TRADUCTOR-TRANSLATE

EVIDENCIA DE COSAS OCULTAS 13: La lucha continúa, Joseph Herrin





Cuando Judith me profetizó, mientras yo estaba parado en medio de mis compañeros de ministerio, ella no tenía ni idea de que mi primer nombre era José. Todos en Fe Viva me conocían por mi segundo nombre, que era Bradley, y la mayoría simplemente me llamaba Brad. Unos meses después, cuando Dios me llamó a dejar la profesión de computación y entrar al ministerio a tiempo completo, el Espíritu Santo me habló y me dijo que empezara a usar mi nombre, porque el Espíritu testificó que el nombre era significativo.

Al hijo de Jacob que tenía el mismo nombre le dijeron que la promoción estaba llegando a él, y esto también fue dado a conocer a sus hermanos. La respuesta de sus hermanos no fue positiva, y finalmente lo rechazaron, expulsándolo de en medio de ellos y vendiéndolo a una tierra extranjera como esclavo. Solo se puede entender las similitudes entre el camino de José y el mío en retrospectiva, porque cuando Judith pronunció esta palabra de profecía yo todavía estaba disfrutando de una medida de compañerismo con mis hermanos en Cristo en Fe Viva. Cuando Dios me dijo que me estaba llamando para el ministerio a tiempo completo, anticipé que se abriría una mayor función en esta confraternidad. Este pensamiento se incrementó por algo que Richard había compartido conmigo. Él me había dicho que él creía que Dios pronto lo haría dejar de lado su papel como pastor principal de esta iglesia, y él creía que Dios me estaba preparando para asumir el papel que dejaría.

Las cosas comenzaron a ponerse más rocosas en mi relación con Richard y los demás ministros cuando Dios continuó presionando a nuestra familia hacia una mayor caminata de fe para que pudiéramos heredar la buena Tierra ante nosotros. Los otros ministros recibieron muchas pruebas ellos mismos, pero estaban retrocediendo, en lugar de seguir adelante. Cada vez que esto sucedió una mayor grieta se produjo entre nosotros. Llegó al punto en que Richard estaba acusándome a mi de ser orgulloso y arrogante por creer que estaba escuchando a Dios en relación con los pasos de fe, cuando él y los otros ministros no estaban de acuerdo.

Esta es una reacción común cuando alguien está dispuesto a enfrentar a los gigantes en su vida, mientras que aquellos alrededor de él no están dispuestos, debido al miedo y la incredulidad en sus corazones. El Espíritu me ha ministrado mucha verdad por las experiencias de la vida de David. Cuando David estaba dispuesto a enfrentar a Goliat, su hermano mayor Eliab, que se había estado escondiendo detrás de las rocas con el resto del ejército israelita, acusó a David de arrogancia y mala conducta. La verdad de las acusaciones de Eliab sobre su hermano menor era que David no había sucumbido al mismo temor que tenía en su corazón, y David no veía ese miedo como la respuesta adecuada.

I Samuel 17:28
Y oyéndole hablar Eliab su hermano mayor con aquellos hombres, se encendió en ira contra David y dijo: ¿Para qué has descendido acá?, ¿y a quién has dejado aquellas pocas ovejas en el desierto? Yo conozco tu soberbia y la malicia de tu corazón, que para ver la batalla has venido.

La ira de mi hermano en Cristo también comenzó a arder contra mí cuando demostré una disposición a enfrentar al Goliat que se nos presentaba. Estaba dispuesto a ir a luchar contra este gigante, y lo probé siguiendo a Dios obedientemente cuando me dijo que dejara mi empleo y confiara en él para la provisión de nuestra familia. La reacción fue la ira ardiente de mis hermanos.

Un par de meses después de haber dejado mi empleo, los ministros convocaron a una reunión para discutir mi situación, y ellos tenían en mente expulsarme, y echarme de entre ellos si no cambiaba mi curso. El Espíritu Santo me había hablado algunos días antes y había indicado que se avecinaba una separación. El Espíritu dijo que no debía iniciar la separación, pero que no debía resistirme cuando llegara. Pasé muchas horas todos los días en oración, porque estaba muy angustiado por el rechazo que ya sentía por parte de mis hermanos.

El día de la reunión fui solo a un lugar y oré fervientemente a Dios. Yo Le pedí que me diera la oportunidad de compartir con ellos una vez más sobre la necesidad de seguir a Cristo con fe donde quiera que Él nos guiara. Le pedí a Dios que guardara mis labios y me guardara de decir algo, no quería que hablase. Dios respondió todas mis peticiones.

