TRADUCTOR-TRANSLATE

EVIDENCIA DE COSAS OCULTAS 18: Nuevos comienzos, Joseph Herrin





A pesar de la agonía que conocíamos en Payne City, yo le decía al Señor que estaba dispuesto a permanecer allí por el tiempo que Él deseara. Le pedí que me diera el dinero para pagar la renta de 500 dólares mensuales, si deseaba que nos quedáramos más de las seis semanas que nos ofrecieron gratis. El dinero nunca llegó, y, aproximadamente una semana antes de que nuestro tiempo hubiera terminado, una pareja a la que conocíamos llamó y dijo que querían que nuestra familia se quedara con ellos en el campo durante el mes de noviembre. Habían orado al respecto y sentían que el Señor los guiaba a poner este ofrecimiento ante nosotros. Nuestro tiempo libre en la casa en Payne City terminó el 31 de octubre, así que esta fue una propuesta muy oportuna.

Fue un cambio tremendo pasar de la tensión que conocíamos en este vecindario criminal, a una casa en el campo. Era justo lo que mi esposa necesitaba, y ella disfrutó su estancia inmensamente. Kristin y Josías también disfrutaron mucho esta vez, ya que esta pareja tenía un hijo y una hija casi de la misma edad que nuestros hijos y tuvieron un tiempo maravilloso juntos. Esta familia incluso tenía un corral exterior para que nuestros perros permanecieran en él, de esta manera Dios satisfizo todas nuestras necesidades.

Aunque también aprecié el cambio de ambiente, no disfruté de nuestra estancia en la medida del resto de mi familia. Parte de la razón fue que esta pareja pensaba que estaba en desobediencia por no trabajar, y vieron su ofrenda como una oportunidad para encontrar un trabajo. Había intentado explicarle a la gente antes, que Dios me había dicho que debía confiar en Él para nuestra provisión, y en todos los casos no tuve éxito en convencer a nadie. Yo podía entender la incredulidad de la gente, porque era difícil explicar por qué Dios me dejaría ir a través de la quiebra, y perder nuestra casa y camioneta, si me había llamado a confiar en Él para nuestra provisión. Muy pocos santos tienen alguna comprensión de la disciplina de Dios en la vida de Sus hijos, que me fue imposible hablarles de eso.

Como resultado, simplemente tuve que soportar el reproche de todos los que me consideraban un réprobo engañado, que era demasiado flojo para salir y trabajar para mantener a mi familia. Estos juicios me irritaban mucho y agonizaba por la voluntad de Dios. Me complacía que Dios nos proveyera, pero no de que lo hiciera de tal manera que yo estuviera abierto a la crítica de todos. Esto me hizo dudar a veces si habría oído bien a Dios, porque el peso de la opinión de todos los hombres estaba en mi contra.

Cuando llegamos a la casa de esta pareja, sentí que el Señor quería que hablara al marido sobre algunas cosas que Él estaba persiguiendo en su vida. Una vez tuvimos compañerismo juntos en la misma iglesia, y habíamos sido buenos amigos. Podíamos hablar juntos libremente sobre los asuntos. Sin embargo, la primera vez que entablamos una conversación me dijo por adelantado: "Estar aquí en nuestra casa es sobre ti, y no sobre mí". De esta manera, él muy perentoriamente cortó cualquier discusión que pudiéramos haber tenido.

Estaba tan desconcertado que pasé mi primera semana allí ayunando. Mientras el resto de mi familia se divirtió muchísimo y se deleitó con las cosas maravillosas que nuestra anfitriona estaba cocinando, yo seguí luchando. Todos los días salía solo y oraba. Estuve muy deprimido en mis pensamientos, porque era difícil permanecer en la casa de amigos que me juzgaban como un transgresor. Anhelaba tener una sola persona a la que pudiera compartir, quién entendiera este camino al que Dios me había llamado y quién ofreciera aliento para caminarlo.

También me llené de ansiedad al considerar lo que haríamos cuando nuestro mes con esta pareja se cumpliera. Habían dicho a los miembros de su iglesia que estaba sin trabajo, y esto resultó en varios miembros enviándome solicitudes de empleo de negocios que sabían que estaban contratando. Era imposible decirle a estas personas que no estaba buscando trabajo, así que solo tomaba las aplicaciones y decía gracias. La idea de que de que no tendría a dónde ir al final del mes me molestaba, y pensaba en todas estas personas que me juzgaban como tonto por no buscar un trabajo cuando tenía oportunidad de hacerlo.

