TRADUCTOR-TRANSLATE

SEGUNDA DE CORINTIOS, Cap. 8 / 1: La ofrenda para los santos, Dr. Stephen Jones





24 de mayo de 2018


El octavo capítulo de Segunda de Corintios trata sobre dar a los santos que lo necesitan. Debe verse en el contexto de un plan de un año para enviar ayuda a los santos en Jerusalén, un plan que Pablo mencionó hacia el final de su primera carta. Leemos en 1 Corintios 16:1-3,

1 Ahora bien, en cuanto a la ofrenda para los santos, haced vosotros también como instruí a las iglesias de Galacia. 2 Que el primer día de la semana, cada uno de vosotros aparte y guarde según haya prosperado, para que cuando yo vaya no se recojan entonces ofrendas. 3 Y cuando yo llegue, enviaré con cartas a quienes vosotros hayáis designado, para que lleven vuestra contribución a Jerusalén.

Parece que algunas de las iglesias en Galacia ya habían donado al fondo de ayuda. En 2 Corintios 8, Pablo nos dice que las iglesias macedonias suplicaron que también se les permitiera dar, y Pablo también nos dice que la iglesia de Corinto había estado ahorrando dinero por alrededor de un año.

Este fondo de ayuda no debe interpretarse en el sentido de que las iglesias griegas estaban subordinadas a la iglesia en Jerusalén. Quizás si ese dinero hubiera sido un diezmo, algunos podrían justificarlo. Pero Jerusalén no era ni la iglesia madre ni el centro religioso del cristianismo. Pablo deja esto muy claro en Gálatas 4:26. Esto fue puramente una donación hecha de muchos corazones en amor.


La iglesia macedonia
La confianza de Pablo en la iglesia de Corinto y su amor por los hermanos se extendió también a su deseo de dar apoyo monetario a sus hermanos necesitados. 2 Corintios 8: 1,2 dice:

1 Ahora, hermanos, deseamos daros a conocer la gracia de Dios que se ha dado en las iglesias de Macedonia, 2 que en una gran prueba de aflicción, su abundancia de gozo y su profunda pobreza se desbordó en la riqueza de su liberalidad.

Pablo usa la frase "dar a conocer" (gnorizo) dieciocho veces en sus escritos, por lo general para presentar una revelación importante que quiere compartir. Las iglesias en Macedonia habían estado bajo oposición y "aflicción" (thlipsis, "tribulación"), como Pablo y Silas experimentaron en Hechos 16:20; 17:5,13).

Pablo hizo referencia a esta oposición y aflicción a la iglesia en Filipos en Filipenses 1:28-30,

28 de ninguna manera alarmados por sus oponentes, que es una señal de destrucción para ellos, sino de salvación para vosotros, y eso también, de Dios. 29 Porque a vosotros se os ha concedido por amor a Cristo, no solo que creáis en Él, sino también que sufráis por él, 30 experimentando el mismo conflicto que vosotros visteis en mí, y ahora oís que hay en mí.

Ahí vemos dos puntos de vista. Aquellos que se oponen al evangelio muestran "una señal de destrucción", pero para los afligidos es solo una cuestión de poder compartir los sufrimientos de Cristo, quien también fue afligido por aquellos que no lo entendieron ni creyeron en Él.

Entonces Pablo les recuerda a los corintios las dificultades entre las iglesias de Macedonia, justo al norte de ellos. Pablo probablemente estaba pensando en la iglesia de Filipos en particular, que resistió una mentalidad de pobreza y mantuvo un corazón generoso hacia los necesitados. De hecho, lo hicieron con "abundancia de gozo".

Así que la carta de Pablo a los Filipenses está tan llena de referencias de gozo que su carta a menudo se conoce como la Epístola del Gozo. Tal gozo, sin embargo, debe verse en su contexto apropiado: aflicción, tribulación y "pobreza profunda", haciendo que su gozo sea aún más notable. Pablo dice que su gozosa generosidad fue "la gracia de Dios que se ha dado en las iglesias de Macedonia". Esta fue su particular manifestación del carácter de Dios.


El espíritu de generosidad
Pablo continúa en 2 Corintios 8:3-5,

3 Porque testifico que según su capacidad, y más allá de su capacidad, ellos dieron por propia voluntad, 4 rogándonos con mucha súplica el favor de participar en el apoyo a los santos, 5 y esto, no como esperábamos, sino que primero se entregaron al Señor y a nosotros por la voluntad de Dios.

No solo dieron dinero sino que "se entregaron al Señor". Le suplicaron a Pablo que les permitiera ayudar a los santos. Tenga en cuenta que no fue Pablo quien les rogó que dieran. Pablo muestra que era reacio a tomar su dinero, ya sea para sí mismo o para "los santos". Por lo tanto, tuvieron que suplicar a Pablo que les diera este privilegio de dar más de lo que podían dar.

