Impuestos justos e injustos

El diezmo se debe a Dios sobre toda la producción por cualquier fuente de riqueza que se deriva del trabajo de Dios en la Creación. Esto incluye la agricultura y la ganadería, así como la minería, la explotación forestal, la pesca, la energía eléctrica, la energía solar y la energía nuclear. Esto no es un impuesto injusto, porque no es más que un retorno sobre el trabajo de Dios. Él proporciona la tierra, el sol, la lluvia, el aire, el electromagnetismo, y todas las cosas necesarias para dar fruto. Él por lo tanto espera un retorno de Su trabajo.

En la época medieval, un señor normalmente requería un treinta por ciento de la producción de los campesinos que trabajaban sus tierras. Este requisito era muy injusto según la norma de Dios. Los altos impuestos hoy que las naciones de Babilonia imponen a la gente son igualmente injustos.

Pero esta injusticia debe ser vista a la luz del juicio divino sobre nosotros por la rebelión y la anarquía de nuestros padres. Los israelitas pensaban que la Ley de Dios era demasiado dura, por lo que deseaban las leyes de los hombres en su lugar. Así que Dios les concedió su deseo, con el fin de mostrarles por la experiencia de la vida real, lo injustas que eran las leyes de los hombres. Si no somos gobernados por las leyes justas de Dios, seremos gobernados por las leyes injustas de los hombres.

Las leyes injustas de las naciones modernas se basan generalmente en el principio del impuesto al valor añadido. Un leñador corta árboles y los vende. Él hace algo de dinero en la venta y se grava en su ingreso. El aserradero da forma a la madera en tablas y las vende a los carpinteros y contratistas. Debido a que la planta ha añadido valor a la madera por medio del trabajo, tiene un beneficio, lo cual se grava de nuevo. Los carpinteros construyen muebles, añadiendo más valor a la madera. Lo venden a un corredor a un precio mayor que refleja el valor de su trabajo y sus ingresos se gravan de nuevo. El corredor ofrece un servicio de distribución en varias tiendas, y el beneficio que recibe de su trabajo se grava. La tienda vende al público a un precio al por menor, y su mano de obra (servicio) se grava de nuevo.

Cuando el cliente finalmente compra el mobiliario, entonces se requiere generalmente que pague un impuesto sobre las ventas encima de todos los impuestos anteriores. Debido a cada impuesto en el camino, el costo se eleva, ya que cada impuesto se transmite al consumidor a fin de conservar la propia ganancia. Nadie podría ofrecer este tipo de trabajo a menos que pudiera ganarse la vida. Esto hace que el precio de los bienes se inflen mucho más allá del costo de la mano de obra real que se ha invertido en la producción y la distribución.

Así es como los gobiernos babilónicos requieren que las personas paguen mucho más que el mero diez por ciento que la Ley de Dios requiere. Bajo el sistema de Dios, el leñador original debe dar al gobierno de Dios un árbol de cada diez que reduce. No hay más impuestos cuando la madera va al mercado, porque el resto de la mano de obra es propia y no está directamente derivada del trabajo de Dios en la Creación.

La única advertencia es que si un leñador quiere quedarse con el décimo árbol, puede hacerlo mediante el pago de un quinto adicional de su valor (Lev 27:31). Es decir, se puede diezmar el propio árbol o mantenerlo y pagar doce por ciento del diezmo. Lo mismo es cierto si quiere redimir el décimo animal a su rebaño (Lev 27:32).


La herencia de la tierra

También hay que señalar que el sistema de Dios es con base en la tierra, mientras que el sistema de Babilonia es basado en la ciudad. En el sistema de Dios, cada familia tiene una herencia de la tierra. En Babilonia, las personas pueden ser privadas de sus derechos de la tierra, porque los hombres asumen el derecho de comprar y vender la tierra de Dios. Dios prohíbe a los hombres vender sus tierras a perpetuidad (Lev 25:23), lo que se les permite es sólo arrendarlas hasta el próximo año del jubileo.

Algunos incluso pierden sus tierras porque no pueden pagar los altos impuestos sobre la tierra. Dios no impone un impuesto sobre la tierra, sino que sólo requiere un diezmo de lo que produce. Si la tierra se encuentra en barbecho, ningún impuesto es debido.

