TRADUCTOR-TRANSLATE

EL TESTIMONIO DE LA SANGRE, God's Kingdom Ministries



12 de agosto 2015

Para mí, una de las revelaciones más importantes de la semana pasada vino al discutir el testimonio de la sangre de Jesús.
El Dr. Henderson escribió sobre esto en uno de los capítulos de su libro, junto con el testimonio de los mártires. Se basaba en la historia de Abel, cuya sangre clama desde la tierra y "todavía habla" ( Hebreos 11: 4 ).
El alma ( nephesh ) está en la sangre, nos dice Levítico 17:1114La sangre no debía ser bebida, sino ser derramada debajo del altar del sacrificio. Por lo tanto, las "almas" bajo el altar en Apocalipsis 6: 9 se representan como corderos de sacrificio como parte del cuerpo de Cristo, quien era la cabeza de este sacrificio.
Un mártir es un testigo o testimonioPor lo tanto, la sangre de los mártires tiene voz en la Corte Divina y está llamada a testificar sobre lo que ellos conocen como verdad. Debido a que se dice que han muerto por la realidad de su testimonio terrenal de la verdad, la muerte no termina su testimonio, sólo se añade al mismo.
La Tierra Maldita Bebe Sangre  
En la relectura de la historia de Caín y Abel, me encontré con un detalle que no había considerado antes. Génesis 4: 9-11 dice,
8 ... Caín se levantó contra su hermano Abel y lo mató. 9 Entonces el Señor dijo a Caín: "¿Dónde está Abel tu hermano?" Y él dijo: "No sé. Soy yo acaso guarda de mi hermano?" 10 Y él dijo: "¿Qué has hecho? La voz de la sangre de tu hermano clama a mí desde la tierra. 11 Y ahora, maldito seas tú de la tierra, que abrió su boca para recibir la sangre de tu hermano de tu mano".
Aquí está el principio de "visitación" de Dios para investigar el asesinato de los mártires. Matar a un mártir puede silenciar su voz en la tierra, pero no silenciar la voz de su sangre que habla desde la tierra. La Ley prohíbe beber sangre, no sólo en Levítico 17:12, sino también en Hechos 21:25. La sangre no estaba destinada a ser consumida, ya sea por los hijos de Israel o por los extranjeros. Cuando los hombres consumen sangre, se unen a la tierra en el consumo de la sangre de Abel y de todos los mártires. Ellos hacen un pacto con la muerte por ser sedientos de sangre, como Caín.
Esaú también estaba sediento de sangre, y sus descendientes fueron condenados por ello en Ezequiel 35: 6,
6 "Por tanto, vivo yo", declara el Señor Dios: "Yo te daré derramamiento de sangre [presa, "sangre"], y el derramamiento de sangre [presa, "sangre"] te perseguirá; ya que no has odiado el derramamiento de sangre [presa, "sangre"], por lo tanto, el derramamiento de sangre [presa, "sangre"] te perseguirá".
Los descendientes de Esaú-Edom, que vivían en el monte de Seir, fueron rápidos para derramar sangre para defenderse a si mismos, a sus dioses, y a su religión. También estuvieron dispuestos a derramar sangre para recuperar la tierra de Canaán, que ellos creían que era suya por derecho. Sus descendientes hoy todavía tienen este motivo.
La tierra "abrió su boca para recibir la sangre de tu hermano de tu mano", dijo Dios a Caín. En otras palabras, la tierra se convirtió en sanguinaria como resultado de la maldición que le fue impuesta sobre ella a causa del pecado de Adán ( Génesis 3:17 ). Todos los que se adhieren a la tierra (es decir, aquellos que se ocupan de la carne) están en peligro de ser sedientos de sangre. Puede que no maten literalmente a nadie, pero todos ellos se enojan con sus hermanosMateo 5:2122 ) a causa de su propio interés.
Esto se extiende a todas las religiones, que creen que Dios les obliga a matar a sus enemigos ("infieles") con el fin de agradarle. Ellos ven a Dios como sediento de sangre, por lo que su teología les lleva al derramamiento de sangre. No se dan cuenta de que este punto de vista los vincula a la tierra que fue maldecida y que fue la primera en beber la sangre de los hombres.
Beber la sangre de Jesús
La Ley de Levítico 17 hizo difícil para los judíos entender la declaración de Jesús en Juan 6: 53-57,
53 Entonces Jesús les dijo: "De cierto, de cierto os digo, que si no coméis la carne del Hijo del hombre y no bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros. 54 El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene la vida eterna, y yo lo resucitaré en el último día. 55 Porque mi carne es verdadera comida y mi sangre es verdadera bebida56 El que come mi carne y bebe mi sangre, permanece en mí, y yo en él. 57 Como El Padre que me ha enviado vive y yo vivo por el Padre, también el que me come, él también vivirá por mí".
