TRADUCTOR-TRANSLATE

SEGUNDA DE CORINTIOS, Cap. 10 / 2: Jactancia adecuada, Dr. Stephen Jones






9 porque no deseo parecer aterrorizado [ekphobeo, "asustarte"] por mis cartas. 10 Porque dicen: "Sus cartas son pesadas y fuertes, pero su presencia personal es poco impresionante, y su discurso despreciable".

Parece que Pablo era mejor un escritor que orador público. Tal vez los detractores de Pablo eran un poco parciales mientras buscaban evidencia para desacreditar sus enseñanzas. Sin embargo, Pablo estaba más preocupado por la verdad y la inspiración divina que por su forma de presentación. Esto sugiere que Pablo no era alto, joven y guapo, ni tenía una voz poderosa. Teniendo poco atractivo emocional, tuvo que confiar en su conocimiento de la Palabra, que no atraía a todos.

No obstante, Pablo podría ser bastante elocuente, como lo vemos en su predicación en Listra. En Hechos 14:11,12 leemos,

11 Cuando las multitudes vieron lo que Pablo había hecho, alzaron la voz, diciendo en el idioma de Licaonia: "Los dioses se han hecho semejantes a hombres y han descendido a nosotros". 12 Y comenzaron a llamar a Bernabé, Zeus y a Pablo Hermes, porque él era el principal orador.

Sin duda, Bernabé era alto e impresionante en apariencia, por lo que la gente pensó que era una manifestación terrenal de Zeus, el rey de los dioses. A Pablo llamaron Hermes (también conocido como Mercurio), el principal mensajero de los dioses, que tenía fama de ser elocuente.

Pero en esa ocasión, Pablo acababa de sanar a un hombre "cojo desde el vientre de su madre, que nunca había caminado" (Hechos 14:8). Los que presenciaron este milagro quedaron impresionados y no estaban de humor para criticar a Pablo. Tal vez lo hubieran considerado un orador impresionante, independientemente de lo que dijera o de cómo lo dijera.

Por otro lado, los críticos de Pablo en Corinto estaban buscando cosas que pudieran usar para criticar a Pablo. Cuando estamos motivados por la animosidad carnal, somos propensos a criticar y centrarnos en la forma y el estilo en lugar de enfrentar la verdad de las palabras de Pablo.


El Dios de la medida (Límites)
2 Corintios 10:11 da la respuesta de Pablo a sus críticos,

11 Esto tenga en cuenta tal persona: que lo que somos en palabra por carta, estando ausentes, lo somos también en hechos, estando presentes.

Pablo dice que vive según sus propias enseñanzas. Él es consecuente. Él no actúa de una manera cuando ministra en la iglesia de Corinto, mientras actúa de otra manera cuando les escribe desde lejos. Pablo puede ser mejor escribiendo cartas que dando un discurso, pero tales diferencias son superficiales y no significan que estuviera actuando como una persona diferente.


12 Porque no somos valientes para clasificarnos o compararnos con algunos de los que se recomiendan a sí mismos; pero cuando se miden [metreo, "miden, establecen límites", o metafóricamente, para establecer un estándar"] ellos mismos por sí mismos, y se comparan con ellos mismos, carecen de entendimiento.

Pablo no quería compararse con sus críticos ni con nadie más. Jesucristo es el único estándar verdadero por el cual todos los hombres deben ser medidos. Los críticos de Pablo estaban estableciendo un estándar carnal que se adaptaba a ellos mismos. Al hacerlo, mostraron que carecían de "entendimiento".

La palabra griega invocaba la imagen de un hombre que mide una parcela de tierra y establece límites. Metafóricamente hablando, metreo también se refería a la idea de establecer límites morales o leyes que sirven como un estándar por el cual los hombres miden el bien y el mal. Los críticos de Pablo estaban estableciendo un estándar de medida pequeño cuando criticaron la falta de equilibrio y elocuencia de Pablo.

Pablo continúa en 2 Corintios 10:13,

13 Mas nosotros no nos gloriaremos desmedidamente, sino dentro de la medida de la esfera que Dios nos señaló como límite para llegar también hasta vosotros.

La Emphatic Diaglott dice:

13 Pero no nos jactaremos de respetar las cosas inconmensurables, sino según la medida de la norma que el Dios de la medida [metreo] nos asignó, para alcanzar incluso a vosotros.

