TRADUCTOR-TRANSLATE

EVIDENCIA DE COSAS OCULTAS 25: Una creciente esperanza, Joseph Herrin






Llegó el 23 de abril y como era miércoles, hubo una reunión de la iglesia esa noche a la que deseaba asistir. Teníamos poca gasolina en el coche y nada de dinero. Mi esposa fue invitada a asistir a una reunión de costura de damas esa mañana con miembros de esta misma confraternidad, pero las cosas estaban tan apretadas que sabía que si ella iba no tendríamos suficiente gas para ir a la reunión de la iglesia en la noche. Después de orar, me sentí seguro de decirle que fuera, creyendo que si Dios quería que asistiéramos a la reunión esa noche, Él proporcionaría el dinero necesario para el gas. Mi esposa llevó a nuestros dos hijos con ella, y esto me dejó solo en casa, y aproveché la oportunidad para orar.

Durante las semanas anteriores, el Padre me había conducido a un lugar donde podía conocer la paz en medio de las pruebas. A menudo antes, cuando el Espíritu nos había llevado a través de alguna prueba de fe y obedecimos, lo hicimos con temor y temblor. El Espíritu comenzó a testificarme que era posible para nosotros pasar por estas pruebas de fe y conocer la paz en medio de la tormenta. Escribí un artículo en este momento compartiendo esas cosas que el Espíritu estaba hablándome, y lo titulé "Descansando en la confianza de Su amor".

En la semana siguiente a las instrucciones de Dios para que pusiéramos ambos pies en el agua, encontré que pude caminar en un lugar de paz que no conocía anteriormente durante tales pruebas. Yo era muy alentado al meditar sobre la fidelidad de Dios hacia nosotros en el pasado, y también leyendo el libro sobre la vida de Rees Howells. Además de esto, el Espíritu me había hablado proféticamente a través de mi hija unos nueve meses antes durante un momento de grandes pruebas. Esta profecía fue escrita y encontré un estímulo constante al leerla. La profecía decía:

Palabra de Kristin - 24 de julio de 2002
Tengo grandes cosas guardadas para tu familia. Cosas maravillosas por las que yo solo puedo obtener crédito. Mis ovejas oirán Mi voz y sabrán que Yo soy, el Señor tu Dios. Mi provisión está en camino. Mi tiempo es perfecto. No necesitas temer ningún problema, en cambio, confía en Mí. El tiempo aún no ha llegado para revelar todas las cosas, pero he aquí, se está acercando. Necesitas tener no menos que grandes expectativas, porque Yo, el Señor tu Dios, estoy en control. Mira y espera. Debes dejar atrás todos tus pensamientos tontos de duda e incredulidad, porque grande es Mi recompensa para aquellos que confían. No olvides esas cosas que he hecho para ti, y espera mayores cosas en el futuro. Soy un Dios justo, aquellos que ponen su vida en Mis manos nunca deben temer. Espera con anticipación las cosas que están por venir. Ellas se están acercando. Esas cosas que te he hablado se cumplirán, porque no miento.

He escuchado el llanto de tu corazón. Yo no he hecho oídos sordos. Soy un Padre al que le encanta dar buenos dones a Sus hijos. Confía en mi tiempo. Debes aprender a escuchar Mi voz y solo Mi voz. Toma el camino que he establecido para ti. No gires a la derecha o a la izquierda.

En este día, el 23 de abril, mientras oraba, fui llevado a leer el Salmo del día, que no es algo que normalmente hago. Mientras leía el Salmo, sentí la presencia del Espíritu, y recibí gran consuelo y paz. Las primeras palabras declaran:"El Señor es mi pastor, nada me faltará". La palabra "faltar" es sinónimo de "carencia". Esta Escritura testifica que no conoceremos la carencia, porque nuestro Pastor se ocupará de todas nuestras necesidades.

Justo unos días antes había encontrado en un bote de basura en el baño dos versículos escritos en tarjetas de 3x5 que había grabado unos 20 años antes. Mi hijo había obtenido las tarjetas y las usó para algún propósito, haciendo un agujero en el centro de cada una, pero pude todavía leer las Escrituras que decían:

Mateo 6:30-34
"No os preocupéis entonces, diciendo: '¿Qué comeremos?' o '¿Qué beberemos?' o
'¿Con qué nos vestiremos?' Porque todas estas cosas buscan los gentiles ansiosamente; porque vuestro Padre celestial sabe que necesitáis todas estas cosas. Sino buscad primero su reino y su justicia; y todas estas cosas os serán añadidas. Por lo tanto no os angustiéis por el mañana; porque el mañana se cuidará a sí mismo. Cada día tiene suficientes problemas por sí mismo".

