TRADUCTOR-TRANSLATE

¿QUÉ ES SER UN VENCEDOR? (Secretos del Tiempo-Dr. Stephen E. Jones)


ALGUNAS CARACTERÍSTICAS DE LOS VENCEDORES:

Un vencedor es ante todo un perdonador, uno que vive el principio del Jubileo. Ha permitido que la obra de la Pascua (la Cruz) y la obra de Pentecostés (la ley escrita en el corazón) hacer su trabajo. Un vencedor es uno que está creciendo en Cristo, que está entrando en un estado de madurez en Él. Un vencedor se pone en la mente de su Padre y viene a coincidir con lo que Dios hace en la tierra y cómo Él cumple esos objetivos. Él está aprendiendo a decir "amén" a todo lo que Dios hace, dando testimonio de Él en todas las cosas, y no está en desacuerdo con él. Un vencedor es aquel que está llegando a comprender al Padre y Sus caminos.
Somos, por ahora, sólo posibles vencedores. Podemos aspirar a tal fin con todo nuestro corazón, pero todavía no estamos perfeccionados, pues aún estamos en el desierto, tropezando en la tenue luz de Pentecostés. No tenemos ninguna consciencia hasta ahora de que ya seamos "casi perfectos." Al contrario, clamamos a Dios por misericordia, sabiendo la insuficiencia total de cualquier justicia personal o la capacidad para oír su voz como deberíamos. Deseamos la autoridad de Dios sólo como una herramienta para servir mejor a los demás, para tener una mayor capacidad para llevar las bendiciones de Dios a los necesitados en el mundo. No es la autoridad la que buscamos, sino la responsabilidad. La autoridad que Él da es sólo un medio para un fin.
La reputación no significa nada para nosotros, porque hemos encontrado que este es el primer brote de orgullo que Dios tiene que eliminar con el fin de enseñarnos a servir a Dios en primer lugar. Mientras que los hombres pueden racionalizar sus necesidades de reputación sobre la base de que es la única manera en que Dios puede extender el Evangelio a las masas, Dios enseña a los vencedores que no pueden tomarse a si mismos tan en serio. A medida que aprenden esto, llegan a comprender que el ser obediente es más importante que hacer el bien.
Los vencedores deben aprender, antes que nada, una dependencia total de Dios. Ellos realmente tienen que saben en sus corazones que Dios es Dios y  realmente no nos necesita en absoluto para hacer su obra. Sin embargo, también deben conocer verdaderamente la magnífica pero humillante verdad de que Dios, de hecho tiene la intención de utilizarnos para manifestar su gloria y sus obras a los demás.

Ya sea en la ignorancia o en la comprensión, un vencedor es uno que no está satisfecho con el reino de Pentecostés y desea completar todo el camino hacia el reino de Tabernáculos. Él debe dejar lo bueno para obtener lo mejor. Él busca en la Palabra, no sólo el conocimiento de la misma, sino para convertirse en la Palabra, porque es lo que refleja plenamente el carácter de su Padre celestial.


