TRADUCTOR-TRANSLATE

Cap. 20 - LA OVEJA RESTAURADA (Las Lágrimas de mi Padre), Dr. Stephen Jones



Era el mediodía del sexto día de Sucot, cuando llegamos a Silo, llenos de alegría por las maravillosas obras de Dios que habían ocurrido antes. Rebeca nos vio primero, mientras nos abríamos paso entre la multitud.

"Séfora! ¡Ven rápido!", gritó mientras nos saludaba. Cuando nos acercamos, dijo: "¡Habéis llegado justo a tiempo para comer con nosotros!"

Cuando llegamos a su tienda, Natán, Eleazar y Samuel habían salido a recibirnos también. Desmontamos y les presentamos a nuestro nuevo amigo. Luego pasamos la siguiente hora en comunión en una comida, donde Shalam contó a todos la historia de su vida y cómo Dios le había restaurado la vista. También ellos fueron perturbados por el juicio sin piedad de Sansón, pero fueron consolados por la misericordia de Dios que había convertido la tragedia en un tiempo de alegría.

"Yo era un hombre ciego de nacimiento", explicó Shalam, "y la aplicación legalista de la Ley me cegó aún más. Pero al final, Dios tuvo misericordia de mí, abrió mis ojos, y ahora veo en más de una manera!"

Después de la hartura, nos mudamos a la sucá para preparar la lectura de la Ley. Los caballos se unieron a nosotros como de costumbre, y Sippore se posó sobre la cabeza de Pegaso.

-"Empecemos"- dijo Samuel. "Este es el sexto discurso de Moisés: Si un hombre tiene dos mujeres, una amada y la otra no amado, y tanto la amada como la no amada le han dado hijos, si el primogénito pertenece a los que no e amada, entonces será que en el día en que desee dar lo que tiene a sus hijos, no puede hacer al hijo de la amada el primogénito delante del hijo de la no amada, que es el primogénito; sino que reconocerá al primogénito, hijo de la que no es amada, dándole una doble porción de todo lo que tiene, porque él es el principio de su fortaleza; a él pertenece el derecho del primogénito". 158

Hizo una pausa y miró a nuestros rostros contemplativos. "Anava nos ha enseñado los principios de los Dos Pactos que Moisés hizo con Israel. Después de escuchar la historia de Shalam", dijo, "parece que esta ley, entre sus muchas aplicaciones, revela su vida. Como hombre de carne desde su nacimiento, era hijo del Primer Pacto que Dios hizo en el monte Horeb. Como tal, él era el hijo de la mujer no amada, y Dios le dio muchos años en el que tratar de demostrar su dignidad para recibir la herencia celestial".

-"Pero ahora" -dijo Shalam-, "soy un hombre nuevo. ¡Sí! ¡Ya no soy el hijo de la mujer desamparada, sino el hijo de la amada! ¿No es esto como las esposas de Abraham? ¿No es esto también como las esposas de Jacob? En ambos casos, una era amada más que la otra, y cada una dio hijos. Ismael era mayor, pero fue reemplazado por Isaac. De la misma manera, el hijo mayor de Jacob, Rubén, fue reemplazado por el joven José".

-"Sí" -replicó Samuel-, "y en el caso de Isaac, que sólo tenía una esposa, tuvo hijos gemelos, cuyas vidas ilustraban de nuevo esta misma Ley. Por lo tanto, el hijo mayor, Esaú, fue reemplazado por un hijo menor, Jacob".

"Entonces", dijo Shalam, "parece que he vivido ambas vidas dentro de mí, porque una vez fui un hombre de carne, y ahora soy un nuevo hombre espiritual. El viejo yo está muerto, y el nuevo yo vive y ve cosas que mi viejo yo nunca podría ver, con o sin ojos físicos".

-"¡Muy bien!" -dijo Samuel. "Pero sigamos, porque la Ley siguiente habla de la causa legal por la cual el hijo primogénito de una madre sin amor puede ser desheredado: "Si alguno tiene un hijo obstinado y rebelde que no obedece a su padre o a su madre, y habiéndole castigado, todavía no les escucha, entonces su padre y su madre lo tomarán y lo traerán a los ancianos de su ciudad a la entrada de su ciudad natal. Y dirán a los ancianos de su ciudad: Este hijo nuestro es obstinado y rebelde, no nos obedece, es glotón y borracho. Entonces todos los hombres de su ciudad lo apedrearán hasta la muerte; así quitarás el mal de tu medio, y todo Israel oirá de él y temerá. 159

"Mi antiguo yo", dijo Shalam, "fue realmente rebelde y obstinado, y por lo tanto fue desheredado por ley".

"Así es con todos los hombres desde que Terrícola pecó primero", explicó Samuel. "Ninguno de nosotros en nuestra carne tiene la capacidad de agradar a Dios, porque todos hemos pecado y nos hemos desviado de Sus caminos. Pero Dios ha hecho provisión por la cual todos podemos llegar a ser nuevas criaturas.160 El viejo hombre está muerto, y el nuevo hombre ahora vive. Hemos tenido un cambio de identidad, todo según la Ley Divina".

