TRADUCTOR-TRANSLATE

LEPRA POR REBELIÓN Y DESOBEDIENCIA (E.V. Mateo, Witness Lee)


“Y he aquí se le acercó un leproso y le adoró, diciendo: 
Señor, si quieres, puedes limpiarme”

El leproso adoró al nuevo Rey y le llamó Señor, reconociendo que El es el Señor Dios. En realidad el nuevo Rey es Jehová Dios (Mt. 1:21, 23).

Las enfermedades sanadas en los casos narrados en Mateo 8 son muy significativas, porque cada enfermedad representa una enfermedad espiritual específica. La primera clase de personas salvas por el Salvador real para que fuesen el pueblo del reino, es representada por un leproso. De acuerdo con los ejemplos que encontramos en las Escrituras, la lepra viene por la rebelión y la desobediencia. Miriam quedó leprosa debido a que se rebeló contra Moisés, quien representaba la autoridad delegada de Dios (Nm. 12:1-10). La lepra de Naamán fue limpiada por causa de su obediencia (2 R. 5:1, 9-14). Por causa de la rebelión, todos los seres humanos caídos se volvieron leprosos ante los ojos de Dios. La lepra es la expresión de la rebelión. La rebelión es interna y la lepra es la manifestación de dicha rebelión. El Salvador real viene a salvar a los hombres de su rebelión y a limpiarlos de su lepra, con el fin de que puedan ser los ciudadanos de Su reino. 

La lepra es una enfermedad inmunda. En el Antiguo Testamento un leproso tenía que ser excluido del campamento de los hijos de Israel hasta que quedara limpio. Esto indica que cualquiera de entre el pueblo de Dios que sea rebelde y como consecuencia se vuelva leproso, será cortado de la comunión del pueblo de Dios hasta que esté sano.


(Tomado de: ESTUDIO VIDA DE MATEO-MENSAJE VEINTICINCO-http://www.librosdelministerio.org/books.cfm?id=211F1417)

No hay comentarios:

Publicar un comentario