TRADUCTOR-TRANSLATE

PRIMERA CORINTIOS 7 (4): La circuncisión, Dr. Stephen E. Jones

13/04/2017




18 Fue llamado alguno ya circuncidado? Quédese circunciso. ¿Alguien ha sido llamado en la incircuncisión? Que no sea circuncidado. 19 La circuncisión nada es, y la incircuncisión nada, pero lo que importa es la observancia de los mandamientos de Dios. 20 Que cada uno permanezca en la condición en que fue llamado.

Después de decirnos que los creyentes no deben tratar de separarse de los cónyuges no creyentes, el problema aparentemente recordó a Pablo de sus primeros días, cuando era conocido como Saulo, un estudiante rabínico en Jerusalén. La circuncisión era un requisito absoluto para estar bajo el Pacto. Estaba relacionada con la fe de un hombre. Pero Pablo había llegado a una nueva revelación como estudiante del Nuevo Pacto.


Ser llamado aparte de la circuncisión
Pablo pregunta en el verso 18, “¿Fue llamado alguno ya circuncidado?” Se refería a Abraham, como también dice en Romanos 4:9-11,

9 ¿Es esta bendición para los de la circuncisión o también los de la incircuncisión? Porque decimos: “La fe le fue contada a Abraham por justicia”. 10 ¿Cómo, pues, le fue contada? ¿Mientras estaba circuncidado? No en la circuncisión, sino en la incircuncisión; 11 y recibió la circuncisión como señal, como sello de la justicia de la fe que tuvo en la incircuncisión, para que él sea el padre de todos los que creen sin ser circuncidados, a fin de que también a ellos la fe les sea contada por justicia;

Pablo estaba señalando que mucho antes de que Abraham fuera circuncidado, la justicia le fue contada en Génesis 15:6,

6 Entonces creyó en Yahweh; y le fue contado por justicia.

Sólo muchos años más tarde, cuando Abraham tenía 99 años (Génesis 17:1), fue circuncidado Abraham. Génesis 17:10 dice,

10 Este es mi pacto, que guardaréis entre mí y vosotros y tu descendencia después de ti; Será circuncidado todo varón de entre vosotros.

El punto de Pablo es mostrar que Dios llamó a Abraham cuando estaba circuncidado. En otras palabras, el Nuevo Pacto se estableció antes del Viejo Pacto. Por lo tanto, el Primer Pacto tiene prioridad sobre el Segundo Pacto. El Segundo, o “Viejo” Pacto, dice Pablo en Gálatas 3:17, no puede anular el pacto anterior. El Segundo Pacto bajo Moisés era temporal, ya que se dio para demostrar la incapacidad del hombre de mantener su voto de obediencia.

La circuncisión es una señal de ese pacto roto que no pudo llevar a la justicia a Israel.


La circuncisión nada es
La circuncisión nada es dice Pablo. En otras palabras, no tiene ningún mérito para con Dios bajo el Nuevo Pacto. La circuncisión era la señal del Antiguo Pacto; la circuncisión del corazón es la señal del Nuevo Pacto. Los que dan mérito a la circuncisión física están vinculados a un pacto que no pueden cumplir, ni ese pacto está aún en vigor. Se hizo obsoleto por la desobediencia de los hombres.

Gálatas 5:6 comenta sobre este Nuevo Pacto, al decir,

6 Porque en Cristo Jesús ni la circuncisión ni la incircuncisión significan nada, sino la fe que obra por el amor.

Por lo tanto, los judíos conversos no tuvieron que deshacer su circuncisión (si es que hubiera sido posible), ni tampoco los griegos tenían que ser circuncidados. De cualquier manera, la abolición del Antiguo Pacto hizo que la circuncisión no fuera un problema. Sólo se convirtió en un problema cuando los hombres se enorgullecían de su propia circuncisión o si insistían en que los demás se sometieran a ella, como una marca del Nuevo Pacto. En tales casos, Pablo dice de nuevo en Gálatas 5:2-4,

2 He aquí yo, Pablo, digo que si recibís la circuncisión, Cristo no será de ningún beneficio para vosotros. 3 Y otra vez testifico a todo hombre que se circuncida, que está obligado a guardar toda la ley. 4 Os habéis separado de Cristo, vosotros que estáis buscando ser justificados por la ley; de la gracia habéis caído.

Una vez más, dice en Gálatas 6:12,13,

12 Todos los que quieren ser bien vistos en la carne, éstos os fuerzan a que os circuncidéis, solamente para no padecer ellos persecución a causa de la cruz de Cristo. 13 Porque ni aun los mismos que se circuncidan guardan la ley; pero quieren que vosotros os circuncidéis, para gloriarse en vuestra carne.

