TRADUCTOR-TRANSLATE

DANIEL 12 (1): EL LEVANTAMIENTO DE MIGUEL (Acercándonos a la 3ª y úlitma gran tribulación), Dr. Stephen E. Jones

NOTA DEL ADMINISTRADOR:

Añadimos aquí el final de la nota aclaratoria con que encabezamos el anterior artículo referente al anticristo final, precisando lo que al "polvo y ruido" por la Caída de Misterio Babilonia se refiere (http://josemariaarmesto.blogspot.com.es/2015/09/daniel-11-12-el-final-del-anticristo.html):

"Es hora de reinar con Cristo, no de seguir acobardados bajo las piedras, esperando una supuesta Gran Tribulación, que ya pasó para los que en vida menosprecian sus vidas hasta la muerte. ¡Es hora de erguirse y levantar la cabeza, no de salir huyendo en un rapto mal entendido! Lo que no quiere decir que la Caída de Misterio Babilonia no levante polvo y ruido, y sí, Gran Tribulación para Judá y para los cristianos tibios y cristianos sionistas, que alientan al Falso Profeta instalado en los atrios de Pascua y Pentecostés".

2 de septiembre 2015

Originalmente, las Escrituras no estaban divididas en capítulos y versículos. Si bien parece que Daniel 12 se mueve a un tema diferente, es en realidad una continuación del capítulo anterior. El ángel que estaba dando a Daniel esta revelación sigue hablando hasta Daniel 12: 4.


Liberación a través de tribulación
Daniel 12: 1 dice:

1 En aquel tiempo se levantará Miguel, el gran príncipe que está de guardia sobre los hijos de tu pueblo, surgirá. Y habrá un tiempo de angustia [tsarah], cual nunca fue desde que existen las naciones; y en ese tiempo todos los de tu pueblo que se hallen escritos en el libro, serán rescatados.

Ya hemos demostrado que Miguel era el príncipe de Israel. De hecho, era el ángel que sustituyó a Peniel después del incidente del becerro de oro en Éxodo 32:34. Mientras Peniel podría haber llevado a Israel a la tierra prometida por la ruta del sur, Miguel fue llamado para dirigir por el este a través del Jordán.

El Jordán significa muerte y resurrección (el bautismo). Por extensión, también significa angustia o tribulación que se soporta en el proceso de la muerte. Así también, Israel tuvo que luchar contra los gigantes en el lado este del Jordán, incluso antes de cruzar el río. En ese momento, Miguel se puso de pie para ayudar a Israel a derrotar y matar a la mayoría de los gigantes opresores.

Recordemos que los gigantes eran descendientes de los ángeles que pecaron por salir de su estado anterior (Judas 6). Génesis 6: 2 los llama "hijos de Dios", que creo que era lo que se llamaban a sí mismos. Eran las falsificaciones de los verdaderos hijos de Dios. Ellos entendieron lo suficiente sobre el Plan Divino para saber que tanto Cristo como Sus hijos se manifestarían en la Tierra como Hijos de Dios e Hijos del hombre -una combinación de los cielos y la tierra. Así que estos "hijos de Dios" en Génesis 6: 2 trataron de llegar a ser hijos manifestados de Dios de manera ilegal. Miguel luchó contra sus descendientes, los gigantes Nefilim, y los destruyó.

Muchos años después, Miguel de nuevo se puso de pie para vencer al opresor, Antíoco Epífanes ("Dios Manifiesto"). También él fingió ser un hijo manifestado de Dios por el mismo espíritu que inspiró a los "hijos de Dios" en Génesis 6: 2. Los "hijos de Dios" falsificados siempre se revelan por su carácter. Ellos oprimen a otros, mientras que los verdaderos hijos de Dios son libertadores que cumplan con la Ley de Jubileo.

También debemos tomar en cuenta que Aarón, el sumo sacerdote de Israel, fue el que hizo el becerro de oro para el pueblo (Éxodo 32:24). El pecado del sumo sacerdote fue la causa de la retirada de Peniel y la llamada de Miguel para que lo sustituyera. Más tarde, el sumo sacerdote, Onías, conspiró con Antíoco Epífanes para llevar a la gente fuera de la Ley de Dios y adorar a los dioses griegos. Esta fue la causa de la tribulación, una vez más, hasta que Miguel se puso de pie para liberar al pueblo. Él no los liberó de la tribulación, sino a través de ella.