Esto forma parte de la explicación de Jesús del milagro donde se alimenta a 5000 en este capítulo. Porque beber Su sangre es creer sus palabras. Es estar en unidad con Él, porque somos lo que comemos. Si bebemos la sangre de una manera carnal, seguimos el camino de muerte. Nos convertimos en los que se ocupan de la carne (es decir, sedientos de sangre) y nos identificamos con la tierra maldita. Pero si "bebemos" la sangre de Jesús de una manera espiritual, participamos de Su vida, y "Yo le resucitaré en el día postrero". (Esta es una referencia a la primera resurrección).
Levítico 17:12 hizo ilegal beber sangre física, ya que supone hacer un pacto con la tierra maldita, que fue la primera en hacer esto. Pero el último Adán (Jesús) vino a revertir la maldición por el derramamiento de Su sangre en la tierra. La tierra de nuevo abrió su boca para recibir la sangre de Jesús, y se sorprendió al probar la vida en ella.
Cuando la tierra saboreo beber la sangre de Jesús, se aseguró de que la maldición se retirara de la misma y de toda la tierra que se había identificado con ella de una manera sanguinaria.
Todos los que han matado a los mártires, pensando que estaban haciendo a Dios un buen servicio, sólo han estado alimentando la tierra con sangre. Ellos perpetúan la maldición sobre la tierra. Pero, finalmente, estos hombres sanguinarios mataron al Mesías, sin saber que Su sangre revertiría la maldición y daría vida a la tierra y a todos los que Le sirvieran. Dios cegó sus ojos y les engañó para que actuaran como agentes de la salvación universal.
Debido a que no sabían el verdadero propósito de la Ley con respecto a consumir sangre, o su aplicación a la tierra misma, sin querer sentaron las bases para el testimonio de la sangre en el Tribunal Divino. Hemos sido capaces de utilizar ese testimonio en nuestro caso en la Corte Divina la semana pasada. El testimonio de la sangre de Jesús era la Parte 1; el testimonio de la sangre de los mártires era la Parte 2. El testimonio de la Cabeza fue seguido por el testimonio del Cuerpo.
Estos dos testimonios se mencionan en Apocalipsis 12:11,
11 Y ellos le han vencido por la sangre del Cordero y por la palabra del testimonio de ellos [marturea], y ellos menospreciaron (no amaron) sus vidas hasta la muerte.
Hay dos factores que deben venir juntos para vencer al "gran dragón" que ha engañado a todo el mundo. La primera es "la sangre del Cordero". La segunda es "la palabra del testimonio de ellos", o "la palabra de su martirio". Fueron mártires porque "ellos no amaron sus vidas hasta la muerte". Su voz era la voz de la verdad, que dio testimonio de la verdad y la vida de su Cabeza.
Era necesario en el Plan Divino que la tierra debía beber no sólo la sangre de Jesús, sino también la sangre de los mártires. En su identificación con Cristo, la sangre de los mártires fue también la sangre de Cristo, y la tierra se encontraba bebiendo continuamente la sangre de Cristo. Por lo tanto, así como los cristianos fueron instruidos a participar de la comunión con el fin de comer Su carne y beber Su sangre, también la misma tierra ha hecho lo mismo. Aunque los hombres en general no han entendido lo que estaba sucediendo, sin embargo, la tierra ha estado bebiendo vida para sí misma.
Esto culminará un día con la eliminación de la maldición de la tierra misma. La tierra ya no dará a luz "espinas y cardos" ( Génesis 3:18 ), sino que en su lugar dará a luz al Árbol de la Vida. Apocalipsis 22: 23 habla de esto, diciendo:
2 ... Y a cada lado del río estaba el árbol de la vida, que produce doce frutos, dando cada mes su fruto; y las hojas del árbol eran para la sanidad de las naciones. 3 Y ya no habrá más maldición ...
Entonces las naciones serán sanadas -las  mismas naciones que estaban en rabia y "escándalo" en su oposición al Mesías ( Salmo 2: 12 ). Tenga en cuenta el contraste entre la tierra bajo la maldición y la tierra después de que la maldición se ha eliminado. Como mostré en mi libro, El Libro de Génesis de los Salmos (en castellano: http://josemariaarmesto.blogspot.com.es/2014/08/el-libro-genesis-de-los-salmos-por-dr.html), el Salmo 2 conmemora al primer mártir (Abel), mientras que Apocalipsis 22: 2 representa la Tierra renovada sin la maldición.
Estas dos "tierras" también representan los dos Adanes, porque la palabra hebrea para "tierra" es AdamaAdán era el nombre de la tierra de la que fue tomado ( Génesis 2: 7 ). El pecado de Adán trajo la maldición sobre la Tierra, mientras que el último Adán ( 1 Corintios 15:45 ) eliminó la maldición. De ahí también que la tierra maldita bebió la sangre de Abel en su pacto sanguinario de muerte; pero esto fue revertido por la sangre de Jesús que la tierra bebió en la cruz y también por beber la sangre de los mártires. Somos lo que comemos. Al final, en la tierra misma se manifestará la gloria de Cristo por beber Su sangre. 