Las leyes babilónicas crean una tendencia a la gente a perder su herencia de la tierra y gravitar hacia ciudades más grandes y más grandes. La vida de la ciudad provoca una cierta cultura que es más fácilmente dañada, y por lo tanto vemos cómo las grandes ciudades se vuelven más y más violentas cuando las personas son arrancadas y separadas de su herencia de tierra dada por Dios.

Cuando Dios introdujo a los israelitas en su heredad en Canaán, les dio a cada familia una porción de tierra (Josué 14-19). El profeta Isaías dijo que Dios plantó una viña (Isaías 5: 1-7). La gente se supone que son como los árboles o las vides de uvas, que tienen sus raíces en la tierra y produccían de fruto que Dios podía disfrutar.

Aunque no todo el mundo está llamado a cultivar la tierra, cada familia debe incluir algunos agricultores, de acuerdo con su vocación. Todo el mundo debería tener una casa y la propiedad de la tierra asignada a su familia. Nadie debe ser privado de sus derechos. Nadie debe estar sin hogar. Todos los ciudadanos del Reino deben tener un refugio entre su familia, incluso si han decidido viajar o trabajar en otro lugar.

El sistema babilónico no prevé esto. Se niega a reconocer la propiedad de la tierra de Dios, y así la tierra se compra y se vende por aquellos que pueden permitírselo, mientras que la falta de vivienda sigue siendo un problema.


Apoyando el Gobierno del Reino

El Gobierno del Reino exige impuestos muy bajos, ya que no permite que las personas no cristianas se conviertan en ciudadanos. Además, la Ley exige que los hombres amen a su prójimo como a sí mismos, y cuando se rompe esta regla, la Ley exige la restitución para restaurar lo que se perdió.

La Ley del Diezmo no será suficiente para apoyar al gobierno a no ser que se siga el resto de la Ley. El gobierno barato de Dios depende de que la gente se arraigue en la tierra, y se hace hincapié en la relación familiar que la herencia de la tierra soporta. Esta es también la clave para mantener una tasa de criminalidad muy baja.

Por el contrario, el gobierno de Babilonia busca el poder, y para aumentar su poder, busca aumentar la tasa de criminalidad al destruir el matrimonio y la unidad familiar. Cuanto más crimen haya, más excusa hay para aprobar leyes restrictivas y con ello aumentar el control del gobierno y el poder. Babilonia alimenta la carnalidad de los hombres para que sean más egoístas y rebeldes, para que las propias personas exijan un estado policial que esclavice a todos sus ciudadanos.

El diezmo es la forma principal de Dios de apoyo gubernamental del Reino. Debido a que ese gobierno es pequeño, debido a la baja tasa de criminalidad, la presión fiscal sobre los ciudadanos es muy ligera. La mayor parte de los diezmos en el antiguo Israel fueron hacia el apoyo del gobierno local, los secretarios municipales, magistrados o jueces. Una décima parte de los diezmos era enviada al gobierno nacional. Num. 18: 26-28 dice:

26 Por otra parte, deberás hablar con los levitas y decirles: "Cuando vosotros toméis de los hijos de Israel los diezmos que os he dado de ellos por vuestra heredad, vosotros presentaréis una ofrenda de ello al Señor, el diezmo del diezmo. 27 Y vuestra ofrenda será contada a vosotros como el grano de la era o el producto completo de la cuba de vino. 28 Así que presentaréis también una ofrenda al Señor de vuestros diezmos que recibís de los hijos de Israel; y de ello daréis la ofrenda del SEÑOR al sacerdote Aarón.

El gobierno de Dios tiene dos ramas distintas que están sujetas a la ley divina -sacerdotal y política. Aarón era el sumo sacerdote, Moisés era el líder civil. Durante el tiempo de los jueces, el gobierno sacerdotal funcionó continuamente, mientras que los propios jueces fueron levantados temporalmente como líderes políticos nacionales cuando fueron necesarios para liberar a la nación de su cautiverio.

En otras palabras, en tiempo de paz, el gobierno local era suficiente. El Gobierno Nacional era una innovación en tiempos de emergencia, porque era principalmente un establecimiento militar para proporcionar defensa nacional.

En el pleno desarrollo del gobierno de Israel, se les dio un rey. A pesar de que exigieron un rey demasiado pronto y recibieron a Saúl, fue siempre parte del Plan Divino que tuvieran un rey (Dt. 17:15).

