TRADUCTOR-TRANSLATE

EXPATRIADOS O EXTRANJEROS - Parte 2, Joseph Herrin

Expatriados – Parte 2

Asuntos familiares
Joseph Herrin (15-05-2013)





Expatriar:
expulsar (a una persona) de su país de origen.
retirarse (a sí mismo) de la residencia en su país de origen.
retirarse (uno mismo) de la lealtad a su país.

Génesis 12:1
Y Yahweh dijo a Abram: Sal de tu tierra, y de tus parientes y de la casa de tu padre, a la tierra que yo quiero mostrarte ..."

Uno de los aspectos más difíciles de la vida de un expatriado es la separación de la familia. Aunque no se nos da ningún detalle de la lucha interna que Abraham soportó ante la idea de tener que dejar atrás a sus familiares y la casa de su padre, sospecho que Abraham consideró que la decisión era dolorosa. Abraham entendió que su viaje era de una sola dirección. Yahweh no le dio a Abraham ninguna razón para esperar que volvería a ver a sus parientes o la casa de su padre.

Déjame tomar un momento para reiterar un pensamiento aquí. La vida de un expatriado, de un extranjero y un extraño en este mundo, se establece desde el primer libro de la Biblia hasta el último. Es un tema continuo. Raramente había un hombre o una mujer de fe cuya vida estaba registrada en las Escrituras que no compartía aspectos de esta experiencia. Es importante que los cristianos comprendan este tema bíblico, porque todos los que acepten el llamado a ser discípulos de Yahshua deben adoptar la mente y el corazón de alguien que es un peregrino errante en esta Tierra.

Esto no es para sugerir que los hombres y mujeres de fe nunca serán guiados por el Padre a comprar un pedazo de tierra, ni a construir un hogar para vivir. No todos los que tienen el corazón de un cristiano expatriado tendrán que dejar a sus parientes, o partir de sus padres y de sus casas. Puedo citar una serie de ejemplos de hombres y mujeres en este momento en el que sé que estoy caminando por el Espíritu, viviendo la vida que Él ha elegido para ellos, que tienen tierras y hogares y que todavía habitan en una familia extensa. Muchos de estos hombres y mujeres han conocido temporadas en las que no tenían su propio hogar, y no vivían en familia, y esa podría ser su experiencia nuevamente.

La cuestión clave es si una persona poseerá libremente todas las cosas de este mundo, estando dispuesta a entregarlas en cualquier momento cuando lo requiera el Padre. No debe considerarse como la norma tener casa y tierra y vivir en familia. Las palabras de Yahshua y el testimonio de las Escrituras revelan que a la verdadera norma es pedirle a Dios que ponga esas cosas en su lugar.

Mateo 10:37-38
"El que ama a padre o madre más que a mí no es digno de mí; y el que ama a hijo o hija más que a mí no es digno de mí. Y el que no toma su cruz y sigue en pos de mí, no es digno de mí".

Mateo 19:29
"Y todo el que haya dejado casas, o hermanos, o hermanas, o padre, o madre, o hijos o tierras por mi nombre, recibirá cien veces más, y heredará la vida eterna".

Todos aquellos que confiesan que seguirán a Cristo como sus discípulos serán probados en estos asuntos. Abraham es dado como un ejemplo para los santos de hoy. Su vida se presenta como un testimonio de las formas en que Yahweh trata con aquellos a quienes llama amigos. Yahweh no solo hizo probar el corazón de Abraham al pedirle que dejara a sus parientes y la casa de su padre, sino que después de muchos años de vagar por la tierra de Canaán, Yahweh lo probó nuevamente. Dios le había dado a Abraham el deseo de su corazón. Le dieron un heredero de sus propios lomos, un niño de su vejez. Isaac nació para Sara cuando ella tenía noventa años y Abraham tenía cien años.