Todas estas cosas contribuyeron a mi falta de disfrute durante este tiempo. Estaba un poco molesto de que mi esposa pudiera pasarlo tan bien mientras que yo no pude. Nadie la juzgó como una transgresora. Todos esperaban que cumpliera con mi deber como esposo y padre, y que fuera el sostén de la familia. Fui visto como el transgresor, mientras mi esposa era vista como una víctima de mi desobediencia. Este había sido el juicio de los ministros que me habían rechazado, y este juicio parecía seguirme como una carga infernal.

Me sentía muy constreñido por el Espíritu aún, y habría violado mi conciencia si hubiera salido y tomado un trabajo. Todavía sentía que iba a perder una gran bendición de Dios si abandonaba este camino de fe, así que seguí luchando con Dios y decidí que, para lo mejor o lo peor, yo esperaría que Él lo proveyera, y si perecía, entonces perecería.

Aproximadamente una semana antes de que nuestro tiempo terminara con nuestros amigos, sentí una convicción creciente de que teníamos que vender nuestros muebles y posesiones restantes y comprar una auto-caravana para viajar. Habíamos almacenado todas nuestras cosas en el granero de nuestros amigos, y ya que estaban en el campo, no era un muy buen lugar para hacer una venta. Decidí alquilar un camión y llevar todo de vuelta a nuestra casa en Fort Valley, que técnicamente todavía era nuestra hasta que la ejecución hipotecaria se finalizara, y yo haría una venta de patio allí.

Mi familia y yo empacamos un gran camión lleno de nuestras posesiones, y lo conduje hasta el pueblo. Teníamos algunos amigos que vivían a una cuadra de nuestra casa anterior, y dijeron que podíamos quedarnos con ellos mientras hacíamos la venta. Temprano en la mañana bajé a nuestra casa para sacar las cosas del camión, para ser exhibidas en venta. No podría haber imaginado el resultado que iba a tener. La gente comenzó a aparecer mucho antes de lo que había previsto, y estaban comprando todo. Ni siquiera tuve tiempo de ponerle precio a los artículos.

Las cosas se volvieron tan agitadas que hubo personas subiendo a la parte posterior del camión de mudanza para ver qué más tenía a la venta. Algunos hombres incluso se ofrecieron para ayudarme a descargar el camión para que pudieran ver qué más había allí. Literalmente estaba dando vueltas en círculos tratando de mantenerme al día con todo. La gente preguntaba por los precios a derecha e izquierda, y yo estaba manejando la situación todo lo mejor que podía. Por la tarde, todo lo que había traído para vender estaba vendido, con la excepción de una lavadora y secadora, y tuve un hombre que me dejó una tarjeta de visita pidiéndome que lo llamara si no los vendía. Así que lo llamé y él compró estos dos últimos artículos, aunque me dio menos de lo que quería.

Era evidente que Dios quería que vendiera todas nuestras posesiones de esta manera, porque yo nunca antes había visto una venta de patio como esta. Era como si algún ángel hubiera azotado a la muchedumbre en un frenesí de compras. Pensé en continuar la venta al día siguiente, pero no era necesario, porque todo se había vendido. Dios iba a comenzar con nuestra familia de nuevo. Él hizo que nos deshiciéramos de todas las cosas que nos ataban a un pasado de desobediencia, y comenzáramos de nuevo en obediencia.

Nuestro mes había terminado con nuestros amigos en el campo, y con el dinero que había hecho con esta venta pude alquilar una habitación de hotel en Perry, Georgia. Finalmente mi alma allí pudo descansar un poco, porque no vivía con el juicio y la crítica de los demás. Fue un gran alivio para mí retirarme a nuestra habitación de hotel en paz.

No tenía suficiente dinero para comprar una auto-caravana, pero los padres de mi esposa habían dado a todos sus hijos y sus cónyuges un regalo financiero en Navidad cada año desde que estuvimos casados. Con esto en mente, comenzamos a buscar algunas auto-caravanas, e incluso conduje al área de Atlanta para mirar un par de vehículos usados, pero no vimos ninguno que nos gustara. Todos sentimos una falta de paz con estas primeras auto-caravanas que habíamos visto.

Llevábamos una semana en el hotel cuando los padres de mi esposa hicieron algo que nunca antes habían hecho. Siempre les habían dado dinero a sus hijos el día de Navidad, sin desviarse, pero este año decidieron no tener una reunión de Navidad en su casa, y le entregaron a mi esposa un cheque el 8 de diciembre. El cheque fue por $ 8,000. Ocho es el número de nuevos comienzos, y este número iba a aparecer una y otra vez en el próximo par de meses cuando Dios se propuso llevar a nuestra familia a un tiempo de nuevos comienzos.

