TRADUCTOR-TRANSLATE

666-LA BESTIA QUE SALE DE LA TIERRA (E. V. Apoc.- Witness Lee)


ESTUDIO-VIDA DE APOCALIPSIS
MENSAJE CUARENTA Y CUATRO
LA BESTIA QUE SALE DE LA TIERRA

En este mensaje llegamos a la segunda bestia, la que sale de la tierra (13:11-18).

I. JUDAS ISCARIOTE
En Apocalipsis 13:11 dice: “Después vi otra bestia que subía de la tierra”. Esta bestia es el falso profeta (16:13; 19:20; 20:10). Dado que la tierra representa la nación de Israel, esta bestia, el falso profeta, saldrá de la nación judía. Algunos estudiosos de las profecías creen que el falso profeta será Judas Iscariote. Creo que este punto de vista es acertado. Según Hechos 1:25, después de que Judas murió, fue “a su propio lugar”, no a “su pueblo”, como fue el caso de otros que constan en las Escrituras (Gn. 25:17; 35:29). Aunque en la historia ha habido muchas personas llenas de falsedad, nadie ha estado tan lleno de Satanás como Judas. Jesús dijo: “¿No os he escogido Yo a vosotros los doce? Sin embargo, uno de vosotros es diablo. Hablaba de Judas, hijo de Simón Iscariote; porque éste, uno de los doce, le iba a traicionar” (Jn. 6:70-71). Vemos en este pasaje que el Señor Jesús hasta llamó diablo a Judas. Como Judas estaba lleno del diablo, era uno con él. Ninguna otra persona aparte de Judas concuerda con la descripción del falso profeta.

Veamos más detalladamente el significado de que Judas iría “a su propio lugar”

Según lo que narra la Biblia, Elías fue arrebatado a Dios, y el cuerpo de Moisés fue preservado por Dios con un propósito específico. Además, vimos que el espíritu de Nerón está retenido en el abismo. Sin lugar a dudas, el espíritu de Judas también está retenido en un sitio específico. Sólo cuando llegamos al libro de Apocalipsis vemos por qué la Biblia nos da estos datos específicos acerca de estas cuatro personas.

Durante la gran tribulación, el pueblo del Señor necesitará ser fortalecido. Puesto que Dios sabía esto de antemano, soberanamente preservó a Moisés y a Elías para que dieran testimonio de él durante ese lapso. Dios también ha mantenido a Nerón y a Judas, pero, en contraste con Moisés y Elías, no en un lugar placentero. Uno está en el abismo, y el otro en “su propio lugar”. Aunque no sé qué lugar sea éste, estoy seguro de que no es un lugar agradable. Por consiguiente, Dios se reservó dos personas para cumplir Su propósito positivo, y otras dos para cumplir Su propósito negativo. El espíritu de Nerón está retenido en el abismo hasta cuando constituya al último césar del Imperio Romano como el anticristo. Judas está retenido en su propio lugar hasta que aparezca como el falso profeta. Por la soberanía que Dios ejerce al preservar a estas cuatro personas, podemos ver que todo el universo y todo el género humano está bajo la mano soberana de Dios. Nada sucede por casualidad. Por el contrario, todo ocurre por la disposición soberana de Dios.

Hace siglos Dios preparó a Moisés y a Elías. Ya dijimos que Moisés representa la ley, y Elías, los profetas. En la antigüedad, los judíos se referían al Antiguo Testamento como “la ley y los profetas”. Dios ha preservado intencionalmente a Moisés y a Elías puesto que son dos testigos. Un día cuando Satanás haya sido lanzado a la tierra y esté corporificado en el anticristo, el cual ejercerá el poder satánico para perseguir al pueblo de Dios, Dios enviará de nuevo a estos dos testigos para fortalecer a Su pueblo. En ese entonces, Satanás llamará a Judas a trabajar para él como lo hizo antes. Así como el espíritu de Nerón subirá del abismo y llegará a ser el anticristo, así también saldrá Judas de su propio lugar y llegará a ser el falso profeta. Por lo tanto, durante los tres años y medio de la gran tribulación, habrá cuatro personas especiales en la tierra: Moisés, Elías, Nerón y Judas. Es probable que los cuatro se enfrenten cara a cara. Me pregunto qué le dirían Moisés y Elías a Judas. Moisés y Elías serán el testimonio en contra del anticristo y el falso profeta. Imagínense qué situación se presentará cuando estos cuatro personajes se enfrenten.