La reunión comenzó con Richard preguntándome si iba a continuar en mi curso o si había cambiado de opinión. Luego me dio la libertad de hablar, y por aproximadamente treinta minutos les compartí desde el fondo de mi corazón con respecto a lo que veía a Dios haciendo entre el cuerpo de Fe Viva, y en nuestra propia familia, al guiarnos a un camino de fe. Hablé de los obstáculos que hay que vencer, y de los espíritus del miedo y de incredulidad que estaban impidiendo que el cuerpo avanzase. También hablé de un espíritu de Jezabel que buscaba revocar la orden gubernamental de Dios que se describe en las palabras, "Cristo es la cabeza del hombre, y el hombre es la cabeza de la mujer, y Dios es la cabeza de Cristo".

Solo fui interrumpido una vez cuando la esposa de uno de los ministros se levantó de su asiento y se paró frente a mí y me dijo: "Crees que tus palabras son proféticas, pero te digo, ¡son patéticas!" Ella lanzó estas palabras hacia mí con gran veneno y luego volvió a sentarse.

En todo esto me fue dada una gran gracia para hablar con claridad y con una calma excepcional; luego la reunión fue entregada para que los otros ministros tuvieran tiempo para hablar.

Richard dijo que consideraba que mis palabras eran "un montón de basura", y luego le preguntó a los otros ancianos, uno por uno, para expresar sus pensamientos. Todos concluyeron que estaba equivocado y que ya no podían caminar conmigo en el ministerio. Me senté durante aproximadamente una hora mientras era drogado por mis hermanos, y Dios me dio gracia para sentarme en silencio y soportarlo todo. Algunas de las reacciones eran enojadas y violentas. Un hombre me dijo tres veces que a él no le importaba si yo moría, que solo estaba preocupado por mi familia.

Tal reacción no era diferente a la que José recibió de sus hermanos, porque ellos también actuaron como si no les importara si él moría, y algunos expresaron su deseo de matarlo. Sin embargo, encontré esperanza en el resto de la historia de José, porque finalmente los corazones de los hermanos de José fueron cambiados y expresaron pesar por las maldades que le habían hecho. Llegó un día cuando se reconciliaron con José, y espero que yo también veré ese día.

Después de esta reunión, me acordé del domingo por la mañana algunos meses antes, cuando fui seleccionado entre estos mismos hombres y me profetizaron que el ascenso venía para mí. No sabía que primero tendría que experimentar el rechazo y la degradación, y un apartamiento del compañerismo entre los santos que una vez fueron tan valiosos para mí. No sabía que tendría que seguir un camino similar al de José , el hijo de Jacob, pero Dios en su sabiduría conoce el mejor camino para preparar a todos aquellos a quienes llama.

Fue muy doloroso que tuviera que dejar esta confraternidad de creyentes. Tenía muchas esperanzas cuando Dios nos trajo allí que los santos en la fe viva tendrían éxito donde la última iglesia había fallado. El nombre Fe Viva parecía ser muy prometedor. Después de que los ministros se dieron la vuelta apartándose del camino de fe, y posteriormente me echaron de en medio de ellos, pensé en el nombre de esta iglesia y el Espíritu me recordó un versículo de Apocalipsis:

Apocalipsis 3:1
El que tiene los siete espíritus de Dios, y las siete estrellas, dice esto: Yo sé tus obras, que tienes nombre de que vives, y estás muerto.

Después de un par de años desde el momento en que me sacaron de mi lugar de ministerio, Fe Viva sufrió una mayor disminución. Esta iglesia tenía durante nuestro período entre ellos aproximadamente 150 personas asistiendo, pero después de que me fui, disminuyó hasta el punto en que los domingos solo encontrarían quince o veinte personas. Los ministros también se pelearon entre sí y dos de ellos se fueron, dejando solo a Richard y a otro hombre para ministrar a una fraternidad menguante.

Hay muchas historias registradas en el Antiguo Testamento que guardan gran parecido a las experiencias que hemos conocido en las dos iglesias mencionadas en este libro. Podemos leer en las Escrituras de muchas personas que fueron llevadas a una prueba de fe, y no pasaron la prueba, retrocediendo ante un curso de obediencia. El resultado siempre fue disminución, esclavitud, juicio sobre decisiones y acciones carnales, y una remoción de la copa de bendición que Dios había deseado derramar sobre un individuo o personas. Es una prueba más de inconsciencia de la realidad en que las personas entran hoy, que pueden ser testigos de situaciones similares vividas en este tiempo, y no disciernen que hay una razón por la cual ocurren tales cosas. No perciben la mano de Dios cuando lo que comenzó con gran promesa termina en obras muertas y en una ausencia de vida espiritual.

No estaba al final de las experiencias dolorosas que tendría que pasar, mientras que Dios me disciplinaba por mi codicia, y me preparaba para ser utilizado como un vaso de honor en Su Casa. Deseó liberar una mayor unción para el ministerio en mi vida, pero primero tendría que purgar, purificar y refinar al instrumento de Su elección.


No hay comentarios:

Publicar un comentario