TRADUCTOR-TRANSLATE

EVIDENCIA DE COSAS OCULTAS 20: Una apertura repentina, Joseph Herrin





No necesité haberme preocupado por adónde iría después de que dejáramos Jekill Island, porque mientras estuvimos allí nuestros amigos Randy y Barbara Barnes nos enviaron un correo electrónico y dijeron que les gustaría que fuéramos a estacionar nuestra auto-caravana en su casa. Fue un gran alivio para mí saber que teníamos un lugar para ir después. Tenía mis últimos dólares, y aunque teníamos mucho combustible en la auto-caravana para volver a Middle Georgia, no sabía dónde conseguiría el dinero para comprar comestibles cuando mis fondos se agotaran.

Aparcamos nuestra auto-caravana en la casa de los Barnes, y seguí preguntando al Padre lo que Él quería que hiciera a continuación. Después de haber estado allí un tiempo, el Señor me habló un día alrededor del mediodía y dijo: "Ve en este momento, lleva contigo una copia de tu hoja de vida, y aplica para un trabajo de enseñanza en Middle Georgia Technical College". Esta idea no era completamente nueva para mí, porque algunos amigos me habían mencionado unos meses antes que podría encontrar un trabajo enseñando en esta escuela. No lo seguí en ese momento, porque Dios aún no me había liberado para volver al trabajo. Este día, sin embargo, sabía que Dios me estaba diciendo que fuera de inmediato y solicitara un trabajo.

Agarré una copia de mi currículum y le dije a mi esposa que volvería en un momento. Yo no le dije a dónde iba, o que tenía la intención de hacer, porque prefería saber algo definitivo antes de compartir algo con ella sobre este asunto. Entré a la oficina de negocios de la universidad y hablé con un secretario sobre el deseo de solicitar un puesto de profesor en el departamento de informática. La secretaria tomó mi currículum y dijo que volverían a hablar conmigo en un par de semanas. No sentía que debía dejar las cosas de esta manera, así que le pregunté si había alguien en el departamento de informática, con quien pudiera hablar sobre ofertas de trabajo. La secretaria dijo el nombre del hombre que era responsable de contratar en ese departamento, pero ella dijo que él probablemente no estaría en su oficina, porque también daba clases. Sin embargo, aceptó telefonear a su oficina.

Este hombre respondió de inmediato, y cuando ella le dijo que tenía a alguien queriendo solicitar un trabajo de enseñanza de mantenimiento y gestión de computadoras, él le dijo que me enviara de inmediato. Llegué a su oficina y revisó mi currículum brevemente. Él dijo que el nuevo trimestre escolar comenzaba en unas pocas semanas y necesitaba un instructor para enseñar, con lo que estaba muy interesado. El instructor anterior acababa de ser despedido por ver pornografía en las computadoras de la escuela. No tenía a nadie para ocupar el puesto, y mi presentación fue muy providencial. Este hombre me ofreció el trabajo, y él me dijo que todos los nuevos instructores comenzaron siendo pagados a catorce dólares por hora. Ya había estado pensando en qué salario me gustaría pedir, y le pedí al Señor, que si realmente quería que trabajase allí, que estuvieran de acuerdo en pagarme dieciséis dólares por hora. Todavía me sentía muy indeciso sobre volver al trabajo, y quería estar seguro de que era la voluntad del Señor. Le pregunté a este hombre si podía pagarme dieciséis dólares por hora, y él respondió que era muy inusual y que tendría que obtener el permiso del presidente de la universidad para aprobar este salario inicial. Sin embargo, pensó que sería aprobado.

No hubo ningún problema con esta solicitud y comencé mi nuevo trabajo a dieciséis dólares por hora. Escogí este número porque el Señor lo había estado usando prominentemente para testificar que mi esposa y yo estábamos en un momento de nuevos comienzos. Simplemente parecía correcto que el Señor podría hacer esto si Él me quería allí.

Cuando salí de la universidad habiéndome ofrecido este trabajo, parte de mí estaba muy eufórico, porque realmente sentía que necesitaba un tiempo de recuperación y descanso de toda la presión bajo la que había estado. Sin embargo, también tuve esa molesta sensación de culpa. Puede parecer difícil de entender esto si no han caminado por un lugar similar, pero había estado confiando en el Señor por casi un año y medio para todas nuestras necesidades, y sentía que estaba viviendo la vida al límite la mayor parte del tiempo. Ahora estaba considerando renunciar a esta caminata desafiante, y me sentía como un reincidente por hacerlo.

Aunque le había pedido a Dios este descanso de las presiones que había estado enfrentando, también me sentí algo culpable cuando Dios me concedió mi pedido. Mi Padre del Cielo fue muy misericordioso y compasivo conmigo, y me dio muchas más garantías de que esta era Su voluntad para mí, para que no me molestaran los sentimientos de culpa. Después de estar seguro del trabajo, se lo conté a mi esposa y ella estaba eufórica. Nosotros luego discutimos lo que teníamos que hacer a continuación, y sentí que el Señor quería que vendiéramos la auto-caravana y usáramos el dinero para alquilar un lugar para vivir que estuviera cerca de la universidad. Nosotros podríamos usar el dinero de la venta de la auto-caravana para comprar muebles, ya que habíamos vendido todas nuestras posesiones anteriores.

