TRADUCTOR-TRANSLATE

EVIDENCIA DE COSAS OCULTAS 11: Fracaso de fe, Joseph Herrin





Al mismo tiempo que Yahweh estaba conduciendo a nuestra familia a pasos de fe, y probándose a sí mismo como un Padre hermoso, estaba trayendo a muchos otros a este cuerpo en Fe Viva a enfrentar desafíos similares. Los problemas de salud abundaban en esta iglesia, y cada crisis de salud fue una oportunidad para presionar al Señor. Los santos deben escuchar de Él en orden a saber lo que Él requiere, para que la victoria pueda ser obtenida y la buena Tierra poseída.

El pastor principal en esta comunidad de creyentes se llamaba Richard, y comenzó reservar un tiempo durante cada servicio para llamar a todos aquellos que estaban enfermos o lesionados, a que vinieran adelante para oración. En algunos días la mitad de la congregación pasaría al frente, y él mismo Richard estaba buscando al Señor para la curación de un problema crónico de la espalda que le robaba fuerza y limitaba severamente sus actividades. Había un sentido real entre los líderes de la iglesia de que Dios quería revelarse como sanador del cuerpo. Quizás la obra más común atribuida a Yahshua en los evangelios es la de sanar. Él también otorgó autoridad a Sus discípulos para que pudieran sanar.

Richard compartió que estaba haciendo que su esposa pusiera las manos sobre su espalda todos los días y orara para la curación, y ambos miraban pacientemente al Señor en este asunto. Todos los domingos también estaba llamando a todos los que estaban enfermos a venir al frente de la iglesia para recibir oración.

Esto continuó durante aproximadamente dos meses. Entonces Richard anunció a algunos miembros de la iglesia que había oído hablar de una nueva terapia ofrecida por algunos médicos en Illinois para personas que tenían problemas físicos similares a los suyos. La forma en que escuchó sobre este nuevo tratamiento le parecía inusual, y lo tomó como una señal de que Dios quería que revisara ese procedimiento.

No dije nada inmediatamente a Richard sobre esto, pero sentí una gran preocupación en mi espíritu. Recientemente hice un estudio sobre la profesión médica, centrándome en el símbolo del personal médico, o caduceo, que se representa como una vara con serpientes entrelazadas sobre él. Seguí este símbolo hasta el antiguo Egipto, y encontré muchas cosas que eran impuras relacionadas con la profesión médica y sus prácticas. Lo que era más preocupante; sin embargo, fue que tantos hombres y mujeres depositaron tanta confianza en los recursos del hombre para la curación, mientras que ni siquiera consideraban que Dios pudiera o quisiera sanarlos. Un gran porcentaje de aquellos que profesaban la fe en Cristo ni siquiera consultaría con Dios para descubrir cuál era Su voluntad para ellos cuando experimentaban una lesión o enfermedad. El Espíritu me llevó al siguiente pasaje de las Escrituras.

II Crónicas 16:12
En el año treinta y nueve de su reinado, Asa enfermó gravemente de los pies, y en su enfermedad no buscó a Yahweh, sino a los médicos.

Hay un juicio en estas palabras. El rey Asa actuó tontamente al no buscar a Yahweh. Si lees toda la historia de la vida de Asa, descubrirás que comenzó con fe. Al principio él confió en Dios y vio a Dios librarlo de sus enemigos con una gran y espectacular victoria.

En algún momento, sin embargo, Asa comenzó a confiar en lo que sus ojos podían ver. Años después cuando se enfrentó a otro enemigo, contrató la espada de los extranjeros para proporcionarle protección y liberación. Dios envió a un profeta para reprenderlo por no confiar en Él, como había hecho anteriormente, pero Asa rechazó las palabras del profeta y lo maltrató. Las Escrituras registran lo siguiente con respecto a este evento:

II Crónicas 16:9-10
"9 Porque los ojos de Yahweh contemplan toda la tierra, para mostrar su poder a favor de los que tienen corazón perfecto para con él. Neciamente has procedido en esto; porque de aquí en adelante habrá más guerra contra ti. 10 Entonces se enojó Asa contra el vidente y lo echó en la cárcel, porque se encolerizó grandemente a causa de esto. En esta época, maltrató Asa también a algunos del pueblo".

