TRADUCTOR-TRANSLATE

EVIDENCIA DE COSAS OCULTAS 24: Ambos pies adentro, Joseph Herrin





A medida que mis horas de trabajo en la universidad estaban disminuyendo, empecé a sentir que una transición estaba viniendo otra vez y que el Padre nos llevaría a confiar en Él completamente para nuestra provisión. También comencé a sentir una vez más la falta de deseo de permanecer donde Dios temporalmente me colocó como instructor en la universidad, deseando más bien estar ocupado en la enseñanza de la Palabra de Dios a los santos. El 20 de febrero de 2003, un hermano cristiano de California me envió un correo electrónico para darme a conocer una oportunidad de administrar un centro de retiros en un rancho que poseía. Él tenía una visión de que fuera utilizado como un centro de entrenamiento espiritual y sintió que el Señor podría estar llamándome a ser un instrumento para levantar una obra allí.

Mi primer pensamiento cuando escuché de esta oferta fue que el Señor me había llevado a orar durante los últimos diez años para que Él levantara un pueblo en Middle Georgia para alabanza de Su gloria, y que este rancho en California me alejaría de ver este cuerpo levantado. Sin embargo, el Padre nunca me dio un cronograma para levantar a este pueblo, y consideré que era posible que pudiera llevarnos a California por un tiempo.

Esto parecía mucho más posible porque mi esposa había volado hacía solo siete semanas a California para pasar tiempo con una amiga cercana, y todo lo que había hablado desde su regreso era que quería mudarse a California.

El momento de esta oferta fue justo para mí para poder dar aviso en la universidad que no volvería y terminaría mi enseñanza allí con el trimestre actual. Además, nuestro contrato de arrendamiento vencería a finales de abril, y este hermano en California compartió que su actual cuidador de la propiedad se iría en mayo. Como estaba convencido de que una transición estaba viniendo, y me sentí liberado en mi espíritu de la universidad, di mi aviso de que no volvería para enseñar la próxima sesión. Compartí con mi esposa que si Dios nos llevaba a California o no, estaba convencido de que estaría haciendo algo diferente para cuando mi cumpleaños llegara el 7 de mayo. Mis deberes universitarios terminaron el 19 de marzo, y en este momento todavía estábamos inquietos porque California era nuestro destino, sin haber escuchado una confirmación final del hermano cristiano con el que había hablado.

Como familia, comenzamos a orar en serio para que Dios nos mostrara su voluntad. Tony, Kristin, Josías y yo comenzamos a buscar a Dios diariamente por dirección. El 25 de marzo todavía no habíamos escuchado nada definitivo con respecto a la mudanza a California, y estaba sintiéndome como si estuviéramos en un estado de limbo, nos reunimos y oramos para que el Padre nos dirigiera. El rancho sonaba como una maravillosa oportunidad, porque acercaría a mi esposa a su amiga en California, y la ubicación era muy pintoresca. Estaba ubicado justo al lado del Parque Nacional Yosemite, rodeado por tres lados por el parque nacional. Tenía una vista hacia las montañas de Sierra Nevada y un lago repleto de lubinas y percas. Sin embargo, aún con toda esta atracción natural, rogamos sinceramente que si esto no fuera la voluntad del Señor para nosotros en el momento, que la puerta fuera cerrada. Expresamos el deseo de nuestro corazón al Padre de que preferiríamos estar en el en medio de un desierto con Él, que estar en un paraíso sin Él.

A la mañana siguiente, llegó la respuesta. El hermano que era dueño del rancho me envió un correo electrónico para decirme que la situación había cambiado y que algunas cosas le habían sido mal comunicadas. El cuidador que pensó que iba a mudarse, en realidad tenía intenciones de quedarse, y sintió que no podía pedirle que se fuera. Esto nos dejó un poco en un dilema, porque había dejado a mi empleador anticipándome a que Dios nos moviera a participar en un nuevo trabajo en alguna parte, y ahora no teníamos ninguna puerta abierta ante nosotros.

Pasó una semana con nuestra familia en la situación de no saber a lo que Dios estaba llamándonos, y como estábamos en la primera semana de abril me sentí llevado a llamar a mi familia a un día de oración y ayuno. Esta fue la primera vez que nuestros hijos ayunaron, y fue una buena experiencia para ellos. Nos reunimos varias veces durante el día para orar y pedirle al Padre que nos diera dirección.

