TRADUCTOR-TRANSLATE

Cap. 8 - EL PARIA (Las Lágrimas de mi Padre), Dr. Stephen Jones




"Es hora de que nos vayamos", le dije. "Debemos continuar nuestro camino, porque el Espíritu de Dios nos está llevando hacia Silo".

-"Supongo que debemos dejarte ir" -dijo Elcana. "¿Cómo podríamos pagarle por traer a nuestro hijo de vuelta a nosotros con seguridad? Siempre estaremos en deuda con usted. Ana también está agradecida más allá de las palabras".

-"No nos debe nada" -respondí. "Si usted está endeudado con alguien, es con Yahweh mismo. Él es quien nos envió, y Él proveyó la plata para redimir a su hijo. Sírvanle, no nos debe nada.

"Entonces que la paz de Dios vaya contigo, y que Él guíe todos tus pasos", dijo Elcana.

"Espero que nos veamos de nuevo pronto, Séfora", dijo Ana.

-Sí -repitió Penina-. "Siempre será bienvenida aquí cuando viaje por este camino.

"Gracias", replicó Séfora. "Fue bueno conocerla".

"Si no les molesta, iré con ustedes un tiempo", dijo Elón, "porque yo también estoy camino a Silo para consultar con el Sumo Sacerdote. Silo está de camino a mi casa en Zabulón.

-"Es más que bienvenido para acompañarnos" -dije-. "Disfrutaré de su compañía".

Dijimos nuestro adiós y pronto fuimos hacia el norte a lo largo de la cordillera, hacia Silo, al oriente del monte de Efraín. El día fue cálido y brillante, y el tiempo pasó rápidamente mientras hablábamos de cosas espirituales, las condiciones en Israel y las cosas por venir. Sippore voló hacia el cielo, y pronto noté que otras dos palomas volaban con ella.

Miré a Séfora. "¿Serán palomas las mismas que fueron liberadas en Timnat?", pregunté.

-"Creo que si" -dijo Séfora-. "Me pregunto qué estarán haciendo aquí. Sippore parece conocerlas. Deben tener algún propósito".

Al momento, notamos un hombre sentado al lado de la carretera con la cabeza entre las manos. Parecía desgastado y desanimado, incluso con el corazón roto. Cuando nos acercamos a él, él levantó su cabeza y agitó su mano en nuestra dirección. "¡Inmundo! ¡Imundo!" Gritó débilmente.

Elón detuvo bruscamente su caballo. -¡Es un leproso! -dijo-. "Ten cuidado. No te acerques a él. No queremos quedar impuros mientras vamos camino a Silo".

Pegaso y Pléyades continuaron hacia el leproso sin detenerse. Elón fue más cauteloso y retuvo su caballo detrás de nosotros.

"¡Inmundo! ¡Inmundo!" -gritó de nuevo el hombre, aparentemente preguntándose si lo habríamos oído la primera vez. Sin embargo, no se molestó en levantarse.

-"Le escucho, amigo mío" -le aseguré. "¿Cuál es su nombre? ¿De dónde es?"

“Soy Bedán”, 64 respondió el leproso con una voz llena de desesperación. "Yo soy un hombre de Efraín, o lo era cuando aún era un hombre. Ahora soy proscrito, juzgado por Dios, cortado de Su presencia en Silo".

-"Tu nombre sugiere que Dios te ha juzgado" -dije, deteniéndome ante él. -"¿Has nacido con ese nombre?"

No, mi nombre de nacimiento es Abdón, hijo de Hillel” 65 , respondió. "Aquellos fueron los días en que pude servir a Dios; pero ahora soy Bedán, porque el ojo de Dios ya no está sobre mí". Él levantó sus ojos por primera vez y me miró directamente. Al instante, reconocí su rostro, porque lo había visto en el Monte en el Ojo del Ángel de la Vida. Comprendí entonces que la letra ayin, u «ojo», al comienzo del nombre de Abdón había sido abandonada, para acortar su nombre a B'dan o Bedán.

"Yo me llamo Anava", dije, "y esta es mi esposa Séfora. Viajamos a Silo con Elón el Juez de Zabulón. Shalom. Y la paz de Dios gobierne tu corazón”. 66

"¿Cómo puedo estar en paz con el Dios que me ha herido con lepra? No hay paz entre nosotros, porque yo he sido cortado de Él".

"He estado en el Monte de Dios", le respondí. "Allí miré a los ojos de tu ángel y vi tu cara. Yahweh no te ha cortado".

Me deslicé del lomo de Pegaso, me adelanté y me puse de pie ante él. -"¡Nunca le ha cortado! No está solo. Nunca subestime el amor de Dios por todas Sus criaturas. Nunca subestime su valor para Él. Nunca subestime Su poder de salvar. Ninguna enfermedad puede separarle del amor de Dios. Dios cree en usted más de lo que usted cree en Él o incluso en si mismo. El Dios de Israel nos ha enviado aquí para responder a su oración y para decirle que su aflicción vino sobre usted, no para destruirle, sino para mostrar Su gloria.

Luego extendí la mano y apoyé firmemente la mano sobre su hombro antes de que él pudiera objetar. Asombrado y sorprendido, sólo podía mirarme y preguntarme por qué me contaminaría tocando a un leproso impuro.

"Ningún hombre, ni de mi familia ni de mi tribu, me ha tocado durante dieciocho años", exclamó. -¿Por qué se contamina por mi cuenta?

"¿De qué tribu es?", pregunté.

-"Era de Efraín antes de mi exilio" -dijo débilmente-, "pero eso fue hace mucho tiempo".

Pero yo dije con firmeza: "Bien, yo también soy de Efraín, y llevo la autoridad de nuestra tribu para declarar tu restauración a la comunión. ¡Mira mi anillo!" Levanté mi mano para que él viera el anillo de Efraín que el Jefe Hiamovi me había dado.

La mandíbula de Bedán se aflojó. "¿Eres el jefe de Efraín?", Preguntó.

"No soy el actual Jefe, porque soy de otro tiempo y lugar. Pero sin embargo yo llevo la autoridad de la tribu. El jefe de Efraín, que ahora es reconocido por Israel, usa un anillo idéntico, pero su anillo representa un becerro de oro que está modelado según la abominación que Israel adoró en el desierto. Su idolatría ha convertido a la tribu de Yahweh en becerro de oro, y como intercesor, has llevado el pecado de Efraín en tu cuerpo".

"Tu enfermedad y tu dolor no fueron por tu propio pecado, sino por el pecado de tu tribu, nuestra tribu. Pero la intercesión siempre termina en victoria, y es el camino hacia la autoridad espiritual. Como has llevado el pecado de Efraín, así también Dios te concederá autoridad sobre ellos y sobre todo Israel".

"Los efraimitas verdaderos -continué-, dan el fruto que Dios desea. Vengo con la provisión de Dios para restaurar su vida en Su Reino. Usted es purificado por el Dios del Cielo. Invoco al Ángel de la Vida para restaurar todo lo que has perdido. Vaya, muéstrese al Sumo Sacerdote, 67 para que dé testimonio de que ha sido sanado y se restablecerá a la comunión en el santuario.

Cuando Bedán me miró y vio mi confianza, la desesperación comenzó a dar paso a un parpadeo de esperanza vacilante. Habíamos llegado a un punto de conexión, donde la oportunidad cruza el destino y donde el valor divino colisiona con la debilidad del hombre.

Incluso si Dios me debe sanar, no puedo ir al Sumo Sacerdote sin palomas que ofrecer para mi limpieza”, 68 dijo con vacilación.

"Nuestro Dios proveerá todo lo que necesites", le dije, "porque Él te ha sanado y Él te limpia legalmente también. Y no tiene que preocuparse por mí. Soy limpio por la Palabra que Yahweh me ha hablado. 69 No puedo ser inmundo. Tu Padre celestial te ha tocado y te ha limpiado para que no me hiciera inmundo cuando le tocara. Soy un sacerdote según el antiguo Orden de Melquisedec".

Elón contempló con asombro a una distancia segura. En ese momento, Sippore regresó y aterrizó en el hombro de Séfora. Dos palomas volaron con ella, pero aterrizaron en los hombros de Bedán. De nuevo estaba sorprendido y asombrado. -"¿De dónde salieron estas palomas?" -preguntó incrédulo.

"Son la provisión de Yahweh para usted", dije. "Han venido a usted, porque ahora se ofrecen le ofrecen, para que sea purificado oficialmente por el Sumo Sacerdote. Estas palomas son una señal de su sanidad, porque si no estuviera sanado, no necesitaría palomas".

Bedán miró sus manos y de repente se dio cuenta de que estaban completamente limpias otra vez. Sus dedos fueron restaurados, y la blancura de la lepra había desaparecido. "¡Estoy curado!", dijo Bedán suavemente. "¡Yahweh me ha sanado!" Él se puso de pie de un salto, bailando y alabando a Dios con las manos levantadas. De repente parecía estar energizado, teniendo una nueva fuerza que viene con renovado propósito en la vida.

Las dos palomas volaron al aire y giraron en círculos hasta que terminó su baile de victoria. Entonces volvieron a él.

-"¿Por qué son tan mansas estas palomas?" -preguntó finalmente Elón, cuando el tiempo de júbilo pasó a un entusiasmo más tranquilo.

"Ellas también tienen un propósito en la vida, porque son guiadas por el Ángel de la Vida. Representan al Mesías que ha de venir -expliqué-. "El Mesías es enviado por el Cielo. Él vendrá a cumplir las promesas de Dios de intervenir en los asuntos de los hombres. Una de estas palomas, el macho, será sacrificado para que todos tengan vida. La hembra será liberada a campo abierto, 70 representando la liberación de la Novia Celestial a través de una Segunda Obra del Mesías. Ella será enviada a llevar la Palabra de Dios a toda la humanidad, de modo que llegue a ser el Salvador de todos los hombres”. 71

Después de una pausa, volví a hablar a Elón, diciendo: "Usted eres de Zabulón. Está escrito en los libros del Cielo que el pueblo de Neftalí y de Zabulón, que habita en tinieblas, verá surgir una gran luz sobre ellos. 72 Esta es esa luz, la luz del Mesías, la revelación de Su venida y la obra que Él debe hacer en Israel y en toda la Tierra".

Luego, al ex leproso, que ya se había calmado, le dije: "Cuénteme más sobre usted y sobre su familia. Seguramente no fue leproso desde el nacimiento".

"No", dijo, "yo vengo de una familia piadosa de Efraín. "Serví a Yahweh toda mi vida e hice todo lo que pude para ayudar a los pobres. Pero sentí que me faltaba algo, y por eso busqué conocerlo mejor. Oré para que Él se revelara a mí de una manera mayor, pero mi audacia debió de enojarle, porque poco después me maldijo con lepra. Me vi forzado a dejar mi familia y vagar como mendigo, solo y abandonado durante los últimos dieciocho años".

-"Ya no es Bedán" -dije-. "Cuando vuelva a su hogar, volverá a ser Abdón, porque ahora todos verán que el Ojo de Dios le ha mirado con compasión. Lo que pensaba era un juicio divino sobre usted, ha sido, en verdad, una respuesta a su oración. Quería mayor conocimiento y comprensión, pero tales cosas no vienen sin adversidad ni dolor. Su condición no significó que Dios le hubiera abandonado, sino que se complacía con el grito de su corazón.

-"¿Qué?" -dijo Abdón. -"¿Cómo es eso posible?"

"Un corazón ardiente emite gritos demasiado profundos para comprender o expresar en el lenguaje humano", le respondí. 73 “Esos gritos son música para los oídos de Dios. Dios oye más allá de las palabras habladas y responde a las necesidades reales que están ocultas y tácitas, desconocidas incluso para el que ora; Él le ha mostrado la condición de todos los hombres mortales, porque la lepra es una muerte lenta que representa la condición de mortalidad. La Ley de los Leprosos Limpiados nos enseña el principio espiritual por el cual los hombres pueden entrar a la inmortalidad. Ustedes fueron afligidos con lepra para enseñarles la condición desesperada que todos los hombres enfrentan, sin la verdadera fuente de vida. Esta fue una revelación divina. Pero ahora ha llegado el momento de que aprenda la gracia de Dios y los principios de la vida inmortal".

-"¿Qué quiere decir?" -preguntó Abdón.