-"La Ley es maravillosa, una vez que la comprendamos" -observó Rebeca.

"¿Cuál es la próxima ley?", preguntó Shalam, ansioso por aprender más.

Samuel continuó: "No veréis el buey de vuestro compatriota ni sus ovejas desviándose, y no les haréis caso; sin duda los traerás de vuelta a tu paisano. Y si tu paisano no está cerca de ti, o si no lo conoces, entonces lo traerás a tu casa; y quedará contigo hasta que tu compatriota lo busque; entonces se lo devolverás161

-"¡Eso habla de mí!" -exclamó Shalam. "Yo era una oveja perdida! ¡Me encontraste y me llevaste a tu casa!"

"Eras una de las ovejas perdidas de Dios", le dije, "y Él nos envió a buscarte y a cuidarte. Había muchos que te dejaban, porque no entendían la mente de Dios revelada en esta Ley. No sabían realmente de quien era la oveja, porque creían que seguramente no podrías ser uno de los perdidos de Dios".

"Y ahora", dijo Natán, "la casa de Refá te ha alimentado con comida y bebida, y Samuel está alimentándote con buena comida espiritual también!"

A media tarde, cuando se acercó la hora de la oración, Samuel dijo: "Tengo deberes en el Tabernáculo esta tarde, por lo que debo cortar nuestra discusión. Por favor disculpadme".

Después de más discusión de la Ley, decidimos ir al Tabernáculo para observar el sacrificio de la tarde y presentar nuestra oveja perdida a Dios. Cuando llegamos a la puerta, donde Elí estaba sentado, Natán le presentó a Shalam diciendo: "Vuestra Excelencia, hemos encontrado una oveja perdida y hemos venido a devolverla a su dueño, el Dios de Abraham, Isaac y Jacob".

-¿Dónde está esa oveja? -preguntó Elí, mirando a su alrededor, pero sin ver ningún animal.

"Estoy aquí", dijo Shalam. "Yo estaba perdido, pero el pueblo de Dios me encontró, me sanó de mi ceguera, me alimentó, y me amó, como se manda en la Ley".

"¿No eres el mendigo ciego que se ha visto por todo el país durante muchos años? ¿Eres tú el que se llama Haganav?"

-"Yo fui, Su Excelencia, pero he sido restaurado, y ahora soy llamado Shalam".

-"¿Quién te sanó?" -preguntó Elí con recelo. "¿Dónde esta él?"

"Un hombre y su esposa hicieron barro y ungieron mis ojos, y yo recibí mi vista", dijo Shalam.

"-¿Hay testigos de este milagro?" -preguntó Elí.

-"No" -respondió Shalam-. "Ocurrió en el campo, porque todos me habían abandonado mientras trataba de encontrar mi camino a Silo para la fiesta".

-"Entonces no podemos aceptar que su testimonio sea verdad" -dijo Elí-. "Tales cosas requieren testigos de acuerdo a la Ley".

Todo lo que sé es que mientras antes yo era ciego y ahora veo”, 162 dijo Shalam. "Hay muchos que saben quién era yo, porque me vieron en mi estado de ciego".

"¡Tonterías!" replicó Elí. "A menos que puedas producir un testimonio creíble de tu sanidad, te ordeno que permanezcas callado sobre esto. No despiesrtes las esperanzas de la gente por tu historia milagrosa. Ahora deja este lugar. No subirás a profanar el Tabernáculo con tu presencia".

Shalam estaba mudo y conmocionado, pero no había nada que pudiera hacer. "Ven", le dije en voz baja. "Vayámonos. Porque para juicio he venido a este lugar, para que los que no ven, vean; y que los que ven se vuelvan ciegos”. 163

Caminamos lentamente hacia la sucá de Natán. Shalam fue aplastado, pero le expliqué que Dios ya había salido de Silo, así que no importaba lo que Elí dijera. La gloria ya había partido, así que Dios tenía que ser encontrado en otro lugar de Su elección. De hecho, Dios había habitado los corazones de los verdaderos creyentes, y ellos llevaron Su presencia dentro de ellos. Por lo tanto, Dios ya le había encontrado, y cualquier otra ceremonia en el Tabernáculo era redundante.

"La puerta de Silo, donde el Sumo Sacerdote se sienta como guardián, no es la verdadera puerta o puerta a la presencia de Dios", le expliqué. "Dios es demasiado grande para vivir en una pequeña tienda o incluso en un gran templo. 164 Su deseo es morar en nosotros, porque somos los verdaderos templos de Dios. Elí nunca pudo guardar la puerta de un templo verdadero, porque sólo hay una puerta a la presencia de Dios, que es el mismo Mesías, cuyo Espíritu ha curado tus ojos y ha restaurado tu vida".



Notas a pie de página


  1. Deuteronomio 21:15-17, el comienzo del sexto discurso de Moisés.
https://gods-kingdom-ministries.net/teachings/books/my-fathers-tear/chapter-20-the-restored-sheep/

No hay comentarios:

Publicar un comentario