TRADUCTOR-TRANSLATE

Apéndice 7: RESTAURACIÓN DE TODAS LAS COSAS- Testimonio de Hannah Whitall Smith, autora de Secreto Cristiano para una Vida Feliz ("El Jubileo de la Creación"), Dr. Stephen Jones




Apéndice 7
El testimonio de Hannah Whitall Smith,

autora de Secreto Cristiano para una Vida Feliz

Sobre la Restauración de Todas las Cosas

Este testimonio es el texto parcial del capítulo 27 de su libro, El Desinterés de Dios en la publicación original. Fue editado en ediciones posteriores cuando fue publicado por Littlebrook Publishing, Inc. en Princeton, NJ, porque no estaban de acuerdo con sus puntos de vista.

Un día, cuando viajaba en un tranvía por Market Street, Filadelfia, vi que dos hombres entraban y se sentaban frente a mí. Los vi vagamente a través de mi velo, pero me felicité a mí misma de que solo fuera vagamente, ya que así me libré de la ola de angustia que tantas veces me había barrido a la vista de una cara extraña.

El revisor vino por su pasaje, y me vi obligada a levantar mi velo para no contarlo. Cuando lo levanté, pude ver los rostros de esos dos hombres y, con un abrumador torrente de angustia, me pareció captar una nueva y más clara revelación de la miseria que el pecado había causado a los seres humanos. Fue más de lo que pude soportar. Apreté mis manos y grité en mi alma, "¡Oh Dios! ¿Cómo puedes soportarlo? Podrías haberlo impedido, pero no lo hiciste. Ahora incluso puedes cambiarlo, pero Tú no lo harás. No veo cómo puedes seguir viviendo y soportarlo. Reprendí a Dios. Y me sentí justificada al hacerlo.

Entonces, de repente, Dios pareció responderme. Una voz interior dijo, en tonos de infinito amor y ternura: "Verá el trabajo de su alma y quedará satisfecho". "¡Satisfecho!", Lloré en mi corazón. "¡Cristo debe estar satisfecho! ¡Podrá ver la miseria del mundo y luego la tribulación a través de la cual Él ha pasado a causa de ella, y estará satisfecho con el resultado! Si yo fuera Cristo, nada podría satisfacerme, sino que todo ser humano debería al final ser salvo, ¡y por lo tanto estoy segura de que nada menos lo satisfará!"

Con esto, un velo parecía retirarse de los planes del Universo, y vi que era verdad, como dice la Biblia, que "como en Adán todos mueren, así también en Cristo todos deben ser vivificados". Al igual que el primero, también lo fue el segundo. El "todo" en un caso no podría significar menos que el "todo" en el otro. Vi por lo tanto que el remedio debe ser necesariamente igual a la enfermedad, la salvación debe ser tan universal como la caída.

Vi todo esto ese día en el tranvía de Market Street, Filadelfia, ¡no solo lo pensé, lo esperé o incluso lo creí, sino que lo sabía! Fue un hecho Divino. Y desde ese momento nunca he tenido un pensamiento inquisitivo sobre el destino final de la raza humana. Dios es el Creador de todo ser humano; por lo tanto, Él es el Padre de cada uno y todos son Sus hijos; y Cristo murió por cada uno, y es declarado "la propiciación no por nuestros pecados solamente, sino también por los pecados de todo el mundo" (1 Juan 2:2). Por grande que sea la ignorancia, por lo tanto, o por grave que sea el pecado, la promesa de salvación es positiva y sin limitaciones.

Es cierto que "por la ofensa de uno, el juicio vino sobre todos los hombres para la condenación", es igualmente cierto que, "por la justicia de uno, el regalo gratuito vino sobre todos los hombres para la justificación en vida". Limitar el último "todos los hombres" también es limitar el primero. La salvación es absolutamente igual a la caída. Habrá una "Restitución Final de Todas las Cosas, cuando, en el nombre de Jesús, toda rodilla se doble, de cosas en el Cielo, y cosas en la Tierra, y cosas debajo de la Tierra, y toda lengua confesará que Jesucristo es Señor para la gloria de Dios el Padre". Cada rodilla, cada lengua -palabras que no podrían ser más abarcadoras.

El cómo y el cuándo no pude ver; pero el único hecho esencial era todo lo que necesitaba, que en alguna parte, y de alguna manera Dios iba a hacer las cosas bien para todas las criaturas que había creado. Mi corazón estaba descansando sobre eso para siempre.

Me apresuré a ir a buscar mi Biblia para ver si el magnífico hecho que había descubierto podría haber estado todo este tiempo en la Biblia y no lo había visto, y en el momento en que entré a la casa, no esperé para despegar mi sombrero, sino que corrí de inmediato a la mesa donde siempre mantuve mi Biblia y Concordancia listas para usar, y comencé mi búsqueda.

Inmediatamente, todo el Libro pareció estar iluminado. En cada página, la verdad acerca de los "Tiempos de la Restitución de Todas las Cosas", de la que el apóstol Pedro dice "Dios ha hablado por boca de todos sus santos profetas desde el principio del mundo", brilló y no quedó espacio para el interrogatorio. Me volví con avidez de página en página de mi Biblia, riendo en voz alta de alegría por el brillo de la luz que lo iluminaba todo. Se convirtió en un nuevo Libro. Otra piel parecía haberse desprendido de cada texto, y mi Biblia brillaba con un nuevo significado. No digo con un significado diferente, porque en ningún sentido el nuevo significado contradice lo viejo, sino un significado más profundo, el verdadero significado escondido detrás de la forma externa de las palabras. Las palabras no necesitan ser cambiadas; solo necesitaban ser entendidas; y ahora, finalmente, comencé a entenderlas.

https://gods-kingdom-ministries.net/teachings/books/creations-jubilee/appendix-7-poem-a-word-to-the-elect/

1 comentario:

  1. Joh 9:1 Al pasar Jesús, vio a un hombre ciego de nacimiento.
    Joh 9:2 Y le preguntaron sus discípulos, diciendo: Rabí, ¿quién pecó, éste o sus padres, para que haya nacido ciego?
    Joh 9:3 Respondió Jesús: No es que pecó éste, ni sus padres, sino para que las obras de Dios se manifiesten en él.

    el Señor no inculpó al ciego ni a sus padres, tal como lo hemos hecho. Y digo lo hemos hecho porque en adelante, gracias a Dios y a instrumentos como nuestro hermano Sthephen y la hermana del testimonio, también para nosotros, gracias a esta verdad, la escritura ha tomado un significado precioso y edificante.

    ResponderEliminar