Hermes era el dios griego de la medida. El "Dios de la medida" de Pablo, por supuesto, es el Dios de la Biblia, cuyas leyes establecieron los límites del pecado y la justicia. Cuando Pablo escribió esto, parece poco probable que recordara el momento en que la gente de Listra lo había llamado Hermes. Sin embargo, es de interés que Hermes no solo fuera el mensajero de los dioses. También era el dios de los límites y el que establece límites. Entonces, es curioso que Pablo usara el término metreo, del cual derivamos hoy la palabra metro.


Traspasar los límites
Pablo continúa en 2 Corintios 10:14,

14 Porque nosotros no estamos extendiéndonos [hiperekteino, "extender más allá de los límites prescritos"] a nosotros mismos, como si no os hubiéramos alcanzado, porque fuimos los primeros en llegar incluso tan lejos como a vosotros con el evangelio de Cristo; 15 no nos gloriamos más allá de nuestra medida, es decir, en las labores de otros hombres [kopos, "trabajo, angustia, esfuerzo"], sino con la esperanza de que a medida que crezca vuestra fe, seremos, dentro de nuestra esfera, engrandecidos aún más por vosotros.

En otras palabras, Pablo dijo que no estaba violando la Ley (límite) de Dios al "gloriarse más allá de nuestra medida". Tenía derecho a defenderse y negar las acusaciones. Si hubiera violado sus límites, habría traspasado e infringido las "labores de otros hombres".

La palabra griega traducida como "labores" es kopos, que parece tener un doble significado. Pablo no quería robar la labor (propiedad) de otros, pero tampoco quería tomar para sí mismo sus problemas. La esperanza de Pablo era que estas disputas carnales podrían desvanecerse a medida que creciera su fe. En otras palabras, Pablo considera que esta disputa es bastante infantil. Pablo escribió en 1 Corintios 13:11,

11 Cuando era niño, solía hablar como un niño; cuando me convertí en hombre, dejé las cosas infantiles.

Pablo continúa en 2 Corintios 10:16,

16 para anunciar el evangelio aun a las regiones que están más allá de vosotros, y para no gloriarnos en lo que ya se ha hecho en la esfera de otro.

Aquí Pablo continúa con el tema de los límites. Él implica que si crecemos hasta la madurez espiritual y aprendemos los límites de Dios, entonces sabremos cuándo Dios quiere que vayamos "a las regiones que están más allá de vosotros" para predicar el evangelio. Pablo fue guiado por el Espíritu para ir a los lugares donde nadie había estado, y hasta ese momento Dios había establecido límites para su ministerio. Sin embargo, comprendió que los límites que Dios le había asignado al presente eran temporales y que Dios más tarde lo enviaría "lejos a los gentiles" (Hechos 22:21).


Jactancia adecuada
Pablo concluye en 2 Corintios 10:17,18,

17 Pero el que se jacta, que se jacte en el Señor. 18 Porque no es aprobado el que se alaba a sí mismo, sino aquel a quien el Señor alaba.

En otras palabras, hay una manera adecuada de jactarse que no cruza el límite establecido por la Ley Divina. Elogiarse a uno mismo cruza esa línea; pero "jactarse en el Señor" es alabar a Dios y abogar por servirlo.

Así que Pablo cita vagamente Jeremías 9:23-24, que, junto con el versículo anterior, dice:

23 Así dice Yahweh: "El sabio no se jacte de su sabiduría, y el poderoso no se jacte de su poder, ni el rico se jacte de sus riquezas, 24 sino que el que se jacta jactese esto: en que me entiende y me conoce, que yo soy Yahweh que ejerce la misericordia, derecho y justicia en la tierra; porque me deleito en estas cosas", declara Yahweh.

En otras palabras, nuestra jactancia debería ser que conocemos personalmente al verdadero Dios que está lleno de amor, justicia y rectitud. Si lo conocemos, entonces Él nos alabará. De hecho, si miramos la historia de Job, vemos donde se jactó Dios ante Satanás acerca de Job. Job 1: 8 dice:

8 Y Yahweh le dijo a Satanás: "¿Has considerado a mi siervo Job? Porque no hay nadie como él en la tierra, varón íntegro y recto, temeroso de Dios y apartado del mal".

Se dice que esta es la forma en que comenzaron los problemas de Job, así que tal vez no deseemos esperar que Dios se jacte de nosotros. No obstante, si lo hace, y si nos encontramos afligidos como resultado, sabemos que "Dios hace que todas las cosas ayuden para bien a los que aman a Dios" (Romanos 8:28).


Category: Teachings

Dr. Stephen Jones

No hay comentarios:

Publicar un comentario