TRADUCTOR-TRANSLATE

LA LEY DE LOS CELOS (Rom. 10), Dr. Stephen E. Jones

Capítulo 6


La ley de los celos


Después de decirnos que el evangelio había salido por toda la tierra a través del mensaje de las estrellas mismas, Pablo entonces pregunta si los israelitas dispersos en realidad entienden ese evangelio.

19 Y además digo: ¿No ha conocido esto Israel?

Pablo hace dos preguntas. La primera es en el versículo 18, "¿No lo oyeron?" La segunda está en el versículo 19: "¿Israel no conocía?"

La respuesta a la primera pregunta es, sí, porque el Evangelio de las Estrellas fue universalmente conocido por todos los gentiles (ethnos). Se habían predicho todas estas cosas. Pero, ¿conocían? Porque escuchar las palabras no significa que uno realmente entiende algo. Hay muchas cosas que se escuchan, pero no todo se aprende. Así qué ¿Israel sabía?

Pablo responde a su propia pregunta de una rotunda manera:

19 ... Y además digo ¿no ha conocido esto Israel? [en Deut. 32:21 ]: "Primero, Moisés dice:
Yo os provocaré a celos con un pueblo que no es pueblo;
Con un pueblo insensato os provocaré a ira
".
 20 E Isaías dice resueltamente [ Es. 65: 1 ]
"Fui hallado por los que no me buscaban;
Me manifesté a los que no preguntaban por mí".
21 Pero en cuanto a Israel Dice [ Es. 65: 2 ], "Todo el día extendí mis manos a un pueblo rebelde y contradictor".

Esto no parececía responder a la pregunta, a menos que la estudiaran cuidadosamente. El versículo 21 deja claro que Israel era "desobediente" y "obstinado". En otras palabras, se negaron a escuchar la Palabra, por lo que simplemente no conocían el Evangelio.

Al citar a Isaías para probar su caso, Pablo muestra que este problema había caracterizado a Israel al menos ya en el año 721 aC, cuando Isaías vio la caída de Israel y Samaria. Pero Pablo también cita a Moisés ( Deut. 32:21 ). Esto nos muestra que la desobediencia y la obstinación de Israel se remontan al comienzo de su nacionalidad bajo Moisés.

Durante todo el tiempo que Israel (y Judá) ocuparon la tierra de Canaán bajo el Antiguo Pacto, habían rechazado la Palabra de Dios, Jesucristo. Como veremos, fue necesario el cautiverio para volver sus corazones. Sólo cuando Dios echó fuera la Casa de Israel, haciéndolos "no mi pueblo", hizo que comenzaran a abrir los oídos para escuchar el evangelio de Cristo.


Dios Provoca a Israel a celos


Pablo estaba construyendo sobre su premisa anterior de que la Casa de Israel se había convertido en "No es mi pueblo", en el sentido de que habían perdido su relación de pacto con Dios. Estaban en una situación jurídica de igualdad con las demás naciones que también "no eran mi pueblo". Pablo dice que el propio Moisés profetizó de esta situación en Deut. 32:21, que es parte de una profecía más larga de la futura apostasía de Israel.

21 Ellos me han hecho celo con lo que no es Dios; Ellos me han provocado a ira con sus ídolos. Así que voy a darles envidia con los que son no mi pueblo; Los provocaré a ira con una nación insensata.

En otras palabras, así como Israel había seguido a otros dioses que son no-dioses, y había irritado a Dios a celos, así tan también Dios trataría a Israel. Dios honraría y bendeciría a los no israelitas que eran "No es mi pueblo", con el fin de provocar a los israelitas naturales a celos. Dios hizo esto con cada cautiverio en el libro de los Jueces. Él puso a Israel bajo la autoridad de varias otras naciones, tratándolas como si esas otras naciones fueran "elegidas", con el fin de provocar a Israel a celos. El resultado fue que los israelitas finalmente se arrepentían y volvían a Dios, desechando sus ídolos, y entonces Dios revertía la cautividad.

En otras palabras, los israelitas se hicieron "celosos" de las otras naciones y la forma en que Dios las estaba honrando y dándoles el poder de gobernar a Israel. Hacia el final de cada cautiverio, los israelitas parecían despertar al hecho de que Dios debía estar bendiciendo a Israel en lugar de a esas otras naciones. Así que después de haberles provocado a celos, se arrepentían, y Dios revertía la situación cada vez.


Los celos en el Gran Cautiverio


Provocar a Israel a celos funcionó bien en el libro de los Jueces a pequeña escala, pero en el cautiverio final de Asiria, todo el principio de los celos se logró en una escala masiva.

