TRADUCTOR-TRANSLATE

CORRECCIÓN FRATERNAL, Obispo François Fénelon





Efesios 4:15
sino que SIGUIENDO LA VERDAD EN AMOR, crezcamos en todo en aquel que es la cabeza, esto es, Cristo,

Los que corrigen a los demás deben esperar que el Espíritu Santo vaya por delante de ellos y toque el corazón de la persona. 
Aprende a imitarlo a Él, que reprende con delicadeza. La gente no necesita ver a Dios condenándola, sino que debe darse cuenta dentro de sí misma que ha hecho algo incorrecto. 
No seas implacable. No vaya a ser que la gente vea a Dios como un ogro dedicado a criticarla. Cuando te enojas por la falta de otra persona, por lo general no se trata de una "justa indignación", sino de tu propia personalidad impaciente, que se está expresando a sí misma. El imperfecto señalando con el dedo a otro imperfecto. Mientras más te ames a ti mismo egoístamente, más crítico vas a ser con los demás. Él amor propio no puede perdonar el  amor propio que descubre en los demás. Nada ofende tanto a un corazón altanero y presumido como ver otro semejante a él. 
En cambio, el amor de Dios está lleno de consideración, de paciencia y de ternura. Saca a las personas de sus debilidades y de sus pecados paso a paso. Mientras menos egoísta seas, más considerado serás con los demás. 
Espera largo tiempo; espera años, antes de dar un consejo. Y entonces, da sólo el consejo cuando Dios abra el corazón de quienes lo deben recibir. Si recoges la fruta antes que madure, la vas a echar a perder por completo. 
Tus amigos imperfectos, y todos somos imperfectos, sólo te pueden conocer de una forma imperfecta. Ven en ti lo que tú no puedes ver, y pasan por alto mucho de lo que tú sí ves. Ven enseguida las cosas que los ofenden, pero no miran con profundidad dentro de ti a las faltas que se hallan bien escondidas. Aun sus mejores juicios son superficiales.

Fénelon
(Extractado por Piedad H. Navarro López del libro "Cien Días en el Lugar Secreto")

No hay comentarios:

Publicar un comentario