TRADUCTOR-TRANSLATE

Cap. 7 - LA REUNIÓN (Las Lágrimas de mi Padre), Dr. Stephen Jones




Estábamos cerca de Ramá, en la tribu de Benjamín. Había muchos lugares conocidos como Ramá, porque el nombre significa colina o lugar alto, y había muchas colinas altas en Israel. Pero esta era la ciudad natal de Samuel. Cuando nos acercamos a la ciudad, vimos una pequeña reunión, y Sippore voló al cielo para explorar este nuevo territorio.

-"Es el juez" -dijo Samuel-. "Elón el zabulonita 46 ha establecido tribunales en muchas ciudades y viene aquí a veces para juzgar las disputas entre el pueblo. Él está hoy aquí".

A medida que nos acercábamos, oímos que Elón rendía su veredicto en el caso que tenía delante. "Debes pagarle por su pérdida, porque tú empezaste el fuego, y por lo tanto el fuego era tuyo", declaró. "Dejarás que tu prójimo pastoree en tu mejor campo. 47 Que se haga cumplir la Ley. El caso está cerrado".

La corte terminó, y la gente se volvió y nos vio acercarnos. Cuando vieron a Samuel, se maravillaron porque le conocían bien y sabían que había sido vendido como esclavo para pagar el impuesto filisteo. Samuel les saludó con la mano y dijo en voz alta: "¡He regresado! ¡He sido redimido!"

Samuel nos condujo a su casa cercana, y cuando la palabra se extendió, la multitud que nos seguía creció hasta convertirse en una pequeña multitud. Cuando finalmente nos acercamos a la casa de Samuel, su madre y su padre corrieron hacia nosotros con los brazos abiertos. Un niño de cuatro años se quedó rezagado, tratando en vano de mantenerse al día.

"Samuel, hijo mío", llamó Elcana. "¡Has regresado! ¡Una vez más, Dios ha sido bondadoso y ha respondido a nuestras oraciones! Mi hijo estaba muerto y ha vuelto a la vida otra vez! ¡Estaba perdido y ha sido encontrado!"

Ayudé a Samuel a bajar a tierra, y él se encontró con los brazos de su padre. La multitud detrás de nosotros, incluyendo a Elón, aplaudió y alabó a Dios por Su liberación. Ana también lo tomó en sus brazos, llorando de alegría. "¿Cómo estás?", preguntó. "¿Estás bien? ¿Te han hecho daño?"

"Estoy muy bien", le aseguró Samuel. "Mis amigos me redimieron antes de llegar a la tierra de los filisteos, y me trajeron a casa".

Otra mujer, sosteniendo a un bebé, vino corriendo hacia nosotros y esperó impaciente por su turno para abrazar a Samuel. "Esta es mi otra esposa, Penina", 48 me dijo Elcana. "Estos son mis hijos, Amram, Merarí, mi hija Miriam, y nuestro bebé, Débora" Los muchachos parecían tener alrededor de ocho y diez. Miriam, una niña, parecía tener unos dos años. El bebé fue presentado como Débora.

-"Tienes una buena familia" -dije al orgulloso padre, desmontando de Pegaso.

"Y ahora está completa una vez más", dijo. "¿Cómo podremos agradecerle alguna vez? ¿Quién es usted? ¿De dónde viene?"

"Venimos de una familia de Efraín en una tierra lejana", le expliqué. "Dios nos envió aquí con una palabra para dar a un hombre y a su esposa cerca de Zora en la tribu de Dan. Estábamos con ellos cuando vimos al cobrador de impuestos filisteos regresando a la tierra de los filisteos. Nos dimos cuenta de que tenía un niño pequeño con él, y cuando supimos que era de Israel, lo redimimos y lo trajimos a su familia".

"Pero usted no es un miembro de la familia", dijo Elón. No tenía ninguna obligación de redimirlo. 49 ¿Por qué hizo esto?"

