TRADUCTOR-TRANSLATE

PRIMERA DE CORINTIOS – Cap. 1 (5): El bautismo y la Iglesia Verdadera, Dr. Stephen E. Jones


22/02/2017




13 ¿Está dividido Cristo? ¿Fue crucificado Pablo por vosotros? ¿O fuisteis bautizados en el nombre de Pablo?

Pablo estaba preocupado por la mentalidad de pensar denominacionalista. Cada facción pensaba de sí misma como la "verdadera iglesia", sin darse cuenta de que estaban usurpando el lugar de Cristo. El punto de vista católico es que ellos son la "verdadera iglesia" y que su obispo es el "vicario de Cristo". Un vicario es un sustituto o adjunto, quien toma el lugar el lugar del otro.

Hay dos tipos de vicarios, usurpadores y administradores. Saúl fue un usurpador del trono de Cristo; David era un mayordomo del trono. Saúl gobernó Israel por su propia voluntad; David buscó la voluntad de Dios en todas las cosas. El reinado de Saúl profetizaba de la condición de la Iglesia en la era pentecostal, comúnmente conocida como la "Era de la Iglesia"; por lo que las denominaciones durante este tiempo son, inevitablemente, de la casa de Saúl, el usurpador.

El cristianismo en su conjunto ha sido poco más que una religión carnal la mayor parte del tiempo. La división es el síntoma; la incapacidad para escuchar la voz de Dios y conocer la voluntad de Dios es la causa. Pero cada uno piensa que está correcto y que los demás están equivocados. El problema no es más que una extensión de lo que vemos en la iglesia de Corinto.

Pablo puso el dedo en la llaga diciéndoles que Pablo no había sido crucificado por ningún hombre. Por extensión, tampoco lo fueron Pedro ni Apolos. Seguir a los hombres es atribuir a ellos lo que Cristo ha hecho por nosotros, por lo tanto usurpar el lugar de Cristo. Ninguna denominación en la Tierra es la "verdadera Iglesia", debido a que los hombres que fundaron estas organizaciones no fueron crucificados por el pueblo, ni tampoco pagaron el castigo por el pecado de ningún hombre. No importa lo bueno que puedan haber sido, no han sido corderos sin mancha, por lo que no estaban calificados para tomar el lugar de Cristo.


El elemento vicario en el bautismo
Pablo encuentra necesario recordar a los creyentes de Corinto del significado del bautismo. Ninguno de ellos había sido bautizado en el nombre de Pablo, sino en el nombre de Jesucristo. Romanos 6:3 dice,

3 ¿O no sabéis que todos los que hemos sido bautizados en Cristo Jesús, hemos sido bautizados en su muerte?

El bautismo es una declaración pública de que un creyente se identifica con Cristo en Su misión de morir en la cruz para pagar el castigo por el pecado. En ese sentido, Jesús fue nuestro Vicario, nuestro sustituto, que fue llamado a morir en nuestro lugar para pagar el castigo por el pecado de cada hombre y mujer en el mundo. Él fue prefigurado por todos los sacrificios en milenios anteriores, por quien corderos, cabras, toros, y las palomas habían sido muertos en los altares para cubrir los pecados del pueblo.

Un vicario es el objeto de fe. En tiempos pasados, los hombres tenían fe en el sacrificio de animales como tipos de Cristo. Hoy tenemos fe en Cristo como nuestro sacrificio vicario. Pero cuando los hombres hacen a otros hombres sus vicarios, implican fe en los hombres, en lugar de en Cristo. La fe se transfiere de Cristo a los hombres y sus organizaciones. Esto se observa principalmente en la exigencia organizativa de que uno debe unirse a su denominación y someterse a sus líderes (como vicarios) con el fin de tener una relación genuina con Cristo. Está prohibido tener una relación independiente y directa con Cristo. El fin último de una denominación que se hace llamar la "verdadera iglesia" para mantener su autoridad de estar en la puerta con las "llaves del reino",para permitir o prohibir el acceso a Cristo.

El patrón del Antiguo Testamento establece un sumo sacerdote terrenal para representar a Dios ante la gente y para representar a la gente ante Dios. Jesucristo tomó ese papel como nuestro Sumo Sacerdote fiel. Pero los hombres ambiciosos codiciaban la misma posición, por lo que crearon un segundo sumo sacerdote entre los hombres, en contra del patrón bíblico. Sólo había un sumo sacerdote en las instrucciones del Antiguo Testamento. Del mismo modo, en el Nuevo Testamento Pablo dice en 1 Timoteo 2:5,

5 Porque hay un solo Dios y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre.

No hay dos mediadores. Si un segundo es instalado, es un usurpador. Por lo tanto, la Virgen María, Dios la bendiga, se ha establecido como una Mediadora, no porque usurpó la posición, sino porque los hombres la instalaron como una usurpadora. Lo mismo que se hacía en la iglesia de Corinto con Pablo, Pedro y Apolos. Por lo tanto, Pablo les recordó que no había muerto por ningún hombre, ni nadie había sido bautizado en su nombre. No hay duda de que sus seguidores pensaron que estaban honrando Pablo, pero Pablo no quería tal honor, ya que usurparía el lugar de Cristo.


La Iglesia Verdadera
Así que Pablo siguió, diciendo en 1 Corintios 1:14-17,

14 Doy gracias a Dios que no bauticé a ninguno de vosotros, excepto a Crispo y a Gayo, 15 para que ninguno pudiera decir que fuisteis bautizados en mi nombre. 16 También bauticé a la familia de Estéfanas; más allá de eso, no sé si he bautizado algún otro. 17 Pues Cristo no me envió a bautizar, sino a predicar el evangelio, no con palabras elocuentes, para que la cruz de Cristo no se desvirtúe.