Mi hija Kristin estaba buscando en un periódico local ese día y encontró una auto-caravana en venta muy cerca, pero el dueño estaba pidiendo $ 10,000 por ella, y pensé que podíamos solo gastar alrededor de $ 6,000 en una auto-caravana. Le dije a Kristin que la auto-caravana también era cara, pero ella me instó a llamar a los propietarios de todos modos. Ella dijo que podían bajar algo del precio. A esto respondí que tendrían que bajar un cuarenta por ciento para ponerlo dentro del alcance.

Ante la insistencia de mi hija llamé a los dueños y me describieron una auto-caravana de 28 ½ pies completamente autónoma con un generador, tanques de retención de agua, refrigerador que funcionaba con propano o electricidad, una estufa, un calentador de agua y aire acondicionado de techo y salpicadero. La auto-caravana tenía más de quince años, pero estaba en buen estado y podían dormir cuatro personas fácilmente. También contenía un baño con ducha.

Le dije a la señora que era propietaria de la auto-caravana que sonaba muy bien, pero que yo solo tenía $ 6,000 para gastar. Ella no pareció desconcertada por esta declaración, y nos invitó a ir y a echar un vistazo, diciendo que podríamos hablar más sobre el precio. Tomé a toda nuestra familia para ver la auto-caravana, y tan pronto como la vimos todos sabíamos que era la auto-caravana que Dios quería que tuviéramos. Era más grande que algunas otras que habíamos visto, y estaba en mejor estado. Tenía buenos neumáticos, y recientemente le compraron también baterías nuevas.

Después de hablar con mi familia, le ofrecí a esta mujer $ 6,300 y ella aceptó nuestra oferta. Como era sábado, acordamos reunirnos en el banco el lunes para pagarle la auto-caravana y tener el título de propiedad transferido a nuestro nombre. Cuando llegué el lunes la mujer me dijo que había tenido una llamada que le contactaba sobre la auto-caravana el domingo, y la persona que llamó parecía dispuesta a pagarle los $ 10,000 completos, pero ella les dijo que ya nos había prometido el hogar a nosotros. La mujer que vendía la auto-caravana era cristiana, y ella estaba atada a su palabra dada a nosotros. Que el Señor la bendiga por eso.

Algunos amigos, Buzz y Donna Harrington, que vivían en el mismo condado en el que estábamos, nos contactaron y nos invitaron a estacionar nuestra auto-caravana en su casa por un tiempo. Esto era evidentemente la dirección de Dios, porque Él había estado abriendo puertas ante nosotros justo cuando necesitábamos que una se abriera. Así que aparcamos en su casa y nos quedamos allí durante aproximadamente un mes, mientras generosamente compartieron todas sus comidas con nosotros.

A la auto-caravana le faltaba un enganche para el tiro de un automóvil, así que le instalé uno. Otra cosa que necesitaba era una barra de remolque para sujetarla a un automóvil para poder tirar de ella. También sentí que necesitaba un coche más pequeño que el de cuatro puertas que teníamos, así que coloqué un anuncio en el periódico para vender nuestro automóvil. Sin embargo, no necesité haberlo hecho, porque cuando la familia Barnes escuchó que estábamos vendiendo nuestro auto, dijeron que lo querían, e incluso nos darían un coche de dos puertas más pequeño que tenían como parte del precio de venta. La barra de remolque también se adquirió de una manera igualmente providencial.

Mientras estábamos estacionados donde los Harringtons, un amigo suyo de Carolina del Norte se detuvo, ya que se dirigía a Florida. Cuando escuchó que estábamos buscando una barra de remolque dijo que conocía a un hombre en el sur de Georgia que tenía una empresa que hacía algunas de las mejores barras de remolque en Estados Unidos, pero recientemente había cerrado su negocio. Él dijo que verificaría con él y preguntaría si le quedaba algo. Efectivamente, a este hombre le quedaban algunas y aceptó vendemos una por la mitad del precio por el que se habían estado vendiendo. No solo pudimos obtener una barra de remolque de 600 $ por 300 $, sino este hombre la recogió para nosotros en su camino a Florida, y nos la trajo cuando regresó a la semana siguiente.

Ahora estábamos completamente equipados y listos para salir a la carretera. Fue a principios de enero de 2001 cuando dejamos la casa de nuestros amigos y nos dirigimos a Jekyll Island, Georgia. Isla Jekyll es un parque estatal, y una vez viví allí durante tres años, antes de casarme. Mi esposa y yo también habíamos pasado la luna de miel allí, y era uno de nuestros lugares favoritos para visitar en vacaciones.

Dios estaba a punto de hacer algunas cosas maravillosas cuando reveló que estábamos en una época de nuevos comienzos como familia.


http://www.heart4god.ws/books-by-joseph-herrin.htm

No hay comentarios:

Publicar un comentario