Génesis 22:1-2
Ahora sucedió después de estas cosas, que Dios probó a Abraham y le dijo: "¡Abraham!" Y él dijo: "Aquí estoy". Y Él dijo: "Toma ahora a tu hijo, tu único hijo, a quien amas, Isaac, y ve a la tierra de Moria, y ofrécelo allí como holocausto en una de las montañas de la cual te hablaré".

La Iglesia se ha equivocado enormemente al considerar que la experiencia de Abraham es única, algo que fue excepcional y nunca se repitió. No puedo imaginar una conclusión que esté más lejos de la verdad. Yahshua no hubiera afirmado que un hombre debe aborrecer a su padre y madre, hijos e hijas, esposa, hermanos y hermanas para ser Su discípulo, si la experiencia de Abraham fuera un evento aislado. ¡No! Lo que Yahweh requirió de Abraham lo requerirá de todos aquellos que son llamados a caminar con Él.

Así como la gran prueba de Abraham vino después de haber seguido a Yahweh como un expatriado en la Tierra por algunos años, el Padre me llevó a una prueba similar. Yahweh me llamó para que dejara todo con lo que estaba familiarizado en 1999 para ir a donde Él dirigiera. En el año 2004, supe que mi esposa no iba a continuar este viaje conmigo mucho más tiempo. Cuando se fue, sabía que se llevaría a nuestro hijo Josías con ella. Josías tenía catorce años en ese momento. Esto puede ser cercano a la edad de Isaac cuando se le ordenó a Abraham que lo pusiera en un altar.

El 15 de julio de 2004, mi esposa anunció que me dejaba. Ella anhelaba regresar a la vida de tranquilidad que es la porción de la mayoría de los cristianos estadounidenses. Las exigencias de una vida de fe eran demasiado difíciles para ella, las pruebas demasiado amargas. Como barrunté, mi hijo Josías decidió quedarse con su madre. En un día perdí a la que había sido mi esposa por diecisiete años, y a mi hijo. Fue una experiencia amarga.

Había sido práctica durante algún tiempo leer un libro devocional todos los días. En ese momento estaba usando el excelente libro titulado Manantiales en el Desierto. En muchas ocasiones, el Padre usó la devoción del día para hablarme específicamente sobre las experiencias que estaba pasando. Cuando mi esposa decidió irse, la persona en cuya casa nos invitaron a quedarnos, me desinvitó. Me pidieron que empacara mis cosas y me fuera. Cargué lo poco que tenía en el auto que teníamos y manejé hasta el estacionamiento de Walmart donde pasé la noche. Solo tenía $ 5 en mi bolsillo y no tenía idea de lo que deparaba el futuro para mí. Me sentí desnudo y vacío, pero tuve paz con Dios sabiendo que no me había apartado del camino que Yahweh me había llamado a caminar, incluso cuando era extremadamente doloroso.

Mientras estaba sentado en mi auto en Walmart, leí la entrada de la devoción para la mañana siguiente, 16 de julio. Me recibieron las siguientes palabras, que el Espíritu Santo me trajeron gran fuerza y afirmación.

Porque has hecho esto y no has retenido a tu hijo, tu único hijo, haré ... tus descendientes tan numerosos como las estrellas del cielo ... porque me has obedecido (Génesis 22:16-18).

Desde el tiempo de Abraham, las personas han estado aprendiendo que cuando obedecen la voz de Dios y rinden a Él todo lo más precioso que tienen, Él lo multiplica miles de veces. Abraham abandonó a su único hijo por orden del Señor, y al hacerlo, todos sus deseos y sueños para la vida de Isaac, así como su propia esperanza de una herencia notable, desaparecieron …

Así es exactamente como Dios trata con cada uno de Sus hijos cuando realmente nos sacrificamos ...