El "tiempo de angustia" (Daniel 12: 1) fue severo, del 168 al 163 aC, un período de unos cinco años. No fue una tribulación de siete años que podría apoyar la opinión común en la Iglesia de hoy. Del mismo modo, la angustia provocada por Antíoco fue descrito como, "cual nunca fue desde que existen las naciones" hasta entonces. Fue diferente, porque nunca antes había un rey intentadp erradicar la Ley de Dios y convertir a toda la nación a adorar a otro dios.


Tres Rondas de Cumplimiento Profético de gran tribulación
A causa de sumo sacerdote corrupto de Judea, Dios levantó a Antíoco Epífanes para provocar la primera gran tribulación de Judea. Esto se convirtió en el modelo para la segunda gran tribulación 66-73 dC, durante la guerra romano que destruyó Jerusalén y el segundo templo. Una vez más, un sumo sacerdote corrupto (Caifás), dirigió a los judíos a rechazar a Jesús como el Mesías, llevó a la nación a la anarquía. Jesús profetizó que Jerusalén y el templo serían desolados como consecuencia de su rechazo a la Ley y los Profetas, que predijeron Su venida.

Hay sin embargo, una tercer cumplimiento de este tiempo de angustia, basado en el mismo problema que antes. Los líderes religiosos de los judíos todavía persisten en rechazar a Jesús como el Mesías. Por lo tanto, una vez más, la ciudad de Jerusalén será destruida, esta vez de forma permanente, como fue profetizado en Jeremías 19:10, 11. Ya que la Casa de Israel era una vasija defectuosa hecha de arcilla húmeda debería rehacerse como otro recipiente (Jeremías 18: 4), la Casa de Judá y de Jerusalén fue representada como una vieja vasija de que iba a ser echada a la Gehenna y rota. Dios dijo por medio del profeta: "Porque voy a quebrar este pueblo y a esta ciudad, como quien quiebra una vasija de alfarero, que no puede volver a ser reparada".

El contraste entre las dos vasijas es sorprendente. La Casa perdida de Israel iba a ser rehecha en otra vasija; la Casa de Judá (los judíos) y Jerusalén se romperían de manera tan completa que nunca más serían reparadas. Muchos no entienden esto, sobre todo porque no ven ninguna distinción entre Israel y de Judá. Por lo tanto, son ciegos a la diferencia entre las dosvasijas en las profecías de Jeremías.

Jesús dejó en claro, sin embargo, que la higuera maldita de Judá nunca volvería a dar sus frutos a Dios (Mateo 21:19). Profetizó más adelante que esta higuera maldita volvería a la vida y echaría hojas (Mateo 24:32), pero Él no dice nada respecto a tener frutos. La higuera en cuestión no tenía ningún problema con las hojas, pero Jesús estaba buscando fruto.

Las hojas presentan un espectáculo de justicia, pero no se pueden comer hojas de higuera. Por lo tanto, es claro que Jerusalén y el estado judío que hoy los hombres llaman "Israel" es la higuera maldita volviendo a la vida. Si llegara a producir fruto, como muchos maestros de profecía nos dicen, entonces la profecía de Jesús en Mateo 21:19 será probada como falsa. Si es falsa, entonces el judaísmo en su forma actual, sería reivindicado, y la Edad por venir tendría un Mesías diferente. El Antiguo Pacto entonces se restablecería, y los sacrificios de animales se reanudarían.

Pero el Estado de Israel y la Jerusalén terrenal no están cumpliendo la profecía de la arcilla húmeda en Jeremías 18, sino que están cumpliendo con la vasija de arcilla endurecida de Jeremías 19. Las palabras de Jesús no fallarán. El Nuevo Pacto ha sustituido a la Antigua Alianza. La Ley y los Profetas serán vindicados.


El Tiempo de Angustia
La primera ronda de "angustia" tomó cerca de cinco años (168-163 aC). La segunda ronda se llevó siete años (66-73 dC). Sin un patrón específico de tiempo, es difícil saber cuánto tiempo tardará el tercer tiempo de angustia. La mayoría de los maestros de profecía creen que será de siete años, pero su punto de vista se basa en muchas falsas premisas tomadas de sus puntos de vista del libro de Apocalipsis. Puede llegar a ser de siete años, por supuesto, pero nosotros debemos mantener la mente abierta sobre esta cuestión.