Así que Pablo les recuerda a los creyentes de Corinto, así como a los Gálatas, que los griegos no necesitaban la circuncisión para estar bajo el Nuevo Pacto. Lo que no se dice es que es probable que algunos seguidores de Pedro no tenían la misma comprensión que Pablo acerca de la circuncisión. Pedro era un ministro de la circuncisión (es decir, de los judíos), por lo que trató con bastante fuerza dar cabida a sus viejos caminos en el judaísmo. El mismo Pablo tuvo que enfrentarse a él sobre este tema (Gálatas 2:11-13).

Como marca del Antiguo Pacto, el rito religioso de la circuncisión física une a un hombre al Antiguo Pacto y le obliga a cumplir el voto de Israel en Éxodo 19:8, “¡Todo lo que Yahweh ha hablado, haremos!” El voto del hombre es sólo tan bueno como su capacidad para mantenerlo. La circuncisión significa que un hombre pone su fe en su propia capacidad de mantener su voto de obediencia. La primera vez que peca después de que se obligó a sí mismo a tal voto, cae en desgracia.

El único pacto que realmente funciona es el Nuevo Pacto, porque este pacto obliga a Dios antes que al hombre. Dios es completamente capaz de mantener Sus votos, juramentos, promesas y pactos. Jesús es el único mediador del Nuevo Pacto, y la señal de ese pacto es la circuncisión del corazón.


¿Qué es lo que importa?
Pablo dice en 1 Corintios 7:19, “lo que importa es el guardar los mandamientos de Dios”.

Pablo no estaba contradiciéndose a sí mismo cuando hablaba de guardar la Ley. La Ley es la misma, ya sea que estemos bajo el Antiguo o el Nuevo Pacto. La diferencia es la siguiente: Bajo el Antiguo Pacto, mantener la Ley es por obligación (Gálatas 5:3), y la justicia es la recompensa de la obediencia total. Pero bajo el Nuevo Pacto, Dios está obligado a Sí mismo a hacernos justos por Sus obras, no por nuestras propias obras. No sólo se llamó Abraham mientras no estaba circuncidado, sino que también hizo convenio con Abraham al ponerlo a dormir (Génesis 15:12), para mostrar que Abraham no se obligaba a sí mismo en ese pacto.

A partir de entonces, cada vez que Dios se comprometió a hacer algo, se refirió de nuevo a Su promesa a Abraham, mostrando Su carácter y fundamento de Nuevo Pacto. Esto se ve en el Segundo Pacto de Dios con Israel (Deuteronomio 29:1), cuando hizo el juramento de confirmarte hoy como su pueblo, y para que él te sea a ti por Dios, de la manera que él te ha dicho, y como lo juró a tus padres Abraham, Isaac y Jacob (Deuteronomio 29:13).

Cualquier pacto hecho de acuerdo con la figura de aquel hecho con Abraham es otra parte del voto del Nuevo Pacto de Dios con el hombre. La obligación es de Dios, no del hombre, y si los términos de ese pacto fallaran, Dios se habría demostrado incapaz de cumplir Su Palabra. La mayoría de los creyentes de hoy no creen que Dios es capaz de hacer que todos los hombres sean “su pueblo”, sobre todo una vez que hayan muerto. Ellos piensan que si las personas no mueren como creyentes la promesa de Dios ya no se aplica a ellos. La muerte es la gran fecha límite, insisten. Pero sabemos que esto no es así. Al final, como Pablo nos dice más adelante, Dios será de hecho “todo en todos” (1 Corintios 15:28).

Así que cuando Pablo dice que lo que importa es guardar los mandamientos de Dios, estaba hablando en el contexto del Nuevo Pacto. La Ley no se dejó de lado, sino que siguió. Sin embargo, es el Espíritu Santo que actúa en nosotros, quien nos enseña a ser obedientes por Su liderazgo. Dios envió el Espíritu a la Iglesia para guiarlos a toda la verdad y para conformarlos a la imagen de Dios. Los que permanecen en violación de la Ley muestran el Espíritu de Dios todavía no ha cambiado su corazón. Mostrar justicia, es decir, mantener la Ley, es la evidencia externa del Espíritu Santo obrando en una persona. Esto, de hecho, fue el mensaje en el libro de Santiago, así como en todos los escritos de Pablo.

Etiquetas: Serie Enseñanza
Categoría: Enseñanzas

Dr. Stephen Jones

No hay comentarios:

Publicar un comentario