TRADUCTOR-TRANSLATE

COMPULSIÓN Y ACOSO “ESPIRITUAL” EN LAS REDES SOCIALES, Administrador





Así que celebremos la fiesta, no con la vieja levadura, ni con la levadura de malicia y de maldad, sino con panes SIN LEVADURA, DE SINCERIDAD Y DE VERDAD.
Por tanto, así dijo Yahweh: Si te convirtieres, yo te restauraré, y delante de mí estarás; y SI ENTRESACARES LO PRECIOSO DE LO VIL, serás como mi boca. Conviértanse ellos a ti, y tú no te conviertas a ellos.


Hace bastante tiempo que tenía ganas de abordar este asunto y lo haré desde mi experiencia personal, sabiendo que lo personal casi siempre es lo más universal.

Un hermano desconocido, a quien otro hermano muy amado me pidió el permiso de darle mi número de WhatsApp para cierto asunto, se tomó la atribución de invadir mi privacidad para algo que sobrepasaba su intención primigenia; y este fue el desencadenante que me animó a escribir. Este hermano me llamó para informarse, pero aprovechó la coyuntura para enviarme de 2 a 4 mensajes diarios con versículos, vídeos, etc.. ¡Y eso sin conocerme! Después de no leer los mensajes durante varios días, con la esperanza de que él se diera por aludido y dejara de enviarme más, me decidí a decirle con mucho amor, y pienso que en un tono adecuado, que dejara de hacerlo. Me contestó diciendo que lo entendía y sentí alivio doblemente; porque cesara el acoso y porque no se molestara por decírselo. También oré para que tomara nota y en el futuro se cuide en ese aspecto, lo cual, si lo hace, le evitará ser molestoso para muchos en su caminar como cristiano.

El Señor es sabio y nos permite recoger lo que sembramos, porque yo fui un superlativo remitente de mensajes; eso si, “muy espirituales”, a personas que nunca me lo pidieron. Sabemos que los mensajeros proféticos tienen esa compulsión divina de pregonar el mensaje que Dios les da, pero el profeta necesita madurar para discernir cuando y con quien hacerlo y, sobre todo, ser primero él mismo la encarnación del mensaje; pues de lo contrario corre el riesgo de conseguir el efecto contrario que está persiguiendo; “cortando orejas” a destiempo, como hizo Pedro con Malco al usar su espada indebidamente, sin la guía del Espíritu y con impulsividad. Sí, el profeta está en estrecho entre la opción de hablar aunque no se le escuche “para que sepan que hubo profeta”, la de callar hasta que lleguen el tiempo y lugar oportunos del Señor y la de simplemente lanzar el mensaje al aire en sus páginas sociales para que lo recoja aquel a quien el Espíritu guíe a hacerlo.

En un tiempo enviaba circulares a mi lista de correos, entre los cuales estaban correos “robados” de otras listas (porque “ahora si sabrían esos desconocidos quien era el verdadero Cheche de la Pradera de la espiritualidad”). Eso sí, tomé la precaución de incluir una nota, invitando a los destinatarios a comunicarme si no deseaban seguir recibiendo mis “impresionantes e importantes revelaciones y mensajes proféticos del siglo”, propios o ajenos. Creo ahora que ese era el Señor susurrándome que quizás no debería mandarlos, y al que esquivé; eso sí, sólo momentáneamente, introduciendo dicha nota. Poco pensaba yo lo mucho que le costaría a la persona que recibía el mensaje tener que contradecirme o desagradarme tomando la decisión de notificarme su disconformidad. De una lista de unos 150, solamente 3 se atrevieron a hacerlo. Uno de ellos, agárrense, fue nada menos que el hermano Charles E. Newbold Jr.. Eso me golpeó, pero al fin pude agradecer a Dios por su franqueza. Creo que de eso aprendí la necesidad de ser yo también franco, aun a riesgo de ser malinterpretado.

Confieso que me costó mucho hacerlo con este joven enamorado del Señor, que debe pensar que tiene que compartir todo lo que Dios le da a él con todo el orbe. Tengo dos personas, una de ellas desconocida, de la que filtro sus correos, porque no me he atrevido todavía a decirle que deje de mandarme; él en su afán divulgativo  de sus revelaciones “robó” mi dirección electrónica de otro hermano que publicaba sin tomar la precaución de hacerlo con copia oculta. El advirtió con su nota que si alguno se molestaba se lo hiciera saber. ¿Les suena la cosa? Precisamente tomó mi correo electrónico de un hermano con el que si tuve trato, y que, sin contar conmigo, empezó a incluirme en su lista de envíos de artículos de forma rutinaria y bastante frecuente, incluso diaria a veces. Este es un hermano del que eventualmente podría interesarme tener correspondencia sobre algunas cuestiones, pero que si bloqueara su correo desviándolo a la papelera, no podría enterarme si me escribiera para cualquier otro asunto. Creo que a ambos les enviaré este escrito para ver si se dan por aludidos; pero creo que si no lo hacen tendré que ser franco y pedírselo de forma directa … algún día. Pienso que Dios nos llama a la luz, a la transparencia, a decir la verdad en amor y en su tiempo, cuando nuestra privacidad se vea invadida. Esto, definitivamente, creo que es mejor que la “cobardía” de no decir nada y enviar a la papelera esos mensajes que nos mandan y no queremos recibir ni leer

La conclusión es que hay mucho de carnalidad en esto, o de celo no conforme a ciencia; orgullo, exhibicionismo “espiritual” y autopromoción. Aunque he dejado esa actividad casi totalmente, salvo casos en los que creo que callar sería algo imperdonable y dañino para ellos y que un día podrían reprocharme diciendo: “No me avisaste. ¿Por qué no lo hiciste?”, quiero pedir perdón a quienes se hayan sentido acosados o perseguidos por mí (a los Miguel y Mari Carmen, a Javi, Ramón y otras personas de Remar, a Chen del Recobro, gracias porque tú fuiste uno de los valientes de decirme que no te enviara más, a José Luis o Cristóbal igualmente del Recobro, a Mauricio Sánchez, etc., etc.; tú pones ahí tu nombre). Si alguno de vosotros no quiere que le envíe nada en absoluto, le ruego que tenga la valentía de decírmelo, porque no me enfadará para nada y se lo agradeceré grandemente. Pensé que dejar de hacerlo absolutamente sería irse al otro extremo y que debemos buscar un balance en todo.

Algo que creo que a muchos nos incomoda especialmente es que nos etiqueten, por norma, en Facebook, porque además eso acarrea una serie de comentarios en cadena de los etiquetados, que te llegan sin poder evitarlo. Es algo que Facebook no da la opción de impedir. Yo digo que me molesta que lo hagan sistemática o machaconamente, aunque aceptaría si alguien cree verdaderamente necesario hacerlo coyunturalmente.

¡Cuánto nos cuesta entender que debemos dejar que sea el Espíritu el que guíe a la gente a leer lo que necesita leer! Nuestros contactos saben cual es nuestra página y si quieren buscarnos allí ellos lo harán. Hace tiempo fui movido incluso a dejar de publicar en los más de 10 grupos en los que me habían incluido, siempre sin preguntarme, porque raramente alguien leía algo de lo que allí se ponía. Y ¿quien me negará que muchas veces esto sólo sirve para debates infructuosos o polémicas contenciosas? En cierta ocasión una hermana dijo, muy acertadamente, que Facebook es un foro donde todos hablan pero nadie escucha. Creo que es una buena definición de lo que Facebook es.

Yo, tras pasar la fiebre consuetudinaria por la que los principiantes atraviesan, decidí no perder mi tiempo y usar mi página casi exclusivamente para publicar noticias y artículos y libros cristianos. Raramente bajo más allá de los tres o cuatro primeros mensajes en mi página de noticias de Facebook y coloco algún que otro “me gusta”. Muchas veces he pensado en cancelar mi cuenta, pero no lo he hecho, porque he visto que poco a poco hay algunas personas que están recibiendo el mensaje de Dios, adecuado para este kairos o tiempo oportuno de la Edad de Tabernáculos. ¡Cuán lamentablemente pierde su tiempo la gente en Facebook! Y lo peor es que se auto engañan, pensando que todo lo que publica todo el mundo les incumbe a ellos, y que las frasecitas, los vídeos, ¡las fotos desde todos los ángulos y poses! y las ñoñerías “espirituales” les están alimentando. ¡Imagínate cuanto me “encanta” la plaga de las invitaciones a los jueguecitos, a mí que jamás he perdido mi tiempo jugando ni un solo juego de esos ni tan siquiera en el móvil! Menos mal que eso se ha reducido mucho porque hubo una época que se convirtió en un verdadero azote. ¿Cuando se hartarán de leche de tan baja calidad y les dará por leerse un sólo artículo o un libro de verdadera enjundia?




Y qué me decís de los “me gusta” por compromiso. ¿No os molesta a vosotros que la gente ponga sus “me gusta” por rutina o compartan lo que vosotros ponéis sin ni siquiera habérselo leído? Sintámonos libres de leer o no leer, pero no seamos hipócritas solo por creer que así complaceremos a los demás. No perdamos nuestro tiempo ni hagamos que lo pierdan los demás. Querido amigo no me pongas “me gusta” si no has leído lo que cuelgo, pero si lo lees y te gusta, por favor, hazlo correr compartiéndolo.

Si me has solicitado en amistad y yo no te sigo, no te molestes. Yo sigo a quienes el Señor me dice que lo haga y leo aquello a lo que el Espíritu me conduce. Busca las personas que crees que el Señor puede usar para alimentarte y desecha el resto. Deja que el Señor guíe a ti a aquellos que Él quiera, pero no los persigas tú. Todos debemos buscar las conexiones superiores que el Señor nos proporciona y dejar que los demás hagan lo mismo. No podemos empujar a que nos sigan pero si podemos seguir a quienes merezca la pena hacerlo, mientras dejamos que el Señor se ocupe de traernos quienes nos sigan a nosotros.

En definitiva, si no tienes dominio propio ni discernimiento, lo mejor es que canceles esa cuenta que tanto tiempo te hace perder; pues sabe que de ese tiempo perdido tendrás que dar cuenta al Señor, quien nos mandó redimir nuestro tiempo. Ya sabes, si tu ojo te hace caer arráncatelo. Yo no quise cerrar mi cuenta porque hallé la gracia del Señor para no dejarme atrapar en ese “come cocos”. Un buen y reconocido siervo llamado Michael C. me dijo que el Señor le había dicho a él que saliera de allí. Yo, después de considerarlo, decidí no irme al otro extremo haciéndolo y aprovechar una ventana más para la divulgación del buen mensaje de la Cruz, del reposo en Dios y de Tabernáculos; eso si, con discernimiento y dominio propio. Decía Watchman Nee que Elías vino en la austeridad veterotestamentaria de no comer y no beber, pero que Cristo vino comiendo y bebiendo con dominio propio. Creo que ese es el mensaje neotestamentario y no la abstinencia. ¡Equilibrio!, una vez más.

Liberémonos del acoso “espiritual” y descansemos. ¡La verdad nos hace libres! ¡Hagamos, pues, todo sin levadura, con sinceridad y con verdad, entresacando lo precioso de lo vil!

TXEMA ARMESTO

No hay comentarios:

Publicar un comentario