TRADUCTOR-TRANSLATE

SEGUNDA DE CORINTIOS: Introducción, Dr. Stephen Jones



Introducción

09 de abril de 2018



Pablo escribió tres cartas a los Corintios. La primera se ha perdido, aparentemente porque Pablo no quería que se incluyera cuando se le encomendó a Juan canonizar el Nuevo Testamento. La que ahora conocemos como Primera Corintios fue, de hecho, la segunda carta de Pablo a esa iglesia. Su tercera carta, escrita un año después, fue la tercera de Pablo.

Recuerde que Pablo pasó 18 meses en Corinto en su segundo viaje misionero (Hechos 18:11), estableciendo la iglesia y ordenando ancianos con la responsabilidad de continuar el trabajo en su ausencia. Desde allí, Pablo navegó a Éfeso, acompañado por Aquila y Priscila, luego a Cesarea en la costa palestina, y finalmente a Antioquía, la iglesia que había enviado al apóstol a sus misiones. Allí, Pablo informó sobre el éxito de su viaje.

Pablo pasó la mayor parte del año 54 d.C. en descanso en Antioquía. Luego, Pablo comenzó su tercer viaje misionero visitando las iglesias de Asia en "la región de Galacia y Frigia" (Hechos 18:23). Pasó la mayor parte de su tiempo en Éfeso, comenzando a fines del 54 o al comienzo del 55 d.C.. Pasó un poco más de dos años allí (Hechos 19:10), "realizando milagros extraordinarios", sanidades y liberaciones de espíritus malignos.

Durante este tiempo, recibió una angustiosa carta de Cloe sobre el deterioro de la situación de la iglesia en Corinto. Pablo luego envió su respuesta en lo que ahora reconocemos como Primera de Corintios, escrita en el 55 o 56 d.C.. Su carta fue exitosa solo parcialmente. El hombre culpable de incesto con su "madre" (probablemente madrastra) fue reprendido "por la mayoría" (2 Corintios 2:6), pero algunos aún no aceptaron la autoridad apostólica de Pablo. Por lo tanto, la última carta de Pablo se centró en gran medida en la defensa de su apostolado.

Pero antes de que Pablo escribiera su última carta a Corinto, hizo un rápido viaje en barco de regreso a Macedonia. La razón inmediata de este viaje fue escapar del arresto por arruinar la "prosperidad" de los fabricantes locales de ídolos (Hechos 19:25). Gayo y Aristarco fueron arrastrados al magistrado. Pablo quería ir a la audiencia para explicar su posición, pero "los discípulos no se lo permitieron" (Hechos 19:30).

La "reunión tumultuosa" casi creó un motín (Hechos 19:40), pero el magistrado vio que no se habían roto las leyes y dio a Demetrio una severa advertencia antes de desestimar el caso. Pablo luego fue a Troas (es decir, Troya). En 2 Corintios 2:12, Pablo mencionó su viaje a Troas, diciendo:

12 Cuando llegué a Troas por el evangelio de Cristo, y cuando se me abrió una puerta en el Señor, 13 no tuve descanso en mi espíritu al no encontrar a mi hermano Tito; pero despidiéndome de ellos, fui a Macedonia.

Pablo pasó tres meses en Macedonia y Grecia. Luego se enteró de un complot contra su vida (Hechos 20:2,3), que le impidió navegar a Siria. Rápidamente cambió sus planes, caminó a Filipos, y de allí regresó a Troas después de la fiesta de la Pascua (Hechos 20: 6).

En Troas, Pablo resucitó a Eutico de entre los muertos, un niño que se había dormido durante la enseñanza de Pablo y se había caído desde la ventana del tercer piso (Hechos 20:9-12). Este milagro aparentemente tuvo un efecto poderoso sobre los padres del niño, porque más tarde en 2 Timoteo 4:13 sabemos que Pablo les confió "los pergaminos", es decir, las copias de las cartas de Pablo, algunas de las cuales serían enviadas a Juan más tarde para su inclusión en el canon del Nuevo Testamento.

La referencia de Pablo a su viaje a Troas en 2 Corintios 2:12 nos ayuda a fechar esta carta, porque es cierto que la escribió poco después, aunque no desde la misma Troas. Es probable que haya escrito esta carta después de regresar a Éfeso a principios del año 58 d.C., con la intención de ir a Jerusalén para la fiesta de Pentecostés (Hechos 20:16). Cuando la escribió, ya había hecho planes de ir a Judea (2 Corintios 1:16).

Las conspiraciones contra la vida de Pablo, junto con otras tribulaciones, a menudo causaron que Pablo cambiara sus planes abruptamente. Algunos lo criticaron por hacerlo, tal vez alegando que carecía de fe en las promesas de Dios. Por lo tanto, Pablo escribió en 2 Corintios 1:17: “Por tanto, cuando me propuse esto, ¿acaso obré precipitadamente (vacilando)?” Pablo tenía confianza en las promesas de Dios (2 Corintios 1:20), pero al mismo tiempo él entendía que Dios esperaba que fuera prudente y evitara el peligro.


Pablo nunca regresó a Corinto, como veremos, porque Pablo explica sus razones para ello en el capítulo 2 de su carta.


Etiquetas: Serie Enseñanzas 
Categoría: Enseñanzas

No hay comentarios:

Publicar un comentario