-"Todos somos parte de la familia de Dios" -dije-. Mirando a Ana, añadí: "Tenemos un Dios de gracia, como ustedes saben. Su hijo, Ana, es especial, porque le han prometido a Dios. Por lo tanto, es un hijo de Dios. Aunque Dios permitió que fuera vendido en manos de hombres malvados por un tiempo, Él lo redimió y lo devolvió del Seol".

-"¿Cómo podremos agradecérselo alguna vez?" -preguntó Elcana con seriedad-. -"Una reunión así merece una gran fiesta, pero no tenemos nada que ofrecerle" -dijo con lágrimas-.

-"No se preocupe por eso" -respondí. "Usted tendrá su fiesta, porque Dios también ha provisto para eso". Entonces volviéndose a la multitud, pregunté a gran voz: "¿Quién tiene un becerro que pueda comprar para una gran fiesta?"

Un hombre dio un paso adelante. "Yo tengo uno", dijo.

"Y yo", dijo otro.

-"Entonces mataremos los dos terneros" -dije, mirando el tamaño de la multitud. "Dios ha provisto hoy mucha carne para todos".

"Tengo un poco de vino", ofreció Elcana. "Aunque la sequía ha sido bastante severa este año, no ha consumido toda la cosecha".

-"No puede dar el poco de vino que tiene" -dije-, pero se lo compraré de la abundancia que Dios ha provisto para esta ocasión. Lleve un registro de cuánto bebe la gente, y le pagaré un precio justo por ello".

-"Es demasiado generoso" -dijo Elcana humildemente-.

-"Dios es generoso" -respondí. -"Yo solo soy un mayordomo, doy lo que no es mío, según la voluntad del Cielo. También he aprendido que Dios mide las riquezas, no por cuánto se acumula, sino por cuánto se da con corazón alegre".

Desmontamos y Pegaso y Pléyades caminaron más allá de la multitud para pastar en un campo cercano. Pagué el precio de los terneros sin regatear. Los terneros fueron recogidos, las hogueras encendidas y los niños corriendo para preparar la fiesta. Elcana trajo el primer barril de vino. Muchas manos fueron a trabajar, y una vez que los terneros fueron masacrados, no tomó mucho tiempo hervir trozos de carne en las ollas y cocinar otras porciones en sartenes planas o parrillas. Algunos simplemente ponían un palo a través de un pedazo de carne y lo cocinaban a fuego abierto. Habría mucho para todo el mundo.

Elón me escoltó a un puesto de honor entre los hombres. Ana, Penina y las otras mujeres rodearon a Séfora y le hicieron muchas preguntas para conocer el punto de vista de una mujer sobre estos eventos. A las mujeres les gusta conocer esos detalles. Creo que le hará hablar más esta noche de lo que ha hecho todo este viaje, pensé con una sonrisa interior.

"¿Cuánto tiempo ha sido juez en Israel?" , le pregunté a Elón.

"Ibzán murió hace unos años", dijo Elón, "y los jefes tribales me eligieron para dirigir a Israel y juzgar al pueblo".

"Conocí a Ibzán en el consejo tribal hace seis años", le informé.

-"He oído hablar de usted y de sus caballos -dijo con una sonrisa. -¡Causó una gran controversia!

"Yo fui enviado de un país lejano con una palabra muy importante de Yahweh", respondí. "Mi esposa y yo ahora hemos regresado para dar seguimiento a nuestra primera visita y ver cómo lo está pasando Israel".

"Estamos haciendo tanto bien como uno podría esperar", dijo Elón. "Los filisteos nos permiten vivir nuestras vidas normalmente y no interfieren con mis deberes como juez o con los deberes de Elí como Sumo Sacerdote. Quizás el mayor problema sea con las familias sacerdotales. Los filisteos toman el diezmo que normalmente va a ellos, e imponen también a los sacerdotes. Así que no sólo los sacerdotes perdieron gran parte de sus ingresos, sino que ahora deben diezmar a los filisteos".