Entonces Asa se puso enojado contra el vidente y lo puso en la cárcel, porque estaba enojado con él por esa Palabra. Al final de su vida, Asa aún buscaba la mano del hombre para todas sus necesidades, y prefería confiar en los médicos en lugar de buscar a Dios para sanación. Asa no se volvió hacia Dios incluso cuando los médicos no pudieron curarlo.

Sé que debo ser muy claro en lo que digo aquí, no sea que algunos tuerzan y distorsionen mi significado. No estoy diciendo que Dios nunca usará a los médicos como fuente de curación en nuestras vidas, ni que Asa fue criticado por Dios porque obtuvo los servicios de un médico. El error manifestado por Asa, y por una multitud de santos, es que no buscan a Dios para el asunto. Asa ni siquiera consideró que Dios podría sanarlo, por lo que nunca buscó a Dios para conocer Su mente.

Muchos santos hoy en día nunca piensan en la habilidad o disposición de Dios para sanarlos. Cuando se enfrentan a una lesión o enfermedad corren de inmediato a los brazos de los médicos. Algunos hombres y mujeres confían en los médicos tan completamente que permitirán que les corten una extremidad, que llenen su cuerpo con químicos tóxicos, que los bombardeen con objetos de radiación mortales, que operen o eliminen una parte de un órgano principal, o correr algún otro riesgo y un procedimiento potencialmente mortal, sin buscar un testimonio de Dios.

¿No es una gran señal de incredulidad que los cristianos no busquen a Dios cuando se encuentran con una prueba física? El profeta declaró que el Rey Asa estaba actuando en incredulidad, y estaba deshonrando a Yahweh al pasar completamente por alto a Él como fuente de liberación y curación, mientras que prefería confiar en el hombre. Las palabras del profeta se han convertido en un lema en mi vida que he citado muchas veces, y con frecuencia las he recitado a Dios en oración.

"Los ojos de Yahweh se mueven por toda la Tierra buscando ayudar a aquellos cuyo corazón es completamente suyo".

A menudo, cuando discerní que el Espíritu me haría arrojarme por completo al cuidado de Dios, y había un gran riesgo involucrado, meditaba en estas palabras y me reconfortaba saber que Yahweh estaba buscando seriamente a aquellos que le dieran sus corazones completamente a Él.

Estaba muy preocupado cuando escuché por primera vez que Richard iba a buscar a los médicos. Sabía que se había vuelto impaciente de esperar en Dios, y su confianza en que Dios haría cualquier cosa para él era débil. Richard compartió más sobre este asunto cuando se reunió junto con los otros ministros y sus esposas en mi hogar. Nos dijo que, como ministro, podría recibir este tratamiento médico gratis, y que los médicos que realizaban el tratamiento habían establecido una clínica en el sótano de una iglesia. Nos dijo que esta clínica estaba ubicada en Tebas, Illinois.

Cuando Richard mencionó a Tebas, el Espíritu me movió a mi diccionario y buscar el nombre de esta ciudad. Mi diccionario dio la siguiente definición, "La capital del Antiguo Egipto en el período de su mayor gloria". Anteriormente había compartido mi estudio sobre la profesión médica, y el caduceo, con Richard y los otros ministros, y ellos entendieron el vínculo de Egipto tanto con el Caduceo, como con su tipología bíblica de representar los sistemas del hombre y todos aquellos que dependen del brazo de la carne.

Compartí con estos hombres que no creía que esta fuera la provisión de Dios para la sanidad, sino que era una prueba para ver si Richard continuaría esperando en Dios. Yo me acordé de las pruebas que Dios trajo ante David cuando estaba siendo perseguido por el Rey Saúl. Dos veces Dios entregó a Saúl en las manos de David, donde solo tendría que alcanzar y golpear a su enemigo y el reino podría haber sido suyo. Los hombres de David miraron la increíble manera en que Saúl había sido entregado en manos de David, y le dijeron a David, "Seguramente esta debe ser la mano de Dios, y debe ser la voluntad de Dios para ti golpear a Saúl". David sabía que esta no era la forma en que Dios proporcionaría su liberación, y se negó a ser llevado a tal acción.

I Samuel 24:3-6
3 Y cuando llegó a un redil de ovejas en el camino, donde había una cueva, entró Saúl en ella para hacer sus necesidades; y David y sus hombres estaban sentados en los rincones de la cueva. 4 Entonces los hombres de David le dijeron: He aquí el día de que te dijo Yahweh: He aquí que entrego a tu enemigo en tu mano, y harás con él como te parezca. Y se levantó David, y calladamente cortó la orla del manto de Saúl. 5 Después de esto el corazón de David le golpeaba, porque había cortado la orla del manto de Saúl. 6 Y dijo a sus hombres: Yahweh me guarde de hacer tal cosa contra mi señor, el ungido de Yahweh, que yo extienda mi mano contra él; porque es el ungido de Yahweh.