Apocalipsis 12: 7 habla de Miguel de pie una vez más para hacer la guerra contra “el dragón”. Esto debe entenderse a la luz de los precedentes anteriores, donde Moisés luchó contra los gigantes y donde los Macabeos lucharon contra los sirios. Ambas guerras del pasado tuvieron éxito. Sobre la base de el éxito en el pasado, los judíos en el primer siglo pensaban que Dios les daría la victoria sobre los romanos. Incluso cuando su situación se hizo desesperada, se aferraron a su falsa esperanza hasta el final. El principal problema era que no se dieron cuenta de que los sacerdotes del templo ya estaban jugando el papel del anticristo por el mismo espíritu que inspiró a Absalón y a Antíoco Epífanes. Por lo tanto, la destrucción de Jerusalén fue la liberación de Dios de Su pueblo -no los judíos, sino los creyentes en Cristo, o "todos los que se encuentren inscritos en el libro" (Daniel 12: 1).

Lo mismo es cierto hoy en día. Los judíos en su conjunto no serán liberados cuando Miguel se levante. Él tomará el lado de Dios en la destrucción final de Jerusalén. El asedio real de Jerusalén (bajo el nombre profético, "Ariel") está profetizado en Isaías 29: 1-8, donde Dios dice: "Traeré angustia a Ariel" (Isaías 29: 2), y otra vez, "lo haré levantar torres de batalla contra ti "(Isaías 29: 3).

La razón de este asedio divino es que Ariel (Jerusalén) estaba siendo ocupada por Sus "enemigos". La mayoría ha asumido que estos enemigos eran los extranjeros (no los judíos), pero la Ley divina define enemigos a los que son hostiles a Él, incluyendo los israelitas. Ver Levítico 26:40, 41, 42 y compararla con Isaías 63:10. El hecho es que Dios se dirige a la ciudad en sí, diciendo a Jerusalén, que los "enemigos" que habitan en ella serán destruidos. La descripción es muy probable que sea la de una explosión nuclear.
Así es como Dios trae "angustia a Ariel" (Isaías 29: 2).


Dos mujeres rivales
La palabra hebrea traducida como "angustia" en Daniel 12: 1, es tsarah. El Gesenius Lexicon dice la palabra significa "presión, opresión", pero su primer significado es "una mujer adversario, enemiga, rival".

Este es un matiz interesante, ya que esto forma el fondo de todo el libro de Apocalipsis, donde vemos la rivalidad entre la verdadera Novia y la falsificación Ramera. De hecho, en Apocalipsis 12 Miguel derroca al dragón con el fin de ayudar a la verdadera Novia, que se describe como "una mujer vestida del sol" (Apocalipsis 12: 1).

La verdadera novia da a luz "a un hijo, un hijo varón, que ha de regir a todas las naciones" (Apocalipsis 12: 5). La falsificación Ramera de la Novia no tiene ese hijo. Sólo la verdadera Novia puede cumplir las profecías de los Hijos Manifestados de Dios. Mientras que algunos argumentan que la verdadera Novia es una raza de personas, con base en la genealogía de Abraham, Pablo deja claro que los hijos de la carne no son los hijos que heredan el Reino. Hay que ser engendrado con semilla incorruptible del Padre Celestial (1 Pedro 1: 23-25). Aquellos que son engendrados simplemente con simiente corruptible del primer Adán son los rivales de la verdadera Novia.

Esta rivalidad es lo que provoca la "angustia", o "la tribulación". En términos proféticos, es la rivalidad entre las dos Jerusalén-es, la terrenal y celestial. Con el fin de resolver este conflicto, es necesario, Pablo dice, a "echar fuera a la esclava ya su hijo" (Gálatas 4:30). Tanto Isaías como Jeremías indican que la Jerusalén terrenal será echada fuera cuando Dios destruya la ciudad. De esta manera, la Nueva Jerusalén, la verdadera Novia, será vindicada, y los hombres dejarán de considerar la vieja Jerusalén como su "madre" espiritual.

Daniel 12: 1, entonces, nos traslada desde el momento de Antíoco hasta el final de la edad. La transición se establece por tres cumplimientos históricos de las profecías del tiempo de angustia, comenzando con Antíoco.


Del mismo modo, la interrupción del imperio griego en 163 aC hizo imperativo que el príncipe de Grecia surgiera en 1914 hasta 1917 para terminar su curso sobre la tierra y compensar el siglo perdido. Parece que ahora estamos acercándonos al tiempo de la angustia en el final de la Era. Esta vez va a terminar cuando la esclava (Jerusalén terrenal) sea echada fuera, y cuando la verdadera novia dé a luz el Hombre a la Nueva Creación en la Manifestación de los Hijos de Dios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario