TRADUCTOR-TRANSLATE

EL JUICIO DIVINO DEL GRAN TRONO BLANCO, God's Kindom Ministries



Viaje de vacaciones y el juicio divino

11 de agosto 2015

Ya hemos vuelto de nuestras vacaciones. Como de costumbre, resultaron ser más unas vacaciones de trabajo, pero de vez en cuando nuestro Padre celestial nos ha dado un tiempo para ser turistas.
Diez de nosotros nos reunimos en cabañas en Estes Park, Colorado, para disfrutar del paisaje y el aire tenue a 7500 pies sobre el nivel del mar. Vimos alces pastar a corta distancia, una noche una familia de once alces caminando por delante de nuestra cabaña hacia la ciudad. Probablemente tenían la intención de pasar una noche en la ciudad. Las ardillas estaban gordas y los colibríes eran lo suficientemente abundantes para un coro completo.
Darla no vio osos, aunque ella los buscó diligentemente en sus paseos por las colinas. Nadie más podía seguir su ritmo, ya que apenas podíamos caminar entre cabañas sin aliento en el aire tenue. Así que ella adoraba al Creador de todo por sí misma en las montañas, en medio de flores silvestres y cervatillos.
Un día fuimos a la tundra de la montaña a unos 12.200 pies sobre el nivel del mar. Desde allí podíamos ver a través de los valles la nieve nuestra posición por encima de la línea de árboles. También pasamos un par de tardes en el centro de Estes Park recogiendo algunos artículos turísticos de las tiendas. Compré algunos té de Rooibos ["roy-bus"]  que fue importado de Sudáfrica. Ha sido mi té favorito desde el año 2008 cuando me lo presentaron en mi viaje a Sudáfrica. No tiene cafeína y está lleno de minerales. Es muy bueno para la salud. Es difícil encontrar en América, pero ahora estoy ya bien abastecido para el próximo año.
El aspecto más importante del viaje, sin embargo, fue el buen compañerismo con los amigos. La mayor parte de nuestro tiempo lo pasamos en la cabaña en oración y discernimiento, que, por supuesto, era nuestro pasatiempo favorito, ya que las cosas de Dios y su reino nunca estaban lejos de nuestros pensamientos y nuestro enfoque.
El inicio
En el camino a Estes Park, leí el libro por el Dr. Henderson titulado Operando en las Cortes Celestiales.
Se habían celebrado reuniones aquí en el área de Minneapolis a finales de febrero al principios de este año, y algunos de nuestro grupo local ya habían oído hablar. Sin embargo, Darla y yo nos perdimos oírle, porque ya habíamos volado a Nueva Zelanda para las reuniones nuestras. Pero algunos habían comprado su libro, y este fue compartido conmigo cuando empezamos conducir a Colorado.
Porque nos montamos con amigos, yo no tenía que conducir, y esto me liberó para leer el libro. Pronto me di cuenta de que la información de este libro era el impulso para una obra importante en la Corte Divina que el grupo había que hacer en Colorado. Así es como nuestra "vacaciones" se convirtieron en unas vacaciones de trabajo.
Como muchos de ustedes saben, he estado hablando de la Corte Divina al menos tan atrás como desde el inicio de la Campaña de Oración Jubilar en noviembre de 1993. Hasta hace poco, yo no sabía que Dios había estado revelando esto a los demás también. El Dr. Henderson tiene una comprensión clara de la distinción entre la guerra espiritual clásica en el campo de batalla y las diversas Cortes del Cielo. Esto lo aprendí en 1993 cuando nuestra guerra espiritual contra Babilonia resultó ser una batalla judicial, más que el tipo de guerra que había experimentado en la década de 1980.
Del mismo modo, Henderson explica la diferencia entre el Tribunal Divino (Daniel 7:10) y el Trono de la Gracia (Hebreos 4:16), algo que vimos claramente en 2001. El Trono de la Gracia es accesible a todo el mundo en la oración personal para las necesidades y peticiones. El Tribunal Divino es el lugar de celebración de los asuntos legales y los registros en los "Libros" del Cielo (Éxodo 32:32Daniel 7:10Malaquías 3:16Apocalipsis 20:1215 ).
Desde el principio fueron escritos Libros para todas y cada una de las tribus, naciónes y religiónnes para establecer el modelo de la historia y el llamado de todos. No todo el mundo en realidad alcanza su llamado como está escrito en su "libro", dice el Dr. Henderson, porque la mayoría de la gente no puede llegar a su máximo potencial. En mi punto de vista, su fracaso también está escrito en el libro, y para tales casos su éxito vendrá después del juicio del Gran Trono Blanco. Tal vez nuestra diferencia de opinión se basa en el hecho de que yo no veo la muerte como una fecha divina límite, sino como un cambio legal en la historia de la tierra.
El propósito de la orden de detención
Nuestro tiempo de vida actual es el momento más oportuno para lograr nuestro potencial que viene sólo por la fe en Cristo y en el desarrollo de una relación madura con Él. Desde Adán, una orden ha sido emitida para la detención de todos los pecadores, pero esa orden no se ha aplicado con el fin de dar tiempo a los hombres para entregarse a la Corte, confesar su pecado de acuerdo con la Ley (es decir, "arrepentirse" ), y encontrar el perdón a través de la sangre de Jesús.
Como la mayoría de la gente no ha hecho esto a lo largo de la historia, el juicio del Gran Trono Blanco es el momento en que se hará cumplir la orden, y todos los hombres se convocarán de sus tumbas para responder por sus obras hechas en su tiempo de vida en la tierra. En ese momento, toda rodilla se doblará y toda lengua confesará su lealtad a Cristo (Isaías 45:2324). Aun así, van a tener que aprender los caminos de Dios (Isaías 26: 9) y crecer hacia la madurez espiritual. Esto tomará tiempo, por lo que serán "vendidos" (Éxodo 22: 3) a los que pueden enseñarles con el ejemplo, los que se les da la autoridad para "reinar sobre la tierra" (Apocalipsis 5:10).
El propósito de la citación a la Corte (a través de la resurrección) es dar a toda la creación de una adecuada comprensión de quién es Cristo. La mayoría de la gente o no oye de él durante su tiempo de vida, o se les dio una introducción inadecuada que les hizo dar la espalda a Cristo. El Gran Trono Blanco está diseñado para acabar con todos los errores de percepción de Su carácter y obra en la cruz. Cuando este evento se lleve a cabo, no habrá más incrédulos, no porque se vieron obligados a doblar sus rodillas, sino como Apocalipsis 15:4 dice: "¿Quién no te temerá, oh Señor, y glorificará tu nombre? Porque todas las naciones vendrán y te adorarán, porque tus juicios han sido revelados".
En otras palabras, en ese momento, será evidente para toda la creación qué es el "miedo" que impulsa a "glorificar", y a "adorar". Inclinárse ante Él será una "obviedad" como ellos dicen. Sin embargo, el propósito de Dios es para que todos vengan a madurez espiritual, no simplemente a tener fe en Jesucristo. Es por eso que hay tres fiestas, y no sólo la de la Pascua. Si la Pascua (fe en la sangre del Cordero) fuera suficiente a los ojos de Dios, Él no habría instituido Pentecostés y Tabernáculos.
El Dr. Henderson se acerca mucho a la verdad de la reconciliación de todas las cosas, que nos dice que Jesús murió para salvar a todos los que han vivido alguno vez. También entiende que debemos reconciliarnos con Dios como una respuesta, porque todas las cosas son establecidas por el testigo doble, en este caso el cielo y la tierra. Dice, además, que como intercesores, estamos llamados a traer a la tierra todo lo que Cristo realizó en la cruz.
Estoy totalmente de acuerdo con esto. La diferencia es que Él, como tantos otros, cree que la muerte es la fecha límite divina, y puesto que la mayoría de la gente no viene a Cristo antes de su muerte, es evidente que nuestra tasa de éxito es muy baja. Nuestra diferencia de opinión se basa realmente en nuestras diferentes interpretaciones del Antiguo y el Nuevo Pacto. El Antiguo Pacto es el voto del hombre con Dios (Éxodo 19: 8); el Nuevo Pacto es la promesa de Dios al hombre (Deut. 29:1213).
La promesa
Si la salvación se basara en la Antigua Alianza, entonces nadie podría ser salvado. Incluso aquellos con buenas intenciones no pueden cumplir su voto cuando dicen: "He decidido seguir a Jesús". Es evidente que incluso el mejor de los cristianos sigue siendo imperfecto. Por otro lado, el Nuevo Pacto se basa en las promesas de Dios, no en las promesas de los hombres. Él ha prometido salvar toda la tierra (Génesis 9) y usar la semilla de Abraham para bendecir a todas las familias de la tierra (Génesis 12: 3). Incluso Moisés oyó el juramento de Dios de que todos los hombres serían Su pueblo y Él sería su Dios (Deuteronomio 29: 10-15). Y, obviamente, el Nuevo Testamento habla a menudo de esto.
Gálatas 4:28 dice que Isaac, el hijo de Sara (Nuevo Pacto), era el modelo para aquellos que son "hijos de la promesa". Pablo contrasta Ismael con Isaac, quien representa alegóricamente a los hijos de la Antigua Alianza, que están en esclavitud al tratar de cumplir su propia promesa de obedecer a Dios.
La cuestión es que al final, si Dios no está en condiciones de cumplir Su juramento (a causa de la oposición de los hombres), entonces Él no debería haber hecho un juramento que Él no podía mantener. Si la integridad de Dios en este asunto dependiera de la capacidad de los hombres para que toda la obra de Cristo en la cruz se cumpliera en la tierra para el tiempo que los hombres mueran, entonces la tasa de éxito de Dios será muy pequeña. De hecho, si este fuera el caso, entonces Dios tendría al menos una tasa de fracaso del 98%, y esto le haría un pecador. La palabra hebrea para "pecado" es khawtaw, que literalmente significa dejar de dar en el blanco, el fracaso para lograr un objetivo. Romanos 3:23 retrata el pecado como la caída de la gloria de Dios (la diana).