-"Entonces, los sacerdotes deben estar empobrecidos" -comenté-.

"Muchos de ellos no pueden darse el lujo de tomar el tiempo para ministrar en Silo", continuó Elón. "Así la obra del Tabernáculo sufre, aun cuando los filisteos les permitan continuar sus sacrificios".

-"¿Qué hay de Elcana?" -pregunté. -"He oído que era demasiado pobre para pagar el impuesto".

-"Sí" -respondió Elón-. "Tiene un viñedo que debe darle un pequeño ingreso, pero la sequía en los últimos años ha tomado todos sus recursos, y parece que tuvo otra mala cosecha este año".

-"Sí, he oído hablar de la sequía" -dije con una mirada interrogante-.

"Judá y Benjamín han estado en sequía durante todo el cautiverio", dijo Elón. "Muchos simplemente han dejado su heredad y han ido a Moab y a otros países".

-"Las lluvias vendrán ahora" -dije con confianza-. "Cuidado con la lluvia temprana después de Sucot. La semilla no se desperdiciará. El próximo año será un año de buena cosecha".

-"Esas son buenas noticias" -dijo Elón-. "Espero que tenga razón".

Los hombres insistieron en contar toda la historia de la redención de Samuel desde el principio, incluyendo una introducción del país lejano donde vivíamos. Habían escuchado de otros acerca de nuestra primera visita con los jefes tribales seis años antes, sobre todo porque habían oído hablar de nuestros grandes caballos. Las historias se mejoraban con cada nuevo relato.

Les dije que Dios nos había enviado de vuelta en misión de seguimiento, sin mencionar cómo Harpazo nos había transportado rápidamente en el Espíritu. Les dije cómo "nosotros" habíamos matado a una pitón grande que había aterrorizado a los filisteos que vivían en el valle de Sorec en la frontera de Dan, y cómo la habíamos vendido a un curtidor en Timnat. No pensé que fuera sabio hablar de la fuerza sobrenatural del niño que realmente la mató. Podrían oír hablar de él eventualmente, por supuesto, pero mientras tanto, era mejor que permaneciera anónimo en sus primeros años.

Les conté cómo habíamos visto el convoy de los filisteos avanzando por el camino de Asdod, llevando los impuestos de Israel que habían recogido. Cuando les dije cuánto había pagado por redimir a Samuel, se indignaron ante el precio exorbitante. Pero se volvieron más tranquilos cuando le expliqué que Dios no había sido tomado por sorpresa, ni Dios estaba corto de dinero. Después de todo, si el filisteo hubiera sabido lo valioso que era este chico, ¡no lo habría vendido por tan poco!

"El valor comercial de la vida es barato" dije, "pero cada hombre y mujer no tienen precio a los ojos de Dios. Y además, ¿cómo puede alguien poner precio a la vida de un profeta?

-"¿Por qué estuvo dispuesto a pagar más de treinta piezas de plata por él?" -preguntó Elcana con curiosidad.

"Treinta es el precio de un esclavo. Pagué más que eso, porque para mí Samuel no es esclavo. El llamado de Dios está sobre él, y no tiene precio".

-"¿Estás insinuando" -preguntó Elón- "que Samuel es un profeta?"

-"Sí" -respondí. "Aunque todavía es joven, ya está dotado. Él ya sabe más que su padre y madre de las cosas espirituales y de la naturaleza de Yahweh. Se le entregará a Elí al final de la fiesta venidera, y el Sumo Sacerdote lo instruirá más en la Palabra de Dios. Su entrenamiento no sería completo sin aprender los caminos del sacerdocio. Incluso los hijos de Elí lo entrenarán con su ejemplo negativo, para que Samuel conozca el contraste entre el bien y el mal".

Elón asintió con la cabeza a sabiendas, pero no hizo más comentarios, para que no hablara mal de la casa de Elí.