Una vez que Israel se había divorciado y fue echado fuera de la casa de Dios ( Jer 3: 8Deut. 24: 1 ), se convirtieron en una de las naciones "no mi pueblo" que Pablo cita en Isaías 65: 12 para mostrar que Israel era "un pueblo rebelde", que se negó a seguir al Dios que los había redimido de Egipto. La solución de Dios en el libro de Oseas era hacerlos "no mi pueblo", porque en ese estado de no-pacto, ellos lo buscarían una vez más a través de la ley de los celos.

Isaías 65: 12 nos dice,

1 me permití ser buscado por los que no preguntaban por mí; Me permití ser hallado por los que no me buscaban …

Las naciones no buscaban a Yahweh, sino que estaban contentas de buscar el favor de sus propios dioses falsos. Cuando los israelitas fueron dispersados en cautiverio ​​entre las naciones, tampoco ellos buscaron a Yahweh, sino que siguieron "persiguiendo a sus amantes" como Oseas 2: 7 dice. Sin embargo, en esa condición, Dios intervino y se reveló a los ethnos, incluyendo a los israelitas dispersos.

1 ... yo dije: "Aquí estoy, aquí estoy yo", a una nación que no invocaba mi nombre.

No era que Israel estuviera buscando a Dios, sino que Dios buscó a sus ovejas perdidas de la casa de Israel. Si hubieran clamado en Su nombre, se habrían salvado, dice Pablo en Rom. 10:13. Pero ellos no estaban haciéndolo cuando Dios intervino. En otras palabras, los ethnos no vinieron a Dios, entonces Dios se dirigió a ellos.

2 Extendí mis manos todo el día a un pueblo rebelde, el cual anda por el camino que no es bueno, a raíz de sus propios pensamientos.

Isaías dice que Dios le había suplicado a los israelitas rebeldes "todo el día", pero sin éxito. Habían rechazado la Ley de Dios y habían pensado en las ideas del hombre de la justicia eran superiores a las de Dios. La norma de justicia de Dios era desagradable para ellos por lo limitado de su carne, porque preferían estar libres para pecar y cometer adulterio con otros dioses. Esto es lo que puso a Dios celoso. Así que Dios cambió las tornas para ellos y puso celoso a Israel.


¿Quiénes son Mi Pueblo?


Mientras Israel se mantuvo en una relación de pacto con Dios, eran "mi pueblo". Esto se muestra en Levítico 26,

3 Si caminas en mis estatutos y guardas mis mandamientos a fin de llevarlos a cabo. . . 12 yo también andaré entre vosotros y seré vuestro Dios; y vosotros seréis mi pueblo.

En otras palabras, "Mi pueblo" es un término que muestra el estado legal que se basa en la obediencia. No es incondicional. Así que cuando ellos violaron el pacto, fueron lanzados fuera, divorciados de Dios, y se convirtieron en "No es mi pueblo". El pueblo de Dios son los que están en una relación de pacto actual con Él.

Algunos dirán, sin embargo, que mientras que el pacto mosaico era condicional, el pacto de Abraham era incondicional. Por lo tanto, a pesar de que Israel perdió su relación de pacto por el pacto de Moisés, no podían perder su relación de pacto por medio de Abraham. Esa es una verdad a medias.

El pacto con Abraham es un pacto de fe. Los que viven en desobediencia al pacto mosaico son los mismos que carecen de la fe de Abraham. La falta de fe (en Jesucristo) significa que una persona no es de la simiente de Abraham, independientemente de su genealogía. Jesús dijo en Juan 8,

37 Yo sé que vosotros sois descendencia [física] de Abraham; sin embargo, procuráis matarme, porque mi palabra no tiene cabida en vosotros. 39 ... Si sois hijos de Abraham, haced las obras de Abraham. 40 Pero ahora procuráis matarme a mí, que os he hablado la verdad, la cual se la he oído a Dios; no hizo esto Abraham. 41 Vosotros hacéis las obras de vuestro padre.

Pablo dice claramente en Gálatas 3: 26-29 que para ser de la verdadera simiente de Abraham uno debe tener fe en Jesucristo. Deben hacer lo que hizo Abraham.

26 pues todos sois hijos de Dios por la fe en Cristo Jesús ... 29 Y si sois de Cristo, entonces sois descendientes de Abraham, herederos según la promesa.

