TRADUCTOR-TRANSLATE

EL REINO DE DIOS - Capítulo 6: La Tierra Entera, Dr. Stephen E. Jones


Capítulo 6
La Tierra Entera


El Reino de Dios no se limita ya a la antigua tierra de Canaán o Palestina. Eso fue un Reino del Antiguo Pacto que estaba destinado a fracasar, y sin embargo, proporcionó el modelo para el Reino de Dios, que más tarde cubriría toda la Tierra.

Cuando Israel tuvo su primera oportunidad de entrar en la Tierra Prometida, la gente no tenía suficiente fe para entrar en Canaán. Los doce espías regresaron, y diez de ellos dieron un mal informe, y la gente creyó ese mal informe. Dios entonces sugirió a Moisés que Él empezaría de nuevo con el propio Moisés y cumpliría las promesas a través de él. Moisés se opuso, diciendo que las naciones podrían pensar que Dios no pudo cumplir Su promesa a Israel.

A la mera sugerencia de que Dios podría no ser capaz de hacer esto, Él respondió en Num. 14:21,

21 pero ciertamente, vivo yo, toda la tierra será llena de la gloria del Señor.

Aquí Dios reveló el Plan Director para toda la Tierra. Canaán era sólo una pequeña parte del Plan Divino. Canaán era un mero tipo y sombra del mayor Plan que cubriría toda la Tierra con la gloria del Señor.

La frase, "vivo yo", lo convierte en uno de los votos de Dios. No pudiendo jurar por nada mayor, juró por Su propia vida. Esta promesa se repite en varias formas, más adelante en la Escritura. El Salmo 72:19 es el primero en citar lo siguiente:

19 Bendito su nombre glorioso para siempre; y toda la tierra sea llena de su gloria. Amén y Amén.

La segunda vez que esto se menciona es en Isaías 6:3, donde los querubines en la visión de Isaías hablan esas palabras:

3 Y el uno al otro daba voces diciendo: Santo, Santo, Santo, es el Señor de los ejércitos; toda la tierra está llena de su gloria.

La tercera cita es también del mismo profeta. Isaías 11: 9 dice,

9 … Porque la tierra será llena del conocimiento de Yahweh, como las aguas cubren el mar.

La cita final se encuentra en Hab. 2:14, que dice:

14 Porque la tierra será llena del conocimiento de la gloria de Yahweh, como las aguas cubren el mar.

Es bien sabido que las aguas cubren un total del 100 por ciento del mar. El conocimiento de la gloria del Señor, entonces, cubrirá toda la Tierra -cien por ciento de la Tierra. No habrá ninguna parte de la Tierra donde la gloria del Señor, no se conozca ni se manifieste.

En Daniel 2, el rey Nabucodonosor de Babilonia tuvo un sueño en el que vio una imagen enorme, con una cabeza de oro, brazos de plata, vientre de bronce, y las piernas de hierro. Luego vio que una Piedra golpeó la imagen en sus pies, desmoronando la imagen entera en polvo. Luego vio que la Piedra crecía hasta llenar toda la Tierra (Dan 2:35). Daniel interpretó este sueño. Leemos en Dan. 2:44,

44 Y en los días de estos reyes el Dios del cielo levantará un reino que jamás será destruido, y este reino no será entregado a otro pueblo; desmenuzará y pondrá fin a todos estos reinos, pero él permanecerá para siempre.

Este es el significado de la Piedra que crece hasta llenar toda la Tierra (vs. 35). Es una referencia al Reino de Dios. Se acerca el día en que el reino de Dios reemplazará a la sucesión de los imperios bestias (Babilonia, Persia, Grecia y Roma). El Reino de la Piedra es el quinto y último reino en la historia profética de la Tierra.

El Reino de Dios abolirá todas las formas de opresión de los gobiernos de los hombres y establecer a todos los hombres libres para disfrutar de la Libertad Gloriosa de los Hijos de Dios. Creo que ahora nos encontramos en el momento en que la "Piedra" empieza a aplastar a la imagen en sus pies. No sabemos cuánto tiempo va a tomar, pero el acontecimiento más importante será la Manifestación de los Hijos de Dios, que son llamados a reinar con Cristo durante el Siglo Venidero.

