TRADUCTOR-TRANSLATE

EL REY ES LA LEY versus LA LEY ES EL REY (Lecciones de Historia de la Iglesia), Dr. Stephen E. Jones


Capítulo 3 


Rex Lex y Lex Rex

(El Rey es la Ley versus La Ley es el Rey)

La historia bíblica del rey Saúl nos habla de los problemas que más tarde se desarrollarán en la Iglesia. He mencionado tres de los principales: (1) Saúl usurpó el cargo de sacerdote y / o profeta, haciendo el sacrificio por sí mismo cuando no fue llamado para hacer esto; (2) su erupción de religiosidad causó que las personas estuvieran sedientas de sangre; y (3) no juzgó a la gente por la mente de Dios y en su lugar juzgó de acuerdo a su propia comprensión y razonamiento defectuoso. A ellos, una cuarta característica se puede añadir -se negó a someterse al juicio divino al ser desobediente. Así, cuando Dios le abandonó, valoraba lo que la gente pensara de él más de lo que Dios pensara ( 1 Sam. 15:3031 ). Samuel le dijo que estaba en un estado de rebelión contra Dios y dijo la famosa máxima: "la rebelión es como pecado de adivinación" ( 1 Sam. 15:23 ).

La brujería es el intento de manipular y anular la voluntad de otro por medios ilícitos. Es el intento de forzar la propia voluntad sobre otra y por lo tanto viola la integridad personal de otro. Es por eso que la brujería gasta tiempo de lanzamiento de sus hechizos y maldice a los demás, lo que tienen un efecto muy real en las personas. Lo sé, porque yo experimenté esto en ocasiones y tuve que tomar medidas en su contra en la Corte Divina.

Saúl se rebeló al usar la autoridad que Dios le dió de maneras que son contrarias a la voluntad de Dios. En efecto, él creía en el principio de rex  lex, "el rey es ley". De esto se deriva la doctrina del "derecho divino de los reyes" que hacen a su antojo, pensando que Dios los respaldará en cada decisión que hicieran, sólo porque Él los había elegido para gobernar.

Ese es el corazón de la rebelión, y de esa idea vino la idea de que los gobernantes tienen el derecho a dictar sus propias leyes que son manipuladoras por naturaleza. La Ley de Dios es un bálsamo curativo de Galaad, pero las leyes del hombre son el opio (equivocadamente llamado "ajenjo" en Jer. 9:15 ). Por lo tanto, Amos 5: 7 habla de "los que convierten la justicia en opio” enmáscarando el dolor con opio, pero no hacen nada para curar el problema original". Se habla de la religión que falsifica la verdadera curación y la salud que Dios ofrece.

Saúl comenzó en rebelión y terminó consultando a la pitonisa de Endor ( 1 Sam. 28: 7 ). Esto, también, profetizaba de la Iglesia, y por esta razón, Karl Marx observó que "la religión es el opio del pueblo". Frank Baum dijo lo mismo de una manera diferente en El Mago de Oz, donde Dorothy (la Iglesia) tuvo que caminar a través del campo de la amapola (opio) para llegar a la Ciudad Esmeralda. Ella y sus amigos, por supuesto, se quedaron dormidos en el campo de amapolas, así como la Iglesia se ha quedado dormida en su ceguera hasta el tiempo del fin.

Historia de la Iglesia es en gran medida el estudio de cómo el cristianismo llegó a convertirse en una religión, siguiendo el patrón profético del rey Saúl, quien es el principal tipo político de la Iglesia.También tenemos un patrón profético secundario de Elí, el sumo sacerdote rebelde, que forma el patrón primario sacerdotal de la Iglesia.

Saúl usurpó un papel sacerdotal ofreciendo el sacrificio sin esperar a que Samuel llegara. Su excusa fue "porque vi que el pueblo se me iba" ( 1 Sam 13:11 ). Él estaba más preocupado por la UNIDAD que por la OBEDIENCIA. La Iglesia siguió este patrón comenzando ya en el siglo II con el surgimiento de "herejías". El último de los apóstoles había muerto, y la Iglesia entonces carecía de una voz autorizada para juzgar las nuevas ideas, conceptos y puntos de vista en EL natural desarrollo de la doctrina cristiana. Y así, la gran preocupación era la unidad de la Iglesia.