A veces parece que olvidamos que lo que Dios quita de nosotros, lo toma con fuego, y que el único camino hacia una vida de resurrección y poder de ascensión nos lleva primero al Getsemaní, la Cruz y la tumba. Querida alma, ¿crees que la experiencia de Abraham fue única y aislada? Es solo un ejemplo y un patrón de cómo Dios trata con aquellos que están preparados para obedecerle, cueste lo que cueste. "Después de esperar pacientemente, Abraham recibió lo que se le había prometido" (Hebreos 6:15), y tú también lo harás. El momento de tu mayor sacrificio también será el momento preciso de tu bendición más grande y milagrosa …
[Fin del extracto]

Pueblo de Dios, no hubo ningún carnero en el matorral para mí (Administrador: Nuestro testimonio confirma esta experiencia del hermano Herrin; en nuestro caso cuando nos hemos referido a ella las palabras eran: “en mi caso Dios no detuvo el cuchillo”). Yahweh no me devolvió a mi esposa o hijo tan pronto como estuve dispuesto a pagar el costo de la obediencia. Él no está obligado a evitar que suframos. Yahweh no se eximió de sufrir el duelo de Su Hijo que fue sacrificado. No hubo ningún ángel que apareció en el Calvario para detener el sacrificio del Cordero de Dios. Hubo una copa de sufrimiento de la que Cristo tuvo que beber. También hay una copa que será presentada a aquellos que seguirán Sus pasos.

Filipenses 1:29
Porque a vosotros os ha sido concedido por amor a Cristo, no solo que creáis en Él, sino también que padezcáis por amor a él ...

Algunos me han preguntado a través de los años por qué Dios llevaría a hijos e hijas obedientes a experiencias de separación y pérdida entre sus familias. Algunos han expresado dificultad para reconciliar los siguientes pasajes de la Escritura:

Mateo 19:5-6
"Por esta razón, un hombre dejará a su padre y a su madre y se unirá a su esposa, y los dos se convertirán en una sola carne. Entonces, ya no serán dos sino una sola carne. Por lo tanto, lo que Dios ha unido, no separe el hombre".

Lucas 14:26
"Si alguno viene a mí, y no aborrece a su propio padre y madre y esposa e hijos y hermanos, sí, y aun su propia vida, no puede ser mi discípulo".

¿Por qué Yahweh declararía que la unión matrimonial sería santa a su vista, y luego declararía que un hombre debe aborrecer a su esposa para ser el discípulo de Cristo? ¿Por qué Dios ordenaría a un hombre honrar a su padre y a su madre, y luego decir que un hombre debe odiar a su padre y a su madre? ¿Por qué Dios diría que los hijos son una bendición, y luego le quitaría a un hombre los que Él le había dado?

Creo que la respuesta tiene que ver con las prioridades. Yahweh quiere que un esposo y una esposa se amen el uno al otro. Desea que los hijos honren a sus padres y que los padres amen a sus hijos. Sin embargo, estas relaciones, tan importantes y preciosas como son, no pueden tener prioridad sobre el amor, la devoción y la obediencia de un hombre a Yahweh, su Creador. Todas las cosas deben mantenerse en el orden correcto, de lo contrario el caos entrará en la Creación. Incluso el amor por la familia producirá muerte si el amor a Dios no es aún mayor.

Leemos que Eva pecó en el Jardín porque la serpiente la engañó. Adán, sin embargo, no fue engañado.

I Timoteo 2:14
Y no fue Adán quien fue engañado, sino que la mujer, completamente engañada, cayó en transgresión.

No fue la transgresión de Eva lo que resultó en la muerte de toda la humanidad. La semilla se encuentra en el hombre. Si Adán no hubiera escuchado la voz de su esposa y se hubiese unido a ella en la transgresión, la muerte no habría entrado en la Creación. La humanidad no se habría esclavizado al pecado.

¿Por qué pecó Adán si no fue engañado? La primera pista que recibimos se encuentra en el testimonio del hombre y su esposa.

Génesis 3:12-13
Y el hombre dijo: "La mujer que me diste para que estuviese conmigo, ella me dio del árbol, y yo comí". Entonces Yahweh Dios le dijo a la mujer: "¿Qué es esto que has hecho?" Y la mujer dijo: "La serpiente me engañó y yo comí".