"Sabe que se necesitan dos palomas para limpiar a un leproso", dije. "Pero, ¿conoce la profecía que se transmite por medio de esas palomas?"

-"No" -respondió él. "Sólo sé que debo presentar dos palomas a Dios para ser declarado limpio".

"Las palomas", dije antes, "representan al Mesías venidero y profetizan de Sus Obras que todavía están por realizarse en la Tierra. Vendrá dos veces, la Primera vez morirá y la Segunda vez traerá la inmortalidad. Su muerte será en nombre de todos los hombres mortales, un hombre perfecto que viene a morir para que todos los hombres puedan vivir. Él entonces resucitará de entre los muertos, para que aquellos que tienen fe en Él y en Su propósito reciban vida".

"¿Está diciendo que Su resurrección será Su Segunda Venida?", preguntó Abdón.

"Eso es parte de la respuesta", dije, asintiendo con la cabeza. "Será un punto de partida -una promesa de inmortalidad para otros también. Los hombres asegurarán Su promesa, pero todavía tendrán que ser pacientes, porque los cielos deben entonces recibirlo por un tiempo para cumplir otros aspectos de la Ley y de la Profecía. Cuando Él regrese del Cielo, levantará a los creyentes de entre los muertos y les dará inmortalidad para que nunca más mueran. Éstos gobernarán el Reino de los Cielos y mostrarán al resto de la humanidad los caminos de Dios".

"¿Cómo profetiza la Segunda Paloma de esto?", preguntó Abdón nuevamente.

"Como sabe, la Segunda Paloma será liberada a campo abierto después de haber sido sumergida en la sangre de la Primera Paloma", le expliqué. "La obra de la Segunda Paloma es posible gracias a la Primera Paloma, pues está claro que la Segunda no puede ser liberada sin primero ser sumergida en la sangre de la Primera. El campo es el mundo. 74 La Segunda Paloma no tiene que morir, sino que es liberada".

-"Pero ¿por qué es necesaria esta Ley para que los leprosos sean limpiados?

"La muerte de la Primera Paloma quita la muerte de los mortales, que son leprosos espirituales", dije. "Como leproso, aprendió acerca del poder de la muerte, pero cuando fue sanado, aprendió cómo el Mesías le amó y llevó sobre Él esa muerte, o lepra; para que pudiera ser liberado. Él le amó primero para ganar su amor. Sabiendo esto, ¿no aumenta su amor por Él? ¿No le ama porque Él le amó primero?" 75

-"Sí, claro" -dijo Abdón entusiasmado-. "Hasta ahora, pensé que Dios me odiaba por atreverme a pedir acercarme a Él. Pero ahora que veo Su amor bajo una nueva luz, mi deseo original se ha despertado más fuerte que nunca!"

"El amor nos lleva a todos a la unión con Dios a través de Su Mesías", dije. "Los que temen a Dios son siervos. Aquellos que lo aman son hijos. El miedo separa y requiere fuerza para unificar. El amor es la fuerza unificadora más grande del mundo y no necesita temor para mantener la unidad. Unidad significa que somos uno con el Mesías".

-"Las palomas" -continué- representan al Mesías en Su expresión de amor a los leprosos, a todos los mortales. Aquellos que aman al Mesías son uno con Él. El principio de la unidad significa que lo que Él hace, nosotros también lo hacemos, porque el ojo no puede decir a la mano: 'No necesito de ti'. Tampoco la cabeza puede decir a los pies: 'No necesito de vosotros'. 76 Si un miembro sufre, todos los miembros sufren con él; si un miembro es honrado, todos los miembros se regocijan con él. 77 Todos somos un solo cuerpo. Cuando un hombre llora por los dolores de la mortalidad y la lepra, todos lloramos. Cuando un leproso se regocija por su sanidad, todos nos regocijamos. Por este principio, ahora eres uno con tu gran Sanador. Así como Él se identificó con ustedes a través de Su muerte, también ustedes se identifican con Él a través de Su vida".

"Ese es un principio asombroso", dijo Abdón.