No llegó ninguna dirección ese día, pero dos días después, mientras estaba sentado a la mesa con mi hija, le dije que me sentí inducido a visitar una iglesia no confesional cuyos miembros habían salido un año antes de una congregación menonita. Mi hija fue bastante sorprendida con esto, porque habíamos estado fuera de cualquier grupo organizado de creyentes durante los últimos tres años.

Durante nuestros tres años de andanzas en el desierto, nos perdimos la comunión de los santos, y en varias ocasiones buscamos volver a tener compañerismo con algunos grupos de creyentes. En cada ocasión, sin embargo, el Espíritu nos hizo saber de inmediato que esta no era su voluntad para nosotros. En cierto modo, me sentí como Samuel cuando los siete hijos de Jesé pasaron delante de él. Algunas de las iglesias que pensamos visitar se veían impresionantes, pero cuando las consideramos escuchamos al Señor decir:

I Samuel 16: 7
"No mires su apariencia o en la altura de su estatura, porque yo lo he rechazado; porque Dios no ve lo que el hombre ve, porque el hombre mira la apariencia externa, pero Yahweh mira el corazón".

En cada iglesia con la que consideramos asociarnos, el Señor diría: "No he elegido a esta tampoco". Debo admitir que al sugerir que visitáramos este recientemente formado cuerpo de creyentes, una parte de mí esperaba escuchar al Señor decir estas palabras una vez más. Sin embargo, el Espíritu nunca me habló estas palabras, y encontré una emoción creciente dentro de mí de que Dios estaba a punto de cumplir aquello por lo que yo había orado desde 1993. Tuve una gran esperanza de que Dios en este momento levantara un pueblo para Su alabanza, y que este nuevo cuerpo de creyentes debía ser a través de los cuales comenzaría este trabajo.

Tenía esperanzas similares en las dos últimas iglesias en las que habíamos participado, pero mis esperanzas no se cumplieron cuando ambos cuerpos fallaron en avanzar con fe cuando Dios les pidió que lo hicieran. Habían sido intimidados por los gigantes de la Tierra, y las fortalezas y ciudades amuralladas a ser conquistadas. Continué buscando personas que no rechazaran los desafíos y obstáculos ante ellos, y en el transcurso de las próximas semanas tuve muchas razones para que la esperanza renaciera y poder ver a un pueblo así crecer pronto.

El 6 de abril de 2003 visitamos este grupo de creyentes que se estaban reuniendo en un almacén que pertenecía a una empresa de techados. La ubicación era muy rural. Fuimos invitados a una casa a compartir el almuerzo con una familia de esta iglesia, y cuando les hablé el hombre compartió increíbles historias de confianza en Dios. Aquí había un hombre que compartía conmigo y que había echado todo sobre Dios en un tiempo de prueba y él había visto a Dios librarlo de una manera espectacular. Él había sido juzgado en fuego, y se había enfrentado a la pérdida de todo lo que poseía. El había elegido apoyarse solo en Dios para librarlo, y Dios había sido fiel. Cómo se animó mi corazón cuando le escuché. Había estado anhelando encontrar personas con una fe real y práctica, y estaba escuchando de tal fe. Las horas pasaron como minutos mientras escuchaba a este hermano compartir de sus propias pruebas y de su determinación de demostrar fe ante Dios.

Era la práctica de este cuerpo hacer que los hombres se turnaran para traer una meditación cada domingo, y yo estaba muy animado por lo que escuché. Los jóvenes fueron incluidos en este tiempo de compartir, y escuché algunos mensajes maravillosos provenientes de corazones jóvenes, que anhelaban experimentar una caminata vital con Dios. Me impresionaron los mensajes de fe que estaba escuchando, y la sinceridad muy evidente de estos jóvenes.

El 14 de abril tuve una sensación creciente de que el Señor nos iba a mover a ser parte de esta confraternidad. Estaba a unos 35 minutos en coche del almacén donde se encontraban, y todos los miembros de la iglesia vivían a cierta distancia de nosotros. Nuestro contrato de alquiler de nuestra casa debía terminar en dos semanas, y yo estaba seguro de que el Señor nos movería, pero no tenía idea de adónde.

Como familia, continuábamos diariamente en oración, pidiéndole al Padre que revelara Su voluntad. El 14 de abril el Espíritu me habló y me dijo: "Me estás pidiendo que manifieste Mi dirección y una provisión para ti, pero solo tienes un pie en el agua. Has dejado tu trabajo, y esto es poner el primer pie en el agua. El segundo pie es dar el aviso a tu propietario de que te mudarás".