De nuevo encontramos que Eva desobedeció a Dios porque fue engañada. Adán, sin embargo, no fue engañado. Adán colocó su amor por su esposa por encima de su amor y obediencia a Dios. Yahweh confirmó esto cuando le dijo al hombre lo que resultaría de su fatídica elección.

Génesis 3:17
Entonces, a Adán, le dijo: "Por cuanto has escuchado la voz de tu mujer y has comido del árbol sobre el cual te mandé, diciendo: 'No comerás de él'".

Yahweh expresó su voluntad al hombre, y Eva expresó su voluntad al hombre. Adán puso primero su amor por la mujer. La escuchó, en lugar de escuchar a Dios. El resultado fue la muerte. La Creación cayó bajo la maldición del pecado y la muerte porque el hombre trajo confusión al orden correcto de todos los seres vivos. Yahweh debe ser siempre el primer amor del hombre, su primera prioridad. Alterar este orden resulta en muerte.

Mateo 22:35-38
Y uno de ellos, un abogado (escriba), le hizo una pregunta, poniéndole a prueba, "Maestro, ¿cuál es el gran mandamiento en la Ley?" Y le dijo: "Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente". Este es el gran y principal mandamiento".

Adán no transgredió por amar a su esposa. Su transgresión fue que amaba a su esposa más de lo que amaba a Dios. Cristo dijo a Sus discípulos: "Si me amáis, guardaréis mis mandamientos". ¿De quién era el mandamiento para el hombre? Adán obedeció al que más amaba. Adán eligió al "hueso de mis huesos y carne de mi carne" sobre su Creador.

¿Es de extrañar que este tema haya sido un punto en el que Yahweh ha probado a la humanidad desde entonces? Abraham fue probado cuando Yahweh le ordenó que dejara a sus parientes y la casa de su padre. Fue probado cuando Yahweh le ordenó que tomara a su hijo, su único hijo, Isaac, y lo matara en un altar. ¿Quería Yahweh que Abraham odiara a su familia? ¡No! Es la voluntad de Dios que nos amemos unos a otros, pero nuestro amor por Yahweh debe ser siempre el más importante de todos (y nuestra elección si hemos de elegir entrambos).

Recuerdo bien un tiempo cuando Yahweh estaba guiando a mi familia a través de experiencias muy dolorosas. Él nos había proporcionado un hogar durante esta temporada en una comunidad llamada Payne City (Ciudad del Dolor). Mi esposa no quería estar allí. En varias ocasiones durante nuestra estadía en Payne City, recuerdo que me dijo: "Realmente debes odiarme". Cada vez que decía esas palabras, le aseguraba que la amaba, afirmando que no sería amar para mí desobedecer a Dios retrocediendo de las experiencias que Él había elegido para nosotros.

Pueblo de Dios, esto es lo que Cristo quiso decir cuando dijo que ningún hombre podría ser Su discípulo a menos que "aborrezca" a su familia. Yahshua conducirá a Sus discípulos a experiencias que los miembros de su familia consideran repugnantes. Al igual que Eva, los miembros de nuestra familia nos dirigirán a tomar otro camino. (En ocasiones) Deberemos elegir obedecer a Dios u obedecer a nuestras esposas, a nuestros padres, a nuestros hermanos y hermanas, a nuestros hijos e hijas. Elegiremos amar a Dios en primer lugar en nuestras vidas, o poner a otros delante de él.

Algunos de los que leen este escrito pueden estar viendo que una prueba que se avecina. Yahweh no ha cambiado las formas en que trata a sus hijos e hijas. Sigue siendo un alto costo caminar con Él. Algunos hombres que leen este blog saben que si rinden su vida por completo para ir a donde Cristo los guíe y hagan lo que sea necesario, su esposa, sus hijos, sus padres, sus hermanos y hermanas protestarán en contra. La oposición puede ser severa. Los padres pueden privarlo de una herencia. Las esposas pueden amenazar con dejarlo. Los hijos pueden rebelarse. Los hermanos y hermanas pueden traicionarlo.