El gobierno final, por supuesto, fusionó la oficina del sumo sacerdote con el rey. Esto fue conocido como la Orden de Melquisedec, de la que fue David (Salmo 110: 4), aunque en realidad no reemplazó al sumo sacerdote en su tiempo. Permaneció hasta que Jesús tomara las riendas del gobierno del sumo sacerdote de la Orden Levítica y la fusionara con el Trono de David. Este es el gobierno al que todos los hombres deben el diezmo bíblico. Así como todavía no vemos este gobierno establecido en el ámbito político en la tierra, ahora sólo podemos cumplir con la ley del diezmo de manera parcial. Sin embargo, se estudia la palabra de manera que cuando Babilonia caiga, entendamos la Ley y sepamos cómo reconstruir el Reino de Dios que está profetizado en las Escrituras.


Diezmos Financiado las vacaciones

Hubo más de un diezmo en la Escritura. Deut. 14:22 y 23 habla del diezmo principal, que se utilizaba para apoyar el viaje de la familia para guardar a los días de fiesta:

22 Deberás diezmar indefectiblemente todo el producto de lo que se siembra, que sale de tu campo cada año. 23 Y comerás en presencia del Señor, tu Dios, en el lugar donde Él escoja para establecer su nombre, el diezmo de tu grano, tu mosto, tu aceite, y el primogénito de tus vacas y tus ovejas, para que aprendas a temer a Jehová tu Dios todos los días.

Este diezmo incluye una décima parte de los cultivos, pero sólo incluye "el primogénito de tus vacas y tus ovejas". En otras palabras, parece centrarse en el primogénito entre los rebaños y manadas. Una vaca, oveja o cabra, daba a luz a su primogénito una sola vez en toda la vida. Por lo tanto, la mayor parte de la descendencia no eran primogénitos. El primogénito era dedicado a Dios, pero el resto de los animales que nacían cada año se contaban y diezmaban.

La forma en que esta ley está redactada parece indicar que los viajes a Silo (más tarde a Jerusalén) iban a ser financiados por los diezmos de grano y los primogénitos de los rebaños y manadas. Esto proporcionaba el pan, la carne, y el vino para el viaje, e iban para compartir sus comidas con los sacerdotes, un detalle que figura en Deut. 12:18.

Además, se trataba de un diezmo que era aplicable "cada año". Como vimos en Deut. 12:17, este diezmo era para ser consumido sólo en el viaje y no debía ser comido en casa, o "dentro de tus puertas". Era utilizado principalmente como un apoyo práctico para que las familias pudieran celebrar los días de fiesta, que en aquellos días incluían un viaje a la ubicación específica donde Dios había establecido Su nombre.

Es de suponer que el resto de los diezmos de todas las ovejas recién nacidas y los rebaños se les daban a los levitas que vivían en una ciudad levita cercana (Lev 27:32). Para la elección del animal que iba a ser dado, la gente debía conducirlos a través de un embudo y marcar el décimo animal que pasara a través, dejando así a Dios decidir el orden en el que debían pasar los animales.

Bajo el Antiguo Pacto, Dios había escogido un lugar específico para Su presencia, y se esperaba que la gente fuera a Su encuentro allí. Pero este lugar podría ser demasiado para algunos de los viajeros, especialmente para las personas mayores y los jóvenes. Así que los versículos 24 y 25 dan una alternativa,

24 Y si el camino es tan largo para ti, de modo que no puedes llevarlo, por estar lejos de ti el lugar que Jehová tu Dios haya escogido para poner en él su nombre, cuando Jehová tu Dios te bendiga, 25 entonces lo venderás y guardarás el dinero en tu mano, y vendrás al lugar que Jehová tu Dios escoja;

En aquellos días Silo (o posteriormente, Jerusalén) puede haber estado demasiado lejos para comparecer ante el Señor tres veces al año durante las fiestas (Éxodo 34:23). En tales casos, debían "intercambiarlo por dinero" y añadir una quinta parte de su valoración (Lev 27:31), y gastarlo en una ubicación alternativa que estuviera más cerca de casa. En tales casos, tenían que ser guiados por el Espíritu.

Por supuesto, bajo el Nuevo Pacto, en el que Dios ha elegido residir dentro de nosotros, ya no tenemos este problema.