Apenas hay un testimonio más grande que este, pero cuando los creyentes se han entregado a Dios, también aman a sus prójimos como a ellos mismos. Al ver a Cristo en los demás, entienden que no están dando a esas personas per se sino que más bien se lo están entregando a Cristo mismo. Esta es la verdadera motivación detrás de un corazón generoso.

Con esta introducción brillante, usando el ejemplo de las iglesias macedonias, Pablo inspiró a los corintios a hacer lo mismo. 2 Corintios 8:6,7 dice:

6 Así que le pedimos a Tito que, como había hecho anteriormente, también completara en vosotros este trabajo lleno de gracia. 7 Pero así como abundáis en todo, en fe y en la palabra [logos, "palabra, discurso, enseñanza, doctrina"] y conocimiento y en toda la seriedad y en el amor que inspiramos en vosotros, ved que abundéis también en esta obra de gracia.

Los creyentes corintios no habían experimentado la adversidad vista en Macedonia. La mayoría de ellos estaban al menos razonablemente acomodados. Entonces Pablo les pidió que "abundaran en esta obra de gracia" (de generosidad) así como ya tenían una abundancia de fe, Palabra, conocimiento, fervor y amor.

Vemos, entonces, cómo en el capítulo 7 Pablo expresó confianza en su diligencia en asuntos de fe, amor y comprensión de la Palabra, y luego en el capítulo 8 les recordó que su generosidad era evidencia de su carácter bueno y diligente.


Sugerencia de Pablo
Pablo continúa en 2 Corintios 8:8,

8 No estoy hablando esto como un mandato, sino como prueba, por la solicitud de otros, de la sinceridad de vuestro amor también. 9 Porque sabéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo, que por amor de vosotros, siendo rico, se hizo pobre, para que vosotros con su pobreza fueseis enriquecidos.

Hoy hay muchos que "ordenan" a las personas que sean generosas. Algunos incluso revocan el cargo de una persona en la iglesia si no cumplen con las expectativas. Cuando la generosidad se ordena pierde su valor intrínseco, ya que la verdadera generosidad debe venir del dador, no del beneficiario. Además, el dinero que se da es para el apoyo del ministerio solo de manera secundaria. El problema mayor es que una persona debe entregarse a Dios. Esto a menudo se pasa por alto o se usa como una herramienta para extraer más dinero.

Jesús es el gran ejemplo de generosidad. Siendo la expresión terrenal de la rectitud, o tsedek, debemos notar que la palabra hebrea también implica generosidad y benevolencia. Jesús era "rico" mientras estaba en el Cielo, pero estuvo dispuesto a nacer en la Tierra como hombre y convertirse en "pobre" para enriquecernos -no ricos en bienes, sino ricos según la norma de la riqueza en el Cielo mismo. La riqueza del Cielo se mide en términos de amor (generosidad), del conocimiento de la mente de Dios y de la madurez espiritual.

No es que los creyentes deberían ser pobres o deberían esperar ser pobres. La Biblia tiene ejemplos de ricos y pobres, que no condenan ni a unos ni a otros, sino que se centran en el carácter de los hombres. Ser rico o pobre no es el problema. Solo el corazón es importante para Dios. Tanto los ricos como los pobres pueden tener corazones generosos, aunque en el mundo real hay muchas más personas pobres con corazones generosos.


10 Doy mi opinión en este asunto, porque esto es para vuestra ventaja, quienes fueron los primeros en comenzar hace un año no solo en hacer esto, sino también en desear hacerlo. 11 Ahora pues, acabad también de hacerlo; para que como hubo la buena voluntad para desearlo, así también la haya para llevarlo a cabo según lo que tengáis.

Vemos aquí que un año antes, la iglesia de Corinto fue la primera en sugerir tomar una colecta para ayudar a sus hermanos menos afortunados en Jerusalén. Parece que Pablo les había hablado de la pobreza de esos creyentes. Querían hacer algo al respecto, por lo que decidieron comenzar a construir un fondo para que Pablo lo llevara más tarde.

Fueron "los primeros" de las iglesias en comenzar este proyecto de ayuda. Había pasado un año, y se acercaba el momento en que Pablo iría a Jerusalén. Originalmente, Pablo tenía la intención de ir a Corinto antes de ir a Jerusalén, momento en el que había planeado recoger las donaciones, pero esos planes habían cambiado. Alguien tendría que llevar el dinero a Pablo en otra ubicación específica.

Sin duda, Pablo quería brindarles un alivio monetario como muestra de amor y unidad. Hubo tensión entre los cristianos judíos y griegos sobre el tema de la circuncisión y la distinción entre el Antiguo y el Nuevo Pacto. Esta disputa amenazaba con dividir a la Iglesia. Pablo sabía que este don monetario haría mucho para promover la buena voluntad que ayudaría a unificar las dos facciones.

Se acercaba el tiempo para que Pablo fuera a Jerusalén, llevando estos donativos de las iglesias griegas. Entonces Pablo les dice a los Corintios en el versículo 11 que debían completar el proyecto que habían deseado hacer durante el año pasado.


Category: Teachings

Dr. Stephen Jones

No hay comentarios:

Publicar un comentario