II. SUBE DE LA TIERRA
Apocalipsis 13:11 dice que la otra bestia, el falso profeta, subirá de la tierra. Geográficamente, vendrá de debajo de la tierra, y simbólicamente vendrá de la nación de Israel. Hemos visto que la tierra representa la nación de Israel. Por esta razón, el falso profeta saldrá con seguridad de la nación de Israel, y debe de ser alguien del pueblo judío.

III. SU FALSEDAD
Apocalipsis 13:11 dice que la bestia que sube de la tierra “tenía dos cuernos semejantes a los de un cordero, pero hablaba como dragón”. El falso profeta parece un cordero, pero habla como dragón. Esto muestra cuán falso es. En la Biblia el cordero representa a Cristo. El hecho de que el falso profeta tenga cuernos como los de un cordero indica que afirmará ser igual a Cristo. Sin embargo, sus palabras serán como las expresiones de Satanás, el dragón. Aunque trate de hacerse pasar por Cristo, se expresará como Satanás. El será una completa falsedad.

El versículo 13 dice: “También hace grandes señales, de tal manera que aun hace descender fuego del cielo a la tierra delante de los hombres”. El falso profeta usará el poder satánico para realizar grandes señales. Al hacer descender fuego del cielo, el falso profeta hará lo mismo que hizo Elías. Elías hizo caer fuego del cielo durante los días de Acab (1 R. 18), y durante los tres años y medio de la gran tribulación que vendrá, él lo volverá a hacer. Cuando Judas vea esto probablemente dirá: “Si Elías puede hacer esto, yo también”. Como el falso profeta hará grandes señales, le será difícil a la gente distinguir entre el verdadero profeta y el falso. El falso profeta podrá hacer lo mismo que el verdadero. En cuanto a la elocuencia, con seguridad Judas no será menos elocuente que Moisés o Elías puesto que habla como dragón.

Si hemos sido iluminados, no prestaremos atención a las señales. Según el Nuevo Testamento, el Señor no desea que fijemos nuestra atención en las señales. Más bien, debemos concentrar todo nuestro ser en la vida. No debemos preocuparnos por lo que un predicador o un ministro puedan hacer en lo que a señales se refiere; tenemos que examinar la clase de vida que lleva. Lo importante no es el poder que exhibamos, sino la vida que llevemos. Si usted se ocupa sólo de la vida no será engañado. En cuanto a las señales, no hay manera alguna de discernir entre el falso profeta y el verdadero, ya que tanto Elías como el falso profeta harán descender fuego del cielo. La única manera de discernir es basarse en la vida. Si Elías y Judas estuvieran delante de usted, usted podría discernir quién es verdadero y quién es falso por el mismo ser de ellos. La gente puede engañar a los demás con sus palabras, pero quedan al descubierto por lo que son. No preste atención a lo que otros pueden hacer; fíjese en lo que son. En la actualidad muchos cristianos no se preocupan por lo que las personas son, sino por lo que hacen. Les interesa el poder, las señales y los milagros; pero los que ejercen poder milagroso para hacer señales pueden tener una conducta deplorable. No digo que no debamos ocuparnos de nuestra apariencia exterior. Me refiero a que tenemos que ser lo que en realidad somos. Lo que somos en nuestra conducta tiene que expresar lo que somos en nuestra vida. La vida que llevamos procede de nuestro interior y expresa no lo que podemos hacer sino lo que somos.