I Samuel 26:8-9
8 Entonces dijo Abisai a David: Hoy ha entregado Dios a tu enemigo en tu mano; ahora, pues, déjame que le hiera con la lanza, y lo enclavaré en la tierra de un golpe, y no le daré segundo golpe. 9 Y David respondió a Abisai: No le mates; porque ¿quién extenderá su mano contra el ungido de Yahweh, y será inocente?

El Espíritu de Dios me enseñó una valiosa lección a través de estos relatos de la vida de David; me reveló que no todas las cosas que aparecen como un ordenamiento sobrenatural de nuestros pasos son una indicación de la voluntad de Dios. Dos veces Dios había puesto a Saúl muy notablemente en las manos de David para ver lo que David haría. Los hombres de David observaron correctamente que Dios había hecho esto, pero erróneamente concluyeron que era la voluntad de Dios para David hacer lo que la incredulidad lo tentaba a hacer.

De la misma manera, el Espíritu dio testimonio de que esta oportunidad puesta ante Richard había sido orquestada por Dios, pero fue simplemente para poner a prueba su corazón. Al igual que yo, Richard era un ministro del cuerpo, y como tal Dios lo miraba para dar ejemplo al resto de la iglesia. El nombre de esta confraternidad era Fe Viva, y Dios le había hablado a Richard y el resto de los ministros que Él deseaba llevarnos a nuestra herencia en Cristo mediante la fe. Él había revelado que la salud y la provisión eran las dos áreas que Él comenzaría a llevarnos a nosotros por fe, y ahora Richard estaba tentado a dejar de mirar a Dios y regresar a la provisión del hombre.

Compartí estas cosas con Richard, pero él no cambiaría de opinión. Yo estaba preocupado de que tan pronto como Richard dejara de esperar en Dios que también dejaría de instar al cuerpo a hacer lo mismo. Efectivamente, el próximo domingo fue el primer domingo en casi dos meses que no pidió a los que necesitaban sanidad que se presentaran a orar. Desde entonces ha llevado a otros miembros de este cuerpo a ir con él para recibir tratamientos. Su actitud cambió de alentar a los santos a mirar a Dios para sanación, a llevar a hombres y mujeres a apoyarse en la misma fuente de sanación en la que él había puesto su confianza.

Han pasado más de cuatro años desde que Dios nos sacó de esta comunidad de cristianos. El último año me enteré de que Richard todavía estaba en tratamiento y aún no había sido sanado de sus problemas crónicos de espalda. Me sorprendió que no pudiera esperar a Dios por dos meses, pero siguiera esperando la curación del hombre después de varios años de tratamiento.

El Espíritu Santo inspiró a los hombres a registrar las vidas de Asa y David en beneficio de los santos de hoy. Debemos aprender de sus éxitos y fracasos. Las Escrituras declaran que "sin fe es imposible agradar a Dios". La necesidad de caminar por la fe es tanto un requisito para los hijos de Dios hoy como lo fue para los patriarcas, profetas, reyes y sacerdotes de antaño. Solo aquellos que caminan por fe entrarán en la buena Tierra delante de ellos. Aquellos quienes se nieguen a caminar por la fe perecerán en el desierto.

Tengo una gran empatía por aquellos que luchan con miedos y preocupaciones e incredulidad, por que éstos también han sido mis enemigos. He encontrado que Dios es más grande que todas estas cosas, y Su gracia ha sido suficiente para permitirnos permanecer en pie cuando muchos enemigos se reunieron a nuestro alrededor. Tristemente, como el Rey Asa, la respuesta de muchos que han recibido la reprensión, corrección, o amonestación de aquellos a quienes Dios ha enviado para dirigirlos a un camino de fe, ha sido enojarse y actuar violentamente hacia el mensajero. En definitiva, yo iba ser expulsado de mi lugar de ministerio en este cuerpo debido a mi falta de voluntad para volverme del camino de obediencia que Dios había puesto delante de mí.


http://www.heart4god.ws/books-by-joseph-herrin.htm

No hay comentarios:

Publicar un comentario