Pero es evidente que Dios no puede fallar. Por lo tanto, Él cumplirá Sus promesas y alcanzará todos Sus objetivos. Él no va a perder el 98% de la humanidad, porque Él es capaz de cumplir Sus promesas, créanlo los hombres o no.
Me pareció más interesante lo que el Dr. Henderson escribió acerca de las buenas intenciones de Dios, pero que al final Dios tendría que fracasar porque muy pocos intercesores supieron dar testimonio de la obra de Cristo en la cruz. Para mí, sería injusto que Dios dejara una obra tan importante en manos de los hombres, en un plazo que no podría cumplirse.
Por esta razón, fuimos llamados a un monte alto y se nos mostraron los reinos de este mundo y en el mar de la humanidad. Fuimos llamados a presentar el caso de la Restauración de toda la Creación en la Corte Divina, presentando el testimonio de Noé, Abraham, Moisés, David, Isaías, Lucas, Juan y Pablo. Dado que todos los escritores vivieron en el pasado, hemos utilizado sus escritos como declaraciones juradas para presentar su testimonio. Sus testimonios fueron ciertos, porque habían leído los libros en las cortes del cielo y sabían la intención y propósito de Dios para la creación. Simplemente presentamos su caso de acuerdo con ellos, pidiendo al Juez que nos dé una sentencia favorable en este asunto.
Sabemos que ganamos nuestro caso, y, como dijo el Dr. Henderson tan a menudo, el propósito de ir a la Corte es presentar la evidencia correctamente para que Dios pueda cumplir legalmente con Su pasión para hacer Su voluntad en la tierra. Es Su pasión salvar a toda la humanidad, como leemos en 2 Pedro 3: 9,
9 El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo [boulomi, "dispuesto, con intención, planificación"] que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento.
La promesa de Dios, dice Pedro, está ligada a Su intención "para que todos procedan al arrepentimiento". Esto es más que un deseo. Es una declaración de intenciones que define la promesa de Dios en la medida en el plan divino se refiere. Pablo usó la misma palabra griega en Romanos 9:19, diciendo: "¿quién puede resistirse a su voluntad?" (boulema, "el plan, la intención"). Este es el pasaje sobre la soberanía de Dios, donde Esaú y Faraón se destacan como ejemplos de la voluntad soberana de Dios. Como he explicado en otra parte, los hombres en todas partes resisten la voluntad de Dios (thelema), pero nadie puede resistir el plan de Dios (boulema). Su voluntad se expresa en Su Ley (Romanos 2:18), que los hombres quebrantan todo el tiempo, pero ni Esaú ni Faraón fueron capaces de resistir el Plan divino (boulema).
La historia de la Antigua Alianza es sobre como todos han pecado por quebrantar la Ley de Dios. La historia de la Nueva Alianza es sobre como Dios no puede dejar de mantener Su promesa de ser "el Salvador de todos los hombres" ( 1 Timoteo 4:10 ). Cuando Cristo fue levantado en la cruz, Él ratificó el Plan Divino para atraer [helkuo, "arrastrar"] a todos los hombres a Sí mismo ( Juan 12:32 ).
El Dr. Henderson nos dice que en la Corte Divina el diablo ("acusador") es el Fiscal que nos acusa ante Dios. Él dice que el diablo trae todos nuestros pecados y hace la afirmación de que no podemos ser salvos en razón de que la santidad de Dios impide hacer esto. Él dice que debemos estar de acuerdo con Dios en lugar de con el diablo. Él dice que la sangre de Jesús pagó por el pecado del mundo, por lo que no debe recibir el testimonio del diablo en su acusación.
Estoy totalmente de acuerdo. Dejamos de estar de acuerdo en que la santidad de Dios le impida salvar a todos los hombres. ¡De hecho, es la santidad de Dios la que exige que Él cumpla Su promesa! Es la santidad de Dios la que requiere Dios detener a toda la humanidad, llevarlos ante el Gran Trono Blanco, revelar Su carácter justo, y hacer que se arrepientan para que puedan ser salvos.
En nuestro caso en la Corte, presentamos la santidad de Dios como parte de nuestro testimonio, pero no estuvimos de acuerdo con el acusador de los hermanos. ¡Nos pareció irónico que tanto la fiscalía como la defensa presentaran la santidad de Dios como prueba en el Tribunal Divino! Desafortunadamente, la mayoría de los cristianos están de acuerdo con el diablo en este punto de la Ley. Necesitan una mayor revelación del Plan (boulema) de Dios.
Cuando llegue a las notas de nuestro juicio, voy a compartir la transcripción de las actas.
Categoría: Informes de viaje

Dr. Stephen Jones
- See more at: http://www.gods-kingdom-ministries.net/daily-weblogs/2015/08-2015/vacation-trip-and-the-divine-court-case/#sthash.aSDuRbtA.dpuf

No hay comentarios:

Publicar un comentario