Los vencedores conocen lo que Dios está haciendo y quiere hacer. Hay dos cosas necesarias para que esto suceda. En primer lugar, Dios tiene que hablar la Palabra, la revelación tiene que salir. En segundo lugar, debe haber un grupo de personas en la tierra que son llamados por Dios y que están dispuestos a comparecer ante el tribunal de Dios para dar testimonio de su plan en los tiempos establecidos. Pero estos testigos no sabrían nada sin una revelación anterior.Tampoco podrían dar testimonio de Él, excepto si su corazón se había preparado para escuchar la Palabra. Tampoco iban a oír, si primero no abrieron sus oídos para escuchar. Tampoco abrieron sus oídos para escuchar hasta el tiempo señalado, que es cuando tales testigos son necesarios para establecer su plan en la tierra.
Ahora estamos en los días en que se está revelando Su plan, y Dios está llamando a un pueblo que refleje su corazón, su mente, sus deseos, sus propósitos. Él está llamando a un pueblo que están de acuerdo con él, y que lo conocen como Él es. Ellos lo conocen como el dispensador de todos los dones, y ellos lo saben como un Padre amoroso que disciplina a sus hijos para escribir su ley en sus corazones. Ellos lo conocen en su generosidad, y ellos lo conocen como un sargento que entrena a su pueblo en dificultades y dolor. Ellos lo conocen como el Sublime, que no necesita el hombre, y ellos lo conocen como alguien que no se avergüenza de llamarnos hermanos. Ellos lo conocen como el Hijo de la mano derecha, y ellos lo saben como el Varón de DoloresEllos lo conocen, porque han seguido sus pasos. Han caminado como él anduvo ( 1 Juan 2:6 ). Ellos han aprendido que Él nunca deja ni abandona a su pueblo, sino que a menudo se oculta para probar su fe. Ellos han aprendido a no retroceder ante la muerte, sino a abrazarla, ya que caminan en el fuego de Dios en su misma presencia, mientras que la carne grita de dolor mortal. Ellos lo han seguido a la Cruz. Y más allá de ella, a la Vida.
Mirando hacia atrás en su vida, no cambiarían nada, bueno o malo, porque todas las cosas han obrado para capacitarlos en los caminos de Dios y llevarlos a una madurez que no habría sido posible de otro modo. Aunque todavía pueden derramar lágrimas sobre los fracasos y los pecados del pasado, ellos saben que Dios ha preparado todas las cosas para su bien. Han aprendido a no tener confianza en la carne, pero tienen plena confianza en que Dios sabe lo que está haciendo. Su plan es bueno. Él se justifica en todas Sus obras. Aunque sus caminos aun son inescrutables, ya han visto lo suficiente para saber que Dios tiene todas las cosas bajo control y que Él no está dudando entre el Plan B o C. Él no se está esforzando para alcanzar a un mundo que se le ha ido de las manos. Sólo Él es Soberano. Él levanta al más bajo de los hombres como rey, y lo depone de acuerdo a Su Voluntad en sus propios tiempos señalados.
El propósito de la revelación es para darnos la oportunidad de estar de acuerdo con él, no para satisfacer la curiosidad humana sobre el futuro. No es para construir grandes ministerios o reinos de Dios. No es para que los hombres dependan del dispensador de la revelación. El objetivo es levantar un pueblo que tiene "Amén" escrito en sus frentes. Ellos poseen la mente de su Padre celestial y están de acuerdo con él.


Al finalizar el libro "Los vencedores de la Cebada" leemos:

Los vencedores heredarán la primera resurrección. Pero primero, ellos son el pan de la cebada en las manos de Jesús que tiene que ser bendecido, partido y repartido para dar de comer a la multitud. Los vencedores se preguntan a menudo por qué ellos experimentan problemas, en lugar de la "vida victoriosa". Ellos se preguntan por qué ellos son desasociados por su iglesia y amigos. Ellos se preguntan por qué Dios trae todas sus faltas a la superficie para que otros las vean. Ellos se preguntan por qué Dios promete tanto, pero parece entregar lo contrario. Ellos se preguntan por qué Dios los disciplina tanto, sin pasarles ni una.
Hay una explicación sencilla. Jesús está quebrantándolos para alimentar a la multitud. Todavía no es el momento para ser victoriosos. Es el tiempo de morir. No es todavía tiempo para disfrutar de una reputación buena entre los hermanos, sino despojarse a sí mismos (Filipenses 2:7), siguiendo el camino que Jesús pisó. Él quiebra el orgullo de Su Remanente Vencedor exponiendo sus faltas para que la Compañía del Trigo (la Iglesia) pueda alimentarse de ellos. Este es el porqué la Compañía del Trigo raramente reconoció los vencedores entre ellos, siendo normalmente son los más improbables para ser usados por Dios según su regla de medir.
Mientras las promesas son tremendas, la vía a esas promesas es por el valle de sombra de muerte. José, también, tenía promesas poderosas, pero Dios lo llevó primero a la esclavitud y la cárcel.
La compañía de la cebada no es justa; simplemente ellos saben lo engañoso de sus propios corazones mejor que la mayoría, porque ésta ha sido una parte mayor de su revelación de Dios. Ellos saben que ellos son indignos, y la Iglesia está contenta con recordarles que ellos lo son, después de todo, sólo son publicanos y rameras.
El llamado de la Compañia de la Cebada no es un llamado a la justicia, sino al quebrantamiento. No es un llamado a la vida victoriosa, sino a la desesperación de muerte. No es un llamado al trono, sino a la cárcel y el desierto... 

Y cuando toda justificación de sí mismos se haya ido, 
cuando toda la impaciencia haya ejecutado su curso, 
entonces la muerte es conquistada por la Vida.



2 comentarios:

  1. Sencillamente edificante pues nos muestra que no estamos solos y aislados pues al leer estas líneas nos identificamos por su gracia plenamente con ellas.

    No me extraña si no hay o son pocos los comentarios

    ResponderEliminar