Cuando les conté cómo nos habían abordado una banda de ladrones y cómo su líder había sido arrojado por Pegaso cuando él había intentado montarlo, los hombres se rieron. "No tuvo mejor suerte que Ibzán, cuando trató de montar a Pegaso hace seis años en el Consejo Tribal", le dije. "Se enojó, pero Dios nos libró de sus manos. Un león rugió cerca, y todos huyeron por sus vidas".

-Gracias a Dios por Su misericordia -dijo Elón. -Pero ¿no estuvo usted en peligro del león?

"No", dije, "porque estábamos allí por la providencia de Dios y estábamos siendo guiados por Su Espíritu, donde siempre estamos seguros. Aunque a menudo caminamos por el valle de la sombra de la muerte, no tememos ningún mal, porque Dios está con nosotros. 50 A menudo nos lleva a caminos que son considerados peligrosos desde la perspectiva de los hombres. Pero nunca estamos en peligro real cuando estamos en una misión de Dios. Caminamos con Él por fe, no por vista. 51 Los juicios, de hecho, son necesarios para probar que la fe funciona".

-Hablas de Yahweh en términos familiares -dijo Elón-. "¿Cómo es que el gran Creador del universo puede estar en términos tan amistosos con un simple hombre? Algunos dirían que esto se acerca a la blasfemia".

"Soy un hijo, no un sirviente", le expliqué. "Los siervos viven por el Pacto que Dios hizo con Israel en el Monte. Los Hijos viven por el Segundo Pacto que Dios hizo con Israel en las llanuras de Moab. Los siervos deben hacer la voluntad de Dios. Los hijos quieren hacerla. Dios nos creó para la comunión. Él está íntimamente conectado con toda Su Creación, porque Él creó todas las cosas de Él mismo. 52 Nunca puede ser desconectado de Sí mismo, y el hombre fue Su logro más alto. También, Abraham y Moisés fueron llamados amigos de Dios. 53 No eran excepciones, sino ejemplos de la relación que el Creador desea con todos los hombres y mujeres, desde el más pequeño hasta el más grande".

-"¿Las mujeres también?" -preguntó Elón con una mirada incrédula.

-"Sí, las mujeres también" -respondí. "¿No fue conocido Dios para Abraham como El Shaddai 'El Seno (Pecho, Ubre)', 54 el gran Proveedor y Nutriente de todos? Dios es tanto mujer como hombre, pues se llama abiertamente El Shaddai y Yahweh".

"Cuando Él creó a la humanidad", continué, "¿No los creó hombre y mujer a Su propia imagen? 55 Ustedes, hombres, están llamados a manifestar la naturaleza de Yahweh. Las mujeres están llamadas a manifestar la naturaleza de El Shaddai. Dios es Uno, tanto masculino como femenino, pero Él separó a Eva de Adán 56 para que cada uno tuviera una porción de la naturaleza de Dios. Al mismo tiempo, encontramos que nos necesitamos mutuamente para conocer y experimentar la naturaleza plena de Dios".

Los hombres se miraron, sin saber qué decir. Esto era muy diferente de lo que se les había enseñado.

"Todos ustedes conocen la historia de Ana" añadí, mirando a Elcana con una sonrisa de conocimiento. "Miren cómo oró, y cómo Dios respondió a su oración. Ella lloró, 57 y Dios atesoró cada lágrima y no dejó caer ninguna de ellas a tierra, porque Dios es un colector de lágrimas. ¿Podría Dios responder a la oración de alguien que no tuviera relación con Él? Ana conoce muy bien a Dios, y ella oye la voz de El Shaddai. Esa voz suena diferente a la de Yahweh, pero ambas voces vienen del mismo Dios en el Cielo. Los hombres no son los únicos autorizados para hablar con Dios, o para escuchar Su voz". 58

"¿Por qué, entonces, sólo hay hombres llamados para ser sacerdotes y ministrar en el Tabernáculo? ¿No indica esto que las mujeres deben permanecer en el atrio exterior cuando hablan con Dios? ¿No hay diferencia?"