Pablo tenía todo el derecho a bautizar a la gente, y lo hacía de vez en cuando. Pero cuando surgió el problema de la denominación, estuvo contento de haber permitido que otras personas bautizaran a los nuevos creyentes. Al parecer, la gente pensaba que debían seguir al que los había bautizado. Parece que la gente pensaba que eran bautizados en una iglesia denominacional, en lugar de en el cuerpo de Cristo, que es "la asamblea general e iglesia de los primogénitos que están inscritos en los cielos" (Hebreos 12:23).

Lo mismo sucede a menudo hoy en día. Las personas son bautizadas en la iglesia denominacional que piensan que es la "verdadera iglesia", confundiendo así los títulos de miembros de iglesia con estar inscritos en el Cielo. De hecho, las denominaciones menudo dejan claro que sus propias listas de miembros son idénticas a los registros de los miembros en el Cielo. Es contra este tipo de pensamiento con lo que Pablo luchó, ya que usurpaba el lugar de Cristo y causó que la iglesia se dividiera en facciones, que decían ser la "verdadera iglesia".

Ninguna denominación en la Tierra es la "verdadera Iglesia". Ningún líder terrenal tiene el derecho de determinar quién es y quién no es un verdadero creyente cuyo nombre está escrito en los registros celestiales. Los hombres pueden discernir estas cosas, si Dios revela los corazones de los hombres, pero los hombres no tienen la autoridad para determinar quién es y quién no es un verdadero creyente.

Pablo llega a la conclusión de que no se le envió a bautizar, sino a predicar el Evangelio. Esta afirmación puede parecer un poco extraña, porque el bautismo tiene su importancia en la difusión del Evangelio. Pablo estaba dejando que los Corintios supieran que él no tenía el deber de bautizar a los que creían el Evangelio por medio de su predicación. Podrían ser bautizados por cualquiera, porque no era el Bautista lo que era importante. Nadie iba a ser bautizados en el nombre del Bautista. El Bautista bautizaba a la gente en el nombre de Cristo Jesús, no en su propio nombre.

Cuando las denominaciones reclaman el derecho exclusivo a bautizar, están usurpando el lugar de Cristo. La mayoría, por supuesto, negaría esto, pero en la práctica, esta afirmación de exclusiva en realidad significa que las personas están siendo bautizados en la organización de esa iglesia. Ese es precisamente el problema que surgió en los días de Pablo.

Luego Pablo describe su Evangelio diciendo, "no con palabras elocuentes, para que la cruz de Cristo no se desvirtúe". Pablo no estaba tratando de competir con Pedro y Apolos por ver quién podría ser el orador más elocuente y con más talento. Los buenos oradores tienden a reunir la mayoría de los seguidores. Pablo no quería atraer seguidores por una buena retórica, sino por la pura verdad y el testimonio del Espíritu Santo. Porque atraer a la gente con "palabras elocuentes" era animar a la gente a seguir a los hombres. Esto a su vez provocaba que los nuevos creyentes pensaran que estaban siendo bautizados en los nombres de los hombres, quienes no son Cristo Jesús y por lo tanto en facciones o denominaciones. Esto es lo que hace nula o desvirtúa la cruz de Cristo, porque si los hombres son bautizados en organizaciones de iglesia, entonces ellos no son realmente bautizados en Cristo Jesús, excepto de una manera secundaria.

Estas distinciones pueden parecer sutiles, pero son vitales. Debemos entender la objeción de Pablo aquí y ver por qué Pablo se ocupó de este problema por primera vez en esta carta a Corinto. Esto le alarmó aún más que los problemas de la inmoralidad, la disciplina en la iglesia, la carne sacrificada a los ídolos, y otras disputas. Pablo no quería que los creyentes le tendieran una trampa como vicario de Cristo, y por implicación, lo mismo podía decirse de Pedro y Apolos.

Incluso la facción de "Cristo", aunque correcta a simple vista, era igual de mala si la gente la usaba para establecer otra denominación, llamándola la "verdadera iglesia". Llamar a una organización terrenal “Iglesia de Cristo”, no significa que sea la verdadera Iglesia cuya lista de miembros está en el Cielo. Tener una etiqueta correcta no significa que se es la verdadera Iglesia. Prácticamente todas las organizaciones de la Iglesia terrenal afirman a Cristo como la cabeza de la iglesia, pero la mayor parte lo hacen solo de boquilla. Al final, dan a sus propios líderes el derecho de determinar quién es y quién no es un verdadero creyente, por lo general en base a sus propios registros de membresía.

Este problema ha caracterizado a la religión cristiana durante muchos siglos. Lo que comenzó en el primer siglo sólo ha empeorado en los siglos siguientes. Ha habido muchos avivamientos, donde el Espíritu Santo ha tratado de hacer del cristianismo una forma de vida, pero los hombres han encontrado formas de institucionalizar al Espíritu Santo y volver Su buen trabajo en otra forma de religión cristiana. Se dice que una denominación es un monumento a un avivamiento que ya ha pasado, una denominación es un monumento a un renacimiento pasado que ahora está muerto.


La solución es ser un mayordomo (administrador) del evangelio, no un usurpador. La solución es señalar a Cristo, no a uno mismo como un ministro de la palabra. La solución es enseñar a las personas a escuchar la voz de Dios por sí mismos, de modo que no dependan de los hombres para que escuchen a Dios para ellos. La solución es enseñar a la gente que el pueblo es la Iglesia, y que cualquiera y todas las organizaciones terrenales deben liberar a los hombres, en lugar de ponerlos en la esclavitud espiritual a sí mismos.

Etiquetas: Serie Enseñanza
Categoría: Enseñanzas

Dr. Stephen Jones

No hay comentarios:

Publicar un comentario