El problema era que cada vez más la idea de la "Iglesia" llegó a ser considerada como la forma y estructura visible, en vez de basarse en la relación invisible que los hombres tenían con Jesucristo. Este sutil cambio hizo que los obispos comenzaran a recorrer el camino que terminó con Cipriano (fallecido en 258) afirmando que los obispos se encontraban en la iglesia y la iglesia en los obispos. En otras palabras, una persona que no era cristiano (es decir, no formaba parte de la Iglesia) a menos que estuviera en unidad y sumisión al obispo. Y no importaba cuán corrupto fuera el obispo, se pensaba que esa corrupción que era poco relevante para el tema. En otras palabras, los obispos aprobaron la  opinión rex lex (el rey es la ley) del rey Saúl. La forma y estructura definían ahora la palabra "Iglesia", haciendo la relación de uno con Cristo depender de la propia pertenencia a la Iglesia visible, es decir, el obispo. Lo visible por lo tanto, sometió a lo invisible, porque el obispo había usurpado el poder sobre las almas de los hombres al determinar su propia salvación. De alguna manera se esperaba que Dios pusiera el sello de goma a la decisión del obispo de determinar la relación de los hombres con Dios.

El segundo pecado de Saúl que aparece en la Biblia fue cuando hizo un voto precipitado, que prohíbió que nadie comiera durante el fragor de la batalla. Cuando al pueblo se les permitió finalmente a comer, se apresuraron a la comida y se la comieron con la sangre, violando la Ley ( Lev 17:14; Hechos 15:20 ). La religiosidad de Saúl hizo al pueblo sanguinario, y así es la forma en que se cumplió en la historia de la Iglesia después. A medida que la Iglesia pierde cada vez más su espada del Espíritu, que confiaba cada vez más en la espada física. Esta fase de la historia de la Iglesia comenzó con la Espada de Constantino, que llegó a ser identificada con la cruz a principios del siglo IV.

En la historia de Saúl, nos encontramos con que su hijo Jonatán no había sido informado del voto de su padre y había comido un poco de miel ( 1 Sam. 14:27 ). El versículo dice que "sus ojos estaban iluminados" por la miel. Jonathan era un tipo de vencedor en la casa de Saúl, quien no era ciego a la verdad. La miel representa el Evangelio del Reino (la "tierra que mana leche y miel", Ex. 3: 8 ). Ha habido muchos en la casa de Saúl a lo largo de los siglos que están representados proféticamente por Jonathan. Hay un cierto elemento de tragedia en esto, porque Jonathan se debate entre su amor por David y su lealtad a su padre.

Saúl estaba dispuesto a matar a Jonathan por la violación de su voto precipitado ( 1 Sam. 14:44 ), pero la gente se lo impidió. Aun así, la religiosidad ferviente de Saúl llegó a su plenitud cuando intentó más tarde matar a David. Saúl creyó que Dios esperaba que defendiera su trono a toda costa. De la misma manera, la Iglesia llegó a pensar en la defensa del trono como la directriz principal. Lo que comenzó con excomulgar a los herejes en el siglo segundo aumentó al matar herejes en el siglo IV. Por último, en los siglos posteriores los Papas romanos asumió un papel político como Rey de Reyes y buscaron territorio físico para gobernar directamente con un ejército real (Estos fueron llamados los Estados Pontificios).

Si los Papas (y los obispos de la Iglesia anterior) hubieran retenido la mente de Cristo y hubieran sometido los hombres a Cristo, más que Cristo supuestamente a los hombres, no habrían caído en el error de Saúl. Si hubieran visto sus posiciones de autoridad como un llamado a gobernar como habría gobernado Cristo, en lugar de asumir que Cristo se sometía a las decisiones humanas, no habrían usurpado el trono de Dios convirtiéndose en anticristos bíblicos. Pero ellos no lo hicieron.

Aun así, para ponerlo en perspectiva, fue profetizado en el Antiguo Testamento en forma de tipos y sombras. Saúl estaría hambriento de poder, y Elí no corregiría a sus hijos. Estos tipos se cumplen en la Iglesia, ya que se convirtió en una religión.


Por último, simplemente no podemos limitarnos a culpar a la jerarquía de la Iglesia, de haber cumplido con los patrones de Saúl, si el propio pueblo no lo hubieran solicitado. Saúl fue hecho rey por la demanda de la gente ( 1 Sam. 8: 5 ). La gente pensaba que Dios era demasiado duro con ellos y no entendía la naturaleza humana. Así consiguieron un rey que era igual que ellos, pero pronto descubrieron que un rey como ellos era un "aprovechado" ( 1 Sam. 8: 11-17 ).

http://www.gods-kingdom-ministries.net/

No hay comentarios:

Publicar un comentario