En otras palabras, la genealogía no es suficiente para ser un heredero de Abraham y el pacto hecho con él. Para ser un heredero del pacto con Abraham se requiere hacer lo que hizo Abraham. Para ser un heredero de las bendiciones de la Ley mosaica se requiere hacer lo que dijo Moisés. Si bien no fue posible para nadie cumplir con la Ley de Moisés, si es posible tener la fe de Abraham. Pero sólo los que tienen tal fe pueden ser herederos de la promesa.

Esto nos lleva a la distinción entre el Antiguo y el Nuevo Pacto. Si el pacto mosaico define "Mi pueblo" en Lev. 26: 3, entonces, ¿qué sucede si el pueblo de la alianza rompe el pacto con Dios?

Está claro que el Antiguo Pacto era condicional, pues se basaba en la promesa de obediencia de Israel  en Éxodo 19: 5-8. Dios dijo en el versículo 5,

5 Ahora, pues, si diereis oído a mi voz, y guardareis mi pacto, vosotros seréis mi especial tesoro sobre todos los pueblos, porque toda la tierra es mía.

En otras palabras, ser el pueblo de Dios estaba condicionado a su obediencia para mantener esa relación de pacto con Dios. Sabemos que, al final, ellos no lo hicieron. El pacto se rompió, como Jeremías 31:32 nos dice. Por esta razón, un Pacto completamente Nuevo fue necesario, porque el primero, siendo roto, había sido anulado. Hebreos 8:13 comenta sobre esto, diciendo:

13 Al decir: "Un nuevo pacto", Él da por viejo al primero. Pero cualquiera que se da por viejo y se envejece, está próximo a desaparecer.

El Nuevo Pacto se dice que se dará a Israel y Judá. Hebreos 8: 8 dice:

8 Porque reprendiéndolos, Él dice: "He aquí que vienen días, dice el Señor, en que estableceré un nuevo pacto con la casa de Israel y con la casa de Judá.

Dios entonces explica que este Nuevo Pacto sería diferente de la Antigua Alianza. En otras palabras, el Nuevo Pacto no es simplemente una renovación de la Antigua Alianza, ni es una versión revisada de la Antigua Alianza. Se basa en premisas incondicionales, al no tener cláusulas condicionales ("Si, ..., entonces...") en él. Se basa en la obra de Dios en el hombre. Se basa en la capacidad de Dios para cumplir su voluntad en el hombre. No se basa en la capacidad del hombre para ser obediente por el poder de su propia voluntad.

El pueblo de Dios son los que están en una relación de pacto con Él. Antes de la cruz, el Antiguo Pacto definía lo que era "Mi pueblo". Después de la cruz, sólo el Nuevo Pacto puede definirlo. Pero nadie puede venir bajo el Nuevo Pacto, sin aceptar al Mediador del Nuevo Pacto, Jesucristo.

En otras palabras, todos los hijos de Israel y los hijos de Judá (excepto los creyentes del remanente de gracia) perdieron su condición de "Mi pueblo", cuando la Antigua Alianza se convirtió en obsoleta. El remanente de la gracia hizo una transición suave de la Antigua Alianza a la Nueva. El resto permaneció como "No es mi pueblo", hasta que se vuelvan a Cristo.

Nadie puede reclamar la condición de pacto con Dios aparte de Cristo. No hay pueblo "elegido", aparte de Cristo. Si alguno se cree ser elegido entonces que siga a Cristo y no piense más alto de sí que de sus conciudadanos ( Ef 2:19 ).


Si un ex-israelita de la dispersión (721 aC) o un ex-judaíta de la dispersión 70 AD ve a las personas de todas las naciones venir bajo el Nuevo pacto, y se provoca a celos, entonces que haga lo mismo y de esta manera se convierta en uno de El pueblo de Dios.


http://www.gods-kingdom-ministries.net/

3 comentarios:

  1. Interesante enfoque, sin embargo es bueno tener en cuenta que el celo santo del Señor Jesús es mas un acto de amor y de protección que de ira, y eso se puede entender muy fácilmente en un audio que linkeo a continuación y que está fundamentado en una palabra que el mismo Señor le dio de viva voz a un Hermano hace algún tiempo, sólo dura cinco minutos:

    http://m.ivoox.com/celo-nuestro-senor-jesus-audios-mp3_rf_3505670_1.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mauricio. Muy buen audio.
      Zac 8:2 Así dice Jehová de los ejércitos: He celado a Sión con gran celo, y con gran ira la he celado.
      Cuando el gran celo es suficiente para hacernos entrar en razón, abrimos la puerta a la gran ira. ¡Dios no lo quiera!

      Eliminar
  2. Mensaje de paz - Mauricio Sánchez

    ResponderEliminar