Coloqué un anuncio en el periódico local para la auto-caravana, y el primer hombre que vino para mirarla, la compró y me pagó $ 1,200 más de lo que pagué por ella. Nosotros habíamos vivido en la auto-caravana durante cuatro meses, y luego la vendimos con un beneficio. Esta fue la gracia de Dios.

Luego comenzamos a buscar una propiedad en alquiler y el Señor nos llevó a una casa que era literalmente, la única que pudimos encontrar que estaba disponible. Fue maravilloso para nosotros, porque había tres dormitorios y un patio trasero cercado para los perros. Tony tendría un tiempo maravilloso yendo a las ventas de patio y tiendas de segunda mano para comprar los muebles que necesitábamos para establecer nuestra casa una vez más. Compramos camas nuevas para todos nosotros, y Harrington nos dio una mesa de cocina y sillas. En muy poco tiempo, tuvimos todo lo que era necesario, y lo había adquirido con un presupuesto reducido.

El Padre siguió derramando testimonios de que estaba dirigiendo nuestros pasos, lo que indicaba que estábamos en un tiempo de nuevos comienzos. Un testigo de este hecho fue que la casa tenía exactamente dieciséis escalones entre los pisos superiores e inferiores. Otro ocurrió cuando subí al auto para conducir a la universidad un día. Sentí que el Señor me dijo que revisara cuanto tiempo me llevaba conducir desde la casa a la universidad. Necesitaba exactamente ocho minutos en cada sentido. En mi clase también se sentaban exactamente dieciséis estudiantes. Mi primera clase estaba llena y nunca perdí a un estudiante durante todo el trimestre. Esto fue muy inusual, y nunca sucedió de nuevo, aunque enseñé esta misma clase más de una docena de veces en los próximos dos años. El padre me dio tal favor, que mi segundo trimestre de enseñanza en la universidad aumentaron mi paga en 1.50 $ adicionales por hora.

Inmediatamente después de obtener un empleo, los reproches que estaba recibiendo de los miembros de la familia cesaron. Mis presiones financieras también se redujeron, y estas cosas se combinaron para dame un tiempo de paz y recuperación. La universidad me ofreció treinta horas de enseñanza por semana, y esta cantidad fue suficiente para cubrir todos los gastos de nuestra familia, sobre todo porque ya no teníamos ninguna deuda. Continué escribiendo libros y artículos, y administrando el sitio web Heart4God, en mis horas libres. Todavía considero que este es mi principal llamado, y mi trabajo de enseñanza era simplemente mi ocupación de hacer tiendas de campaña (Traductor: como el apóstol Pablo hizo en algunas ocasiones para sostenerse).

Dios no tenía ninguna intención de permitirme continuar en este lugar de descanso para siempre. Él estaba simplemente respondiendo mi pedido de un tiempo para sanar y recuperar mi fuerza espiritual. Tuve trabajo en la universidad durante nueve meses cuando mis horas se redujeron a veinte por semana. Esto seguía siendo adecuado para satisfacer nuestras necesidades, pero las cosas fueron un poco más estrictas y tuvimos que empezar a buscar a Dios para completar todo lo que nos faltaba. Pasaron otros nueve meses y mis horas se acortaron una vez más a solo diez horas a la semana.

Cuando esto ocurrió, recordé a Elías en el arroyo de Querit. Dios había enviado a Elías a este arroyo durante un tiempo de sequía, y cada mañana y noche los cuervos le llevaban su comida. Lentamente, el arroyo se secó hasta que ya no fue capaz de sostener a Elías. Esta era la manera de Dios de hacerle saber a Elías que era hora de seguir adelante. Me quedé seis meses más en la universidad trabajando solo diez horas a la semana, y luego el Señor indicó una vez más que era hora de lanzarse a las profundidades. Fue bastante fácil dar este paso, porque las diez horas a la semana que trabajaba no eran suficientes para suplir las necesidades de nuestra familia de cuatro, y ya estábamos teniendo que mirar al Señor para suplir nuestras necesidades en maneras muy sustanciales. Consideré que trabajar cero horas no era muy diferente de trabajar diez horas, y Dios seguramente podría cuidarnos. Dios todavía tenía que persuadirnos para que diéramos este paso, y Él ordenó nuestra situación de tal manera que estuve dispuesto a dejar ir la delgada disposición que había estado recibiendo, para apoyarme completamente en Él una vez más. El 17 de marzo de 2003 trabajé mi último día en la universidad. Esto comenzó cinco meses tumultuosos en los que Dios nos estiraría más allá de lo que alguna vez nos habíamos estirado antes, sin embargo, también íbamos a experimentar cosas que eran simplemente asombrosas.


http://www.heart4god.ws/books-by-joseph-herrin.htm

No hay comentarios:

Publicar un comentario