No piense que Dios no le llevará a la prueba. Cristo ha declarado:

Mateo 10:34-39
"No penséis que vine a traer la paz a la tierra; no vine a traer paz, sino espada. Porque vine a poner al hombre contra su padre, la hija contra su madre y la nuera contra su suegra; y los enemigos de un hombre serán los miembros de su casa. El que ama a padre o madre más que a mí no es digno de mí; y el que ama a hijo o hija más que a mí no es digno de mí. Y el que no toma su cruz y me sigue, no es digno de mí".

Cristo le pondrá a prueba. Él exigirá de usted una obediencia que sea odiosa para los miembros de su hogar. ¿Le seguirás cuando Él lo ordene? ¿O lo retrasará para apaciguar a esposa, hijo, hija, padre o madre?

Sepan esto, ustedes que se niegan a rendir todo a la voluntad del Padre; colocar a la familia antes que Dios producirá la muerte. Adán condenó a todas sus generaciones futuras cuando puso el amor a su esposa por encima del amor a Dios. ¿Supone que usted o yo podremos hacer la misma elección y obtener un resultado diferente? ¡Que no le engañen!

Yahshua no ha engañado a ningún hombre. Él proclamó audazmente a las multitudes que hay un alto costo requerido para ser Su discípulo. Dijo que aquellos que no pagaran el costo serían indignos de Él.

Sin embargo, no todo es amargura. Hay una comunión con Cristo que encontramos cuando participamos de Sus sufrimientos. Lo que perdemos en las relaciones terrenales, lo ganamos en intimidad con Dios. "Hay Amigo más unido que un hermano"; "Nada puede separarnos del amor de Dios". Uno de los nombres de Yahweh es "Dios de toda consolación". Él sabe cómo vendar a los quebrantados de corazón, y cómo consolar a los afligidos. También existe una gran esperanza ante aquellos que soportan el dolor por una noche, porque la alegría llega por la mañana.

¿Oye a Cristo llamándole a la vida de expatriado? Sepa entonces que el llamado comienza como siempre lo ha hecho:

"Sal de tu tierra, y de tu parentela y de la casa de tu padre, a la tierra que te mostraré ..."

"Ven, toma tu cruz y sígueme".

No hay esperanza de que al retrasar la decisión de seguir a Cristo, evite los costos incurridos entre los miembros de la familia. Un hombre se acercó a Yahshua y le dijo: "Señor, permíteme primero ir a enterrar a mi padre". No creo que el padre de este hombre hubiera muerto todavía; él estaba pidiendo que pudiera retrasar el seguimiento de Cristo hasta que su padre falleciera. Probablemente anticipó que su padre objetaría su compromiso de seguir a Cristo, y deseaba evitar el dolor de la división y la discordia en su familia.

No diga: "Esperaré un poco más antes de rendirme para seguir a Cristo a donde sea que Él me guíe". No hay ninguna promesa de que habrá una oportunidad mañana. Debemos elegir obedecer a Cristo mientras Él nos hace señas. No espere a que toda su familia se suba a bordo; eso probablemente nunca sucederá. El profeta Jeremías escribió:

Jeremías 3:14
Y yo te tomaré de una ciudad y de una familia, y te traeré a Sión.

Uno de una ciudad y dos de una familia no son grandes números. Siempre es un remanente el que escuchará el llamado a salir de Babilonia y hacer el viaje a Sión. ¿Será uno de ellos?

---

Este es un extracto de Expatriados.
Página web de Heart4God: http://www.heart4god.ws
Blog de parábolas: www.parablesblog.blogspot.com
Dirección postal:Joseph Herrin PO Box 804 Montezuma, GA 31063 

No hay comentarios:

Publicar un comentario