Pensé en esto un poco, y me pareció razonable que Dios pidiera tal cosa, porque a menudo nos pide que hagamos lo que no es razonable en lo natural. Yo una vez más llamé a mi familia y compartí lo que el Señor me había dicho acerca de dar nuestro aviso sobre nuestro contrato de arrendamiento. Sentí cierta reserva en ellos, y esto me llevó a dudar. Regresé a la oración y le pedí a Dios que confirmara Su voluntad. Solo tres días antes había llegado un libro en el correo que no había pedido, tampoco lo esperaba. El libro se llamaba Rees Howells:Intercesor y un hermano cristiano se había sentido impresionado a pedir que se me enviara una copia a mí. Sentí que el Espíritu me llevaba a coger el libro y comenzar a leer donde me había quedado. El siguiente capítulo se titulaba “Parado en la Cola”. Fue toda la confirmación que necesitaba.

El capítulo contenía un maravilloso testimonio de Dios llamando a Rees Howells y su esposa a un nuevo trabajo como misioneros a África. Detallaba el trato de Dios con esta pareja inglesa cuando él requirió que salieran en fe para seguir Su dirección. Él dijo que los llevaría a África cuando no tenían dinero para siquiera tomar un tren a Londres. Ellos fueron guiados a comprar boletos para llevarlos tan lejos como pudieran, que era solo a 20 millas. La siguiente conexión que tenían que hacer estaría en un tren que llegaría en un par de horas. Rees no tenía dinero para los billetes, y el tiempo estaba cerca para abordar el tren, cuando Dios le habló y le dijo: "¿No has predicado que una palabra Mía es tan buena como una moneda? ¿Qué harías si tuvieras el dinero en tu bolsillo ahora mismo?" Respondió Rees, "Yo entraría en esa cola de boletos para poder comprar los míos". Entonces Dios respondió: "Entonces ve a la línea".

Había cerca de doce personas frente a él en la cola, y el diablo comenzó a venir contra él. El diablo dijo: "Estás como los israelitas que tenían los ejércitos de Egipto tras de ellos y el Mar Rojo en el frente. Vas a llegar al frente de la línea y vas a tener que salirte porque no tienes dinero". Respondió Rees, "Estás equivocado, porque Dios dijo que fuera por aquí". Cuando llegó a donde solo había dos personas en fila en frente a Rees, un amigo, que los había seguido a la estación para despedirlos, de repente caminó y dijo que no podía quedarse porque tenía que abrir su tienda, y él puso 30 chelines en la mano de Rees. Rees utilizó este dinero para comprar los boletos a Londres, y el Señor luego abrió muchas otras fuentes de provisión a medida que otros amigos comenzaron a acercarse y darles regalos financieros.

Llamé a mi familia y les leí este capítulo. Dios me estaba pidiendo que pusiera ambos pies en el agua, lo que era similar a lo que hizo cuando le pidió a Rees Howells que se pusiera en la fila para comprar boletos. Le pregunté a mi familia si alguno de ellos ahora dudaba que esta fuera la voluntad del Señor para nosotros. Todos dijeron que ya no dudaban.

Rees Howells compartió que esta experiencia de estar parado en la cola para comprar un boleto era algo de lo que se alegraba de no haber sido privado, porque le proporcionó una gran confianza de estar en la voluntad del Señor cuando vio Su provisión venir de repente y milagrosamente. Le dije a mi familia que el Señor también usaría Su liberación y provisión en nuestras vidas para darnos confianza de Su camino delante de nosotros, haciéndonos saber que estábamos en Su voluntad.

Llamé a nuestro arrendador y él respondió de inmediato. Pregunté si podía ir a hablar con él y él me dijo que fuera directamente. Me fui, pidiendo a mi familia que por favor orara, ya que no estaba avisando con un mes de antelación y necesitaríamos que nos devolvieran nuestro depósito completo. Mi tiempo con nuestro propietario fue muy bueno y terminamos en oración. No tuvo ningún problema con el aviso final y dijo que nos devolvería nuestro depósito lo más pronto posible. Entonces ambos pies estaban metidos en el agua y comencé a buscar al Señor para que mostrara Su provisión y hiciera Su plan conocido para nosotros.


http://www.heart4god.ws/books-by-joseph-herrin.htm

No hay comentarios:

Publicar un comentario