-"No lo habría aprendido, sino a través de una dolorosa experiencia -dije-. "El dolor, sin embargo, no es digno de ser comparado con la alegría de la sanación y la restauración. Tenía que aprender a morir a si mismo antes de que pudiera aprender a vivir en unión con Dios. Alégrese, pues pocos hombres han aprendido esta verdad. Aún no se ha revelado a los hombres abiertamente, porque sólo unos pocos tienen el privilegio de saberlo antes de su revelación general".

"Tengo el privilegio de saber esto", dijo Abdón.

"Su alma tuvo que morir para que pudiera convertirse en una nueva creación", continué. La lepra mató su alma, porque sabe que su alma perdió toda esperanza de vida. Usted ha experimentado el dolor de la muerte incluso mientras estaba vivo. Pero también ha descubierto que la muerte era una puerta a la vida, un nuevo comienzo, y hoy es un hombre nuevo".

-"Sí, ya veo" -dijo Abdón emocionado-. "Ciertamente no soy el hombre que era ayer. Yo estaba muerto mientras estaba vivo y antes de morir no tenía realmente esperanza de vivir. Un nuevo día ha amanecido".

"Su alma ha muerto", dije, "y su espíritu es ahora su verdadero YO. Siga la voz interior de su espíritu y verá que es un templo de Dios y que Su presencia está dentro de usted, guiándole a toda la verdad. Le encargo que nunca más subestime el amor de Dios. Su amor es un fuego furioso que no se apaga. No hay nada que pueda hacer para que Él le ame más. No hay nada que pueda hacer que le haga amarle menos. Nunca más crea que está más allá de la esperanza o que es indigno de acercarse a Él. Usted debe saber esto para conocer la mente de Dios para todos los hombres. Esto es importante porque, como puerta de la vida, juzgará al pueblo de Israel en sus últimos años".

-"¿Cómo podría darte las gracias por darme tal comprensión?" -dijo Abdón.
"La verdad está en el Mesías que ha de venir. Sin embargo, para aquellos que escuchan la voz interior de Dios, la verdad es ahora. La verdad estaba en ti desde el principio, pero no la recordabas. Sólo soy un recordatorio de la verdad.

Volviéndome a Elón, dije: "Toma nota de esto, hermano Elón, y aprende de la experiencia de Abdón, porque esto es lo que debes saber también para ser un juez efectivo. Mira bien a este hombre, porque él será tu sucesor como juez en Israel, y en sus días habrá paz. Será conocido como el gran reconciliador entre vecinos, pues siempre llevará un maravilloso testimonio de intervención divina que lo restauró a la paz con Dios. Él sabrá por experiencia que Dios ama a todos los hombres desde el más pequeño hasta el más grande".

-"¡Vayamos inmediatamente a Silo!" -dijo Abdón-. "Debo comenzar mi semana de limpieza lo más rápido posible, para que pueda reunirme con mi familia. Apenas me reconocerán después de dieciocho años".

"Sí, es el momento de ir", dije. Volví a montar a Pegaso, mientras Abdón guiaba por el camino, caminando y saltando y alabando a Dios. Las dos palomas volvieron a volar alegremente en círculos por encima hasta que se sentó, y luego volvieron a posarse sobre sus hombros. Habían sido liberados de sus limitaciones filisteas, pero seguían vinculados por el amor, para que el Sumo Sacerdote pudiera dar testimonio de la curación de Abdón.

Pero apenas habíamos pasado un rato en el camino cuando una extraña sensación de hormigueo se apoderó de mí, y miré a Séfora. Me devolvió la mirada, y supe que ella también lo había sentido.

-"Adiós, amigos míos" -dije-. "El Espíritu de Dios se mueve en nosotros, y nuestra presencia es requerida en otro lugar".

Con eso, Elón y Abdón se desvanecieron de la vista, y Séfora y yo y nuestra fiel paloma nos encontramos cabalgando solos. Así que nos dirigimos a Silo.


Notas a pie de página


  1. 1 Samuel 12:11. El nombre de Bedán significa "juzgando".
  2. Jueces 12:13. Abdón fue el juez que sucedió a Elón, pero la Escritura parece darle dos nombres: Abdón y Bedán, cada uno con significados similares. Abdon significa "servidumbre", de abad, "servir".
http://gods-kingdom-ministries.net/teachings/books/my-fathers-tear/chapter-8-the-outcast/

No hay comentarios:

Publicar un comentario