TRADUCTOR-TRANSLATE

SEGUNDA DE CORINTIOS, Cap. 13 / 1: Pablo el juez, Dr. Stephen Jones




19 de junio de 2018




1 Esta es la tercera vez que voy a vosotros. Cada asunto [rhema, "palabra, lo que se habla"] debe ser confirmado por el testimonio de dos o tres testigos.

Pablo dijo lo mismo antes en 2 Corintios 12:14, pero allí no respaldó su declaración con una cita de la Ley. Ahora, sin embargo, enfatiza la verdad en sus cartas citando la última parte de Deuteronomio 19:15,

15 Un solo testigo no se levantará contra un hombre a causa de cualquier iniquidad o pecado que haya cometido; con la evidencia de dos o tres testigos se confirmará un asunto.

Pablo citó la Ley, como lo hacía a menudo, mostrando su autoridad en su vida y en la vida de la Iglesia. Sus cartas eran "testigos", pero en el sentido general Pablo estaba en la posición de juez con respecto a la iglesia de Corinto.


Pablo, el juez del Tribunal Superior
Anteriormente, Pablo había exigido a los ancianos corintios que juzgaran el caso del incesto y también el caso de los falsos apóstoles, que presentaban sus credenciales carnales como autoritarias en lo que respecta al gobierno divino. Esos ancianos podrían considerarse como un tribunal inferior, donde la mayoría de los casos deberían decidirse, a menos que el caso fuera demasiado difícil para ellos. Deuteronomio 17:8 dice:

8 Si algún caso es demasiado difícil para que puedas juzgar, como entre un tipo de homicidio u otro, entre un tipo de demanda u otro, y entre un tipo de agresión u otro, siendo casos de disputas en tus tribunales, entonces te levantarás y subirás al lugar que Yahweh tu Dios escogiere.

Los ancianos habían emitido sus veredictos después de la amonestación de Pablo en 1 Corintios 6:2. La segunda epístola de Pablo fue esencialmente una confirmación del Tribunal Superior de su veredicto anterior, hecho necesario cuando los culpables se negaron a cumplir con el veredicto de los ancianos. Peor aún, algunos de ellos habían rechazado el llamamiento de Pablo como juez de un Tribunal Superior y, en cambio, habían apelado a otros, a quienes Pablo llamaba "falsos apóstoles".

Por esta razón, Pablo consideró necesario presentar sus credenciales, primero como el apóstol que había establecido la iglesia en Corinto, y en segundo lugar las señales y los milagros que habían acompañado a su ministerio. Junto con estas credenciales, había demostrado su integridad por los sufrimientos que había soportado como apóstol, demostrando que no estaba en esto por dinero o para beneficio personal.

En cualquier caso, al citar Deuteronomio 19:15, la Ley de los Testigos, Pablo dio a entender que, como juez bíblico, había investigado exhaustiva y adecuadamente los cargos, de acuerdo con las instrucciones de Deuteronomio 19:18,19,

18 Los jueces investigarán a fondo; y si el testigo es un testigo falso y ha acusado falsamente a su hermano, 19 entonces le harás a él tal como había querido hacerle a su hermano. Así purgarás el mal de en medio de ti.

Como buen juez, Pablo había buscado la mente de Cristo y había averiguado la verdad del asunto. Por lo tanto, su juicio -y su carta en general- fue escrito por inspiración. Su juicio fue el juicio de Cristo.


Protocolo de la Corte Bíblica
Debemos entender que hay un procedimiento legal que debe seguirse. Los creyentes de hoy a menudo confían en la inspiración para informarse de la verdad de un asunto y por eso emiten juicios sin investigar primero los cargos. Si bien esto puede sonar espiritual, su raíz es a menudo el orgullo espiritual causado por no entender la Ley.

Hay casos en que las circunstancias hacen que dichos veredictos sean necesarios, como el caso de Ananías y Safira (Hechos 5), pero esto es inusual. Si es posible, se debe mantener el protocolo bíblico. El protocolo bíblico requiere que el juez escuche la evidencia de los testigos. No debe eludir este proceso yendo directamente a Dios para obtener un veredicto final. Ir a Dios normalmente es para la confirmación después de que se completa la investigación.

La inspiración y la revelación no deben usarse como excusa para evitar el trabajo o ahorrar tiempo. El procedimiento normal es completar la investigación, escuchar toda la evidencia de los testigos y luego orar (apelar) a Dios en caso de que el juez haya sido engañado o haya olvidado algo relevante para el caso.

Por supuesto, dado que la mayoría de nosotros no estamos en posición de juzgar un caso formalmente, debemos reconocer que nuestro entendimiento parcial en la mayoría de los casos puede ser defectuoso. Si bien podemos tener opiniones sobre las disputas que nos rodean, debemos tener cuidado de darles demasiado peso a esas opiniones, para no sentarnos en el banco del juez y asumir así las responsabilidades (y la obligación de rendir cuentas) de los jueces bíblicos.

En esencia, Pablo les estaba diciendo que su juicio era final y que si no cumplían con el veredicto divino, el juicio caería sobre ellos por desacato al tribunal. La Ley habla de tales casos en Deuteronomio 17:12,

12 El hombre que actúa presuntuosamente al no escuchar al sacerdote, que está allí para servir a Yahweh tu Dios, ni al juez, ese hombre morirá; así purgarás el mal de Israel.