El vino y las bebidas fuertes

Moisés también dice en el versículo 26,

26 Podrás gastar el dinero en todo lo que deseas, en vacas, ovejas, vino [yayin], o sidra [shekar], o lo que tu corazón desee; y lo comerás en presencia del Señor tu Dios, y te alegrarás tú y tu casa.

Así que si un israelita iba a Jerusalén o a un lugar más cerca de casa, está claro que este diezmo debía ser invertido en gastos personales. No era sólo para los gastos prácticos de viaje, sino también para "alegrarse" y pasar un buen rato. Hoy en día, podríamos llamarlo unas vacaciones en familia. Dios no era todo el asunto; se preveía la felicidad personal también. Si quieren cenas de carne ("bueyes") o pierna de cordero ("ovejas"), ténganla. Si quieren jugo de uva o vino fermentado, pueden tener eso, también.

La palabra hebrea yayin puede significar jugo de uva o vino como lo conocemos. Es una palabra general que incluye ambos tipos. Sin embargo, shekar es la variedad fermentada, dejando en claro que la Ley no prohíbe las bebidas alcohólicas. El Nuevo Testamento simplemente advierte que seamos moderados en todas las cosas y no nos emborrachemos (Ef 5:18).

En años más recientes, el "Movimiento de Templanza" se estableció en la década de mediados de 1800, que buscaban obtener promesas de los sacerdotes católicos y de otros cristianos de abstenerse de beber vino (a excepción de en la comunión). Este movimiento fue fundado por el Padre Charles Chiniquy con el fin de hacer frente a un grave problema con el alcoholismo que había devastado a muchas familias y sacerdotes. Escribió sobre esto en su libro de 1886, Cincuenta Años en la Iglesia de Roma, escrito casi tres décadas después de que dejó el sacerdocio. Su movimiento se hizo popular en la década de 1900 durante el avivamiento pentecostal, y así, cuando Pentecostés fue denominacionalizado alrededor desde 1910 hasta 1912, muchos de ellos incorporaron la prohibición de beber alcohol, junto con otros legalismos tales como el uso de joyas y lápiz labial, así como la imposición de diversos códigos de vestimenta considerada modesta.

Sin embargo, la Ley no prohibía las bebidas fuertes, por lo que cualquier tipo de prohibiciones debe ser considerado como "tradiciones de los hombres". Una tradición puede ser buena, pero no debe convertirse en una ley o una prueba de la justicia de uno.

Moisés continúa en Deut. 14:27,

27 Además, no te descuides del levita que está en tu ciudad, porque él no tiene parte ni heredad con vosotros.

Y así, si viajaban a Jerusalén o a un lugar más cerca de la casa para observar una fiesta, se les recuerda de "no descuidar al levita". Esta era una ofrenda voluntaria de los diezmos que se utilizaban para gastos de viaje.


El Diezmo del tercer año

Moisés habla brevemente sobre el diezmo del tercer año, diciendo:

28 Al final de cada tres años sacarás todo el diezmo de tus frutos de ese año, y lo depositarás en tu ciudad. 29 Y el levita, que no tiene parte ni heredad en medio de vosotros, y el extranjero, el huérfano y la viuda que están en tu ciudad, han de venir y comer y estar satisfechos, con el fin de que el Señor tu Dios te bendiga en toda obra de tus manos que hicieres.

Este diezmo del tercer año es tratado con mayor detalle en Deuteronomio 26, en el versículo 12 llama a este año "el año del diezmo". Dado que los diezmos se dan de toda la producción de la tierra, es claro que el diezmo se debía cada año. ¿Por qué es este diezmo del tercer año llamado "el año del diezmo"? ¿Cómo se distingue de cualquier otro año?

En primer lugar, se entendía o presumía por los rabinos en el pasado que el año del diezmo incluía tanto el tercero como el sexto año del ciclo sabático. En otras palabras, ocurría cada tres años, que era dos veces cada ciclo sabático. Este diezmo en estos años no era llevado al templo, sino que se mantenía en la ciudad natal y se le daba a los pobres y a los levitas.

El diezmo del tercer año forma parte del Sistema de Bienestar de Dios, junto con el rebusco cada año (Deut. 24: 19-22). Los agricultores no debían cosechar las esquinas de su campo, ya que éstas eran dejadas para que los pobres de la tierra lo recogieran por sí mismos. Los viñedos no debían ser limpios completamente, para que algo quedara para los pobres. Del mismo modo, no se podían varear los olivos por segunda vez, porque el rebusco iba a ser dado a los pobres.