Al final vendrán las señales, los prodigios y los milagros. En Mateo 24:24 el Señor Jesús dice: “Porque se levantarán falsos Cristos y falsos profetas, y harán grandes señales y prodigios, de tal manera que engañarán, si fuera posible, aun a los escogidos”. En 2 Tesalonicenses 2:9 y 10 Pablo dice que el anticristo, el hombre de pecado, vendrá “conforme a la obra de Satanás, con todo poder, señales y prodigios de mentira, y con todo engaño de injusticia entre los que perecen”. Debemos estar advertidos y no prestar atención a señales y prodigios. Si ustedes lo hacen podrían ser engañados. En vez de buscar señales, debemos ocuparnos de Cristo según la vida. No esperen milagros; pongan toda su atención en la vida, la cual es Cristo mismo. Cuando aparezca Judas, o sea el falso profeta, engañará a la gente con las señales que hará.

IV. TRABAJA PARA LA BESTIA QUE SUBE DEL MAR
El falso profeta no trabaja para sí, sino para el anticristo, la bestia que sale del mar. Nadie que hable de sí mismo es respetado ni digno de fiar. Es más fácil alabar a otros que elogiarse a sí mismo. Si yo hablara bien de mí, nadie me prestaría atención. Todo lo que Judas diga y haga, lo dirá y hará en beneficio de la primera bestia. Honestamente no entiendo por qué se entregará Judas al anticristo a tal grado que irá al lago de fuego con él. No parece haber una explicación para esto. Ni Satanás ni el anticristo le prometerán nada a Judas. ¿Por qué entonces será tan necio de entregarse incondicionalmente? Desde el principio Judas fue cautivado por Satanás y quedó bajo su influencia maligna. Como Satanás controló a Judas anteriormente, así lo controlará de nuevo. Esta puede ser la razón por la cual Judas se entregará completamente al anticristo.

Aunque ninguno de nosotros es como Judas, parte de nuestro ser natural se basa en el principio de Judas por lo menos a cierto grado. También nosotros podemos entregarnos a Satanás a cambio de nada. Tal vez usted no se dé cuenta, pero usted ha hecho eso muchas veces. Con frecuencia traicionamos al Señor Jesús o hacemos daño a la vida de la iglesia. Hemos hecho ciertas cosas que estorban el recobro del Señor. Parece que no hubo razón alguna para que hiciéramos tales cosas. Durante los últimos catorce años en este país, he visto algunos casos de personas que hacen daño al recobro del Señor sin recibir nada a cambio. Sus acciones fueron el resultado de que Satanás ocupara el ser natural de ellos. Cuando Satanás entra en nuestro ser natural y toma posesión de cierta parte de él, nosotros nos entregamos gratuitamente a él. Este es el principio sobre el cual actuó Judas y el mismo sobre el cual actuará el falso profeta.

No sólo Satanás le dio su poder al falso profeta; también el anticristo pondrá en él toda su confianza. Por consiguiente, el falso profeta estará autorizado para representar al anticristo, la personificación de Satanás, quien estará corporificado en el anticristo, y éste será representado por el falso profeta. Por esta causa, algunos estudiosos de la Biblia dicen que Satanás, el anticristo y el falso profeta son una trinidad satánica. No me gusta ver la palabra trinidad usada de esta manera. Sin embargo, es indudable que Satanás, el anticristo y el falso profeta llegan a ser uno. Debido a esta unión el falso profeta estará autorizado a hacer lo que desee.

A. Ejerce la autoridad de la primera bestia
Apocalipsis 13:12 dice que el falso profeta “ejerce toda la autoridad de la primera bestia en presencia de ella”. El falso profeta no sólo ejercerá el poder del anticristo, sino también su autoridad.

B. Hace que la tierra y sus moradores

adoren a la primera bestia

El versículo 12 agrega: “Y hace que la tierra y sus moradores adoren a la primera bestia, cuya herida mortal fue sanada”. El falso profeta hará que toda la tierra y los que en ella moran adoren al anticristo. Su ministerio consistirá en propagar la orden de que todos los moradores de la tierra deben adorar al anticristo. El hará una enorme labor de predicación. Al predicar, lo cual hará con elocuencia y poder, convencerá a la gente de adorar al anticristo.
C. Engaña a los moradores de la tierra

para que hagan una imagen
de la primera bestia

El versículo 14 dice: “Y engaña a los moradores de la tierra a causa de las señales que se le ha dado hacer en presencia de la bestia, mandando a los moradores de la tierra que le hagan imagen a la bestia que tenía la herida de espada, y revivió”. El engañará a los hombres a tal grado que asentirán en hacer una imagen de la bestia y adorarla.

Ya vimos que el anticristo tendrá las características de todas las potencias mundiales. A lo largo de los siglos, la gente ha gustado de erigir imágenes de sus héroes. Incluso en la actualidad se hacen imágenes de ciertos héroes. Todo esto es una sombra de lo que el falso profeta hará para el anticristo. Él erigirá una imagen como ídolo del anticristo. Muchos alegan que las imágenes erigidas en varios lugares no son ídolos y que la gente no tiene que adorarlas. Aunque esto puede ser cierto, rendir culto a un héroe es básicamente adorar un ídolo. Nosotros los cristianos debemos tener cuidado de nunca presentarnos ante una estatua y rendirle homenaje. En principio eso sería adorar un ídolo. Nunca debemos presentarnos ante ninguna imagen; sólo debemos presentarnos delante de nuestro Señor. En los diez mandamientos Dios nos ordenó no hacer imágenes. Si usted hace una imagen, independientemente de su intención al hacerlo, la gente tarde o temprano la adorará, ya sea en su generación o en una generación futura. El deseo de tener un héroe halla su consumación en el anticristo, y el falso profeta convencerá a la gente mundana de adorar a su héroe. Sin duda, el anticristo será el héroe de héroes, y estará por encima de todos los héroes de las generaciones que le precedieron. Con la publicación y propagación de este mensaje, muchos cristianos estarán preparados para cuando esto suceda. Cuando venga el día en que la imagen del anticristo sea erigida, ellos podrán mantenerse alejados de ella.

En Apocalipsis 13:15 leemos: “Y se le dio el poder de infundir aliento a la imagen de la bestia, para que la imagen hablase e hiciese matar a todo el que no adorase a la imagen de la bestia”. Aquí vemos que el falso profeta en realidad podrá dar aliento de vida al ídolo, el cual será reanimado. Jamás ningún ídolo hecho por el hombre ha podido hablar (Sal. 115:5), pero este último ídolo podrá hacerlo por ser una estatua viva. Con seguridad esto asombrará a los moradores de la tierra y les hará adorar la imagen del anticristo. Los científicos de hoy pueden hacer muchas cosas, pero no pueden infundir aliento a nada de lo que hacen. Pero vendrá el día cuando Judas podrá hacerlo, y será puesto un ídolo en el templo de Dios. Este ídolo hablará y mandará que se dé muerte a todo el que no lo adore. ¡Cuán difícil será no ser engañado por este prodigio diabólico! ¿Quién podrá guardarse de adorar al anticristo y su imagen? Según 13:8: “Le adorarán todos los moradores de la tierra cuyos nombres no están escritos en el libro de la vida del Cordero que fue inmolado desde la fundación del mundo”. Sólo aquéllos cuyos nombres están escritos en el libro de la vida del Cordero no adorarán al anticristo ni a su imagen. Ellos se rehusarán a adorarlo, aun a costa de sus vidas. Como resultado muchos serán martirizados.

Si usted no es parte de las primicias y es dejado en la tierra durante la gran tribulación, podría ser martirizado por el anticristo. Pero ese martirio lo convertirá rápidamente en un vencedor. Pese a que los mártires que mueran durante la gran tribulación serán los vencedores tardíos, llegarán a ser vencedores por la vía rápida.

El hermano Nee pasó más de cincuenta años para llegar a ser un vencedor. El sufrió persecución por parte del cristianismo durante más de treinta años en forma de oposición, críticas y rumores. Casi todos los misioneros se le opusieron, especialmente los de la misión al interior de la China. Después de aquellos años de oposición de parte del cristianismo, él estuvo encarcelado veinte años. Aunque al hermano Nee le tomó cincuenta años llegar a ser un vencedor, los que estén aquí durante la gran tribulación no tendrán más que cuarenta y dos meses. No será nada agradable quedarse y pasar por la gran tribulación, pero es mucho mejor que morir hoy. Si usted muere ahora, perderá la oportunidad de ser un vencedor. Gloria al Señor que todos tenemos la oportunidad de llegar a ser vencedores, bien sea vencedores tempranos o vencedores tardíos. Ciertamente yo desearía ser un vencedor y estar vivo hasta ver al Señor. Pero si no podemos ser vencedores hoy, entonces debemos preferir quedarnos en la gran tribulación en vez de morir, puesto que entonces tendremos la oportunidad de ser vencedores tardíos en forma rápida. Si usted no desea ser un vencedor ahora, se verá obligado a serlo después. Aunque usted podría decir que no le interesa, el Señor sabe cómo despertar su interés. El anticristo vendrá, y el falso profeta predicará y erigirá una imagen que podrá hablar. ¿Qué hará usted entonces? Tendrá que predicar en contra del anticristo. Pero después de hacerlo, será martirizado.

Si estos mensajes no le ayudan a ser un vencedor temprano, tengo la certeza de que lo prepararán para ser un vencedor tardío. El Señor ahora está dándonos estos mensajes. No he hablado acerca de las profecías en más de cuarenta años. Esta es la primera vez que lo hago desde 1930, y lo hago desde la perspectiva de la vida. Creo que dentro de poco el anticristo vendrá, y el falso profeta aparecerá. Esta es una palabra oportuna para el pueblo de Dios. Esta palabra los motivará a ser vencedores tempranos, o los fortalecerá para que sean vencedores tardíos. El Señor logrará lo que desea y obtendrá la victoria. ¡Aleluya, nuestros nombres están escritos en el libro de la vida! Para esto fuimos predestinados.

D. Obliga a la gente a llevar una marca
El falso profeta hará que a todos “se les ponga una marca en la mano derecha, o en la frente” (13:16). A los hombres probablemente les pondrán la marca en la frente, y a las mujeres en la mano derecha. Esta marca indica que ellos pertenecen al anticristo, quien es la autoridad del falso profeta. Si una persona no tiene la marca, no podrá comprar ni vender (13:17). Como ya hicimos notar, el nombre de la bestia es Nerón César, y el número de su nombre es seiscientos sesenta y seis.

Vimos que las dos bestias están a punto de venir: la primera bestia sale del mar, del mundo gentil, y la segunda de la tierra, de la nación de Israel. No es necesario repetir todos los detalles relacionados con estas dos bestias. Cuando llegue ese momento, usted recordará la impresión que recibió en estos mensajes. Indudablemente ése es el propósito del Señor al traer este mensaje. En cuanto a la bestia y al falso profeta, no podemos decir que no hayan dejado ninguna impresión en nosotros. Por el contrario, hemos quedado con una profunda impresión, y ésta no se nos borrará. Sabemos quiénes somos, dónde estamos, qué estamos haciendo y para dónde vamos. Alabamos al Señor porque también sabemos lo que ha de venir. ¡Aleluya, hemos recibido luz y algo ha quedado impreso en nosotros!

No hay comentarios:

Publicar un comentario