La amenaza de muerte por no cumplir con el veredicto del juez usualmente era suficiente para exigir el cumplimiento, al menos en casos individuales. Sin embargo, para Israel como nación, vemos cómo Dios mató a la nación al destruir a Samaria, enviando al pueblo a la cautividad de Asiria. La nación murió debido a su desprecio a la Corte, negándose a cumplir con el veredicto dictado por los profetas.

Jerusalén también ha caído bajo el mismo veredicto más de una vez. La misericordia de Dios ha levantado la ciudad de los muertos muchas veces, por así decirlo, pero al final también sufrirá la muerte y la destrucción a menos que la ciudad entera se arrepienta de su rebelión contra Dios y Su Cristo (Jeremías 19:10,11).

Se suponía que los jueces bíblicos debían emitir veredictos como lo requiere la Ley y también por la mente de Dios (o de Cristo). Por lo tanto, se requería que el sacerdote o el juez conocieran no solo la Ley, sino también al propio Legislador y Su intención. Solo entonces podrían emitir un veredicto perfectamente equilibrado. El juicio tenía que coincidir exactamente con el crimen, ni más ni menos. En cuanto a la misericordia, este era el derecho de la víctima, no del juez. La víctima siempre retenía el derecho de perdonar.


La inspiración del veredicto de Pablo
Es aparente que Pablo no estaba "yendo" a Corinto en persona, sino que iba por medio de su carta. Aparentemente, esta era su tercera carta, y que Pablo decidió no incluir su primera carta en el canon. (Consulte Lecciones de Historia de la Iglesia, Vol. 1, capítulo 24; en castellano: https://josemariaarmesto.blogspot.com/2015/01/libro-lecciones-de-historia-de-la.html).

Pablo continúa en 2 Corintios 13:2,

2 Dije previamente, cuando estuve presente la segunda vez, y aunque ahora estoy ausente, lo digo de antemano a los que pecaron anteriormente y también a todos los demás, que si voy otra vez, no seré indulgente,

Pablo aquí estaba usando terminología legal. Cuando dice: "cuando estuve presente la segunda vez", no quiso decir que estaba en Corinto en el momento del segundo testigo (es decir, la carta). El Léxico de Thayer nos dice que presente significa "ante uno (un juez)". En otras palabras, Pablo estaba usando el lenguaje del Tribunal para transmitir el hecho de que en su epístola anterior (1 Corintios) unió a él con los ancianos para comenzar este juicio.

La redacción no es clara, pero dado que la primera carta de Pablo había instado a los ancianos a establecer la Corte y juzgar la disputa interna, el mismo Pablo era el que estuvo presente ante el juez (jueces). La comparecencia legal de Pablo todavía no era en su calidad de juez. Fue solo más tarde, después de que los culpables rechazaron el veredicto legítimo de los ancianos, que se requirió que Pablo escuchara la apelación de los ancianos al Tribunal Superior.

Pablo respondió esta apelación en esta epístola (2 Corintios), confirmando los veredictos del tribunal inferior, mientras que al mismo tiempo defendía su derecho como apóstol y juez en este caso. Habiendo tomado su decisión, todo lo que quedaba era que los culpables se arrepintieran y cumplieran con la sentencia. Rechazarla sería desacato al Tribunal. Entonces Pablo dice, "si vuelvo, no seré indulgente". En otras palabras, serían condenados a muerte, aunque tal juicio tendría que ser modificado por exilio (o excomunión).

Tal modificación se vio en varios casos en las Escrituras, comenzando con Caín (Génesis 4:12,14). Israel también fue enviado al exilio, que era el equivalente a una pena de muerte nacional.


El Tribunal Celestial
Existe una apelación final que los hombres pueden hacer cuando creen que han sido juzgados injustamente. Es la Corte Celestial. Si creen que los jueces que los declararon culpables en la Tierra han actuado sin la inspiración del Espíritu Santo, pueden apelar a Dios mismo.

En 2 Corintios 13:3 Pablo continúa,

3 ya que vosotros buscáis la prueba del Cristo que habla en mí,el cual no es débil para con vosotros, sino poderoso en vosotros.

En otras palabras, los que habían sido declarados culpables habían rechazado el veredicto de los ancianos y también habían cuestionado la confirmación de su veredicto por Pablo. Buscaron "la prueba del Cristo que habla en mí", porque dudaban de la inspiración de Pablo y no creían que él tenía la mente de Cristo. Por esta razón, Pablo sintió que era necesario defender su posición como apóstol y juez de un Tribunal Superior, así como su propia inspiración. Este caso, entonces, nos proporciona evidencia interna de que las cartas de Pablo fueron escritas por inspiración del Espíritu Santo. La disputa legal en la iglesia de Corinto, entonces, estableció el fundamento para una mayor verdad: que el Nuevo Testamento, junto con la Ley y los Profetas, es inspirado.

Me parece interesante que incluso los pequeños problemas tengan una forma de obrar hacia fines más elevados.


Category: Teachings

Dr. Stephen Jones

No hay comentarios:

Publicar un comentario