El testimonio de la sangre habla desde el cielo y desde la tierraLa sangre de Jesús fue llevada al templo en el cieloHebreos 9:1112 ), donde expresa el testimonio de la salvación que se da en Apocalipsis 5: 910,
9 Y cantaban un cántico nuevo diciendo: "Digno eres de tomar el libro y de abrir sus sellos; porque tú fuiste inmolado, y nos has redimido para Dios con tu sangre, de todo linaje y lengua y pueblo y nación. 10 Y tú los has hecho un reino y sacerdotes para nuestro Dios; y reinarán sobre la tierra".
La sangre de los mártires se guardó bajo el altar, dando voz al mismo testimonio, pero desde el polvo de la tierraApocalipsis 6: 9-11 ). El levantamiento de la maldición da a toda la creación una voz de Amén en respuesta a la voz celestial. Esto está escrito en Apocalipsis 5:1314,
13 Y todo lo creado que está en el cielo y en la tierra y debajo de la tierra y en el mar, y todas las cosas que en ellos hay, oí decir: "Al que está sentado en el trono, y al Cordero, sea la alabanza y el honor y la gloria y el dominio por los siglos de los siglos". 14 Y los cuatro seres vivientes decían: "Amén". Y los ancianos se postraron y adoraron.
El poder de la sangre de Adán mantuvo a la tierra en esclavitud bajo la maldición. El poder de la sangre del último Adán ha traído la salvación a toda la creación. El día en que todas las criaturas de la tierra van a decir "Amén", dando testimonio de la voz del cielo, "que habla mejor que la sangre de Abel" ( Hebreos 12:24 ). Cuando el cielo y la tierra estén una vez más en acuerdo y unidad, a continuación, se concluirá la historia de la tierra.
Categoría: Informes de viaje

Dr. Stephen Jones
- See more at: http://www.gods-kingdom-ministries.net/daily-weblogs/2015/08-2015/the-testimony-of-blood/#sthash.CfasxzUd.dpuf

No hay comentarios:

Publicar un comentario