TRADUCTOR-TRANSLATE

LAS MAYORES Y MENORES HERENCIAS DE LOS CREYENTES, Dr. Stephen E. Jones


Las Mayores y Menores Herencias


Lo que dijo Moisés sobre Israel, entonces, se aplica también a la Iglesia en nuestro tiempo. Moisés le dice a la Iglesia bajo Pentecostés que la Era de los Tabernáculos viene, en la que Babilonia (como Canaán) ha perdido su caso en la Corte Divina. Por tanto, la iglesia va a heredar la tierra que Babilonia ha controlado durante tanto tiempo. Sin embargo, ellos heredarán una promesa menor que la que Abraham previó. Sólo los vencedores heredarán la inmortalidad en esta temporada. La Primera Resurrección no es para todos los muertos, sino sólo para aquellos que, como Caleb y Josué, vencieron por la fe, aprendieron la obediencia, y llegaron a un acuerdo con la mente de Cristo. Se desprende de Rev. 20: 4-6 que la Primera Resurrección se limita a unos pocos, con el resto de los muertos permaneciendo en las tumbas hasta la Resurrección General un millar de años más tarde.

Cuando Jesús se refirió a la resurrección general de todos los muertos en Juan 5:28-29. Él dejó claro que esta resurrección incluiría tanto a los justos como a los injustos en el mismo evento. No podía haberse referido a la Primera Resurrección, ya que esta se limita a unos pocos.

Y lo que es claro que habrá creyentes en ambas resurrecciones. A los vencedores, que califican como gobernantes, se les dará la vida y la autoridad durante el Milenio sábado, mientras que la iglesia en su conjunto recibirá su recompensa en la Resurrección General al final de los mil años. Ver mi libro, El Propósito de la Resurrección (en castellano: http://josemariaarmesto.blogspot.com.es/2015/05/folleto-el-proposito-de-la-resurreccion.html).

Así que a la mayor parte de la Iglesia se le dará una menor herencia en el siglo venidero, mientras que el Reino de la Piedra emerge y crece (Dan. 2:35). La esperanza de vida se incrementará dramáticamente a medida que los hombres vivirán mucho más allá de un centenar de años (Is. 65:20), pero todavía no tendrán la inmortalidad. Las condiciones de vida se mejorarán en gran medida, pero todavía necesitarán refugio y alimento para vivir. Se les dará autoridad y responsabilidad según sus obras, pero no van a disfrutar del mismo nivel de autoridad espiritual de los vencedores. Ellos serán parte del esfuerzo de evangelización mundial cuando naciones enteras se convertirán a Cristo, y verán una tremenda efusión pentecostal del Espíritu Santo, pero no van a disfrutar de la plenitud del Espíritu (Ef. 3:19) que los vencedores recibirán en el cumplimiento de la Fiesta de los Tabernáculos.


Será una experiencia agridulce para la iglesia, pues a pesar de que van a recibir mucho, no saciará sus expectativas. De hecho, una de las grandes sorpresas para muchos será que en lugar de retirarse en una nube en el cielo, van a encontrar un trabajo útil en el evangelismo mundial en la tierra. Luego, al final de la Edad de Tabernáculos por venir, que se describe en Apocalipsis 20: 6 como de mil años de duración, la Segunda Resurrección llamará sucesivamente a todos los muertos al Gran Trono Blanco (Apocalipsis 20:12) para esa escena final en la Corte Divina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario