TRADUCTOR-TRANSLATE

2000 AÑOS DESDE QUE EL ARCA CRUZÓ EL JORDÁN, por Luis Gabriel Ríos



  • NOTA DEL ADMINISTRADOR:
    Nos regocijamos de que algunos hermanos vayan entendiendo el "kairos " de Dios para nuestros días. Sí, es hora de que el pueblo de Dios se decida a dejar el desierto carnal para entrar en la tierra de la realidad del espíritu. Es la hora de que los que aun se obstinan en guerrear en lugar de rendirse y quedarse quietos, para que Dios pueda circuncidar sus corazones, muerdan el polvo, porque no entraron hasta que todos los hombres de guerra cayeron en el desierto (Jos. 5:4).
    El Arca (Cristo), nos precedió hace unos 2000 años entrando en el Río de la Muerte y esta es nuestra hora de cruzar. Solo quienes lo hagan entrarán a la Tierra Prometida de los albores del tercer día y celebrarán la fiesta de Tabernáculos. Los obstinados caerán postrados en el desierto...

    ¡¡SON APENAS 2000 CODOS, DALE!!
    ¡Este es un gran día! Este es el Día que ha hecho el Señor; nos gozaremos y alegraremos en Él (Sal. 118:24). Si nos vamos a dedicar a Dios, Él hará mucho más abundantemente lo que nosotros podamos pedir o pensar. Harás más que salir del paso hermano y hermana. Te pararás en batalla el Día del Señor (Ez. 13:5). Te pararás en el día malo y tendrás valor en el día del juicio (Ef. 6:13; 1 Jn. 4:17).

    Fuera de Egipto, A TRAVÉS del desierto, en la tierra prometida. Dios sacó a Israel de Egipto por mano de Moisés. Moisés fue PASTOR. Después que murió Moisés, las responsabilidades gubernamentales fueron entregadas a Josué. Josué fue un SOLDADO. Ambos: Moisés y Josué son tipos de nuestro Señor y Salvador JESUCRISTO. Moisés declaró que un Profeta se levantaría como él y ese Profeta fue Jesús (Deut. 18:18; Hec. 3:22-23). Los nombres JOSUÉ y JESÚS significan lo mismo: “Jehová el Salvador”. Josué es tipo de Jesús como Capitán de nuestra salvación (Heb. 2:10). ¡Jesús es el General y la CABEZA de su ejército!

    La iglesia está en el umbral de una gran cosecha. Sé que Dios se está moviendo de una manera sin precedentes, ¡Gloria! Toda la creación está de puntillas expectante a la manifestación de Dios.

    Comienza a orar por tu ciudad y por los pastores de tu área. Date tú mismo al Señor Jesús y Su Palabra, admite ser enseñado, sé de una mente y juicio (1 Cor. 1:10). Aprende estos principios del Reino y crece en Cristo. Pagarás un precio. Estas en el umbral de la tierra prometida. Moisés mi siervo está muerto. ¡Ahora por lo tanto levántate!

    Fuimos llevados al borde de Sus caminos, la tierra prometida está entre nosotros. Una nueva era nos llama. Nuestro Josué Celestial está guiando.

    “Y sucedió que al cabo de tres días los oficiales pasaron por en medio del campamento... diciendo... Cuando veáis el ARCA del pacto del Señor vuestro Dios y a los sacerdotes levitas llevándola, partiréis de vuestro lugar y la seguiréis. Sin embargo, dejaréis entre vosotros y ella una distancia de unos DOS MIL codos. No os acerquéis a ella para saber el camino por donde debéis ir, porque no habéis pasado antes por este camino. Entonces Josué dijo al pueblo: Consagraos, porque mañana el Señor hará maravillas entre vosotros... y cuando los que llevaban el ARCA entraron en el Jordán y los pies de los sacerdotes que llevaban el ARCA se mojaron en la orilla del agua (porque el Jordán se desborda por todas sus riberas todos los días de la cosecha), las aguas que venían de arriba se detuvieron y se elevaron en un montón, a una gran distancia en Adam...” (Jos. 3:2-5,15-16)

    El Arca del Pacto es Jesucristo, Su REINADO y SEÑORÍO. Nota que es llamada el Arca del Pacto “del Señor de toda la tierra” en el verso 11. En el tiempo cuando las circunstancias dicen NO, Dios esta diciéndole a Su Iglesia:

    “…Todo lugar que pise la planta de VUESTRO pie os he dado...” (Jos. 1:3)

    Es tiempo de poseer la tierra. Sé fuerte y valiente. El rey de Jericó se estremece al pensar en el Vencedor que está en tu interior. Levántate y abandona el lugar de temor e incredulidad, porque:

    “¡Es tiempo de tomar el Reino, 
    Levántate, se fuerte, es la orden de Cristo,
    Porque todo poder y dominio
    Es puesto ahora en tu mano!

    ¡Tú que tienes oídos para oír la trompeta,
    Tú que tienes corazón para entender,
    Es tiempo de tomar el Reino,
    Levántate, sé fuerte, posee la tierra!”

    Existe un ministerio sacerdotal respaldado por Su Señorío. Estamos caminando hacia lo imposible. Pero no temas, porque Jesús, el Arca, ha conquistado la muerte y ha abierto el glorioso misterio que había estado escondido por generaciones. El Jordán ha sido dividido. El velo ha sido roto, y todo lo que estaba sellado ahora está abierto para ti, la mesa está puesta. Sé valiente, porque a 2000 codos detrás del Arca estaba una nación que Dios sacó para traerlos a la tierra que les había prometido (Deut. 6:23). Dos mil años atrás, Jesús conquistó la muerte, el infierno, la tumba y abrió la tierra de nuestra herencia. ¡El Señor Jesucristo, en Su muerte y resurrección, cortó cada obstáculo limpiando el camino para ADÁN! Tomó las llaves y ascendió a las alturas, llevando cautiva la cautividad. ¡Se levantó victorioso, Rey de reyes y Señor de señores! Arrolló toda limitación: Pecado, enfermedad, pobreza y muerte (Gal. 3:13). 2000 años (codos) más tarde existe una NACIÓN SANTA; Su Iglesia Gloriosa que va a seguir al Arca a la tierra prometida y caminará en todo por lo que murió! Vamos a poner nuestros pies sobre todos los enemigos. ¡Vamos a Reinar en la tierra (Sal. 2:8; Ap. 5:10)! ¡Tenemos trabajo que hacer!

    Nunca conquistaremos a Canaán hasta que Dios nos pase a través de la tribulación. Hasta que aprendas a prevalecer a través de la tribulación, calificarás para el ejército de Dios. Yo soy parte de este mover de Dios y quiero ser parte de esto también. ¡Mientras termino este mensaje, existe tristeza en mi corazón. Algunos se van a perder esta visitación por fétidas (hediondas) tradiciones infernales que aprendieron de hombres, mentiras que mataron a nuestros amados y a todos los que aprendieron de ellos (Rom. 8:6), también nos matarán si no las abandonamos en el Nombre del Señor (Mr. 7:13). Yo no estoy hablando de doctrinas sino de la manera de pensar de la gente... la manera en que hemos pensado toda nuestra vida... las mentiras que han pasado de generación a generación. La más grande de todas las mentiras es esta: -“Tú no puedes tener nada; no puedes ser nadie, no puedes hacer nada”-. Esa horrible mentira dice: -“Tú no puedes tener estas cosas. Son para alguien más”-.

    Su Cuerpo esta desunido. Su ejército está fragmentado (Ez. 37:1-14); adolorido, magullado y herido. ¡Pero algo está sucediendo! Las murallas están cayendo. El clamor, desesperación y fastidio de una humanidad quebrantada; el fastidio obsesionado del gemir de la creación está causando que olvidemos insignificantes diferencias. El ejército que se está levantando es un ejército de vencedores. Jesús es su Señor. El los ha desarrollado, y han prevalecido a través de sus adversidades, al otro lado del desierto cada uno de ellos dirá: “-¡El Espíritu del Señor está sobre mi!-”

    ¡¡Gloria a Dios!!

    Luis Gabriel Rios (Libres en la Verdad)

No hay comentarios:

Publicar un comentario