El séptimo capítulo de Daniel habla con más detalle sobre esto. Daniel mismo tuvo un sueño que era similar al que el rey de Babilonia había tenido anteriormente. Daniel vio cuatro bestias: un león que representa a Babilonia, un oso que representa a Persia, un leopardo que representa a Grecia, y una cuarta bestia con dientes de hierro que representa al Imperio Romano.

También vio un "Cuerno Pequeño" que salía de la bestia romana, que representaba a la Roma Papal, una extensión de la cuarta bestia de Roma. Este "Cuerno Pequeño" hacía guerra contra los santos y los venció (tomó autoridad sobre ellos) hasta el tiempo del fin, cuando se le da la jurisdicción a los santos del Altísimo, es decir, a los vencedores, o Hijos de Dios.

13 Seguí mirando en las visiones nocturnas, y he aquí con las nubes del cielo venía uno como un hijo de hombre, y llegó hasta el Anciano de Días y se presentó delante de él. 14 Y le fue dado dominio, gloria y reino, para que todos los pueblos, naciones y hombres de todas las lenguas le sirvieran. Su dominio es un dominio eterno, que nunca pasará, y su reino no será destruido.

Esto se compara con el Reino de Piedra que Nabucodonosor había visto en su sueño. Es el Reino de Dios. Jesucristo mismo es el Rey de este Reino, pero se nos dice en Dan. 7:22 que "los santos recibieron el reino".

Esto está de acuerdo con Apocalipsis 20:6, donde leemos que los traídos a la vida en la Primera Resurrección "reinarán con él mil años". Los Hijos de Dios, entonces, están llamados a ser los administradores de este Reino en virtud de Jesucristo rey. Dan. 7:27 llega a la conclusión,

27 Y la soberanía, el dominio y la grandeza de todos los reinos debajo de todo el cielo, será dado al pueblo de los santos del Altísimo; su reino será un reino eterno, y todos los dominios le servirán y obedecerán.

Esta es la profecía del Reino de Dios en la Biblia. Se contempla un momento en que toda la población de la Tierra vendrá a conocer a Jesucristo como su Rey, y que se regirá con amor y equidad por los vencedores, los Hijos de Dios.

El Salmo 67 memorializa esta ocasión en una canción, diciendo:

1 Dios tenga misericordia de nosotros y nos bendiga, y haga resplandecer su rostro sobre nosotros, 2 Para que tu camino sea conocido en la tierra, tu salvación entre todas las naciones. 3 Te alaben los pueblos, oh Dios; Todos los pueblos te alaben. 4 Alégrense y gócense las naciones y canten con júbilo; Porque tú juzgas al pueblo con rectitud, y pastoreas las naciones en la tierra. 5 Alábente los pueblos, oh Dios; Todos los pueblos te alaben. 6 La tierra dará su fruto; Dios, nuestro Dios, nos bendecirá. 7 Bendíganos Dios, Y témanlo [respeto, reverencia] todos los confines de la tierra.

El profeta Hageo en 2:7 habla de Jesús y Su Reino como "el deseado de todas las naciones". El Reino de Dios no será un tiempo de opresión, sino de establecer a las naciones libres de la opresión de los gobiernos humanos y del gobierno de hombres imperfectos.

El evento principal, que coincidirá con la Transferencia de la Jurisdicción y la Autoridad a los Santos del Dios Altísimo, será la Manifestación de los Hijos de Dios. Pablo dice en Romanos 8:19-21,

19 Porque el anhelo ardiente de la creación es aguardar ansiosamente la revelación [manifestación] de los Hijos de Dios. 20 Porque la creación fue sujetada a vanidad, no por su propia voluntad, sino por causa del que la sujetó en esperanza 21 de que la creación misma también será libertada de la esclavitud de corrupción, a la libertad de la gloria de los hijos de Dios.


La Tierra entera espera este evento, porque va a demostrar que la Ley de Jubileo establecerá a toda la Creación libre de la esclavitud de pecado. La Tierra así cumplirá su propósito para la Creación.

http://www.gods-kingdom-ministries.net/teachings/books/the-kingdom-of-god/chapter-6-the-whole-earth/

No hay comentarios:

Publicar un comentario