La Ley no es clara en cuanto a si el diezmo del tercer año se le añadía además al diezmo regular, o si el diezmo de ese año era desviado a los pobres. Por desgracia, los que tenían más que ganar o perder (rabinos, sacerdotes, ministros) han sido los que interpretaron la Ley, y debido a esto, la Ley por lo general se ha aplicado como un segundo diezmo en el mismo año. Algún día tendrá que obtenerse una decisión oficial del Tribunal Supremo en esto, la Corte Divina.

Cualquiera que sea el caso, en Deuteronomio 14 Moisés limita sus observaciones a la utilización de los diezmos que no sean el diezmo del tercer año.

Moisés no dice nada acerca de que este sea un segundo diezmo. De hecho, se dice que "todo el diezmo" debía ser traído a la ciudad en el tercer año. Esto sugiere que la totalidad del diezmo de ese año iba a ser dado a los levitas, y esto era para el beneficio de los huérfanos, las viudas y los que no tenían tierra herencia -incluyendo levitas. Esto probablemente fue diseñado para ayudar a los pobres, no sólo con sus necesidades personales, sino también para ayudar a pagar sus gastos de viaje para asistir a las fiestas.


Cobertura de Dios

Tenga en cuenta, sin embargo, que los levitas tenían ovejas y vacas que se les habían dado como diezmos y ofrendas. Tenían casas en ciudades y podían poner a pastar sus rebaños en los "suburbios" dentro de 2,000 codos alrededor de la ciudad. No eran indigentes, pero su ingreso fue limitado. Los diezmos que recibían eran para pagar sus servicios públicos y los servicios incluyen asistencia a los necesitados.

En el panorama más amplio, las viudas y los huérfanos estaban bajo cubierta directa de Dios, porque no tenía la tierra como cobertura para defenderlos. Tales fueron objeto de cubrimiento especial de Dios, y así el tercer año (y sexto año) los diezmos eran en parte para su beneficio. El gobierno, administrado por los levitas, representaba a Dios en estos casos.

Vemos referencias a cubierta directa de Dios en pasajes como Éxodo 22: 21-24,

21 Y al extranjero no engañarás ni angustiarás, porque extranjeros fuisteis vosotros en la tierra de Egipto. 22 A ninguna viuda ni huérfano afligiréis. 23 Porque si tú llegas a afligirles, y ellos claman a mí, ciertamente oiré yo su clamor; 24 y mi furor se encenderá, y os mataré a espada, y vuestras mujeres serán viudas, y huérfanos vuestros hijos.

Los extranjeros, viudas y huérfanos no tenían "redentor de la sangre" (Num. 34:24) para cubrirlos y protegerlos contra la injusticia. En tales casos, Dios se convertía en Su cobertura directa, y los levitas representaban a Dios en esto. El redentor de la sangre fue mal traducido "vengador de la sangre" en la KJV. La frase hebrea es ga'al, "redentor" y dam, "sangre". La "sangre" en este caso es más probablemente una referencia a la línea de sangre, que es el equivalente a un pariente; por lo tanto, es un pariente cercano.

Por Éxodo 22:21 (arriba), vemos que los extranjeros residentes también estaban cubiertos por Dios, quien actuaba como su pariente redentor. Los extranjeros residentes en el país, que se habían unido a sí mismos en el Pacto con Israel, pero que llegaron demasiado tarde para recibir una herencia familiar, también podían recibir la prestación de este diezmo. Se entendía, en tales casos, que habían dejado atrás a sus familias en el extranjero y estaban, por tanto, en algún inconveniente en la tierra de Israel. Por esta razón, Dios los tomó bajo Su cubierta directa, junto con las viudas, los huérfanos y levitas.

A menudo se asume hoy de que para ser un verdadero cristiano, hay que unirse a una familia en particular, conocida como una denominación. Dicen que todo el mundo debe tener una "cobertura", y si no lo hacen, entonces son criticados por estar "en rebelión". Pero la Ley de Dios nos habla de esta situación, ya que reconoce que muchos de ellos no tenían una cobertura. Son las viudas, los huérfanos, extranjeros, e incluso las bestias del campo. Dios proporcionaba cobertura directa para todos ellos y preveía para ellos de diversas maneras. Nunca Dios hizo criticar a nadie por no tener cobertura terrenal, porque si no estaban cubiertos por los hombres, estaban cubiertos por el mismo Dios.