Filipenses 4:5-7
No os preocupéis por nada, sino en todo mediante la oración y la súplica con acción de gracias, dad a conocer vuestras peticiones a Dios. Y la paz de Dios, que sobrepasa toda comprensión, guardará vuestros corazones y vuestras mentes en Cristo Jesús.

Se me ministró una gran paz al meditar en estas Escrituras. Como yo consideraba que es el mandato del Señor que no debemos estar ansiosos por nada, sentí una liberación de aferrarme a la ansiedad que había conocido la mayor parte de mi vida. Anteriormente había actuado como si fuera un deber cristiano estar ansioso por los cuidados de la vida. De alguna manera, el pensamiento había sido arraigado en mi psique que un cristiano responsable debe preocuparse proporcionando las necesidades de la vida para él y su familia. Había recogido la idea de que estaba bien seguir a Dios con fe, pero uno debe actuar como un ciudadano responsable estando constantemente preocupado hasta que la manifestación de la provisión de Dios venga.

Odiaba esta ansiedad. La ansiedad es la hija del miedo, y crece rápidamente hasta hacerse un horrible monstruo. Ahora estaba escuchando al Espíritu decir que no era la voluntad de Dios que la ansiedad estuviera en mi corazón. Toda la preocupación debía ser apartada. La paz y la confianza debían ser el hábito y la mentalidad del creyente. Durante las últimas dos semanas desde que puse ambos pies en el agua fui capaz de experimentar una paz y confianza que antes me habían eludido. En este día en particular, experimenté audacia al saber que Dios ciertamente satisfaría nuestras necesidades.

Alrededor de las 2:30 de la tarde llegó el correo y no había dinero en él, solo un extracto bancario que me decía que tenía $ 1,22 en la cuenta. Estuve en paz incluso al ver esto. Entré en mi habitación y me arrodillé junto a la cama y oré, expresando mis necesidades a Dios. Le agradecí a Dios que sabía que tenía los ojos puestos en nosotros y confiaba en Él. Terminé diciéndole a Dios que estaba experimentando tal paz que creí que podía dormir en la popa del barco en este momento mientras la tormenta bramaba a mi alrededor.

Cuando me levanté, me sentí guiado a verificar mi saldo bancario en línea, y cuando lo hice, encontré que un depósito se había realizado en nuestra cuenta por $ 500. Esto fue inesperado, y vino de un hermano cristiano en la mitad del mundo. No puedo expresar con cuánta alegría se inundó mi alma. No era solo que tuviéramos algo de dinero, sino que era un testimonio del hecho de que Dios está presente y mirándonos a cada minuto. Él conoce nuestras necesidades tan íntimamente y es capaz y está dispuesto a proporcionárnoslas. Comencé a cantar el Salmo 23 "El Señor es mi Pastor, nada me faltará". Durante la siguiente hora recorrí la casa cantando a Dios y alabándolo por Su amor y vigilancia sobre nosotros. Esperaba que mi esposa y mis hijos llegaran a casa, y así poder compartir este milagro de provisión con ellos. Cuando llegaron todos nos sentamos y mi esposa me preguntó si podía compartir primero. Ella me dijo que una dama en la reunión, la esposa de un anciano en la iglesia, se le acercó y le dio cuarenta dólares. Ella le dijo a Tony que realmente quería que siguiéramos yendo a la iglesia y sabían que era un viaje largo, y entonces quería darnos dinero para llegar allí.

Qué respuesta fue esta a mi oración esa mañana. Le había pedido al Padre que si era Su voluntad para nosotros que fuéramos a la iglesia, que Él proporcionara el dinero para el gas. Aquí estaba el dinero que nos dieron con el propósito expreso de ser utilizado para comprar gasolina para conducir a la iglesia. El Padre no podría haber respondido mi oración más específicamente. Esta mujer no solo nos dio dinero para gastos; fue para el gas. Tampoco era que el gas fuera para conducir a cualquier parte, sino para permitirnos conducir a la iglesia. Qué confirmación fue para nosotros que Dios quería que nosotros asistiéramos a esta confraternidad de creyentes.

Cuando luego compartí mis noticias con la familia, quedaron impresionados. Qué increíblemente bueno fue ver a mis hijos y esposa exultantes con la provisión fiel del Padre.

El Señor es mi Pastor, no me faltará nada bueno. Todas estas cosas fueron conspirando juntas para elevar el nivel de mi esperanza y expectativa de que Dios en este momento levantaría al pueblo de fe por el cual había orado durante mucho tiempo. Sentí una gran emoción por los próximos eventos.


http://www.heart4god.ws/books-by-joseph-herrin.htm

No hay comentarios:

Publicar un comentario