"A los hombres se les dio este llamado", dije, "no porque puedan acercarse a Dios, sino porque los hombres representan al espíritu, mientras que las mujeres representan al alma. El orden divino nos enseña que debemos adorarle en Espíritu y en verdad y que el alma debe seguir la dirección del Espíritu. Esta es la razón por la cual Dios llamó a los hombres a tomar la iniciativa de ministrar en el Tabernáculo".

"A nivel individual" -continué-, "cada uno de nosotros fue creado como espíritu, alma y cuerpo. 59 Su espíritu es como su aliento, 60 el alma está en la sangre, y la carne es el cuerpo. Así como es su aliento el que da vida a su sangre, la cual luego se difunde por todo su cuerpo, así también el Espíritu de Dios da vida a su alma y cuerpo. Su alma debe seguir la dirección de su espíritu, no al revés".

"¿Todos los levitas ministran a Dios como sacerdotes?", les pregunté entonces.

"No, sólo los hijos de Aarón", respondió Elcana.

"¿Los otros levitas son incompetentes para ministrar a Dios en el santuario?", pregunté. "Si las mujeres deben ser mantenidas a distancia de Dios, entonces lo mismo es cierto acerca de la mayoría de los levitas, incluso los hombres entre ellos. De hecho, sólo el Sumo Sacerdote puede acercarse a Dios en el Lugar Santísimo. ¿Significa esto que la mayoría de los hijos de Aarón deben mantener una distancia entre ellos y Dios? No, en verdad, en verdad os digo que el día viene en que toda la Tierra será llena de la misma gloria de Dios 61 que reside en el Lugar Santísimo. Dios no tiene la intención de permanecer restringido a un solo lugar. Él saldrá como el amanecer del sol para ser visto por todos los hombres y mujeres y en todas las naciones de la Tierra. ¿Es el Dios de Israel? Sí, pero Él es también el Dios de toda la Tierra”. 62

Los hombres se sorprendieron y permanecieron en silencio.

"¿No reveló Dios esto a Moisés?", pregunté. "¿Creen que la gloria de Dios será vista solamente en la faz de Moisés? 63 No, les digo, se verá en toda la Creación, porque ese era el propósito original de todo lo que Él creó. Cuando Israel no pudo manifestar Su gloria, pareció que Dios había fallado. Pero cuando Moisés le recordó esto a Dios, le contestó que no sólo Israel estaría lleno de Su gloria, sino también de toda la Tierra. Este es el propósito de Dios, y por lo tanto es algo fácil para Él poner Su gloria sobre las mujeres como sobre los hombres".

Hablamos en la noche, mientras comíamos los terneros engordados, antes de que el sueño finalmente dominara la carne. Muchos secretos divinos fueron revelados esa noche. La mayoría se olvidaron pronto mientras las memorias del alma se atenuaban y nadie tenía la revelación para perseguir la verdad hasta un terreno más elevado. Sólo quedaba aquello que era oído por los oídos del corazón y visto con ojos iluminados. Sin embargo, incluso estas cosas fueron olvidadas en unas pocas generaciones, abrumadas por el gran velo de sueño que eclipsa a toda carne.



Notas a pie de página


  1. Génesis 17:1 dice: “Yahweh se apareció a Abram y le dijo: ‘Yo soy El Shaddai’. La palabra hebrea sábalo significa ‘seno’, un símbolo de la provisión.
  2. 1 Corintios 14:36. Los versículos anteriores, que parecen prohibir que las mujeres hablen en el culto, Pablo estaba citando de la carta de Cloe enumerando los distintos conflictos en la iglesia. En el versículo 36 Pablo expresó su indignación ante tal enseñanza. Obviamente, la palabra profética vino no sólo de los hombres, sino también de las mujeres.
  3. Ruaj, la palabra hebrea para espíritu, significa tanto aliento como viento.
http://gods-kingdom-ministries.net/teachings/books/my-fathers-tear/chapter-7-the-reunion/

No hay comentarios:

Publicar un comentario