Por esta razón, podían recibir ayuda del gobierno de los diezmos que se daban en el tercero y sexto año. Además de eso, por supuesto, podían espigar en los campos de cereales (como lo hizo Rut), y también recibir los rebuscos de los olivos (Dt. 24:20) y de los viñedos (Lev 19:10).


Los hijos de Dios son dadores naturales.

2 comentarios:

  1. *******

    Los que enseñan a Malaquías no son cumplidores de este libro porque este libro envía a guardar todos los estatutos, leyes, ordenanzas, preceptos y decretos dados a Moisés en el monte Horeb.

    Fíjense:

    Usan a Malaquías 3:9-10

    Malaquías 3:9 MALDITOS SOIS CON MALDICIÓN, porque vosotros, la nación toda, me habéis robado. Traed todos los diezmos al alfolí y haya alimento en mi casa; y probadme ahora en esto, dice Jehová de los ejércitos, si no os abriré las ventanas de los cielos, y derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde.

    Pero no guardan a Malaquías 4:4

    Malaquías 4:4 ACORDAOS DE LA LEY DE MOISÉS mi siervo, al cual encargué en Horeb ordenanzas y leyes para todo Israel.

    Cuando usted le haga esta pregunta a la iglesia:

    ¿¿ LEVANTEN LAS MANOS LOS QUE CUMPLEN CON EL LIBRO DE MALAQUÍAS ??

    Fíjese quienes levántan las manos y cuéntelos, y luego dígale:

    ¡¡ MENTIROSOS !! ¡¡ HIPOCRITAS !! ESTA CARTA ENVÍA A QUE SE GUARDEN TODAS LAS LEYES Y ORDENANZAS DADAS A MOISÉS EN EL MONTE HOREB; Y NIGUNO DE USTEDES GUARDA ESTO.

    Luego dígale, que mejor es que guarden lo que ordenó el Espíritu Santo juntamente con los Apóstoles (la verdadera iglesia de Cristo) en Hechos 15:28-29. donde dice:

    Hechos 15:28. PORQUE HA PARECIDO BIEN AL ESPÍRITU SANTO, y a nosotros, NO IMPONEROS NINGUNA CARGA más que estas cosas necesarias: que os abstengáis de lo sacrificado a ídolos, de sangre, de ahogado y de fornicación; de las cuales cosas si os guardareis, bien haréis. Pasadlo bien.

    Así, pues, los que fueron enviados descendieron a Antioquía, y reuniendo a la congregación, “ENTREGARON LA CARTA”; habiendo leído la cual, se regocijaron “POR LA CONSOLACIÓN”

    ESTO ES MANDAMIENTO DEL ESPÍRITU SANTO NUESTRO GUÍA Y CONSOLADOR.

    Si el Espíritu Santo hubiera querido que (nosotros los gentiles creyentes) diezmáramos, o que guardáramos días de reposo, observáramos los alimentos limpios o inmundos, etc. etc.
    Nos lo hubiera dicho en este concilio (reunión extra-oficial) que sucedió en Jerusalém (Hechos 15:1-35) y que fué efectuada precisamente para nosotros los gentiles creyentes (las naciones).

    MALAQUÍAS ES UNA CARTA JUDÁICA, (doctrina judáica), JAMÁS HA SIDO UNA CARTA APOSTÓLICA (doctrina apostólica)

    ¡¡¡ A DIOS SEA TODA LA GLORIA !!!.

    *******

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por su comentario, Sr. Anónimo. Sólo recomendarle leer nuestra etiqueta "Diezmo" para un conocimiento más pormenorizado de la postura del hermano Jones al respecto. Él define muy bien los conceptos sobre los que es aplicable, difiriendo de la postura generalizada de la mayoría de la iglesia al respecto. Segundo, el define muy bien a qué es aplicable es diezmo (en su mayoría era para financiar el viaje a las fiestas anuales) y a quienes se debía de dar; igualmente difiriendo mucho del concepto general de las iglesias.
      Por otra parte decirle que no compartimos sus personales clasificaciones de la Palabra de Dios, a la que usted de buena gana metería tijeretazos para cortar aquello que no es de su gusto personal; enmendándole así la plana al Espíritu Santo, que dice que toda Escritura es inspirada por Dios.
      Páselo bien.

      Eliminar